Co­le­gio y fa­mi­lia de­ter­mi­nan có­mo se en­fren­ta­rán ellas al mun­do la­bo­ral

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - News - Un re­por­ta­je de PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ

La pri­me­ra in­fan­cia tie­ne di­rec­ta re­la­ción con la in­se­gu­ri­dad o te­mor al co­brar o sub­es­ti­mar las ha­bi­li­da­des la­bo­ra­les.

Los NINI se vin­cu­lan con la de­sigual­dad de gé­ne­ro, con­cen­tra­dos en mu­je­res y sec­to­res de me­no­res in­gre­sos.

Bio­ló­gi­ca­men­te no hay di­fe­ren­cias que in­di­quen que para las mu­je­res son más di­fí­ci­les las ma­te­má­ti­cas o la cien­cia, es la so­cie­dad la que his­tó­ri­ca­men­te lo ha de­ter­mi­na­do. Los ex­per­tos in­di­can al en­torno en la pri­me­ra in­fan­cia co­mo el fac­tor de­ci­si­vo en có­mo se re­la­cio­na­rán con el tra­ba­jo, su im­pron­ta al ries­go, el acer­ca­mien­to al em­pren­di­mien­to y la fa­ci­li­dad que ten­drán para pedir au­men­tos de suel­do.

EN CHI­LE, no es lo mis­mo nacer hom­bre que mu­jer, di­ce un es­tu­dio de Co­mu­ni­dad Mu­jer. El en­torno fa­mi­liar es­ta­ble­ce di­fe­ren­cias des­de in­clu­so an­tes de nacer, es­ti­mu­lan­do a las ni­ñas a las ac­ti­vi­da­des do­més­ti­cas y ma­ter­na­les con mu­ñe­cas y ador­nos de prin­ce­sa, mien­tras que a los ni­ños se les orien­ta ha­cia ac­ti­vi­da­des de ries­go y fuer­za co­mo ser bom­be­ro o ca­ra­bi­ne­ro...Así co­mien­za el ci­clo de la de­sigual­dad de gé­ne­ro.

Si bien en Chi­le no hay una di­fe­ren­cia en ac­ce­so a la edu­ca­ción, es­tu­dios de la OCDE se­ña­lan que es uno de los paí­ses con la bre­cha más am­plia res­pec­to a re­sul­ta­dos. El es­tu­dio “Di­fe­ren­cias de gé­ne­ro en la ca­li­dad de las ex­pe­rien­cias de edu­ca­ción de la pri­me­ra in­fan­cia en San­tia­go de Chi­le”, revela di­fe­ren­cias en el com­por­ta­mien­to de los edu­ca­do­res ha­cia los ni­ños y ni­ñas. Por ejem­plo, en apo­yo emo­cio­nal, los edu­ca­do­res tien­den a pres­tar más aten­ción a las ni­ñas, mien­tras que desafían cog­ni­ti­va­men­te más a los ni­ños, di­ri­gien­do un 30% más de pre­gun­tas ló­gi­co-ma­te­má­ti­cas y so­bre na­rra­ción de cuen­tos a ellos. “En ge­ne­ral, en pre­kín­der, los ni­ños lle­gan en igual­dad de con­di­cio­nes. Sin em­bar­go, a final de año, los va­ro­nes tien­den a es­tar en me­jo­res con­di­cio­nes. Cree­mos que se de­be, en par­te, a la ca­li­dad de las in­ter­ac­cio­nes con los alum­nos”, se­ña­la Cons­tan­za Viel­ma, una de las in­ves­ti­ga­do­ras del es­tu­dio.

Es­ta si­tua­ción se pro­lon­ga en la edu­ca­ción bá­si­ca y me­dia. De he­cho, la PSU de 2016 mar­có un hi­to. Por pri­me­ra vez, des­de que se ini­ció en 2004, las mu­je­res su­pe­raron a los hom­bres en pun­ta­jes en len­gua­je, una de las cua­tro es­pe­cia­li­da­des de la medición. Si bien es­to da cuen­ta de un avan­ce, tam­bién re­fle­ja la bre­cha que exis­te en la edu­ca­ción. Hoy, los ex­per­tos ven en las au­las y la in­ter­ac­ción con el nú­cleo más cer­cano la posibilidad de ge­ne­rar un cam­bio cul­tu­ral que im­pac­te de ma­ne­ra po­si­ti­va a las nuevas ge­ne­ra­cio­nes.

Co­mu­ni­dad Mu­jer reali­zó el in­for­me “GET, gé­ne­ro, edu­ca­ción y tra­ba­jo: la bre­cha per­sis­ten­te”, para el cual tomaron da­tos a lo lar­go del ci­clo de vi­da: me­di­cio­nes en el co­le­gio, gra­do de es­co­la­ri­dad, in­te­gra­ción en el mun­do la­bo­ral y pen­sio­nes, en­tre otras para ana­li­zar las va­ria­bles de la bre­cha y el rol que jue­gan los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro.

“Cree­mos que es muy im­por­tan­te to­mar las bre­chas que se están pro­du­cien­do en la pri­me­ra in­fan­cia por­que es ahí don­de se es­ta­ble­cen las di­fe­ren­cias que van a te­ner des­pués”, di­ce Pau­la Po­ble­te, di­rec­to­ra de es­tu­dios de Co­mu­ni­dad Mu­jer. Ella se­ña­la que es cru­cial abor­dar los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro al prin­ci­pio por­que ahí se tra­za el ca­rác­ter. “Hay an­te­ce­den­tes que ha­cen pen­sar que el tra­za­do du­ran­te la pri­me­ra in­fan­cia tie­ne di- rec­ta re­la­ción con la in­se­gu­ri­dad o te­mor que se re­fle­jan al no sa­ber cuán­to co­brar por un tra­ba­jo o sub­es­ti­mar sus ha­bi­li­da­des la­bo­ra­les”. Ella se­ña­la que es cla­ve que los pa­dres to­men con­cien­cia acer­ca de la im­por­tan­cia de criar ni­ños en igual­dad de opor­tu­ni­da­des. “Hay una se­rie de ses­gos in­cons­cien­tes que los pa­pás están trans­mi­tien­do a sus hi­jos. Pe­ro que se pue­den cor­tar si ellos lo de­ci­den”. Lo mis­mo ocu­rre en las au­las.

Po­ble­te se­ña­la que en nues­tro país no hay cá­te­dras obli­ga­to­rias que en­se­ñen a los fu­tu­ros do­cen­tes a eli­mi­nar esas ideas he­re­da­das ni a ha­blar acer­ca de pers­pec­ti­vas de gé­ne­ro. “Es im­por­tan­te que ge­ne­re­mos me­ca­nis­mos para que los do­cen­tes pue­dan dar­se cuen­ta de sus ses­gos de gé­ne­ro y que pue­dan re­me­diar­los, por­que si ellos tra­tan a ni­ños y ni­ñas por igual, es­tos apren­de­rán com­por­ta­mien­tos li­bres de pre­jui­cios de gé­ne­ro”, coin­ci­de Viel­ma.

¿Qué pa­sa con los NINI?

Se­gún da­tos de la En­cues­ta Ca­sen, hay ca­si 3 mi­llo­nes de jó­ve­nes en­tre 15 y 24 años. De ellos 380 mil, es de­cir, el 13%, no es­tu­dia ni tra­ba­ja re­mu­ne­ra­da­men­te (NINI). De ese gru­po, un 68% son mu­je­res y un 37% per­te­ne­ce al pri­mer quin­til de in­gre­sos. “Es­to sig­ni­fi­ca que el lla­ma­do fe­nó­meno NINI se vin­cu­la fuer­te­men­te con la de­sigual­dad de gé­ne­ro y so­cio­eco­nó­mi­ca, pues es­tá con­cen­tra­do en mu­je­res y en los seg­men­tos de me­no­res in­gre­sos y de más ba­ja es­co­la­ri­dad”, es­ta­ble­ce el in­for­me GET.

La co­ber­tu­ra de la edu­ca­ción bá­si­ca en nues­tro país su­peró el 90% du­ran­te todo el pe­río­do 19902015, sin di­fe­ren­cias por se­xo. En tan­to, en la edu­ca­ción me­dia hay una ma­yor can­ti­dad de mu­je­res ma­tri­cu­la­das. A par­tir de ello, hoy se plan­tean desafíos más com­ple­jos que se vin­cu­lan con la igual­dad de gé­ne­ro. H

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.