Ro­dri­go San­do­val: “Chi­le no pue­de te­ner un mo­de­lo de mi­gra­ción se­lec­ti­va”

—El ti­mo­nel de Ex­tran­je­ría ex­pli­ca có­mo es­ta en­ti­dad tie­ne que li­diar con una le­gis­la­ción an­ti­cua­da. —Ade­más, San­do­val po­ne la voz de aler­ta acer­ca de có­mo los chi­le­nos cul­tu­ral­men­te tra­tan a los mi­gran­tes.

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - News - DA­NIEL FA­JAR­DO CA­BE­LLO

CO­MO abo­ga­do y aca­dé­mi­co, Ro­dri­go San­do­val, di­rec­tor na­cio­nal del De­par­ta­men­to de Ex­tran­je­ría y Mi­gra­ción, tra­ta de ex­pli­car to­do “con pe­ras y man­za­nas”, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de la le­gis­la­ción mi­gra­to­ria. “La mi­gra­ción es­tá en la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. El pro­ble­ma es que siem­pre se veía en nues­tro país co­mo una ex­cen­tri­ci­dad (an­ti­gua­men­te los ni­ños lle­ga­ban con­tan­do a la ca­sa que ha­bían vis­to a un ex­tran­je­ro). Hoy es una nor­ma­li­dad”, apun­ta.

El ti­mo­nel de Ex­tran­je­ría di­ce ade­más que, a di­fe­ren­cia de otros pe­río­dos de la hu­ma­ni­dad, hoy las per­so­nas pue­den mi­grar va­rias ve­ces en su vi­da. “No co­mo an­tes, que era al­go ca­si de­fi­ni­ti­vo. Por eso, pre­fie­ro ha­blar de ‘mo­vi­li­dad’, en vez de ‘mi­gra­ción’. La mi­gra­ción es una ac­ción, en cam­bio, la mo­vi­li­dad es una ac­ti­tud. En es­te con­tex­to exis­te un país de ori­gen, uno de des­tino y un pro­ce­so de mo­vi­li­dad”, agre­ga San­do­val.

¿Y Chi­le es aho­ra más un país de des­tino?

— Sí, pe­ro no só­lo es de des­tino o de ori­gen, tam­bién es un país de trán­si­to, ya que las mi­gra­cio­nes aho­ra no son tan de­fi­ni­ti­vas. Exis­ten al­gu­nas de cor­to y lar­go tiem­po, in­clu­so al­gu­nas cir­cu­la­res. La pre­gun­ta es en­ton­ces: ¿Un ex­tran­je­ro es me­nos per­te­ne­cien­te a la so­cie­dad chi­le­na? ¿Có­mo se de­fi­ne es­to? Por­que si nos en­fo­ca­mos en quien apor­ta más, hay ex­tran­je­ros que apor­tan bas­tan­te e in­clu­so par­ti­ci­pan en la vi­da cí­vi­ca. En el fon­do, el tér­mino de la mi­gra­ción se re­la­ti­vi­za, es­pe­cial­men­te aho­ra don­de el ori­gen ya no es Me­dio Orien­te o Eu­ro­pa co­mo an­tes, sino los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Y no só­lo los ve­ci­nos in­me­dia­tos. El ani­llo se ha ido ex­pan­dien­do a Co­lom­bia, Ecua­dor, Ve­ne­zue­la e in­clu­so, en el úl­ti­mo tiem­po a Hai­tí y Re­pú­bli­ca Dominicana.

Pe­ro si­gue exis­tien­do una ley (N°1.094) que se pro­mul­gó a me­dia­dos de los ‘70.

— El pro­ble­ma es que a pe­sar de que Chi­le es más vi­si­ble, cul­tu­ral­men­te tie­ne un des­fa­se y con la ley de mi­gra­cio­nes más an­ti­gua del con­ti­nen­te. His­tó­ri­ca­men­te, la mi­gra­ción en Chi­le fue pa­ra po­blar, pro­du­cir o “me­jo­rar la ra­za” (co­mo lo di­ce ex­plí­ci­ta­men­te una ley de los ’50). Por eso la gen­te tie­ne una gran des­con­fian­za con la ac­tual in­mi­gra­ción, que es di­fe­ren­te, pe­ro que es una muy bue­na mi­gra­ción. Sin em­bar­go, ha­ce­mos po­co pa­ra te­ner­la y es­ta­mos muy cer­ca de per­der­la.

¿A qué se re­fie­re con “bue­na mi­gra­ción”?

— Si le ofre­cie­ras, por ejem­plo, a los ale­ma­nes que su mi­gra­ción va a ser de ba­ja ta­sa de­lic­ti­va, con ex­tran­je­ros que ha­blan su idioma, que tie­nen dos años más de es­co­la­ri­dad, que su po­bla­ción tra­ba­ja 25% más que los re­si­den­tes y con eda­des de mu­cha pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral, los ale­ma­nes te di­cen de in­me­dia­to: ¿dón­de fir­mo?. La ac­tual mi­gra­ción en Chi­le tie­ne to­das esas ca­rac­te­rís­ti­cas. Es una mi­gra­ción “fi­le­te”.

¿Y por qué exis­ten crí­ti­cas al res­pec­to?

— Por­que ha­bla­mos y opi­na­mos de la mi­gra­ción a par­tir de lo que ve­mos en otros paí­ses y en las pe­lí­cu­las. Aún hay gen­te en Chi­le que cree que los mi­gran­tes vie­nen a apro­piar­se de la se­gu­ri­dad, cuan­do el mo­de­lo chileno es­tá ab­so­lu­ta­men­te su­pe­di­ta­do a la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va que tie­nen los su­je­tos. Por lo tan­to, es un co­men­ta­rio ab­so­lu­ta­men­te fue­ra de lu­gar. No es­ta­mos pre­pa­ra­dos cul­tu­ral­men­te pa­ra en­ten­der lo que es la mi­gra­ción de ver­dad.

¿Dón­de es­tá la res­pon­sa­bi­li­dad de esa vi­sión?

— De to­dos. De las so­cie­dad, los go­bier­nos, los mo­de­los edu­ca­ti­vos, etc. In­clu­so, la aca­de­mia no ha con­si­de­ra­do es­to en los post­gra­dos. Por ejem­plo, los mé­di­cos tie­nen que co­no­cer la reali­dad de las cul­tu­ras orien­ta­les o que cier­tas en­fer­me­da­des no de­ben con­si­de­rar­se co­mo exó­ti­cas. Los ar­qui­tec­tos de­ben adap­tar­se a otras reali­da­des en el ti­po de vi­vien­da, al igual que los pro­fe­so­res en los co­le­gios.

Una te­sis di­ce que hay que adap­tar­se a los in­mi­gran­tes, y otra, que ellos de­ben ha­cer­lo. ¿Cuál es el ca­mino en­ton­ces?

— Es que Chi­le no tie­ne nin­gún ca­mino aún, por­que no se ha to­ma­do una de­ci­sión. Por ejem­plo, Fran­cia adop­tó por un mo­de­lo asi­mi­la­cio­nis­ta, don­de el in­mi­gran­te se acos­tum­bra a la cul­tu­ra fran­ce­sa. Tam­bién es­tá el mo­de­lo in­te­gra­cio­nis­ta. Pe­ro en Chi­le no hay nin­guno.

¿El pro­yec­to de Ley de Mi­gra­cio­nes que es­tá en el Con­gre­so po­dría re­sol­ver­lo?

— La ley no va a re­sol­ver el pro­ble­ma en la me­di­da que no en­ten­da­mos que la mo­vi­li­dad es un es­ce­na­rio don­de hay tres per­so­na­jes: la so­cie­dad de ori­gen, el migrante y la so­cie­dad de des­tino. Por lo ge­ne­ral, con la mi­gra­ción ga­na el in­di­vi­duo que mi­gra y la so­cie­dad de des­tino. Pe­ro al es­tu­diar su ori­gen y las cau­sas que mo­ti­vó a de­jar su país, po­de­mos to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes y te­ner po­lí­ti­cas al res­pec­to. Pe­ro no po­de­mos crear aún po­lí­ti­cas mi-

gra­to­rias si es que la so­cie­dad chi­le­na no se po­ne de acuer­do por una de­fi­ni­ción al res­pec­to. ¿Cuál de­be­ría ser esa de­fi­ni­ción?

— Aho­ra es­ta­mos jus­to en me­dio del de­ba­te so­bre qué mi­gran­tes va­mos a per­mi­tir que en­tren al país, pe­ro es­ta­mos per­di­dos en esa dis­cu­sión. Me­jor de­be­ría­mos dis­cu­tir –sin de­jar de la­do lo an­te­rior- có­mo va­mos a ha­cer pa­ra que ven­gan más mi­gran­tes. ¿Qué rol jue­ga Ex­tran­je­ría en esa dis­cu­sión?

— No­so­tros nos ha­ce­mos car­go en lo ad­mi­nis­tra­ti­vo y en lo po­lí­ti­co de una mi­gra­ción en la cual no te­ne­mos nin­gu­na fa­cul­tad pa­ra in­ci­dir. ¿Qué se pre­vé que su­ce­da con la mi­gra­ción en Chi­le en cin­co años más?

— En es­tos mo­men­tos nos se­gui­mos “fa­rrean­do” la mi­gra­ción. Pe­ro Chi­le ne­ce­si­ta más mi­gra­ción. Lo di­cen nues­tras ta­sas de­mo­grá­fi­cas. In­clu­so, si nues­tro sis­te­ma pro­duc­ti­vo si­gue de­pen­dien­do de los re­cur­sos na­tu­ra­les y mien­tras no sea­mos Sue­cia o Ja­pón, se­gui­re­mos ne­ce­si­tan­do más mano de obra. La pre­gun­ta es de dón­de va­mos a sa­car­la. Por eso, en vez de se­lec­cio­nar la mi­gra­ción, de­be­ría­mos pro­mo­ver­la ( sin de­jar, ob­via­men­te de guar­dar cier­tos pa­rá­me­tros). Chi­le no pue­de te­ner un mo­de­lo de mi­gra­ción se­lec­ti­va. Eso es un error. ¿Por qué?

— Pri­me­ro, por­que ne­ce­si­ta­mos mu­cha más mi­gra­ción de la que un pa­trón se­lec­ti­vo nos pue­de en­tre­gar y se­gun­do, por­que no te­ne­mos una reali­dad geo­grá­fi­ca-po­lí­ti­ca, ins­ti­tu­cio­nal y ju­rí­di­ca que nos per­mi­ta con­tro­lar de for­ma ab­so­lu­ta a las per­so­nas que en­tran al país. Es­ta­mos po­nien­do mu­chas tra­bas

¿Qué po­dría pa­sar en­ton­ces si se si­guen con esas tra­bas?

— Co­mo so­cie­dad, es­ta­mos ha­cien­do to­do pa­ra que en cin­co años se pro­duz­ca una pro­fe­cía au­to cum­pli­da y de no ha­cer cam­bios, real­men­te ba­ja­rá mu­cho el es­tán­dar de mi­gran­tes. Si no ha­ce­mos cam­bios aho­ra, mu­chos mi­gran­tes se van a can­sar de tan­ta bu­ro­cra­cia y pro­ble­mas. Ese migrante, que pue­de es­co­ger don­de ir, va a bus­car otras al­ter­na­ti­vas en Ar­gen­ti­na o Pe­rú, que vie­nen en al­za e in­clu­so en Bra­sil, que en al­gún mo­men­to va a me­jo­rar. Los mi­gran­tes que lle­guen a Chi­le van a ve­nir co­mo úl­ti­ma al­ter­na­ti­va. La ca­ri­ca­tu­ra se trans­for­ma­rá en reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.