Gremios em­pre­sa­ria­les coin­ci­den en el apor­te eco­nó­mi­co

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - News - Un re­por­ta­je de DA­NIEL FA­JAR­DO CA­BE­LLO

Si bien la in­fluen­cia de los in­mi­gran­tes se ha he­cho sen­tir en la úl­ti­ma dé­ca­da, hay sec­to­res sen­si­bles co­mo el de ser­vi­cios, la agri­cul­tu­ra, cons­truc­ción y mi­ne­ría, don­de mu­chas ve­ces se re­quie­re de un cam­bio cul­tu­ral. Si bien -se­gún los pre­si­den­tes de los gremios- el apor­te de los mi­gran­tes es po­si­ti­vo, se de­ben ha­cer cam­bios en la le­gis­la­ción y en la idio­sin­cra­cia pa­ra me­jo­rar la ad­pa­ta­ción.

UNA de las prin­ci­pa­les mo­ti­va­cio­nes que tie­nen los mi­gran­tes que han lle­ga­do en la úl­ti­ma dé­ca­da a Chi­le es una me­jo­ra eco­nó­mi­ca y em­plea­bi­li­dad. Por es­to, es cla­ve en­ten­der la for­ma en que las em­pre­sas los re­ci­ben, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de mano de obra que tra­ba­ja en sec­to­res tan va­ria­dos co­mo la cons­truc­ción, agri­cul­tu­ra, in­dus­tria o mi­ne­ría.

La en­cues­ta Ca­sen 2015 da cuen­ta del au­men­to de la po­bla­ción in­mi­gran­te en Chi­le, ubi­cán­do­nos hoy den­tro de los paí­ses cer­ca­nos a la ta­sa mun­dial pro­me­dio de 3%. Cons­cien­tes de los desafíos que se pre­sen­tan pa­ra el país y las em­pre­sas fren­te a la nue­va reali­dad mi­gra­to­ria, la CPC ha rea­li­za­do con­sul­tas en­tre al­gu­nas em­pre­sas pa­ra co­no­cer qué es­tán ha­cien­do al res­pec­to. Alfredo Mo­reno, pre­si­den­te de la CPC, se­ña­la que las em­pre­sas que han in­cor­po­ra­do in­mi­gran­tes con­si­de­ran que en mu­chos ca­sos han re­sul­ta­do ser un apor­te. “Al­gu­nos efec­tos po­si­ti­vos que las em­pre­sas des­ta­can son el va­lor de una ma­yor di­ver­si­dad de pers­pec­ti­vas, co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cias, que en­ri­que­ce el am­bien­te la­bo­ral”, ase­gu­ra.

Mo­reno agre­ga que fren­te a es­ta nue­va reali­dad, al­gu­nas em­pre­sas “es­tán desa­rro­llan­do es­tra­te­gias pa­ra in­for­mar­se y pro­ce­der de ma­ne­ra fle­xi­ble y ade­cua­da en la con­tra­ta­ción de ex­tran­je­ros”. De acuer­do a con­sul­tas rea­li­za­das por la CPC, en mu­chos ca­sos las em­pre­sas sen­si­bi­li­zan a los tra­ba­ja­do-

res con el ob­je­ti­vo de po­ner en va­lor la di­ver­si­dad cul­tu­ral y el res­pe­to a la di­fe­ren­cia.

La reali­dad es in­cues­tio­na­ble. La so­li­ci­tud de vi­sas ha au­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te en los úl­ti­mos años. Ade­más si se ve en de­ta­lle en qué zo­nas del país se en­cuen­tran, que­da cla­ro que es­tá acor­de con zo­nas de de­sa­rro­llo. Por ejem­plo, se­gún da­tos de Ex­tran­je­ría del 2011 al 2015 un 77% de los pe­rua­nos han so­li­ci­ta­do vi­sas en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na. En cuan­to a los mi­gran­tes co­lom­bia­nos, un 54,1% lo ha he­cho en es­ta mis­ma re­gión, mien­tras que un 26,3% ha rea­li­za­do la so­li­ci­tud en la Re­gión de An­to­fa­gas­ta. En cuan­to a los bo­li­via­nos, la ma­yo­ría se con­cen­tra tam­bién en la II Re­gión, si­guién­do­le la Me­tro­po­li­ta­na (21,4%) y Ta­ra­pa­cá (20,7%).

Se­gún Her­mann von Müh­len­brock, par­te im­por­tan­te del cre­ci­mien­to de la in­dus­tria chi­le­na se la de­be­mos a los in­mi­gran­tes, tan­to de tra­ba­ja­do­res co­mo em­pre­sa­rios ( gran­des, pe­que­ños y me­dia­nos). “Han si­do im­pul­so­res fun­da­men­ta­les de mu­chas áreas de la pro­duc­ción in­dus­trial y de ser­vi­cios”, di­ce el di­ri­gen­te gre­mial.

Por eso, pa­ra Von Müh­len­brock, el país de­be de­jar de mi­rar con re­ce­lo a los mi­gran­tes. “Si en ca­da mo­men­to hu­bié­ra­mos mi­ra­do la su­pues­ta ame­na­za que esos in­mi­gran­tes sig­ni­fi­ca­ban pa­ra una de­ter­mi­na­da in­dus­tria es­ta­ble­ci­da en Chi­le, u ob­ser­van­do con des­con­fian­za si un tra­ba­ja­dor ex­tran­je­ro ame­na­za­ba la fuen­te de tra­ba­jo de un chileno, no ha­bría­mos lo­gra­do to­dos es­tos avan­ces que ac­tual­men­te nos enor­gu­lle­cen” y agre­ga: “Hoy de­be­mos man­te­ner esa ac­ti­tud de aper­tu­ra y no caer en la ten­ta­ción de pro­te­ger sec­to­res o dis­cri­mi­nar a quien trae ca­pi­ta­les, tra­ba­jo o, sim­ple­men­te, ideas pa­ra desa­rro­llar­las eco­nó­mi­ca­men­te en Chi­le”.

Sec­tor agrí­co­la

Una de las áreas don­de tam­bién ha in­flui­do la mi­gra­ción es en el sec­tor agrí­co­la. Des­de el mis­mo tra­ba­jo en el cam­po, has­ta la ven­ta en fe­rias li­bres y cen­tros de dis­tri­bu­ción y ma­yo­ris­tas (La Ve­ga, Lo Va­lle­dor), pa­san­do por to­do el pro­ce­so pro­duc­ti­vo.

Al res­pec­to, Ri­car­do Ariz­tía, pre­si­den­te de la So­cie­dad Na­cio­nal de Agri­cul­tu­ra (SNA), es­ti­ma que es in­du­da­ble el apor­te de la in­mi­gra­ción. “Ha con­tri­bui­do a dis­po­ner de más mano de obra pa­ra las fae­nas de co­se­chas. Lo que he­mos vis­to, en ge­ne­ral, es que han lle­ga­do per­so­nas es­for­za­das, dis­pues­tas a ser pro­duc­ti­vas y tra­ba­jar con sus pa­res chi­le­nos en un am­bien­te de res­pe­to y ar­mo­nía”.

Ariz­tía ex­pli­ca ade­más que al prin­ci­pio, exis­tía una ló­gi­ca se­gre­ga­ción en­tre chi­le­nos e in­mi­gran­tes, al­go que hoy “ya no es te­ma”, se­gún in­di­ca. “Los tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros se han ido in­ser­tan­do en la so­cie­dad chi­le­na de muy bue­na for­ma, con­tri­bu­yen­do a me­jo­rar el am­bien­te la­bo­ral y la pro­duc­ti­vi­dad en el agro”, plan­tea Ariz­tía.

Una vi­sión si­mi­lar tie­ne Ro­nald Bown, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Ex­por­ta­do­res de Fru­tas de Chi­le (Asoex). “Los in­mi­gran­tes es­tán ocu­pan­do só­lo los es­pa­cios que tra­ba­ja­do­res na­cio­na­les - es­pe­cial­men­te los jó­ve­nes- no es­tán in­tere­sa­dos en ocu­par. En par­ti­cu­lar, en los sec­to­res ru­ra­les la mano de obra se ha­ce es­ca­sa du­ran­te la tem­po­ra­da fru­tí­co­la, pues al­gu­nos tra­ba­ja­do­res chi­le­nos pre­fie­ren emi­grar a las ciu­da­des aun­que sus in­gre­sos sean me­no­res, pe­ro don­de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo son me­nos ri­gu­ro­sas (tem­pe­ra­tu­ra, ho­ra­rios, en­tre otros)”.

Ade­más, el di­ri­gen­te gre­mial agre­ga que co­mo re­sul­ta­do, “la in­mi­gra­ción ha te­ni­do un im­pac­to en las em­pre­sas fru­tí­co­las, tan­to en el cam­po, co­mo en los cen­tros de em­ba­la­jes”.

Cam­bios

Sin em­bar­go, a pe­sar del op­ti­mis­mo, los pre­si­den­tes de los prin­ci­pa­les gremios em­pre­sa­ria­les es­ti­man que se de­ben ha­cer cam­bios. Por ejem­plo, en Chi­le aún exis­ten ba­rre­ras le­ga­les, co­mo es la nor­ma que li­mi­ta a un 15% la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros que pue­de te­ner una em­pre­sa. “Va­lo­ra­mos el re­cien­te dic­ta­men de la Di­rec­ción del Tra­ba­jo que per­mi­te que den­tro de es­te 15% se ex­clu­ya al ‘per­so­nal téc­ni­co es­pe­cia­lis­ta’, co­mo lo se­ña­la el mis­mo Có­di­go el Tra­ba­jo”, di­ce Alfredo Mo­reno.

Sin em­bar­go, Her­mann von Müh­len­brock ad­vier­te: “Si el Es­ta­do no to­ma un rol ac­ti­vo en el chequeo de los an­te­ce­den­tes de los que desean ve­nir a Chi­le, o no exis­ten re­glas cla­ras y no dis­cre­cio­na­les so­bre la po­si­bi­li­dad de ex­pul­sar in­mi­gran­tes que de­lin­quen en nues­tro país, no po­dre­mos evi­tar en el fu­tu­ro cues­tio­na­mien­tos a nues­tra po­lí­ti­ca en ma­te­ria de mi­gran­tes”.

Ariz­tía co­men­ta que al­go que le preo­cu­pa al sec­tor es el au­men­to del nú­me­ro de in­do­cu­men­ta­dos en el país. “En ese sen­ti­do, re­co­men­da­mos a nues­tros pro­duc­to­res no con­tra­tar in­mi­gran­tes que no cum­plan con las nor­mas pa­ra tra­ba­jar acá”, di­ce el pre­si­den­te de la SNA.

Por su par­te, Ro­nald Bown ex­pli­ca que en el ca­so de la fru­ti­cul­tu­ra, se re­quie­re de mo­di­fi­ca­cio­nes que per­mi­tan que el tra­ba­jo dé cuen­ta de las par­ti­cu­la­ri­da­des que pro­vie­nen de la pro­duc­ción de un pro­duc­to, que al­te­ra sus con­di­cio­nes en vir­tud de los fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos, co­mo son: la tem­pe­ra­tu­ra, las llu­vias, las he­la­das, la se­quía, en­tre otros. “En con­se­cuen­cia, si aún no te­ne­mos una le­gis­la­ción ade­cua­da pa­ra los tra­ba­ja­do­res na­cio­na­les, és­ta tam­bién po­dría ser una de­fi­cien­cia que se en­fren­ta­rá a ni­vel de tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros”, con­clu­ye Bown. P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.