CAL­CE­TÍN DE TE­NIS

Pía Mon­tal­va es his­to­ria­do­ra, di­se­ña­do­ra y au­to­ra de los li­bros Mo­rir un po­co y Te­ji­dos blan­dos.

Paula - - Portada -

ACCESORIO QUE ENVUELVE el pie con el ob­je­to de evi­tar ro­za­du­ras y ab­sor­ber el su­dor pro­du­ci­dos por el con­tac­to con el cal­za­do. Se ex­tien­de has­ta la mi­tad de la pan­to­rri­lla y se te­je en pun­to ca­na­lé, pa­ra fa­vo­re­cer la fle­xi­bi­li­dad y el ajus­te, uti­li­zan­do dis­tin­tas mez­clas de fi­bras acor­de los efec­tos bus­ca­dos. El bor­de su­pe­rior re­ma­ta en una ban­da elas­ti­ca­da que lo man­tie­ne en su lu­gar. En di­cha zo­na o in­me­dia­ta­men­te ba­jo la mis­ma, se ubi­can una o dos lí­neas de co­lor, aso­cia­das a las ca­rac­te­rís­ti­cas ge­ne­ra­les de la in­du­men­ta­ria del ju­ga­dor y a la es­té­ti­ca de su equi­po.

Ten­den­cia

A co­mien­zos de los 70, el cal­ce­tín blanco de te­nis ad­quie­re una iden­ti­dad es­pe­cí­fi­ca. De­fi­ne un lar­go pro­pio e in­te­gra co­mo ras­go dis­tin­ti­vo fran­jas de co­lo­res en la par­te al­ta. Al­re­de­dor de 1982, se su­ma a las tendencias de mo­da gra­cias a las mez­clas cul­ti­va­das de los nue­vos ro­mán­ti­cos, quie­nes reúnen en un mis­mo look pan­ta­lo­nes a la ro­di­lla, fa­ji­nes, blu­sas con vo­lan­tes, sus­pen­so­res, za­pa­ti­llas de lo­na y otros ac­ce­so­rios de­por­ti­vos. Hoy los apor­tes de Ale­xan­der Wang, Off-Whi­te y La­cos­te per­mi­ten que el accesorio com­ple­men­te in­dis­tin­ta­men­te un short de mez­cli­lla o un ves­ti­do ca­mi­se­ro de se­da es­tam­pa­da.

ORI­GEN

Los cal­ce­ti­nes de­por­ti­vos emer­gen en los al­bo­res del si­glo XX, vin­cu­la­dos a la des­apa­ri­ción de las bo­tas y al em­pleo de za­pa­tos que de­jan ver par­te del em­pei­ne y el to­bi­llo. La in­tro­duc­ción de ro­pa blan­ca o bei­ge, considerada idó­nea pa­ra efec­tuar ac­ti­vi­da­des a pleno sol, con­tri­bu­ye a po­pu­la­ri­zar los com­ple­men­tos en ese tono. En los años 20, las tenistas com­bi­nan fal­das pli­sa­das a me­dia pier­na con blu­sas sin man­gas y me­dias opa­cas sin li­gas que lle­van en­ro­lla­das ba­jo las ro­di­llas. Ha­cia 1928, son re­em­pla­za­das por so­que­tes do­bla­dos so­bre sí mis­mos a la al­tu­ra de los to­bi­llos. Pa­ra 1930, és­te tras­cien­de el ám­bi­to de las can­chas y es ex­hi­bi­do en pla­yas, pis­ci­nas y ve­le­ros con shorts y tops de estilo náu­ti­co. Dos dé­ca­das des­pués de­vie­ne en un em­ble­ma del ves­tir de ado­les­cen­te, así co­mo tam­bién de la es­té­ti­ca abra­za­da por al­gu­nos gru­pos an­ti­sis­te­ma.

La in­clu­sión de ban­das de co­lo­res en los cal­ce­ti­nes de te­nis re­cu­pe­ra la tra­di­ción de los equi­pos de rugby, de prin­ci­pos del si­glo XX y la mo­da de las cal­ce­tas fe­me­ni­nas a ra­yas, de los 60.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.