Co­mer­cio, tu­ris­mo y cui­da­do: las áreas con ma­yor pre­sen­cia ex­tran­je­ra

So­fo­fa apues­ta por el tra­ba­jo con­jun­to a tra­vés de una alian­za con la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - News - Un re­por­ta­je de PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ

Con una ta­sa de par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral de 76,7%, la can­ti­dad de in­mi­gran­tes ha cre­ci­do de ma­ne­ra sus­tan­cial en la úl­ti­ma dé­ca­da. Só­lo en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na con­cen­tra el 69,1% de su po­bla­ción. Otros asen­ta­mien­tos fuer­tes se en­cuen­tran al nor­te, don­de han au­men­ta­do en nú­me­ro so­bre to­do en el sec­tor de la cons­truc­ción. Los ex­per­tos pi­den po­ner aten­ción a la re­gu­la­ción que li­mi­ta su en­tra­da al 15% de las em­pre­sas.

LA CAN­TI­DAD de in­mi­gran­tes en edad la­bo­ral en Chi­le lle­ga al 66%. El in­te­rés en opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les se ha con­ver­ti­do en la prin­ci­pal mo­ti­va­ción pa­ra lle­gar a nues­tro país. Al­gu­nos, in­clu­so, ha­blan del “sue­ño chileno” con el que bus­can en­tre­gar me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da a sus fa­mi­lias y pro­gre­sar.

La ta­sa de par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral de fo­rá­neos en Chi­le se ha man­te­ni­do po­si­ti­va en las úl­ti­mas dé­ca­das. Ac­tual­men­te el 76,7% de su po­bla­ción en edad de tra­ba­jo se en­cuen­tra ac­ti­va, su­peran­do a los chi­le­nos que lle­gan al 57,7% de la po­bla­ción. Los prin­ci­pa­les cen­tros ur­ba­nos a los que lle­gan los in­mi­gran­tes son la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na, con el 69,1% del to­tal de in­mi­gran­tes, don­de su pre­sen­cia ha au­men­ta­do 101% des­de el año 2005. La si­guen Ta­ra­pa­cá y An­to­fa­gas­ta que con­cen­tran el 6,6% de ca­da una con 30.520 y 30.528 ex­tran­je­ros, res­pec­ti­va­men­te. Las ra­mas de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca con ma­yor pre­sen­cia ex­tran­je­ra son el co­mer­cio, ho­te­les y res­tau­ran­tes, ser­vi­cio do­més­ti­co, cons­truc­ción y agri­cul­tu­ra.

De acuer­do a la úl­ti­ma en­cues­ta Ca­sen, el 11,4% de los in­mi­gran­tes tra­ba­ja en el sec­tor de la cons­truc­ción. “La can­ti­dad de ex­tran­je­ros en el ru­bro es cre­cien­te. Ellos lo eli­gen por­que lo ven co­mo un sec­tor don­de tie­nen po­ten­cial de cre­ci­mien­to. No só­lo por­que los suel­dos son bue­nos, sino que al apren­der, tie­nen cla­ras po­si­bi­li­da­des de te­ner de­sa­rro­llo de ca­rre­ra”, di­ce Ja­vier Hurtado, ge­ren­te de es­tu­dios de la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción Hoy a las 10:00 OIM y So­fo­fa fir­ma­rán un acuer­do de coope­ra­ción.

“Las em­pre­sas y el país de­ben aco­ger a to­dos los in­mi­gran­tes, mien­tras es­tos cum­plan con la ley chi­le­na y se tra­te de per­so­nas que sa­lie­ron de su país de for­ma li­bre y sin di­fi­cul­ta­des”, di­jo Her­mann von Müh­len­brock, pre­si­den­te de la So­fo­fa, agre­gan­do ade­más que “no po­de­mos seg­men­tar por el co­lor de pe­lo o pro­ce­den­cia, pe­ro si los mer­ca­dos no los pue­den aco­ger, evi­den­te­men­te ten­drán que vol­ver a su lu­gar de ori­gen”, se­ña­ló Von Müh­len­brock.

(CChC). Hurtado se­ña­la que aún hay mu­chos desafíos que su­pe­rar, no só­lo en el ru­bro, sino que a ni­vel ma­cro. “Es ne­ce­sa­rio me­jo­rar la le­gis­la­ción por­que es un por­que tie­ne una vi­sión po­co cla­ra en al­gu­nos as­pec­tos. Se pi­de a los ex­tran­je­ros que es­tén al día con sus pa­pe­les, pe­ro a la vez se les li­mi­ta el tra­ba­jo con res­tric­cio­nes por­cen­tua­les. Eso no pue­de ser”, agre­ga.

El co­mer­cio se ha con­ver­ti­do en el área de ma­yor pre­sen­cia de in­mi­gran­tes tan­to a ni­vel for­mal co­mo in­for­mal, es­pa­cio don­de el 20,7% de las di­fe­ren­tes na­cio­na­li­da­des par­ti­ci­pan. Los ho­te­les y res­tau­ran­tes se per­fi­lan co­mo uno de los sec­to­res en que los ex­tran­je­ros tie­ne ma­yor pre­sen­cia, con el 12,6% de su po­bla­ción.

Al­gu­nos pun­tos de tra­ba­jo son: Con­tri­buir en la im­ple­men­ta­ción de la Agen­da 2030 y los ODS. Del mis­mo mo­do ser un apor­te pa­ra la im­ple­men­ta­ción de la agen­da anual de ac­ti­vi­da­des de la in­dus­tria chi­le­na en el ám­bi­to de la mi­gra­ción, mo­vi­li­dad y po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

Im­pul­sar ac­ti­vi­da­des des­ti­na­das a la com­pren­sión por par­te de las em­pre­sas y de la so­cie­dad en su con­jun­to de va­lor.

Fo­men­tar el es­tu­dio de las te­má­ti­cas re­la­ti­vas a la mi­gra­ción en las or­ga­ni­za­cio­nes.

Apo­yar la im­ple­men­ta­ción de fu­tu­ras ins­tan­cias de coope­ra­ción con­jun­ta y análisis sec­to­ria­les re­la­cio­na­dos con la te­má­ti­ca de la mi­gra­ción, ta­les co­mo, la con­for­ma­ción de con­se­jos, co­mi­tés sec­to­ria­les u ob­ser­va­to­rios em­pre­sa-mi­gra­ción, en­tre otras.

Pro­po­ner nue­vas ini­cia­ti­vas que abor­den la co­yun­tu­ra de la mi­gra­ción y su im­pac­to en el de­sa­rro­llo, en la in­no­va­ción y en la pro­duc­ti­vi­dad de la in­dus­tria chi­le­na y pro­yec­tar las ba­ses y al­can­ces de es­te acuer­do a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

¿Qué pa­sa en el agro?

“La in­mi­gra­ción en el mun­do agrí­co­la es una reali­dad. Si bien ha­ce diez años era ha­bi­tual ver pe­rua­nos o co­lom­bia­nos, hoy ve­mos que el nú­me­ro de hai­tia­nos va en au­men­to en los campos”, cuen­ta Patricio Cres­po, em­pre­sa­rio agrí­co­la y ex pre­si­den­te de la SNA. Pa­ra el ex di­ri­gen­te gre­mial, los desafíos en el mun­do del agro, al me­nos pa­ra los hai­tia­nos, tie­nen que ver con ayu­dar­los a vin­cu­lar­se con el en­torno. “Hay una ne­ce­si­dad de mano de obra, pe­ro la ca­pa­ci­ta­ción cues­ta al tra­tar­se de idio­mas di­fe­ren­tes y la in­dus­tria se ha ido tec­ni­fi­can­do. Por ejem­plo, las podas ca­da día son más es­pe­cí­fi­cas y hay una ba­rre­ra del len­gua­je pa­ten­te”, en­fa­ti­za. Co­mo pri­mer paso acon­se­ja em­pa-

par­se del lu­gar en que se in­ser­tan, “es­to no só­lo les per­mi­ti­rá te­ner ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de con­tra­ta­ción, sino que tam­bién un ma­yor de­sa­rro­llo de ca­rre­ra”.

La vi­sión de la in­mi­gra­ción que tie­ne Cres­po es po­si­ti­va, sin em­bar­go, cree que hay que po­ner aten­ción en al­gu­nos pun­tos. “Co­mo ocu­rre con la ma­yo­ría de los paí­ses, a me­di­da que se van desa­rro­llan­do, los chi­le­nos hoy no quie­ren ha­cer tra­ba­jo de es­fuer­zo, pri­vi­le­gian te­ner es­pa­cios de re­crea­ción, ins­tan­cias de de­sa­rro­llo fa­mi­liar. Los in­mi­gran­tes se han he­cho car­go de la­bo­res co­mo és­ta, que nues­tros com­pa­trio­tas no tie­nen mu­chas ga­nas de ha­cer. Pe­ro de­be ser un te­ma muy re­gu­la­do. No se tra­ta de abrir las puer­tas sin ana­li­zar las po­lí­ti­cas de­trás”. Al­gu­nos han plan­tea­do per­mi­tir que au­men­te el por­cen­ta­je de in­mi­gran­tes per­mi­ti­do por em­pre­sa. “No sé qué tan bueno sea. De qué sir­ve de­jar que lle­guen más in­mi­gran­tes si los ser­vi­cios de sa­lud no dan abas­to o los co­le­gios no pue­den re­ci­bir­los. La in­mi­gra­ción se de­be per­mi­tir en la me­di­da en que ellos pue­dan es­tar en con­di­cio­nes dig­nas, en que los sis­te­mas de pro­tec­ción so­cial den res­pues­ta a sus re­que­ri­mien­tos”. Cres­po en­fa­ti­za en que “ellos –los in­mi­gran­tes– tie­nen que te­ner con­di­cio­nes de tra­ba­jo dig­nas, hu­ma­nas”.

¿Im­pac­to ne­ga­ti­vo en el mer­ca­do la­bo­ral?

Las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias en el úl­ti­mo tiem­po se han cues­tio­na­do y uno de los gran­des mie­dos ha si­do el im­pac­to ne­ga­ti­vo que po­drían te­ner en el mer­ca­do la­bo­ral. Sin em­bar­go, un es­tu­dio del Cen­tro La­ti­noa­me­ri­cano de Po­lí­ti­cas Eco­nó­mi­cas y So­cia­les de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Chi­le (Cla­pes-UC) lo des­mien­te. De he­cho, la par­ti­ci­pa­ción de los ex­tran­je­ros en el em­pleo to­tal só­lo lle­ga al 2,7%, por­cen­ta­je que se ale­ja del pro­me­dio in­ter­na­cio­nal. De acuer­do con el análisis, lo que ocu­rre es que los ex­tran­je­ros han co­men­za­do a ocu­par­se en sec­to­res que los chi­le­nos han aban­do­na­do en bus­ca de me­jo­res em­pleos y más pro­duc­ti­vi­dad.

Esa vi­sión se ha tras­pa­sa­do, por ejem­plo, a la ca­te­go­ría de ser­vi­cio do­més­ti­co, don­de la pre­sen­cia ex­tran­je­ra tie­ne un pe­so re­le­van­te. Tal ha si­do la es­ca­sez de tra­ba­ja­do­res na­cio­na­les en es­te seg­men­to, que ello se ha ex­pre­sa­do en al­zas de los sa­la­rios su­pe­rio­res al 30% des­de 2010. “En Chi­le ha ha­bi­do una ten­den­cia per­sis­ten­te a la re­duc­ción de la par­ti­ci­pa­ción del em­pleo de ser­vi­cio do­més­ti­co puer­tas aden­tro en el to­tal del em­pleo. A me­di­da que es­te ti­po de em­pleos son me­nos ape­te­ci­dos por los chi­le­nos, se abren opor­tu- ni­da­des pa­ra per­so­nas de na­cio­na­li­dad ex­tran­je­ra que es­tán dis­po­ni­bles pa­ra ejer­cer­los, las cua­les pro­vie­nen de paí­ses con ni­ve­les de in­gre­so in­fe­rio­res a Chi­le”, es­ta­ble­ce Juan Bravo, in­ves­ti­ga­dor del cen­tro.

“La gen­te po­dría dar me­nor va­lor a los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos de la mi­gra­ción por­que no le gus­tan los cam­bios so­cia­les y cul­tu­ra­les y te­men que lle­guen inevi­ta­ble­men­te con la in­mi­gra­ción”, di­jo Da­vid Lip­ton, pri­mer sub­di­rec­tor ge­ren­te del FMI en un se­mi­na­rio en Bru­se­las.

Ac­tual­men­te la le­gis­la­ción la­bo­ral fi­ja que el to­pe de tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros en una em­pre­sa no de­be su­pe­rar el 15%. Si bien es­te te­ma ha es­ta­do den­tro del de­ba­te pa­ra au­men­tar­lo, aún se man­tie­ne. In­dus­trias co­mo la mi­ne­ría o agri­cul­tu­ra, en que los cos­tos vin­cu­la­dos a mano de obra han au­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te po­drían ser de las más be­ne­fi­cia­das. P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.