Sil­via Rucks, ONU: “La po­bla­ción in­mi­gran­te, jun­to a la ma­pu­che, son las que peor tra­to re­ci­ben. Eso tie­ne que cam­biar”

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - News - Una en­tre­vis­ta de PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ

CON MÁS DE 30 años de tra­yec­to­ria en la ONU, Sil­via Rucks cuen­ta có­mo el tér­mino in­mi­gran­te ca­si tie­ne una con­no­ta­ción ne­ga­ti­va en nues­tro país. “Cuan­do al­guien se­ña­la a al­guien co­mo in­mi­gran­te en Chi­le, se­gu­ro ha­bla de una de las seis na­cio­na­li­da­des que más lle­gan al país y no del es­ta­dou­ni­den­se ex­pa­tria­do que vie­ne de la mano de una com­pa­ñía”, ase­gu­ra la coor­di­na­do­ra re­si­den­te de Na­cio­nes Uni­das en Chi­le. Se­ña­la que es cla­ve avan­zar en el mar­co re­gu­la­to­rio que hoy nos ri­ge y que es el más an­ti­guo de La­ti­noa­mé­ri­ca.

¿Qué vi­sión tie­ne de la in­mi­gra­ción en Chi­le?

—Es evi­den­te que los flu­jos mi­gra­to­rios más re­cien­tes de Chi­le plan­tean la ne­ce­si­dad de re­pen­sar­se co­mo país y la po­si­ción que van a te­ner an­te la in­mi­gra­ción. Ahí hay que con­si­de­rar ele­men­tos que son fun­da­men­ta­les: pri­me­ro, la ley no só­lo es an­ti­gua –da­ta de 1975–, sino que no res­pon­de al con­tex­to ac­tual o lo que el país tie­ne co­mo de­man­da mi­gra­to­ria. Del mis­mo mo­do, se plan­tea un nue­vo con­tex­to con la agen­da 2030. In­de­pen­dien­te­men­te de có­mo se es­tá ha­cien­do, co­mo Na­cio­nes Uni­das cree­mos que Chi­le se ha he­cho par­te de los ODS y es­tos tie­nen co­mo ob­je­ti­vo no de­jar a na­die atrás. Apa­ren­te­men­te es­to hoy no ocu­rre con la po­bla­ción in­mi­gran­te.

¿Qué eva­lua­ción ha­ce de la ges­tión a tra­vés de po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias?

—Se tra­ta de la ley más an­ti­gua de la re­gión. Se ale­ja de los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les que han si­do ra­ti­fi­ca­dos por Chi­le, que son prác­ti­ca­men­te to­dos. Acer­car­se a una po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria des­de el pun­to de vis­ta del de­re­cho hoy es cla­ve. El fe­nó­meno de la mi­gra­ción es­tá pa­ra que­dar­se. Por eso, se­gui­mos con mu­cho in­te­rés el pro­yec­to de ley. Tie­ne en­fo­que de de­re­cho hu­mano, es un avan­ce, pe­ro no es su­fi­cien- te. Se re­quie­re un te­ma de ins­ti­tu­cio­na­li­dad pa­ra im­ple­men­tar con­te­ni­dos de esa nue­va ley. Es su­ma­men­te re­le­van­te que sea na­cio­nal, pe­ro que tam­bién fun­cio­ne a ni­vel de re­gión y co­mu­na, don­de se dan las con­vi­ven­cias a ni­vel hu­mano.

¿Qué pa­sa con los in­mi­gran­tes que tra­ba­jan de ma­ne­ra in­for­mal con sus pen­sio­nes y sa­lud?

—No­so­tros co­mo PNUD lle­va­mos dos años ha­cien­do un es­tu­dio so­bre de­si­gual­dad en Chi­le. La de­si­gual­dad apa­re­ce co­mo un fe­nó­meno muy no­to­rio en la po­bla­ción in­mi­gran­te. De al­gu­na ma­ne­ra, lo que per­mi­te es dar­le vi­si­bi­li­dad a un pro­ble­ma que exis­tía an­tes del au­men­to de las in­mi­gra­cio­nes. Es ne­ce­sa­rio ha­cer una re­vi­sión de po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Se ha se­ña­la­do, por ejem­plo, que el in­mi­gran­te acep­ta un tra­ba­jo de peor re­mu­ne­ra­ción. Eso se da por­que el país lo es­tá per­mi­tien­do, in­de­pen­dien­te­men­te, del fe­nó­meno de la in­mi­gra­ción. Es la opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer una re­vi­sión pro­fun­da y es­truc­tu­ral del mer­ca­do la­bo­ral. Y es­to no só­lo da­rá res­pues­ta a los in­mi­gran­tes, sino que a to­dos. Acá se da el ca­so de que el po­bre no ne­ce­sa­ria­men­te es des­em­plea­do –por­que el des­em­pleo es re­la­ti­va­men­te ba­jo–, hay mu­cha gen­te que es­tan­do em­plea­da, igual es po­bre.

La en­cues­ta na­cio­nal que rea­li­za­ron el año pa­sa­do ha­bla­ba de la dis­cri­mi­na­ción...

—Sí. La po­bla­ción in­mi­gran­te, jun­to a la ma­pu­che, son las que peor tra­to re­ci­ben. Eso es al­go que te­ne­mos que cam­biar.

A ni­vel de po­lí­ti­ca pú­bli­ca ha ha­bi­do un avan­ce en ma­te­ria de de­re­cho en las úl­ti­mas ad­mi­nis­tra­cio­nes.

—A pe­sar de que no hay una ins­ti­tu­cio­na­li­dad mo­der­na pa­ra ges­tio­nar a Chi­le co­mo nue­vo des­tino de mi­gra­ción, es cier­to que los go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos han im­ple­men­ta­do me­di­das que han ten­di­do el ac­ce­so de­re­chos so­cio­eco­nó­mi­cos re­le­van­tes. Es muy im­por­tan­te lo que se es­tá ha­cien­do en ma­te­ria de sa­lud, de edu­ca­ción.

¿Qué se pue­de ha­cer?

—Si tu­vie­ra que ha­cer una re­co­men­da­ción, ha­bla­ría de una ne­ce­si­dad de ma­yor diá­lo­go, de de­ba­te. Las vi­sio­nes más ne­ga­ti­vas mu­chas ve­ces es­con­den des­in­for­ma­ción y te­mo­res. Hay un des­co­no­ci­mien­to de ci­fras. Hoy, el por­cen­ta­je de in­mi­gran­tes es de 2,7%, se­gún la úl­ti­ma en­cues­ta Ca­sen. En los paí­ses desa­rro­lla­dos no ba­ja del 11%. Es­ta­mos muy le­jos de ese ti­po de fe­nó­meno mi­gra­to­rio. Otro pun­to es el des­co­no­ci­mien­to acer­ca de quié­nes es­tán lle­gan­do. Por ejem­plo, muy fá­cil­men­te se aso­cia a con­no­ta­cio­nes ne­ga­ti­vas, de ba­ja edu­ca­ción, y no es cier­to. Es­tán lle­gan­do in­mi­gran­tes muy edu­ca­dos que es­tán dis­pues­to a te­ner tra­ba­jos me­nos ca­li­fi­ca­dos por ne­ce­si­dad.

¿Qué “mie­dos” hay al res­pec­to?

—Uno de ellos tie­ne que ver con el tra­ba­jo. La po­bla­ción in­mi­gran­te es­tá to­man­do em­pleos que los chi­le­nos, al me­jo­rar sus con­di­cio­nes, ya no quie­ren rea­li­zar. Ha­bla­mos de tra­ba­jos ru­ra­les, do­més­ti­cos, de ven­tas, etc. A me­di­da que los paí­ses van cre­cien­do, la po­bla­ción no quie­re ha­cer­los y no por ello de­sa­pa­re­cen, es lo mis­mo que ocu­rrió en paí­ses desa­rro­lla­dos. Otro tie­ne que ver con có­mo nos re­la­cio­na­mos o re­glas de con­vi­ven­cia. Pa­ra la so­cie­dad chi­le­na, por ejem­plo, el es- pa­cio pú­bli­co es pa­ra ir de un la­do a otro. Los in­mi­gran­tes se reúnen y con­vi­ven en las es­qui­nas por­que vie­nen de paí­ses don­de el es­pa­cio pú­bli­co es el lu­gar de con­vi­ven­cia. Cuan­do tras­la­das esa pau­ta cul­tu­ral y la traes acá, es re­cha­za­do por ser vis­to co­mo di­fe­ren­te. Es un de­ba­te muy pro­fun­do, al­guien cree que se pa­ran en la es­qui­na por­que son de­lin­cuen­tes y se tra­ta de as­pec­tos cul­tu­ra­les muy arrai­ga­dos

FAL­TA DE EQUI­DAD: “La de­si­gual­dad apa­re­ce co­mo un fe­nó­meno muy no­to­rio en la po­bla­ción in­mi­gran­te”.

TRA­BA­JO MAL RE­MU­NE­RA­DO: “Se ha se­ña­la­do que el in­mi­gran­te acep­ta un tra­ba­jo me­nor re­mu­ne­ra­do. Eso se da por­que el país lo es­tá per­mi­tien­do”.

PRE­JUI­CIOS: “Las vi­sio­nes más ne­ga­ti­vas mu­chas ve­ces es­con­den des­in­for­ma­ción y te­mo­res”.

so­bre to­do en los paí­ses ca­ri­be­ños. Co­mu­ni­cán­do­nos más po­dría­mos ha­cer fren­te a esos pre­jui­cios.

Ha­ce al­gu­nas se­ma­nas, los can­di­da­tos lle­va­ron el de­ba­te a la in­mi­gra­ción. La dis­cu­sión se cen­tró en si és­ta de­bía ser abier­ta o se­lec­ti­va. ¿Có­mo de­bie­ra ha­cer­se?

—Es muy di­fí­cil en­ten­der de qué se ha­bla cuan­do se ha­bla de se­lec­ti­vo en un mar­co de de­re­chos hu­ma­nos. Có­mo la van a ha­cer, có­mo van a ser los cri­te­rios. Có­mo po­ner cri­te­rios que no re­sul­ten dis­cri­mi­na­to­rios. Al de­cir es­tos sí o es­tos no por es­tas ra­zo­nes, eso es dis­cri­mi­na­ción. No en­tien­do có­mo pue­de ha­ber una pro­pues­ta de in­mi­gra­ción se­lec­ti­va que no sea dis­cri­mi­na­to­ria y que pue­da cum­plir con los de­re­chos hu­ma­nos que Chi­le res­pal­da en los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les. P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.