Los desafíos que im­po­nen las me­tas de los ODS vin­cu­la­dos a in­mi­gra­ción

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - News - Un re­por­ta­je de PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ

Des­pués de más de tres años de ne­go­cia­cio­nes in­ter­gu­ber­na­men­ta­les, fi­nal­men­te, la mi­gra­ción se in­cor­po­ró a los Ob­je­ti­vos de De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS), lue­go de ha­ber si­do omi­ti­das en los Ob­je­ti­vos de De­sa­rro­llo del Mi­le­nio, que du­ran­te 15 años plan­tea­ron la fór­mu­la de de­sa­rro­llo de los paí­ses.

AUN­QUE la mo­vi­li­dad es un fe­nó­meno que acom­pa­ña a la hu­ma­ni­dad des­de sus ini­cios, és­ta ha au­men­ta­do en las úl­ti­mas dé­ca­das. En el ca­so de Chi­le, si bien ha to­ma­do fuer­za, aún es­tá por de­ba­jo de las ci­fras mun­dia­les de es­tos des­pla­za­mien­tos, que se tra­du­cen en una ta­sa de in­mi­gra­ción del 2,8%, mien­tras el pro­me­dio en el mun­do es de 3,1%. En Ar­gen­ti­na, por ejem­plo, es del 4,8% y en los paí­ses de la OCDE es so­bre el 13%.

De las me­tas ODS, hay al me­nos tres que se re­la­cio­nan de ma­ne­ra di­rec­ta a la in­mi­gra­ción. La pri­me­ra es la me­ta 8.8, que ha­ce re­fe­ren­cia a “pro­te­ger los de­re­chos la­bo­ra­les y pro­mo­ver un en­torno de tra­ba­jo se­gu­ro y pro­te­gi­do pa­ra to­dos los tra­ba­ja­do­res, in­clui­dos los tra­ba­ja­do­res mi­gran­tes, en par­ti­cu­lar las mu­je­res y las per­so­nas con em­pleos pre­ca­rios”. Los ex­per­tos se­ña­lan que es­te pun­to es­tá muy re­la­cio­na­do a su ni­vel de edu­ca­ción y si se tra­ta de mano de obra ca­li­fi­ca­da o no. En un es­tu­dio, la Aso­cia­ción Chi­le­na de Mu­ni­ci­pa­li­da­des se­ña­la que el 62,1% de los in­mi­gran­tes en Chi­le po­see edu­ca­ción bá­si­ca y me­dia y un 31,5% tie­ne un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio. Sin em­bar­go, la ma­yo­ría tra­ba­ja en pues­tos de mano de obra no ca­li­fi­ca­da con un 23,8%, ac­ti­vi­dad en los ho­ga­res con 14,7% y alo­ja­mien­to y ser­vi­cios

de co­mi­da con 12%.

“Pa­ra cum­plir me­tas aso­cia­das a pro­te­ger los de­re­chos la­bo­ra­les y me­jo­rar las con­di­cio­nes pre­ca­rias de al­gu­nos em­pleos, se ha­ce ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer una mi­gra­ción or­de­na­da y se­gu­ra en ba­se a di­rec­tri­ces pú­bli­cas cla­ras. En paí­ses co­mo Aus­tra­lia y Ca­na­dá exis­ten po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias que bus­can cum­plir con cier­tos ran­gos de cuo­tas pa­ra to­do ti­po de em­pleo. Gra­cias a aque­llo exis­te un res­pe­to des­de am­bas par­tes, en el sen­ti­do que el país cre­ce en ba­se a in­mi­gran­tes que sean un real apor­te al país, en ba­se a em­pleos dig­nos en di­ver­sos ni­ve­les”, di­ce Mar­ga­ri­ta Duc­ci, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Red Pac­to Glo­bal quien aña­de que la que la gran deu­da es lo­grar la in­te­gra­ción de los in­mi­gran­tes a la so­cie­dad. “Ac­tual­men­te, Chi­le tie­ne el gran desafío de in­te­grar a gran nú­me­ro de per­so­nas mi­gran­tes en la so­cie­dad. El 51% de quie­nes lle­gan a Chi­le son mu­je­res, las cua­les su­fren una do­ble dis­cri­mi­na­ción, por ser migrante y mu­jer y po­ne a su vez en re­le­van­cia la ne­ce­si­dad de adop­tar un en­fo­que de gé­ne­ro en el tra­ta­mien­to de las mi­gra­cio­nes”.

Luis Ri­ve­ros, eco­no­mis­ta y ex rec­tor de la Uni­ver­si­dad de Chi­le se­ña­la que es­ta me­ta es di­fí­cil de cum­plir. “So­bre to­do en nues­tro país, don­de pre­do­mi­na el em­pleo in­for­mal. Par­te im­por­tan­te del em­pleo tie­ne que ver con gen­te que de­bi­do a la fal­ta de opor­tu­ni­da­des tra­ba­ja en ese en­torno. El cre­ci­mien­to del em­pleo en el úl­ti­mo tiem­po, se­gún se­ña­lan las en­cues­tas, ha es­ta­do da­do por es­te ti­po de ocu­pa­cio­nes. Con esa es­truc­tu­ra de em­pleo es muy di­fí­cil ga­ran­ti­zar­le al­go a los in­mi­gran­tes. Ese ti­po de em­pleo se con­vier­te en la op­ción ha­bi­tual pa­ra aque­llos que no tie­nen opor­tu­ni­da­des, en­ton­ces ¿có­mo po­de­mos ase­gu­rar­la a los tra­ba­ja­do­res?”.

La me­ta 10.7 con­sis­te en fa­ci­li­tar la mi­gra­ción y mo­vi­li­dad or­de­na­das, se­gu­ras, re­gu­la­res y res­pon­sa­bles de las per­so­nas, en­tre otras co­sas me­dian­te la apli­ca­ción de po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias pla­ni­fi­ca­das y bien ges-

tio­na­das. En ese sen­ti­do, las au­to­ri­da­des e in­clu­so va­rios can­di­da­tos a la pre­si­den­cia es­tán ela­bo­ran­do pro­pues­tas pa­ra mo­di­fi­car la ley de in­mi­gra­ción que da­ta de 1975. Des­de esa épo­ca has­ta aho­ra, han exis­ti­do una se­rie de cam­bios eco­nó­mi­cos y de­mo­grá­fi­cos fren­te a los cua­les el país ha de­bi­do adap­tar­se res­pec­to de su pro­pio ac­cio­nar, apa­re­cien­do en es­tos úl­ti­mos años, un rá­pi­do cre­ci­mien­to de los in­mi­gran­tes. Si bien su lle­ga­da con­tri­bu­ye al pro­gre­so, a la in­clu­sión y a la in­ter­cul­tu­ra­li­dad, sur­gen nue­vas ne­ce­si­da­des, al re­que­rir­se en­tre­gar­les ac­ce­so a los ser­vi­cios de sa­lud, de edu­ca­ción y de se­gu­ri­dad, lo que sin du­da im­pac­ta en la ges­tión pú­bli­ca y en los pre­su­pues­tos y re­quie­re di­se­ñar po­lí­ti­cas pú­bli­cas cla­ras, al res­pec­to.

“No po­de­mos fa­ci­li­tar la mo­vi­li­dad, sim­ple­men­te por­que no te­ne­mos nin­gu­na re­gu­la­ción ex­plí­ci­ta or­de­na­da y se­gu­ra so­bre es­ta ma­te­ria. Te­ne­mos un pro­ble­ma que es fun­da­men­tal. Des­de lue­go que hay una po­bre re­gu­la­ción”, en­fa­ti­za Ri­ve­ros.

FO­TO: REUTERS

Los in­mi­gran­tes en­vían a sus paí­ses de ori­gen 6,4 ve­ces más di­ne­ro del que Chi­le re­ci­be de sus emi­gran­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.