EL MUE­BLE mu­si­cal

Paula - - La Anticuaria -

Los co­lec­cio­nis­tas de dis­cos sue­len te­ner un tor­na­me­sa vin­ta­ge y mi­les de vi­ni­los amon­to­na­dos que no sa­ben dón­de ni có­mo guar­dar. Es­te ti­po de mue­ble es ca­paz de con­te­ner esos te­so­ros de las ma­ne­ras más sor­pren­den­tes.

SOY UNA BUS­CA­DO­RA DE TE­SO­ROS. A eso me de­di­co. A per­se­guir y en­con­trar lo que la gen­te an­da bus­can­do en el mun­do de los mue­bles y los ob­je­tos de se­gun­da mano. Lle­vo ya ca­si 4 años en es­to. Me han pe­di­do de to­do. Co­sas fo­mes o fá­ci­les y otras muy di­fí­ci­les y en­tre­te­ni­das de bus­car. Va­rias ve­ces en esa bús­que­da ter­mino ten­tán­do­me y de­jan­do pa­ra mí va­rios de los te­so­ros que en­cuen­tro. Hay al­gu­nos de esos pe­di­dos que aún no han lo­gra­do ser en­con­tra­dos. Una de las co­sas cu­rio­sas es que hay va­rios pe­di­dos que se van re­pi­tien­do. Con dis­tin­tas exi­gen­cias, con­di­cio­nes y pre­su­pues­tos, pe­ro con fi­nes si­mi­la­res. Tal es el ca­so del tan bus­ca­do ‘mue­ble mu­si­que­ro’. Y es que hoy to­dos te­ne­mos un par­lan­te, un equi­po de mú­si­ca o un to­ca­dis­cos. Pa­ra los del iPod y par­lan­te la co­sa es fá­cil. Una sim­ple me­si­ta o arri­mo te per­mi­te so­lu­cio­nar esa ne­ce­si­dad. No ne­ce­si­tas gran es­pa­cio ni con­di­cio­nes tan es­pe­cí­fi­cas. Lo com­pli­ca­do es cuan­do te to­pas con co­lec­cio­nis­tas de dis­cos que tie­nen su pre­cio­so tor­na­me­sa vin­ta­ge y mi­les de vi­ni­los amon­to­na­dos que no sa­ben dón­de ni có­mo guar­dar. Lo clá­si­co son mue­bles só­ni­cos adap­ta­dos o an­ti­guos mue­bles mu­si­ca­les que tam­bién tie­nen di­men­sio­nes apro­pia­das y que han si­do in­ter­ve­ni­dos pa­ra po­der al­ma­ce­nar los nue­vos to­ca­dis­cos. Pe­ro na­da co­mo mi ama­do mu­si­que­ro. Yo no lo en­con­tré, me en­con­tró a mí, de ca­sua­li­dad, sin si­quie­ra bus­car­lo. A sim­ple vis­ta pa­re­ce un mue­ble co­rrien­te, de ta­lla­dos sin pre­ten­sio­nes y de di­men­sio­nes cu­rio­sas, que no su­gie­re pa­ra na­da lo que en­cuen­tras en su in­te­rior. Nun­ca he vuel­to a ver al­go pa­re­ci­do. Siem­pre he te­ni­do du­das so­bre su uso ori­gi­nal. Me pa­re­ce que pen­sa­ba ser al­go así co­mo un bar y lue­go fue adap­ta­do pa­ra los pro­pó­si­tos mu­si­ca­les. Pe­ro co­mo en otros ca­sos, creo que es­to fun­cio­na aun me­jor que el ori­gi­nal.

A sim­ple vis­ta pa­re­ce un mue­ble co­rrien­te que no su­gie­re pa­ra na­da lo que en­cuen­tras en su in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.