Có­mo es pa­ra los ex­tran­je­ros tra­ba­jar en Chi­le

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - News - Un re­por­ta­je de PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ

De acuer­do a la úl­ti­ma en­cues­ta Ca­sen, en nues­tro país hay 465.319 in­mi­gran­tes. De ellos, 69,1% se con­cen­tra en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na. Un cho­fer de Uber, una mé­di­co que re­cién apro­bó el Eu­na­com, un bom­be­ro de es­ta­ción de ser­vi­cio y una em­pren­de­do­ra cuen­tan cuá­les son las prin­ci­pa­les ba­rre­ras y desafíos con los que se en­con­tra­ron al lle­gar a Chi­le

ES MIÉR­CO­LES por la ma­ña­na y es­pe­ro que el Uber lle­gue. Sa­lu­do a Jo­sé, el con­duc­tor, y nos pre­pa­ra­mos pa­ra el ta­co. Se tra­ta de un tra­yec­to lar­go, así que apro­ve­cho de pre­gun­tar­le có­mo lle­gó a ma­ne­jar en Uber. Me di­ce que él es de Pe­rú y que lle­va 14 años en Chi­le. “Es una de las me­jo­res de­ci­sio­nes que pu­de ha­ber to­ma­do”, se­ña­la. Él ter­mi­nó su en­se­ñan­za me­dia y vino a nues­tro país en bús­que­da de me­jo­res opor­tu­ni­da­des. Sus pri­me­ros días los pa­só car­gan­do sa­cos en La Ve­ga. “Yo vi­ne a jun­tar di­ne­ro pa­ra pro­gre­sar y lo he he­cho”, se­ña­la. Tiem­po más tar­de lo­gró com­prar una ca­sa e ins­ta­ló un al­ma­cén en In­de­pen­den­cia. “Era un tra­ba­jo du­ro, pe­ro te­nía muy bue­nos be­ne­fi­cios. Si bien, tra­ba­ja­ba de lu­nes a lu­nes, me ge­ne­ra­ba in­gre­sos con los que ja­más ha­bría po­di­do so­ñar en Li­ma”. Pe­ro el tra­ba­jo sin pa­rar le pa­só la cuen­ta. Des­pués de 12 años tra­ba­jan­do to­dos los días, le diag­nos­ti­ca­ron un es­trés se­ve­ro. El psi­quia­tra le acon­se­jó bus­car una nue­va al­ter­na­ti­va pa­ra ge­ne­rar in­gre­sos y ha­ce un año atrás de­ci­dió ce­rrar el al­ma­cén y op­tó por Uber.

Jo­sé tie­ne una mi­ra­da crí­ti­ca de la in­mi­gra­ción. Di­ce que si hu­bie­ra na­ci­do en EEUU, hu­bie­ra vo­ta­do por Trump. “En Chi­le es ho­ra de adop­tar me­di­das pa­ra ase­gu­rar que los in­mi­gran­tes que lle­gan sean un apor­te pa­ra el país, no de­lin­cuen­tes que an­dan de ma­ne­ra ile­gal. Cuan­do pien­so lo que me cos­tó te­ner mis pa­pe­les, y que allá afue­ra hay gen­te que an­da de va­go sin te­ner na­da, me enojo. Por eso en­tien­do a la gen­te que en EEUU vo­tó por Trump. Él no quie­re que los in­mi­gran­tes con­ta­mi­nen su país. Yo es­pe­ro que en Chi­le se re­gu­le pron­to y no de­jen en­trar a cual­quie­ra”.

Bus­can­do más que un lu­gar

En los úl­ti­mos 12 años, la po­bla­ción hai­tia­na en nues­tro país ha cre­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, al­go que se in­ten­si­fi­có tras el te­rre­mo­to de 2010. De acuer­do a da­tos de ex­tran­je­ría, en 2016 en­tra­ron cer­ca de 170 hai­tia­nos por día a Chi­le. Uno de ellos fue Al­ce Ela­not, que lle­va un año y me­dio en nues­tro país. Él tra­ba­ja en una es­ta­ción de ser­vi­cio en Maipú.

“Ten­go fa­mi­lia en Hai­tí, pe­ro me vi­ne por­que me di­je­ron que acá ha­bía me­jo­res con­di­cio­nes. Y es cier­to. Yo quie­ro mi país, pe­ro hoy es­toy enamo­ra­do de Chi­le”. Él cuen­ta que el idioma no fue tan di­fí­cil de apren­der. “Cuan­do lle­gué, al prin­ci­pio sen­tía que ha­bla­ban muy rá­pi­do. Pe­ro aho­ra ya ‘ca­cho’ to­do lo que me di­cen. Más di­fí­cil que apren­der el idioma fue jun­tar la pla­ta pa­ra ve­nir. Esos $680.000 me cos­tó mu­cho tiem­po de tra­ba­jo en mi país”.

Siem­pre con una son­ri­sa, Al­ce cuen­ta que le gus­ta Chi­le y que se sien­te par­te de la co­mu­ni­dad. Es­to tam­bién se ex­pli­ca por el rá­pi­do cre­ci­mien­to de la po­bla­ción hai­tia­na, que hoy ya re­pre­sen­ta cer­ca del 2% de las re­si­den­cias de­fi­ni­ti­vas en Chi­le. “Ten­go har­tos ami­gos chi­le­nos, pe­ro tam­bién hai­tia­nos. De he­cho, acá -en la es­ta­ción de ser­vi­cio- so­mos co­mo cua­tro”. Ra­to más tar­de, ve­ría có­mo Al­ce so­cia­bi­li­za­ba con sus pa­res en creol. Cuan­do le pre­gun­to có­mo lo han tra­ta­do, él es en­fá­ti­co: “A mí los chi­le­nos nun­ca me han tra­ta­do mal. Yo en­cuen­tro que son bien sim­pá­ti­cos”.

Al que ma­dru­ga, Dios le ayu­da

Ma­ría Zam­brano, tie­ne 37 años, es na­ci­da y cria­da en Chim­bo­ra­zo, Ecua­dor. Lle­gó a Chi­le ha­ce sie­te años. “Pri­me­ro tra­ba­jé en ser­vi­cio do­més­ti­co. Eso me per­mi­tió aho­rrar y ayu­dar a mi ma­má y her­ma­nos a lle­gar a Chi­le. Ha­ce cin­co años tu­ve una hi­ja, así que qui­se cam­biar­me de em­pleo. Tra­ba­jé en va­rias co­sas an­tes de es­to”. Ac­tual­men­te, vi­ve en Lam­pa y se le­van­ta to­dos los días a las 4:00 de la ma­ña­na pa­ra ela­bo­rar pan, que des­pués ven­de. Su día fun­cio­na en torno a los ho­ra­rios de co­mi­da. En la ma­ña­na se con­cen­tra en los desa­yu­nos. A me­dio día, jun­to con sus her­ma­nas, Pao­la y Ca­ro­li­na, van a ven­der al­muer­zos a va­rias cons­truc­cio­nes. “Me gus­ta por­que es­to me per­mi­te ver cre­cer a mis hi­jos. Acá tra­ba­jo du­ro, pe­ro tam­bién ten­go una re­com­pen­sa que ha­ce que val­ga la pe­na ha­ber lle­ga­do a Chi­le. Co­mo di­cen los chi­le­nos: al que ma­dru­ga, Dios le ayu­da”.

El drama del Eu­na­com

Pao­la Que­za­da lle­va po­co más de tres años en nues­tro país. Ori­gi­na­ria de San­ta Cruz, Bolivia, es­tu­dió me­di­ci­na y de­ci­dió ins­ta­lar­se en San­tia­go por­que sen­tía que acá po­dría cre­cer más. “Es­toy acá por­que quie­ro ha­cer una es­pe­cia­li­dad en me­di­ci­na, creo que tie­nen una bue­na es­cue­la en me­di­ci­na”. Pe­ro no fue un ca­mino sen­ci­llo. Tras ha­ber ter­mi­na­do la uni­ver­si­dad con bue­nas ca­li­fi­ca­cio­nes, Pao­la lle­gó a San­tia­go. Ahí de­bió en­fren­tar­se al Eu­na­com. Es­te exa­men es en­car­ga­do por el Es­ta­do a la Aso­cia­ción de Fa­cul­ta­des de Me­di­ci­na de Chi­le y ob­te­ner un pun­ta­je mí­ni­mo es re­qui­si­to pa­ra que un mé­di­co pue­da desem­pe­ñar fun­cio­nes en el ser­vi­cio pú­bli­co de sa­lud y pos­tu­lar a pro­gra­mas de es­pe­cia­li­za­ción. “Cuan­do lle­gué co­men­cé una pa­san­tía en un hos­pi­tal pa­ra am­bien­tar­me, don­de so­bre to­do pu­de ob­te­ner bi­blio­gra­fía pa­ra pre­pa­rar­me”. Al pri­mer in­ten­to re­pro­bó la teo­ría. Sin em­bar­go, el se­gun­do se­mes­tre del se­gun­do año que vi­vía aquí to­mó un cur­so de pre­pa­ra­ción y lo pa­só. “Es muy com­ple­jo, hay pre­gun­tas que so­lo los es­pe­cia­lis­tas o los que hi­cie­ron esa pre­gun­tas sa­brían res­pon­der”. Ac­tual­men­te, Pao­la tra­ba­ja en un Ces­fam del sec­tor su­ro­rien­te de la ciu­dad. H

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.