Eje­cu­ti­vas y di­rec­to­ras cuen­tan có­mo fue su ca­mino en los ne­go­cios

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - News - Un re­por­ta­je de PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ

Co­mo “una tra­ve­sía por una mon­ta­ña es­car­pa­da y cues­ta arri­ba”, así des­cri­ben al­gu­nas eje­cu­ti­vas la tra­yec­to­ria de las mu­je­res que han apos­ta­do por al­tos car­gos eje­cu­ti­vos. Acá al­gu­nas ge­ren­tes, fun­da­do­ras y di­rec­to­ras dan cuen­ta de los avan­ces en la ma­te­ria y de los desafíos que que­dan por su­pe­rar en un país co­mo el nues­tro, don­de los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro par­ten al nacer y que ge­ne­ra bre­chas que au­men­tan a me­di­da que las per­so­nas en­ve­je­cen.

DE­TER­MI­NA­CIÓN, tra­ba­jo y su­dor. Así re­su­men eje­cu­ti­vas y di­rec­to­ras de em­pre­sas el pro­ce­so de lle­gar a po­si­cio­nes de li­de­raz­go. So­bre todo en nues­tro país, con una bre­cha no só­lo en par­ti­ci­pa­ción, sino en sa­la­rios, so­bre todo en al­tos car­gos (has­ta 30%).

Var­so­via Valenzuela, di­rec­to­ra de CMR Fa­la­be­lla y de Ban­co Fa­la­be­lla, ha si­do des­ta­ca­da por múl­ti­ples or­ga­ni­za­cio­nes co­mo una de las lí­de­res em­pre­sa­ria­les más im­por­tan­tes de nues­tro país. Sin em­bar­go, para con­so­li­dar su ca­rre­ra de­bió su­pe­rar varios obs­tácu­los. In­ge­nie­ra co­mer­cial de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, uno de sus pri­me­ros in­ten­tos en el mun­do la­bo­ral fue con­se­guir tra­ba­jo cer­ca de su ca­sa –Ran­ca­gua–, en la mi­na El Te­nien­te, la­bor que re­sul­tó in­fruc­tuo­sa. Pos­te­rior­men­te pa­sa­ría por or­ga­ni­za­cio­nes co­mo The Ro­yal Bank of Scotland, Xe­rox y Ci­ti­bank, don­de se desem­pe­ñó en áreas li­ga­das al sec­tor fi­nan­cie­ro. Hoy da cuen­ta de los desafíos para las mu­je­res en Chi­le. “El li­de­raz­go fe­me­nino en nues­tro país es­tá re­cién en desa­rro­llo. Real­men­te cues­ta que las mu­je­res lle­guen a car­gos eje­cu­ti­vos de al­to ni­vel y, por lo tan­to, tam­bién ha di­fi­cul­ta­do la lle­ga­da de mu­je­res –que no per­te­ne­cen a las fa­mi- lias– a los di­rec­to­rios”.

Acer­ca de qué se pue­de ha­cer para im­pul­sar la lle­ga­da de las mu­je­res a la al­ta di­rec­ción, se­ña­la: “Al prin­ci­pio yo no es­ta­ba de acuer­do con las cuo­tas. Pe­ro a me­di­da que he es­tu­dia­do el te­ma y que lo he ex­pe­ri­men­ta­do en car­ne pro­pia, me he da­do cuen­ta de que al me­nos en un pe­rio­do de tran­si­ción van a ser ne­ce­sa­rias las cuo­tas, que las em­pre­sas ten­gan que cum­plir du­ran­te un pe­rio­do, con la in­cor­po­ra­ción de mu­je­res. Si se de­ja que ope­re de ma­ne­ra na­tu­ral, da­da la cul­tu­ra chi­le­na, se va a de­mo­rar mu­cho tiempo”. Valenzuela en­fa­ti­za que hoy apo­ya es­ta fór­mu­la, que in­clu­so ha si­do ne­ce­sa­ria en los paí­ses desa­rro­lla­dos para im­pul­sar que el pro­ce­so de in­te­gra­ción se ace­le­re.

Cam­bio en la ban­ca

Jes­si­ca Ló­pez se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer en en­ca­be­zar un ban­co en nues­tro país. La ge­ren­te ge­ne­ral eje­cu­ti­va de Ban­coEs­ta­do, plantea que el li­de­raz­go de las mu­je­res chilenas no es­tá ple­na­men­te des­ple­ga­do, pe­ro que es ne­ce­sa­rio avan­zar de­ci­di­da­men­te en es­te ca­mino. “Cons­ti­tu­ye un gran cam­bio cul­tu­ral, que tam­bién re­quie­re de de­ci­sión y el con­ven­ci­mien­to de que es bueno para el país”, en­fa­ti­za. Se ins­ta­ló en un car­go que his­tó­ri­ca­men­te ha si­do ejer­ci­do por hom­bres y por ello, “más allá de la na­tu- ral ale­gría de ha­ber lle­ga­do a es­ta po­si­ción, cons­ti­tu­ye una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad y tam­bién un gran de­ber de mar­car una di­fe­ren­cia en el ejer­ci­cio del mis­mo”, se­ña­la.

Con más de 14 mil per­so­nas en la or­ga­ni­za­ción, di­ce que lo más di­fí­cil es la acep­ta­ción de los pa­res. “Mi ex­pe­rien­cia me mues­tra que lo más di­fí­cil es va­li­dar­se en los ro­les tra­di­cio­nal­men­te aso­cia­dos a los hom­bres: ge­ren­ta, je­fa, eje­cu­ti­va, lí­der de un equi­po. Pe­se a que te­ne­mos las com­pe­ten­cias, so­mos ‘ma­teas’ y apren­de­mos rá­pi­do, igual de­be­mos es­for­zar­nos más por mos­trar nues­tras ca­pa­ci­da­des en es­tos ro­les”. Es­to, para ella ha sig­ni­fi­ca­do un tri­ple es­fuer­zo por­que ade­más, la ma­yo­ría de las mu­je­res de­be com­pa­ti­bi­li­zar la vi­da pro­fe­sio­nal con la fa­mi­liar. “Man­te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad prin­ci­pal por la fa­mi­lia y los hi­jos. En­ton­ces la exi­gen­cia es muy al­ta para de­mos­trar que las mu­je­res te­ne­mos ca­pa­ci­dad para ha­cer todo es­to y ha­cer­lo bien”. Ella se mues­tra a fa­vor de me­ca­nis­mos que im­pul­sen la in­te­gra­ción de mu­je­res en la al­ta di­rec­ción. “Es­ti­mo fun­da­men­tal ins­ta­lar me­ca­nis­mos que lo fa­vo­rez­can, co­mo por ejem­plo la in­cor­po­ra­ción de al me­nos una mu­jer en la última ter­na de los pro­ce­sos de se­lec­ción; pro­mo­ver la com­pe­ten­cia a tra­vés

“El li­de­raz­go fe­me­nino en nues­tro país es­tá re­cién en desa­rro­llo. Real­men­te cues­ta que las mu­je­res lle­guen a car­gos eje­cu­ti­vos de al­to ni­vel”, di­ce Valenzuela.

DBS cuen­ta con 41 tien­das a lo lar­go del país y pla­nes de ex­pan­sión. Fue ad­qui­ri­da en 2015 por cer­ca de US$40 mi­llo­nes.

Coin­ci­den en que la dua­li­dad de la­bo­res (fa­mi­liar-pro­fe­sio­nal) es uno de los gran­des desafíos.

de ta­lle­res y men­to­rías; y ca­pa­ci­tar a los eje­cu­ti­vos para que al in­te­rior de sus equi­pos pue­dan re­co­no­cer mu­je­res lí­de­res y po­ten­ciar­las”.

In­gre­so a gran­des em­pre­sas

En­gie, Ter­pel y Bri­tish Ame­ri­can To­bac­co son al­gu­nos de los di­rec­to­rios en los que par­ti­ci­pa Ka­ren Poniachik, quien se desem­pe­ñó du­ran­te ca­si dos años co­mo mi­nis­tra de minería du­ran­te el pri­mer man­da­to de Mi­che­lle Ba­che­let. En el mun­do de los ne­go­cios su vi­sión es va­lo­ra­da y ella lo sa­be. Sin em­bar­go, no tie­ne re­pa­ro en ape­lar a la deu­da con las mu­je­res en el mun­do cor­po­ra­ti­vo. “Chi­le tie­ne una deu­da gi­gan­tes­ca en la in­cor­po­ra­ción de car­gos eje­cu­ti­vos y directivos. He­mos avan­za­do po­co en los úl­ti­mos años, en com­pa­ra­ción con otros paí­ses, a pe­sar de las bue­nas in­ten­cio­nes y pa­la­bras de bue­na crian­za. Veo muy po­cos avan­ces en las em­pre­sas tra­di­cio­na­les res­pec­to a esa ma­te­ria. Ac­tual­men­te, es di­rec­to­ra de Am­cham, don­de la mi­tad de la me­sa di­rec­ti­va co­rres­pon­de a mu­je­res, to­das ellas ele­gi­das por los so­cios. “Gran par­te de los avan­ces se ha da­do con la lle­ga­da de ins­ti­tu­cio­nes trans­na­cio­na­les, don­de la in­te­gra­ción de la mu­jer es­tá más in­cor­po­ra­do”. Poniachik des­ta­ca que la per­ma­nen­cia es uno de los gran­des re­tos. “Para las mu­je­res jó­ve­nes el desafío es más gran­de por­que es­tá la ma­ter­ni­dad. Las que ya pa­sa­mos esa eta­pa se to­pan con un es­ce­na­rio, don­de no só­lo te to­pas con un te­ja­do de vi­drio que im­pi­de su­bir, sino que ade­más te en­cuen­tras con una ca­ñe­ría lle­na de fil­tra­cio­nes por­que te­ne­mos que des­ti­nar el tiempo a mu­chas otras ac­ti­vi­da­des, que nues­tros pa­res no tie­nen que ha­cer”.

Otra mu­jer que cam­bió la his­to­ria en una com­pa­ñía es Glo­ria Le­der­mann, que se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer en lle­gar a un pues­to de ge­ren­cia en Co­pec. “Para asu­mir po­si­cio­nes de li­de­raz­go en gran­des em­pre­sas, se re­quie­re de­mos­trar com­pro­mi­so, res­pon­sa­bi­li­dad, en­tre­ga, lo­grar re­sul­ta­dos y cum­plir ob­je­ti­vos. Es­to, de­man­da tiempo, per­se­ve­ran­cia y de­di­ca­ción, lo que es al­go más com­ple­jo cuan­do uno es de pro­vin­cia y mu­jer; se re­quie­re un ma­yor es­fuer­zo, pe­ro se pue­de”. Ella ma­ni­fies­ta que “las mu­je­res en al­tos car­gos han de­mos­tra­do, que con es­ti­los di­fe­ren­tes se pue­den lo­grar los mis­mos ob­je­ti­vos. Te­ne­mos sen­si­bi­li­da­des dis­tin­tas a los hom­bres, otras prio­ri­da­des, al pa­re­cer re­co­rre­mos el ca­mino de otra for­ma, pe­ro sin du­da, en­tre­ga­mos un apor­te va­lio­so”.

ADN em­pren­de­dor

Do­mi­ni­que Ro­sen­berg lle­va los ne­go­cios en la san­gre. Hi­ja de uno de los fun­da­do­res de Ro­sen, des­de su ni­ñez amó la cos­mé­ti­ca. En su ado­les­cen­cia fue cam­peo­na na­cio­nal de te­nis, de­por­te que la lle­vó a re­co­rrer di­fe­ren­tes la­ti­tu­des y, en ca­da des­tino, un in­fal­ta­ble era pasar por tien­das a com­prar al­gún la­bial o más­ca­ra de pes­ta­ñas. Hoy su afi­ción se con­vir­tió en DBS, que hoy cuen­ta con cer­ca de 40 tien­das a lo lar­go del país y pla­nes de ex­pan­sión. La ca­de­na de ar­tícu­los de be­lle­za fue ad­qui­ri­da en 2015 por Em­pre­sas SB (Sal­coB­rand), ope­ra­ción que bor­deó los US$40 mi­llo­nes. Ella da cuen­ta de có­mo la pre­sen­cia femenina ha mo­di­fi­ca­do la for­ma de en­fren­tar­se a los ne­go­cios. “El rol de la mu­jer se ha ido vi­si­bi­li­zan­do mu­chí­si­mo en nues­tro país, y he­mos si­do tes­ti­gos de có­mo las mu­je­res es­ta­mos con­tri­bu­yen­do al mun­do em­pre­sa­rial con un es­ti­lo más cer­cano y re­fle­xi­vo, de­mos­tran­do a la vez que so­mos ca­pa­ces de ejer­cer pro­fe­sio­nes que an­tes pa­re­cían ser so­lo mas­cu­li­nas”. De­ta­lla que es­to ha per­mi­ti­do que el li­de­raz­go se im­preg­ne de ha­bi­li­da­des co­mo “ten­der puen­tes, más em­pa­tía en el mun­do la­bo­ral, una ma­yor re­fle­xión de los te­mas, el sen­ti­do de or­ga­ni­za­ción y una ma­yor orien­ta­ción ha­cia las per­so­nas”.

Una no­che, Ca­ro­li­na Eche­ni­que so­ñó con pa­pas de co­lo­res que caían des­de el cie­lo y de­ci­dió que era al­go que te­nía que ex­plo­tar. Así par­tió la his­to­ria de Ti­ka, com­pa­ñía de­di­ca­da a los snacks sin co­lo­ran­tes, sa­bo­ri­zan­tes ni in­gre­dien­tes ar­ti­fi­cia­les. Hoy ex­por­ta sus pro­duc­tos a cer­ca de 15 paí­ses. Eche­ni­que cuen­ta que ha vis­to un cam­bio, que se es­tá re­de­fi­nien­do el rol de la mu­jer. “Se es­tá pro­du­cien­do un cam­bio im­por­tan­te y mu­cho más rá­pi­do de lo que ima­gi­na­mos. Hoy las mu­je­res te­ne­mos la posibilidad de ha­cer mu­cho más que en el pa­sa­do y es­ta­mos vien­do co­mo he­mos usa­do ese es­pa­cio para en­trar en áreas que, an­ti­gua­men­te, eran vis­tas co­mo mas­cu­li­nas”. Aña­de que hoy la com­pe­ten­cia no es con los hom­bres, sino con no­so­tras mis­mas. “Te­ne­mos que ser ca­pa­ces de mos­trar nues­tras ha­bi­li­da­des (...) y fo­men­tar des­de la in­fan­cia que las ni­ñas ten­gan una pre­dis­po­si­ción po­si­ti­va a los ne­go­cios”. Es es­ta idea, la que la ha­ce es­tar en con­tra de las cuo­tas. “Las mu­je­res tie­nen que va­li­dar su en­tra­da al mer­ca­do; no tie­ne que ser por pa­ri­dad ni ba­jo otro for­ma­to. Una mu­jer en la al­ta di­rec­ción de­be lle­gar ahí por su ca­pa­ci­dad, co­no­ci­mien­to, no por obli­ga­ción”. H

“Al prin­ci­pio no es­ta­ba de acuer­do con las cuo­tas. Pe­ro hoy apo­yo es­ta fór­mu­la, al me­nos pe­que­ña, que in­clu­so ha si­do ne­ce­sa­ria en los paí­ses desa­rro­lla­dos para im­pul­sar que el pro­ce­so de in­te­gra­ción se ace­le­re”.

VAR­SO­VIA VALENZUELA

Di­rec­to­ra de CMR Fa­la­be­lla y de Ban­co Fa­la­be­lla

“Hoy la com­pe­ten­cia no es con los hom­bres, sino con no­so­tras mis­mas. Te­ne­mos que ser ca­pa­ces de mos­trar nues­tras ha­bi­li­da­des (...) y fo­men­tar des­de la in­fan­cia que las ni­ñas ten­gan una pre­dis­po­si­ción po­si­ti­va a los ne­go­cios”.

CA­RO­LI­NA ECHE­NI­QUE

Fun­da­do­ra de Ti­ka Chips

“Chi­le tie­ne una deu­da gi­gan­tes­ca en la in­cor­po­ra­ción de car­gos eje­cu­ti­vos y directivos. He­mos avan­za­do po­co en los úl­ti­mos años, en com­pa­ra­ción con otros paí­ses, a pe­sar de las bue­nas in­ten­cio­nes y pa­la­bras de bue­na crian­za”.

KA­REN PONIACHIK

Di­rec­to­ra de em­pre­sas

“La in­te­gra­ción de la mu­jer en car­gos de al­ta di­rec­ción ha si­do pau­la­ti­na, pe­ro muy po­si­ti­va. Ha per­mi­ti­do dar­le un vuel­co al es­ti­lo em­pre­sa­rial chi­leno, in­cor­po­ran­do una mi­ra­da más con­ci­lia­do­ra, por ejem­plo, de la vi­da la­bo­ral y fa­mi­liar”.

GLO­RIA LE­DER­MANN

Ge­ren­te de Mar­ke­ting de Co­pec.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.