Una doc­to­ra EN TE­RRENO DE NI­ÑOS TRANS

A car­go de la uni­dad de gi­ne­co­lo­gía y obs­te­tri­cia in­fan­til y ado­les­cen­te del Hos­pi­tal de Ni­ños de Was­hing­ton, es­ta doc­to­ra chi­le­na lle­va 10 años tra­ba­jan­do con un equi­po que ayu­da a me­no­res de edad tran­se­xua­les a de­te­ner la pu­ber­tad, a tra­vés de hor­mo­nas,

Paula - - Entrevista - Des­de Was­hing­ton, por Pi­lar Navarrete / Fo­to­gra­fía: Ro­ber­to Can­dia

Un mar de gen­te ca­mi­na por el enor­me lobby del ho­tel Ma­rriott Ward­man Park de Was­hing­ton. Son par­te de los 4 mil ex­per­tos que asis­ten a la dé­ci­ma Reunión In­ter­na­cio­nal de En­do­cri­no­lo­gía Pe­diá­tri­ca, el en­cuen­tro más im­por­tan­te del te­ma, don­de mé­di­cos de un cen­te­nar de paí­ses vie­nen a po­ner­se al día so­bre los úl­ti­mos avan­ces, desafíos y tam­bién con­tro­ver­sias en es­te cam­po. En­tre ellos, tra­ta­mien­tos hor­mo­na­les pa­ra ayu­dar a ni­ños trans a ha­cer su cam­bio de gé­ne­ro. Al­ta y es­ti­li­za­da, en­fun­da­da en un ele­gan­te ves­ti­do ro­jo, un abri­go ne­gro y de­li­ca­dos ta­cos del mis­mo co­lor, se aso­ma la gi­ne­có­lo­ga in­fan­til Ve­ró­ni­ca Gó­mez-Lobo (53). Chi­le­na de na­ci­mien­to pe­ro ra­di­ca­da des­de los 11 años en Es­ta­dos Uni­dos, la her­ma­na del ex mi­nis­tro de trans­por­tes An­drés Gó­mez-Lobo ha­bla con un cas­te­llano im­pe­ca­ble, aun­que a ra­tos al­gún tér­mino mé­di­co so­lo lo re­cuer­da en in­glés. En Es­ta­dos Uni­dos ha cons­trui­do una exi­to­sa ca­rre­ra: fue pre­si­den­ta de la So­cie­dad Nor­te­ame­ri­ca­na de Gi­ne­co­lo­gía Pe­diá­tri­ca y Ado­les­cen­te (con­si­de­ra­da por mu­chos la más im­por­tan­te del mundo), es exa­mi­na­do­ra de la jun­ta del Co­le­gio Ame­ri­cano de Obs­te­tras y Gi­ne­có­lo­gos, ha si­do no­mi­na­da los úl­ti­mos nue­ve años al pre­mio al me­jor doc­tor de ese país y des­de ha­ce una dé­ca­da di­ri­ge la uni­dad de gi­ne­co­lo­gía in­fan­til y ado­les­cen­te del Me­dS­tar Was­hing­ton Hos­pi­tal Cen­ter and Chil­dren’s Na­tio­nal Me­di­cal Cen­ter, don­de se atien­den más de mil pa­cien­tes al año. En es­tos 10 años, di­ce, ha vis­to có­mo las con­sul­tas de ni­ños con du­das so­bre iden­ti­dad de gé­ne­ro se han dis­pa­ra­do y tam­bién có­mo en es­ta área, en vez de res­pues­tas cla­ras, se abren ca­da vez más in­te­rro­gan­tes. En Chi­le el te­ma trans­gé­ne­ro ha en­tra­do fuer­te en los me­dios y en la dis­cu­sión de po­lí­ti­cas pú­bli­cas en los úl­ti­mos cin­co años. ¿Có­mo ocu­rrió acá? No es que aquí ha­ya­mos co­men­za­mos mu­cho an­tes. El te­ma se ha ins­ta­la­do en los úl­ti­mos 10 años. Pe­ro es in­creí­ble có­mo ha cam­bia­do con la co­ber­tu­ra por par­te de la te­le­vi­sión y to­dos es­tos shows que hay. Nos es­tán lle­gan­do cual­quier can­ti­dad de ni­ños trans­gé­ne­ro. ¿Qué cree que disparó las con­sul­tas? No lo sé. Pe­ro el me­dio am­bien­te ha cam­bia­do las co­sas. Aho­ra mu­chos ni­ños pre­sen­tan la in­quie­tud a los 4 o 5 años y, no es ra­ro, por­que a esa edad sa­ben qué es una niña o un ni­ño. Yo creo que en to­da la his­to­ria ha ha­bi­do es­te ti­po de ca­sos, pe­ro aho­ra que el am­bien­te es­tá más abier­to, es­tos ni­ños exi­gen ser es­cu­cha­dos y los pa­dres van con lo que quie­re el ni­ño. La so­cie­dad ha cam­bia­do. ¿Qué otros cam­bios ha no­ta­do? An­tes los ca­sos eran más cla­ros. Lo que es­toy vien­do hoy es más di­fí­cil. Ca­da día re­ci­bo más ado­les­cen­tes que me di­cen “no ten­go gé­ne­ro”. No te­ne­mos to­da­vía un per­fil cla­ro de es­tas his­to­rias, pe­ro lo im­por­tan­te es que se es­tá ha­blan­do más del gé­ne­ro no co­mo al­go bi­na­rio, sino co­mo un con­ti­nuo en­tre fe­me­nino y mas­cu­lino. Pe­ro es to­do muy re­cien­te. ¿Có­mo es el ma­ne­jo clí­ni­co de esos ca­sos? Tra­ta­mos de ayu­dar­los sin ha­cer­les da­ño: pa­rar la pu­ber­tad, pe­ro no in­de­fi­ni­da­men­te ya que las hor­mo­nas son ne­ce­sa­rias pa­ra el desa­rro­llo de los hue­sos y del sis­te­ma vas­cu­lar.

Zo­na de du­das

El pri­mer acer­ca­mien­to de la doc­to­ra Gó­mez-Lobo al te­ma de ni­ños trans­gé­ne­ro se dio en 2007, cuan­do el si­quia­tra del Hos­pi­tal de Ni­ños, un ar­gen­tino pio­ne­ro en abrir­se a aten­der esos ca­sos, se acer­có a pre­gun­tar­le si se ani­ma­ba a ar­mar un equi­po con él. “Co­mo gi­ne­có­lo­ga li­dio con el abor­to, con es­te­ri­li­za­cio­nes, te­mas que en­fren­tan a pro­ble­mas éti­cos. Un pa­so más no era tan­to”, di­ce. Y acep­tó la pro­pues­ta.

Aun­que han pa­sa­do los años, re­cuer­da bien la his­to­ria de sus pri­me­ros pa­cien­tes. A va­rios de ellos “los cui­da” has­ta hoy. El pri­mer ca­so que le to­có acom­pa­ñar fue un ni­ño cu­ya his­to­ria par­tió a los 4 años. “Las com­pa­ñe­ras de co­le­gio siem­pre pen­sa­ron que era ni­ñi­ta”, di­ce Gó­mez-Lobo, quien re­ci­bió a esa pa­cien­te con 12, cuan­do su voz se em­pe­zó po­ner más gra­ve. El mé­di­co que la aten­día la con­tac­tó pa­ra pe­dir­le que le pu­sie­ra el im­plan­te hor­mo­nal con el que se de­tie­ne el desa­rro­llo de la pu­ber­tad, cu­yo efec­to es re­du­cir la se­cre­ción de go­na­do­tro­pi­nas, hor­mo­na que

“AHO­RA MU­CHOS NI­ÑOS PRE­SEN­TAN ES­TA IN­QUIE­TUD A LOS 45 O AÑOS. Y NO ES RA­RO, POR­QUE A ESA EDAD SA­BEN QUÉ ES UNA NIÑA O UN NI­ÑO. EN TO­DA LA HIS­TO­RIA HA HA­BI­DO ES­TE TI­PO DE CA­SOS, PE­RO AHO­RA QUE EL AM­BIEN­TE ES­TÁ MÁS ABIER­TO, ES­TOS NI­ÑOS EXI­GEN SER ES­CU­CHA­DOS Y LOS PA­DRES VAN CON LO QUE QUIE­RE EL NI­ÑO. LA SO­CIE­DAD HA CAM­BIA­DO”.

pro­du­ce el ce­re­bro pa­ra es­ti­mu­lar los tes­tícu­los o los ova­rios, lle­ván­do­las a los ni­ve­les pre­vios a la pu­ber­tad. “Es co­mo po­ner a hi­ber­nar las hor­mo­nas del desa­rro­llo. Al­go que no pro­vo­ca da­ño, por­que si uno sa­ca el im­plan­te, la pu­ber­tad se ga­ti­lla co­mo si na­da”, de­ta­lla la doc­to­ra. Tiem­po des­pués, la chi­ca co­men­zó el tra­ta­mien­to con es­tró­ge­nos que fe­mi­ni­za­ron sus ras­gos y a los 16 años se so­me­tió a la ci­ru­gía ge­ni­tal. “Cuan­do lle­gó a los 18, en­tró a la uni­ver­si­dad, se pu­so a po­lo­lear. Co­mo to­do se dio bien y a tiem­po, fue muy na­tu­ral: na­die no­tó nun­ca que era una niña trans­gé­ne­ro. Cuan­do es así, el pro­ce­so es más fá­cil”.

Lue­go vino el ca­so de una niña, la úni­ca mu­jer en­tre 5 her­ma­nos, que se pre­sen­ta­ba co­mo ni­ño. “Lo co­no­cí a los 16 años, cuan­do to­da­vía no es­ta­ba to­man­do hor­mo­nas. Pe­ro al ha­blar con él, de­cías: ‘pien­sa co­mo un ni­ño, se pre­sen­ta co­mo un ni­ño; es un ni­ño por don­de se le mi­re’. Ju­ga­ba fút­bol ame­ri­cano en el co­le­gio y se ama­rra­ba los pe­chos con fa­jas. Ahí co­men­za­mos a usar tes­tos­te- ro­na y, tiem­po des­pués, le hi­ce la his­te­rec­to­mía (don­de se ex­tir­pa el úte­ro). Hoy tie­ne 27 años, es­tá ca­sa­do y tie­ne una bue­na vi­da”. ¿Cuán im­por­tan­te es el pri­mer acer­ca­mien­to en­tre un ni­ño con du­das so­bre su iden­ti­dad de gé­ne­ro y el mé­di­co que lo re­ci­be? Es bien im­por­tan­te. Los mé­di­cos tie­nen que pre­pa­rar­se pa­ra re­ci­bir a es­tos pa­cien­tes, pa­ra crear un am­bien­te en el hos­pi­tal que los ha­ga sen­tir bien­ve­ni­dos. Por ejem­plo, es­tos ni­ños se cam­bian el nom­bre y el se­xo, en­ton­ces hay que te­ner al­gu­na ma­ne­ra de cam­biar los re­cords mé­di­cos (la fi­cha mé­di­ca). En mi ca­so, ha­blo con mis se­cre­ta­rias, con mis en­fer­me­ras, con la gen­te que con­tes­ta el te­lé­fono o que re­ci­be a los pa­cien­tes y les di­go “pa­ra que no se me­tan en pro­ble­mas en vez de lla­mar­lo por su nom­bre le­gal, pre­gún­ta­le a ca­da pa­cien­te có­mo quie­res que lo lla­men. Qué nom­bre y pro­nom­bre usar”. ¿Cuál es el pa­trón de his­to­rias de ni­ños trans que atien­des? Es­tán los que lle­gan a los 12 años, du­ran­te la pu­ber­tad, con

“LOS NI­ÑOS TRANS­GÉ­NE­RO TIE­NEN UN 80 POR CIEN­TO DE CHAN­CE DE DESIS­TIR CUAN­DO EN­TRAN EN LA PU­BER­TAD”. POR ESO, EX­PLI­CA, SU EQUI­PO SE PREO­CU­PA CUAN­DO LOS PA­DRES DE NI­ÑOS TRANS LOS EX­HI­BEN EN ME­DIOS.

mu­cho re­co­no­cen. ma­les­tar Cuen­tan por que los cam­bios a los 4 o fí­si­cos 5 años con ya afir­ma­ban los que no “no se soy pu­ber­tad ni­ño” has­ta o “no ser soy ca­pa­ces niña”. de Me to­mar pi­den una que de­ci­sión les de­ten­ga (de cam- la bio de gé­ne­ro). Y es­tán los que co­men­za­ron con la in­quie­tud en la ado­les­cen­cia y tam­bién quie­ren de­te­ner la pu­ber­tad. ¿A qué edad se in­di­can hor­mo­nas pa­ra el cam­bio de gé­ne­ro? Las nue­vas re­co­men­da­cio­nes di­cen que se de­be em­pe­zar a los 16 años o más tem­prano, si es muy im­por­tan­te pa­ra el ni­ño. Pe­ro hay gru­pos de pa­dres que es­tán em­pu­jan­do pa­ra que lo ha­ga­mos más tem­prano. Es in­tere­san­te to­do el te­ma de los pa­dres. A mi equi­po mé­di­co, y so­bre to­do al si­có­lo­go, le preo­cu­pa cuan­do los pa­dres se me­ten en la par­te po­lí­ti­ca pa­ra pre­sio­nar por­que se ha­gan es­tos tra­ta­mien­tos y en eso a veces ex­po­nen a los ni­ños en los me­dios. ¿Qué les preo­cu­pa so­bre esa ex­hi­bi­ción? Que el ni­ño en la par­te pú­bli­ca pue­de ver­se per­ju­di­ca­do fren­te a la aten­ción que hay so­bre él. Y eso es es­pe­cial­men­te sen­si­ble en ni­ños chi­cos por­que los ni­ños que a los 4, 5 o 6 años son trans­gé­ne­ro tie­nen un 80% de chan­ce de desis­tir cuan­do en­tran a la pu­ber­tad. Es un por­cen­ta­je muy al­to. En­ton­ces, ¿có­mo pue­de es­tar se­gu­ro el equi­po mé­di­co si co­rres­pon­de o no se­guir ade­lan­te con un tra­ta­mien­to en el ca­so de un ni­ño? Las nue­vas re­co­men­da­cio­nes di­cen que la de­ci­sión la de­be to­mar un si­quia­tra o un si­có­lo­go ex­per­to en es­te te­ma es­pe­cí­fi­co. Y eso es bien im­por­tan­te, por­que hay mu­chos si­có­lo­gos que han vis­to uno o dos ni­ños y di­cen “es­te ni­ño ne­ce­si­ta in­me­dia­ta­men­te hor­mo­nas” y yo, que re­ci­bo a esos pa­cien­tes pa­ra echar a an­dar la par­te hor­mo­nal, no me con­fío de ese diag­nós­ti­co. Ne­ce­si­to es­tar se­gu­ra de que el pa­cien­te no va a echar pie atrás, por­que cuan­do uno ya ha da­do una hor­mo­na que ha cam­bia­do el cuer­po no hay có­mo re­tro­ce­der. ¿Qué tan de­fi­ni­ti­vos son los cam­bios que ga­ti­lla el tra­ta­mien­to hor­mo­nal pa­ra el cam­bio de gé­ne­ro? ¿Qué su­ce­de en el cuer­po? En una niña que tran­si­ta a hom­bre, la tes­tos­te­ro­na cam­bia la voz, cau­sa que sal­ga bar­ba y cam­bia la es­truc­tu­ra de los hue­sos a una apa­rien­cia más mas­cu­li­na. To­dos esos son cam­bios permanentes. En cam­bio, la mens­trua­ción que se de­tie­ne con el uso de tes­tos­te­ro­na, vuel­ve si de­ja de to­mar­se. En el ca­so de un ni­ño que quie­re tran­si­tar a ser mu­jer, los es­tró­ge­nos ga­ti­llan que le sal­gan pe­chos, pe­ro no le cam­bia la voz ni nin­guno de los ras­gos mas­cu­li­nos que ya han su­ce­di­do. Pa­ra afi­nar la voz se ne­ce­si­ta una te­ra­pia es­pe­cí­fi­ca y pa­ra los cam­bios de hue­sos, una ci­ru­gía. Si el pa­cien­te de­ci­de ha­cer­se la ci­ru­gía de cam­bio de gé­ne­ro, ¿có­mo se pre­pa­ra? Las nue­vas re­co­men­da­cio­nes di­cen que no se de­be­ría ha­cer nin­gu­na ci­ru­gía has­ta que el pa­cien­te lle­ve un año to­man­do hor­mo­nas. Hay que en­ten­der que quie­nes se so­me­ten a es­te ti­po de ope­ra­cio­nes son per­so­nas que ya han he­cho la tran­si­ción so­cial, sin hor­mo­nas ni na­da: se co­mien­zan a ves­tir y se pre­sen­tan de otra ma­ne­ra. Des­pués es­tá la tran­si­ción hor­mo­nal y la úl­ti­ma es la tran­si­ción qui­rúr­gi­ca. Pa­ra esa ci­ru­gía en Es­ta­dos Uni­dos se exi­ge te­ner car­tas de dos mé­di­cos que ex­pli­quen que va­le la pe­na la ci­ru­gía pa­ra es­te pa­cien­te. Pe­ro, co­mo has­ta ha­ce po­co es­tas co­sas se ha­cían en cen­tros no aca­dé­mi­cos, hay muy po­ca investigación. Estamos re­cién co­men­zan­do a eva­luar los resultados. ¿Los ado­les­cen­tes pue­den ha­cer­se es­tas in­ter­ven­cio­nes? Las re­co­men­da­cio­nes di­cen que se pue­de ha­cer una mas­tec­to­mía a los 16 años. Pe­ro nin­gún otro ti­po de ci­ru­gía has­ta los 18. Cual­quier ci­ru­gía de la par­te ge­ni­tal co­mo sa­car­se los tes­tícu­los o sa­car­se los ova­rios de la ma­triz, se ha­ce des­pués de los 18 años, cuan­do son adul­tos y pue­den to­mar una de­ci­sión. ¿En cuán­tas ci­ru­gías de cam­bio de gé­ne­ro ha es­ta­do in­vo­lu­cra­da? Co­mo gi­ne­có­lo­ga so­lo he he­cho las his­te­rec­to­mías, es de­cir, sa­car el úte­ro con los tu­bos y los ova­rios. Y he es­ta­do in­vo­lu­cra­da en la crea­ción de una ure­tra pa­ra rea­li­zar la ci­ru­gía que per­mi­ta el cam­bio de mu­jer a hom­bre. ¿Qué te­mas en es­ta área pro­yec­ta que se­rán im­por­tan­tes de aquí a 10 años más? Te­ne­mos que ver los resultados de lo que estamos ha­cien­do. Estamos ha­cien­do mu­cha co­sa sin mu­cha evi­den­cia de qué es lo que de­be­ría­mos ha­cer. ¿Eso es una preo­cu­pa­ción den­tro de su equi­po? Por su­pues­to. Si le doy tes­tos­te­ro­na a un pa­cien­te y a los 10 años de­ci­de “no soy hom­bre, yo no que­ría es­to”, se­ría lo peor de lo peor, ¿no? El W Path (World Pro­fes­sio­nal As­so­cia­tion for Trans­gen­der Health), que es el gru­po in­ter­na­cio­nal que tie­ne las guías de có­mo ha­cer es­to, se reúne una vez al año. Y es­te año hu­bo par­ti­ci­pan­tes que ha­bían he­cho el cam­bio de gé­ne­ro y lue­go cam­bia­ron de opi­nión. Era una mi­no­ría, pe­ro es­ta­ban ahí. Por eso creo que te­ne­mos que es­tu­diar muy bien quié­nes y por qué cam­bian de opi­nión pa­ra es­tar ca­da vez más se­gu­ros de lo que estamos ha­cien­do.

“EN UNA NIÑA QUE TRAN­SI­TA A HOM­BRE, LA TES­TOS­TE­RO­NA LE CAM­BIA LAVOZ, CAU­SA QUE SAL­GA BAR­BA Y CAM­BIA LA ES­TRUC­TU­RA DE LOS HUE­SOS A UNA APA­RIEN­CIA MÁS MAS­CU­LI­NA. TO­DOS ESOS CAM­BIOS SON PERMANENTES”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.