Claudia Pascual: “No hay evi­den­cia más cien­tí­fi­ca de la sub­va­lo­ra­ción de la mu­jer que la bre­cha sa­la­rial”

—La mi­nis­tra ex­pli­ca la im­por­tan­cia de una alian­za en­tre el Es­ta­do, los pri­va­dos y los tra­ba­ja­do­res para me­jo­rar la equidad de gé­ne­ro. — Ade­más, de­ta­lla los ejes de tra­ba­jo del mi­nis­te­rio para es­te año.

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - News - Una en­tre­vis­ta de DA­NIEL FAJARDO C.

UN PO­CO más de nue­ve me­ses. Eso es lo que lle­va el Mi­nis­te­rio de la Mu­jer y Equidad de Gé­ne­ro de his­to­ria, lue­go de su pues­ta en mar­cha ofi­cial el 3 de ju­nio de 2016. En con­se­cuen­cia, hoy es el pri­mer Día In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer que ce­le­bran co­mo mi­nis­te­rio.

Pe­ro para Claudia Pascual, Mi­nis­tra de la Mu­jer y Equidad de Gé­ne­ro, apar­te de los te­mas pro­pia­men­te de es­ta car­te­ra, es­tos me­ses han sig­ni­fi­ca­do un fuer­te tra­ba­jo ad­mi­nis­tra­ti­vo que - se­gún in­di­ca- es in­vi­si­ble para la ciu­da­da­nía. “He­mos cum­pli­do un com­pro­mi­so an­he­la­do de mu­chas mu­je­res de nues­tro país, que es ro­bus­te­cer la ins­ti­tu­cio­na­li­dad para me­jo­rar la igual­dad en­tre mu­je­res y hom­bres. En ese sen­ti­do, ha­go un ba­lan­ce po­si­ti­vo del tiempo que lle­va­mos, ya que he­mos se­gui­do con los pro­gra­mas que te­nía el Ser­nam, nuevas ini­cia­ti­vas y un com­pro­mi­so con la tra­mi­ta­ción le­gis­la­ti­va. Pe­ro tam­bién he­mos es­ta­do muy ata­rea­dos con todo lo que sig­ni­fi­ca ins­ta­lar un mi­nis­te­rio: arrien­dos, ha­bi­li­ta­ción de ofi­ci­nas, con­tra­ta­ción de per­so­nal, to­mas de ra­zón, trá­mi­tes con Con­tra­lo­ría, etc. Una gran can­ti­dad de tra­ba­jo que a ve­ces no se ve, pe­ro que to­ma mu­chas horas del día”, re­co­no­ce Pascual.

¿En qué ta­reas que pro­vie­nen del ex Ser­nam están más en­fo­ca­dos es­te año?

—Es­te año que­re­mos ir ce­rran­do los com­pro­mi­sos que asu­mi­mos con la Agen­da de Gé­ne­ro, don­de hay te­mas que son de ins­ta­la­ción de po­lí­ti­cas, de de­fi­ni­cio­nes y tra­mi­ta­cio­nes le­gis­la­ti­vas, en­tre otros. Es­ta agen­da es muy am­bi­cio­sa, pe­ro la he­mos ido cum­plien­do y es­te año hay que ges­tio­nar de me­jor for­ma esos cie­rres de com­pro­mi­sos.

¿Co­mo cuá­les?

— En­tre los te­mas fun­da­men­ta­les es­tá lo que di­ce re­la­ción con avan- zar en le­gis­la­cio­nes que le per­mi­tan te­ner a las mu­je­res más de­re­chos y en ese ám­bi­to, hay todo un tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo que he­mos es­ta­do ha­cien­do y que no só­lo se ex­pli­ca por las le­yes tra­mi­ta­das co­mo Mi­nis­te­rio jun­to a otros ser­vi­cios, sino que tam­bién mi­ra­das con res­pec­to a la equidad de gé­ne­ro en otras áreas le­gis­la­ti­vas, co­mo la Re­for­ma La­bo­ral y la Ley de Par­ti­dos Po­lí­ti­cos, que han in­cor­po­ra­do te­mas de pa­ri­dad de gé­ne­ro. Cla­ra­men­te to­dos es­tos te­mas son im­por­tan­tes y se­gui­re­mos avan­zan­do, pe­ro hay un fo­co cla­ve para es­te año, que es la au­to­no­mía eco­nó­mi­ca de las mu­je­res.

¿De qué for­ma abor­da­rán ese con­cep­to?

—Que­re­mos ha­cer un im­pul­so para que las mu­je­res en Chi­le pue­dan te­ner una par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral mu­cho ma­yor que el 48% ac­tual. Es­to es cla­ve, por­que son ten­den­cias es­truc­tu­ra­les que hay que vi­sua­li­zar co­mo país. Y es­to no es só­lo una ta­rea de es­te mi­nis­te­rio, sino del con­jun­to de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas para lo­grar una ma­yor y me­jor in­ser­ción la­bo­ral de las mu­je­res, don­de no só­lo se in­cor­po­ren más al mun­do la­bo­ral, sino tam­bién que ten­gan me­jo­res con­di­cio­nes para en­fren­tar­lo, lo que pa­sa por re­par­tir la car­ga del cuidado do­més­ti­co y de los hi­jos e hi­jas u otro fa­mi­liar que lo re­quie­ra.

¿O sea, una ma­yor con­cien­cia de co­rres­pon­sa­bi­li­dad?

— Sí, pe­ro no só­lo al in­te­rior de las ca­sas, sino tam­bién en las em­pre­sas. O sea que cuan­do se ge­ne­ran de­re­chos de co­rres­pon­sa­bi­li­dad y con­ci­lia­ción tra­ba­jo y fa­mi­lia, no sea só­lo al­go de las mu­je­res, sino tam­bién de los hom­bres, para así re­par­tir más las ta­reas. Y es ahí don­de ne­ce­si­ta­mos ge­ne­rar una alian­za más fuer­te en­tre el Es­ta­do, el mun­do pri­va­do y los tra­ba­ja­do­res(as) orien­ta­da a desa­rro­llar me­jo­res po­lí­ti­cas de con­ci­lia­ción la­bo­ral y fa­mi­liar.

¿Qué ini­cia­ti­vas están ha­cien­do para dis­mi­nuir la bre­cha sa­la­rial?

— Es­ta­mos tra­ba­jan­do muy fuer­te en eso, en una agen­da que nos per­mi­ta no só­lo pro­mo­ver el “Se­llo Igua­laCon­ci­lia­ción”, que tie­ne que ver con la con­ci­lia­ción de vi­da per­so­nal y la­bo­ral, sino tam­bién ge­ne­ran­do con­ver­sa­cio­nes con dis­tin­tas em­pre­sas y es­pa­cios pú­bli­cos que nos per­mi­tan crear con­cien­cia que te­ne­mos que co­la­bo­rar en­tre to­dos para eli­mi­nar la bre­cha sa­la­rial. No hay ex­pli­ca­ción más cien­tí­fi­ca de la sub­va­lo­ra­ción de la mu­jer que la bre­cha sa­la­rial y la no re­par­ti­ción equi­ta­ti­va en torno al cuidado do­més­ti­co. Y ahí ne­ce­si­ta­mos que ha­ya en­tre to­dos un tra­ba­jo.

¿La Re­for­ma La­bo­ral es un fac­tor re­le­van­te en esos cam­bios?

— Den­tro del marco de la Re­for­ma La­bo­ral es muy im­por­tan­te que se en­tre­gue es­ta in­for­ma­ción en los es­pa­cios de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, por­que es par­te con­jun­ta del tra­ba­jo. No es só­lo un te­ma reivin­di­ca­ti­vo de las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res, sino que le en­tre­ga al em­plea­dor un diag­nós­ti­co de qué es­tá pa­san­do en su em­pre­sa. Y en ese marco, es­ta­mos apo­yan­do ini­cia­ti­vas, pe­ro ade­más ge­ne­ran­do es­pa­cios de sen­si­bi­li­za­ción en el mun­do pri­va­do y de los em­plea­do­res, ade­más de ha­cer­lo en las or­ga­ni­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res.

El Mi­nis­te­rio de la Mu­jer ha si­do bas­tan­te en­fá­ti­co con el te­ma de la violencia de gé­ne­ro. ¿Có­mo abor­da­rán el te­ma es­te año?

—Un te­ma cla­ve para 2017 es la agen­da de pre­ven­ción y aten­ción de la violencia en con­tra de las mu- je­res, que tie­nen que ver en oca­sio­nes con la au­to­no­mía eco­nó­mi­ca. Mu­chas ve­ces los círcu­los de violencia en torno a una mu­jer se ex­pli­can por eso. La mu­jer em­po­de­ra­da en ge­ne­ral de­be­ría te­ner más he­rra­mien­tas que una que de­pen­de eco­nó­mi­ca­men­te de otro. Para es­to, por ejem­plo, he­mos au­men­ta­do la do­ta­ción de ca­sas de aco­gi­da e im­ple­men­ta­do un pro­gra­ma que sen­si­bi­li­za la pre­ven­ción de la violencia y ade­más ge­ne­ra una alian­za con di­ri­gen­tes so­cia­les.

CAM­BIO CUL­TU­RAL “Hoy te­ne­mos una so­cie­dad que con­de­na de ma­ne­ra mu­cho más abier­ta la violencia en con­tra de las mu­je­res”.

CO­RRES­PON­SA­BI­LI­DAD “En el marco de la RL es im­por­tan­te que se en­tre­gue in­for­ma­ción en los es­pa­cios de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va”.

EDU­CA­CIÓN “Par­te de nues­tra agen­da tie­ne que ver con in­tro­du­cir con ma­yor én­fa­sis en el cu­rrícu­lo es­co­lar la con­cep­ción de igual­dad”.

¿De qué for­ma se pue­de me­jo­rar es­to a par­tir de la edu­ca­ción?

—Par­te de los com­pro­mi­sos de nues­tra agen­da tie­ne que ver con in­tro­du­cir con ma­yor én­fa­sis en el cu­rrícu­lo es­co­lar la con­cep­ción de igual­dad, al­go que es­ta­mos tra­ba­jan­do con el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción. Tam­bién es­ta­mos tra­ba­jan­do para la pro­mul­ga­ción de una ley que per­mi­te in­cor­po­rar el ra­mo de for­ma­ción ciu­da­da­na y de­re­chos hu­ma­nos en los co­le­gios, don­de se pue­den in­cluir las pers­pec­ti­vas de equidad de gé­ne­ro y de pro­mo­ción de la no violencia en con­tra de las mu­je­res. Ade­más de in­cor­po­rar es­tos te­mas en la in­for­ma­ción do­cen­te. Pe­ro es­tos son cam­bios cul­tu­ra­les que no se ha­cen de la no­che a la ma­ña­na.

Son cam­bios cul­tu­ra­les muy fuer­tes...

— Sí, pe­ro soy op­ti­mis­ta. Los cam­bios cul­tu­ra­les están ocu­rrien­do ca­da vez más rá­pi­do. No es al­go que va­ya a su­ce­der en 100 años más y prue­ba de ello es que hoy te­ne­mos una so­cie­dad que con­de­na de ma­ne­ra mu­cho más abier­ta la violencia en con­tra de las mu­je­res. Que se re­be­la an­te es­tos te­mas y se in­dig­na, por ejem­plo, con he­chos co­mo el de Na­bi­la Ri­fo o cuan­do no en­tien­den un fa­llo ju­di­cial en con­tra de un agre­sor. Es­to no só­lo ge­ne­ra mar­chas en con­tra de la violencia, sino que tam­bién se ve en las em­pre­sas y en el tra­ba­jo, don­de tan­to em­plea­dor co­mo em­plea­dos están muy preo­cu­pa­dos so­bre la po­si­ble violencia que pue­den es­tar su­frien­do sus tra­ba­ja­do­ras. H

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.