Edi­to­rial

Platos y Copas - - Editorial -

Al pen­sar en co­ci­na ita­lia­na se me vie­nen rá­pi­da­men­te a la ca­be­za imá­ge­nes de la ma­fia, no sé si se­rá por tan­ta pe­lí­cu­la Holly­woo­den­se de gáns­ter, ase­si­na­tos, mu­je­res es­tu­pen­das y pai­sa­jes glo­rio­sos, don­de siem­pre apa­re­ce más de una es­ce­na en un clá­si­co res­tau­ran­te, me­dio ho­ga­re­ño, con luz bien cá­li­da y un pla­to de pas­ta, mu­cha car­ca­ja­da y con­ver­sa­cio­nes en un vo­lu­men bas­tan­te al­to, que sue­len ter­mi­nar con al­gún ti­ro­teo, me­sas vo­lan­do y al­gún dra­ma al más es­ti­lo ita­liano.

O la ro­mán­ti­ca es­ce­na de La Da­ma y el Va­ga­bun­do, don­de en un ca­lle­jón y a la luz de las ve­las un sim­ple pla­to se trans­for­ma en la es­ce­na más re­cor­da­da de esa pe­lí­cu­la de nues­tra in­fan­cia.

Pue­de ser que tam­bién des­pués de tan­tos años al la­do de Ro­dri­go lo aso­cio a la amis­tad de Li­sa con el hi­jo de un pe­li­gro­so ma­fio­so que co­ci­na­ba co­mo los dio­ses, pe­ro có­mo la san­gre ti­ra y no hay na­da que ha­cer con eso, ter­mi­na con un be­so que, co­mo bien sa­be­mos, es el per­so­na­je que des­apa­re­ce­rá den­tro de la tra­ma.

Cla­ro es­tá, fies­ta, car­ca­ja­das, maravillosos lu­ga­res e his­to­rias de ma­fia, cier­tas o no, son ca­rac­te­rís­ti­cas de los ita­lia­nos, que ade­más dis­fru­tan de la bue­na me­sa con in­gre­dien­tes muy sim­ples que ha­cen de una co­mi­da un mo­men­to glo­rio­so.

Y co­mo no po­de­mos re­co­men­dar­les sin pro­bar, con la Ru­cia tu­vi­mos que ser víc­ti­mas de los pla­tos más ri­cos que ve­rán en es­ta edi­ción. Una tar­de com­ple­ta es­tu­vi­mos con dos muy sim­pá­ti­cos chefs de Co­cí­na­te. El “Coc­co y JP” que en­tre his­to­rias y mu­cha bue­na on­da nos en­se­ña­ron a co­ci­nar y rom­pi­mos el mi­to que ha­cer la ma­sa es un ca­cho o qui­ta mu­cho tiem­po. Hay téc­ni­ca y eso es cla­ro, pe­ro co­mo di­ce el di­cho “la prác­ti­ca ha­ce al maes­tro” y con es­ta fra­se co­no­ci­mos a una fa­mi­lia que ven­de las co­sas más ri­cas que se pue­dan ima­gi­nar, Il Mer­can­tino que, aun­que se ca­yó el cie­lo mien­tras ha­cía­mos las fotos, ese día, no hu­bo nin­gu­na queja por­que las ho­ras ahí fue­ron más que ex­qui­si­tas, con to­do lo que nos pu­sie­ron en fren­te.

Los in­vi­to a sa­car su man­tel blan­co con ro­jo y a co­ci­nar, por­que al dar vuel­ta es­ta pá­gi­na les ase­gu­ro que se les ha­rá agua la bo­ca.

Ja­va Stan­ke Di­rec­to­ra de Con­te­ni­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.