Ins­ti­tu­cio­na­li­dad y ley an­ti­cua­da son los prin­ci­pa­les pro­ble­mas

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - News - DA­NIEL FA­JAR­DO C.

APE­SAR del en­tu­sias­mo ini­cial so­bre una nue­va Ley de Mi­gra­cio­nes que ac­tua­li­ce la ac­tual (que da­ta de 1975), el en­vío del pro­yec­to de ley que se rea­li­za­ría en abril de es­te año no se con­cre­tó. Mien­tras tan­to, el rit­mo de lle­ga­da de in­mi­gran­tes a Chi­le si­gue cre­cien­do.

La ur­gen­cia de cam­biar la le­gis­la­ción es al­go que na­die dis­cu­te. “De­be con­si­de­rar­se que nues­tro país es­tá vi­vien­do el pro­ce­so mi­gra­to­rio de ma­yor en­ver­ga­du­ra en su his­to­ria. Es­to ha obli­ga­do a que tan­to la nor­ma­ti­va co­mo la prác­ti­ca se ade­cuen a es­te es­ce­na­rio. La reali­dad ha su­pe­ra­do a la nor­ma­ti­va y ello se ha tra­du­ci­do en pro­ble­mas se­rios pa­ra la em­pre­sa, las per­so­nas y las ins­ti­tu­cio­nes en ge­ne­ral”, di­ce Mó­ni­ca Fer­nán­dez, So­cia de Tax & Le­gal de De­loit­te.

En un prin­ci­pio, el ob­je­ti­vo del go­bierno era que la nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad fue­ra ad­mi­nis­tra­da y ges­tio­na­da por la Sub­se­cre­ta­ría del In­te­rior, a tra­vés de una uni­dad que re­em­pla­za­ra al ac­tual De­par­ta­men­to de Mi­gra­ción y Ex­tran­je­ría, pe­ro con más atri­bu­cio­nes y exi­gen­cias. Otro de los cam­bios que se in­tro­du­ci­ría es la re­duc­ción de los mi­nis­te­rios que par­ti­ci­pa­rán en el Co­mi­té In­ter­mi­nis­te­rial de Po­lí­ti­cas Mi­gra­to­rias, ba­ján­do­lo de los ac­tua­les 10 a só­lo 5 car­te­ras: In­te­rior, Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, De­sa­rro­llo So­cial, Vi­vien­da, y Tra­ba­jo.

Pa­ra­do­ja

Pa­ra Víc­tor Hu­go La­gos, en­car­ga­do na­cio­nal del Pro­gra­ma Ju­rí­di­co del Ser­vi­cio Je­sui­ta a Mi­gran­tes (SJM), tan­to la le­gis­la­ción vi­gen­te co­mo las ins­ti­tu­cio­nes en­car­ga­das de apli­car la ley di­fi­cul­tan una mi­gra­ción flui­da. “La ley per­mi­te ex­ce­si­va dis­cre­cio­na­li­dad del fun­cio­na­rio a la ho­ra eva­luar el in­gre­so de una per­so­na al país, por lo que es co­mún es­cu­char lo que se de­no­mi­na ‘el re­cha­zo en fron­te­ra’. Pe­ro qui­zá una de los ele­men­tos más com­ple­jos es que, una vez en el te­rri­to­rio, la vi­sa de una per­so­na migrante de­pen­de de la vo­lun­tad de un ter­ce­ro (em­plea­dor), ma­te­ria­li­za­da en un con­tra­to de tra­ba­jo, que la per­so­na que mi­gra de­be pre­sen­tar en un pla­zo de 90 días”, co­men­ta La­gos.

En otras palabras, se pro­du­ce una es­pe­cie de pa­ra­do­ja. Pa­ra re­que­rir una vi­sa o per­mi­so de re­si­den­cia, se ne­ce­si­ta un con­tra­to de tra­ba­jo, pe­ro una gran can­ti­dad de em­plea­do­res no quie­ren es­ta­ble­cer una re­la­ción la­bo­ral con un ex­tran­je­ro si és­te no tie­ne una vi­sa o la per­ma­nen­cia de­fi­ni­ti­va.

Al res­pec­to, Fran­cis­ca Var­gas Rivas, di­rec­to­ra de la Clí­ni­ca Ju­rí­di­ca de Mi­gran­tes y Re­fu­gia­dos de la Uni­ver­si­dad Diego Por­ta­les (UDP) ex­pli­ca: “Si bien las con­di­cio­nes de en­tra­da son me­nos com­ple­jas que en otros paí­ses, en Chi­le se pro­du­ce un círcu­lo vi­cio­so en que las per­so­nas siem­pre tie­nen que acre-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.