De acei­te a com­bus­ti­ble: un ga­na­dor se­gu­ro pa­ra Chi­na

Los ven­de­do­res de co­mi­da chi­na han es­ta­do pre­pa­ran­do pla­tos con acei­te re­ci­cla­do ile­gal­men­te, lo que con­lle­va alar­man­tes ries­gos pa­ra la salud. Mo­tio­nECO ha idea­do una so­lu­ción lim­pia y se­gu­ra pa­ra tra­tar la gra­sa su­cia del país.

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - Especiales - Por MA YIFEI

RE­CO­NO­CI­DA por sus dum­plings fri­tos, los ro­lli­tos de pri­ma­ve­ra, el won­ton (wan­tán) fri­to y otros clá­si­cos cu­li­na­rios, Chi­na es el ma­yor con­su­mi­dor mun­dial de acei­te de co­ci­na. Tam­bién ge­ne­ra la ma­yor can­ti­dad de acei­tes usa­dos, mi­llo­nes de to­ne­la­das ca­da año. Aun­que es ile­gal, al­gu­nos em­pre­sa­rios sin es­crú­pu­los fil­tran el acei­te usa­do de las frei­do­ras de los res­tau­ran­tes, de las al­can­ta­ri­llas, los de­pó­si­tos de gra­sa y otras fuen­tes pa­ra des­pués ven­der­lo a pues­tos ca­lle­je­ros y pe­que­ños res­tau­ran­tes pa­ra su re­uti­li­za­ción.

Es­te “acei­te de al­can­ta­ri­lla” (en in­glés gut­ter oil o acei­te re­ma­nu­fac­tu­ra­do) como se le lla­ma, no cum­ple con los es­tán­da­res mí­ni­mos de acei­te de co­ci­na y con­tie­ne car­ci­nó­ge­nos y otros ele­men­tos que pue­den cau­sar en­fer­me­da­des gra­ves. Pe­ro tie­ne una ven­ta­ja cla­ra: es más ba­ra­to que el acei­te real.

Shu­tong Liu fun­dó su em­pre­sa, Mo­tio­nECO (mo­tio­neco.com), pa­ra com­ba­tir es­te pro­ble­ma ofre­cien­do una me­jor for­ma de usar el acei­te de co­ci­na re­ci­cla­do. Se po­dría de­cir que su his­to­ria co­men­zó en 2011, cuan­do era es­tu­dian­te en los Paí­ses Ba­jos. Ese año, KLM Ro­yal Dutch Air­li­nes reali­zó su pri­mer vue­lo de Áms­ter­dam a Pa­rís usan­do bio­que­ro­seno pro­du­ci­do por el es­pe­cia­lis­ta en com­bus­ti­bles de bio­jet, Sk­yNRG. Shu­tong que­dó tan im­pre­sio­na­do que co­men­zó a tra­ba­jar pa­ra Sk­yNRG mien­tras ter­mi­na­ba la te­sis de su más­ter, “El po­ten­cial de los bio­com­bus­ti­bles y los re­si­duos en Chi­na”.

“Cuan­do vi que en Eu­ro­pa exis­tía ya una ma­ne­ra so­fis­ti­ca­da de fa­bri­car bio­com­bus­ti­bles a par­tir del acei­te de co­ci­na usa­do y des­pués usar­lo en un trans­por­te pú­bli­co sos­te­ni­ble, no pu­de evitar pre­gun­tar­me: ‘¿Por qué no po­de­mos ha­cer eso en Chi­na?’”, di­ce Shu­tong.

Las ven­ta­jas son cla­ras: el com­bus­ti­ble pro­du­ci­do a par­tir de los desechos pue­de ayu­dar a re­du­cir las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro has­ta en un 90%, ade­más de re­du­cir drás­ti­ca­men­te la con­ta­mi­na­ción por par­tí­cu­las, el dió­xi­do de azu­fre y otros ga­ses con­ta­mi­nan­tes que ema­nan de los tu­bos de es­ca­pe. Y los bio­com­bus­ti­bles sue­len ser más atrac­ti­vos que la ener­gía so­lar u otras for­mas de ener­gía lim­pia, da­do que se ne­ce­si­ta po­ca o nin­gu­na in­ver­sión adi­cio­nal pa­ra me­jo­rar los mo­to­res tra­di­cio­na­les. Por úl­ti­mo, en lo que só­lo se po­dría lla­mar ‘un ga­na­dor se­gu­ro’, el pro­ce­so tam­bién pro­por­cio­na una ma­ne­ra más se­gu­ra y fia­ble de eli­mi­nar el acei­te de co­ci­na.

Shu­tong con­clu­yó que ha­bía un mer­ca­do po­ten­cial en Chi­na y en mar­zo de 2015, tras su regreso a ca­sa, fun­dó Mo­tio­nECO. Al año si­guien­te, su com­pa­ñía fue se­lec­cio-

na­da como fi­na­lis­ta de Chi­na en “The Ven­tu­re” de Chi­vas, un con­cur­so in­ter­na­cio­nal que pre­mia a los em­pre­sa­rios so­cia­les que uti­li­zan sus ne­go­cios como una fuer­za pa­ra ha­cer el bien.

Shu­tong ha des­cu­bier­to que uno de sus ma­yo­res re­tos es la recuperación efi­cien­te del acei­te de co­ci­na usa­do. To­da­vía no exis­te nin­gún sis­te­ma, por lo que al­guien que ven­de a un re­ci­cla­dor de acei­te usa­do le­gí­ti­mo hoy, pue­de ven­der­lo a un pro­duc­tor de ‘acei­te de al­can­ta­ri­lla’ ma­ña­na. Con el fin de atraer a pro­vee­do­res lea­les y fia­bles, Mo­tio­nECO ha es­ta­ble­ci­do un pro­ce­so pú­bli­co, trans­pa­ren­te y ras­trea­ble des­de la pro­duc­ción has­ta la ven­ta. Es­to atrae a las ca­de­nas de res­tau­ran­tes, que son rea­cios a

arries­gar su repu­tación ven­dien­do acei­te usa­do a fuen­tes ile­ga­les. Tam­bién es un plus pa­ra al­gu­nas gran­des em­pre­sas que tie­nen en cuen­ta la bue­na vo­lun­tad de los con­su­mi­do­res y las cues­tio­nes de sos­te­ni­bi­li­dad, jun­to con los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos al es­ta­ble­cer las po­lí­ti­cas de la em­pre­sa.

Otro gran obs­tácu­lo es el pre­cio. El acei­te de al­can­ta­ri­lla se ven­de más ca­ro que el bio­com­bus­ti­ble, por lo que sus pro­duc­to­res pue­den com­prar el acei­te de co­ci­na usa­do a un pre­cio más ele­va­do que los re­ci­cla­do­res le­gí­ti­mos. El he­cho de que el acei­te de al­can­ta­ri­lla sea ile­gal tie­ne a me­nu­do po­ca im­por­tan­cia pa­ra los ven­de­do­res de acei­te desecha­do, es­pe­cial­men­te pa­ra las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas

con pe­que­ños in­gre­sos. “Nues­tro equi­po y nues­tros so­cios tie­nen que ser pa­cien­tes”, di­ce Shu­tong. “La se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria es crí­ti­ca pa­ra to­dos”.

Sin em­bar­go, el clima ge­ne­ral es­tá me­jo­ran­do, aho­ra que el go­bierno chino es­tá aca­ban­do con el ‘acei­te de al­can­ta­ri­lla’. Ha es­ta­ble­ci­do un no­ta­ble sis­te­ma de tra­za­bi­li­dad de ali­men­tos y ha em­pu­ja­do a los res­tau­ran­tes a vi­gi­lar más de cer­ca la eli­mi­na­ción se­gu­ra de su acei­te de co­ci­na usa­do. Mien­tras tan­to, Mo­tio­nECO ha crea­do una “li­ga de acei­te se­gu­ro” que exa­mi­na y cer­ti­fi­ca la ca­li­dad, un mo­vi­mien­to que es­pe­ra au­men­tar sus su­mi­nis­tros y fo­men­tar las bue­nas re­la­cio­nes con los res­tau­ran­tes.

Mo­tio­nECO dis­tri­bu­ye ac­tual­men­te la ma­yor par­te de su acei­te de co­ci­na a la zo­na de Si­chua­nChong­qing en el oes­te de Chi­na y de las desem­bo­ca­du­ras de los ríos Yangt­ze y Pearl. Shu­tong ha vi­si­ta­do al­gu­nos de los si­tios de re­co­lec­ción de acei­te de desecho más su­cios en Chi­na pa­ra apren­der có­mo ope­ran. Bro­mea di­cien­do que pue­de de­cir de dón­de pro­vie­ne el acei­te usa­do só­lo mi­ran­do el co­lor: en el área de Si­chuan-Chong­qing es tí­pi­ca­men­te ro­jo, como el es­to­fa­do pi­can­te del área; cer­ca de la desem­bo­ca­du­ra del río Yangt­ze es, por lo ge­ne­ral, os­cu­ro por­que los lu­ga­re­ños usan salsa de so­ja y otros con­di­men­tos.

A me­di­da que la con­cien­cia de las ven­ta­jas de la eco­no­mía del re­ci­cla­je au­men­ta en to­do el país, Shu­tong ha co­men­za­do a co­la­bo­rar con los go­bier­nos lo­ca­les. El acuer­do de aso­cia­ción de Mo­tio­nECO con la ciu­dad de Nan­jing, por ejem­plo, co­mien­za a fi­na­les de 2017. En es­ta pri­me­ra fa­se del pro­yec­to de­no­mi­na­do Green Oil­field, los au­to­bu­ses ur­ba­nos y los au­to­bu­ses tu­rís­ti­cos se ali­men­ta­rán con bio­com­bus­ti­bles he­chos de acei­te de co­ci­nas lo­ca­les.

Mo­tio­nECO tie­ne aho­ra 5 em­plea­dos y es­tá cer­ca de al­can­zar una fac­tu­ra­ción de US$457.000 dó­la­res es­te año. Sin em­bar­go, Shu­tong di­ce que no tie­ne un ca­len­da­rio es­pe­cí­fi­co pa­ra el desa­rro­llo de su em­pre­sa. Su pa­cien­cia pa­re­ce ser igua­la­da só­lo por su de­ter­mi­na­ción, re­fle­jan­do su fuer­te creen­cia en la im­por­tan­cia de su cru­za­da. Como di­jo a la au­dien­cia en una re­cien­te char­la TED en Suz­hou: “Se­gui­re­mos pro­mo­vien­do el desa­rro­llo de bio­com­bus­ti­bles en Chi­na a tra­vés del re­ci­cla­je del ’acei­te de al­can­ta­ri­lla’, con­vir­tien­do uno de los gran­des pro­ble­mas de la so­cie­dad en la so­lu­ción de otro”.

Shu­tong Liu bro­mea di­cien­do que pue­de de­cir el ori­gen del acei­te só­lo mi­ran­do su co­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.