Los pe­que­ños mi­cro em­pren­de­do­res de An­go­la post con­flic­to

La re­co­lec­ción de desechos de gue­rra y otro ti­po de cha­ta­rra, sig­ni­fi­ca unos po­cos in­gre­sos pa­ra cien­tos de fa­mi­lias de es­te país de Áfri­ca Cen­tral.

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - Especiales -

LA MUL­TI­TUD en la puer­ta de Fa­bri­me­tal, un fa­bri­can­te an­go­lano de co­rru­ga­do de ace­ro, co­mien­za a re­unir­se tem­prano. De­ce­nas de motocicletas car­ga­das con tro­zos de hie­rro, ace­ro, co­bre, alu­mi­nio, zinc, mag­ne­sio y otros me­ta­les desecha­dos em­pie­zan a lle­gar al Par­que In­dus­trial de Via­na, en las afue­ras de la ca­pi­tal de Luan­da, al ama­ne­cer, pa­ra to­mar su lu­gar en la fi­la. Ca­da minuto cuen­ta. Cuan­to an­tes lle­gan, más rá­pi­do pue­den des­car­gar, lo que sig­ni­fi­ca que incluso pue­den te­ner tiem­po pa­ra vol­ver el mis­mo día con otra car­ga.

En un buen día, los como se co­no­ce a los motoristas, pue­den com­ple­tar dos via­jes y lle­var a ca­sa 8.000 kwan­zas (US$48). Atrás que­da­ron los días en que po­dían ha­cer tres. Des­de que el número de per­so­nas que re­co­ge y ven­de cha­ta­rra ha au­men­ta­do, la co­la en la puer­ta de Fa­bri­me­tal ha cre­ci­do dra­má­ti­ca­men­te y las ga­nan­cias por per­so­na se han re­du­ci­do.

Luís Dio­go, director co­mer­cial de Fa­bri­me­tal, da una vi­sión po­si­ti­va a es­te he­cho, di­cien­do que más fa­mi­lias es­tán ga­nan­do di­ne­ro “de la con­ver­sión de desechos en un pro­duc­to de ca­li­dad cer­ti­fi­ca­do”. Su com­pa­ñía reúne ac­tual­men­te el 40% de las ne­ce­si­da­des na­cio­na­les de An­go­la, es­ti­ma­das en­tre 16.000 y 18.000 to­ne­la­das por mes. Has­ta 2014, cuan­do la caí­da de los pre­cios del pe­tró­leo cau­só una cri­sis que per­ju­di­có al sec­tor de la cons­truc­ción, esa ci­fra era de 25.000 to­ne­la­das.

Aho­ra, Fa­bri­me­tal es­tá am­plian­do su fá­bri­ca e ins­ta­lan­do un cuar­to horno de fun­di­ción que de­be­ría du­pli­car la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción men­sual de la plan­ta a 15.000 to­ne­la­das. En 2010, cuan­do se abrió la fá­bri­ca, sus 120 tra­ba­ja­do­res pro­du­je­ron 2.500 to­ne­la­das de ba­rras de ace­ro pa­ra la cons­truc­ción y la in­fraes­truc­tu­ra pú­bli­ca. Hoy cuen­ta con 563 tra­ba­ja­do­res; se uni­rán a otros 150 cuan­do se com­ple­te el pro­yec­to de ex­pan­sión de US$5 mi­llo­nes. “He­mos re­co­rri­do un lar­go ca­mino”, di­ce Dio­go. “Ha­ce cin­co años, na­die pres­ta­ba aten­ción a la cha­ta­rra, ex­cep­to los del ne­go­cio de la ex­por­ta­ción”. Re­pre­sen­tan­tes de Fa­bri­me­tal y otras dos com­pa­ñías si­de­rúr­gi­cas de An­go­la co­men­za­ron a re­co­rrer el país pre­gun­tan­do a la gen­te si te­nían cha­ta­rra pa­ra ven­der. Prác­ti­ca­men­te iban de puer­ta en puer­ta, sem­bran­do semillas de mi­cro­em­pre­sas que pro­li­fe­ra­ban como se­tas una vez que la gen­te se da­ba cuen­ta de que po­dían ven­der desechos pa­ra ser re­ci­cla­dos.

En 2016, el Mi­nis­te­rio de In­dus­tria prohi­bió la ex­por­ta­ción de cha­ta­rra pa­ra evitar po­ner en pe­li­gro el “desa­rro­llo y fun­cio­na­mien­to de la in­dus­tria si­de­rúr­gi­ca an­go­le­ña”, cu­yo con­su­mo de cha­ta­rra se es­ti­ma en 600.000 to­ne­la­das anua­les. Las im­por­ta­cio­nes de ace­ro, por su par­te, ca­ye­ron de 73.771 to­ne­la­das en 2015 a 31.627 to­ne­la­das en 2016.

Ade­más de crear em­pleos, la in­dus­tria del ace­ro es­tá ayu­dan­do a lim­piar el país. Y no se tra­ta só­lo de cha­ta­rra sino tam­bién de de­tri­tos de gue­rra. Has­ta ha­ce unos cin­co años, to­da­vía que­da­ban tan­ques en Ade­más de crear em­pleos, la in­dus­tria del ace­ro es­tá ayu­dan­do a lim­piar el país . las cu­ne­tas de las ca­rre­te­ras, re­cor­dan­do la gue­rra ci­vil de tres dé­ca­das.

“So­la­men­te ha­bía me­dia do­ce­na de no­so­tros re­co­lec­tan­do me­tal, aho­ra so­mos mu­chos”, di­ce Al­cino An­tó­nio, un jo­ven de 32 años que fue uno de los pri­me­ros mi­cro-em­pre­sa­rios en ver la re­co­lec­ción de cha­ta­rra como una ma­ne­ra de ga­nar­se la vi­da. Em­pe­zó al­qui­lan­do un au­to pa­ra trans­por­tar el ma­te­rial re­co­lec­ta­do, pe­ro sus ga­nan­cias no cu­brían sus gas­tos. Un ami­go se unió, “com­pró la mo­to y la con­du­cía”, ex­pli­ca. Com­par­ten los be­ne­fi­cios. “No es mu­cho”, di­ce, pe­ro es su­fi­cien­te pa­ra ali­men­tar a su fa­mi­lia y po­der lle­var a sus dos hi­jos a la es­cue­la.

An­tó­nio no sa­be cuán­to va a ga­nar ca­da mes pe­ro to­do lo que lle­va a ca­sa se gas­ta de in­me­dia­to. El di­ne­ro no lle­ga muy le­jos en una fa­mi­lia que de­pen­de de un tra­ba­jo precario como es­te y en un país don­de la eco­no­mía in­for­mal to­da­vía re­pre­sen­ta tan­tos em­pleos. Las co­sas han si­do es­pe­cial­men­te di­fí­ci­les des­de que la cri­sis eco­nó­mi­ca gol­pea­ra en 2014. “Tra­ba­ja­mos pa­ra que nues­tros hi­jos pue­dan ir a la es­cue­la y que ha­ya co­mi­da en la me­sa”, di­ce An­dré Car­los Fá­ti­ma, de 32 años. Es­te pa­dre des­em­plea­do des­de ha­ce sie­te años ha es­ta­do re­co­lec­tan­do ba­su­ra du­ran­te só­lo una se­ma­na, por lo que to­da­vía no sa­be si ha to­ma­do la decisión co­rrec­ta. Por aho­ra, pien­sa que sí: “Por lo me­nos no es­toy en ca­sa sin ha­cer na­da o ro­ban­do”.

El día de nues­tro en­cuen­tro, re­ci­bió 4.000 kwan­zas por par­te de la ca­rro­ce­ría de un au­to­mó­vil que ha­bía des­man­te­la­do con ha­chas y sie­rras. Se ba­sa en su fuer­za y ha­bi­li­dad, así como en la suer­te, que no siem­pre es­tá de su la­do. Los ac­ci­den­tes son fre­cuen­tes, con­fir­ma Au­xí­lio Bar­na­bé, de 27 años, que ha es­ta­do via­jan­do por va­rios mu­ni­ci­pios pa­ra re­co­ger la cha­ta­rra du­ran­te más de un año. “Voy a don­de quie­ra que es­té”, di­ce mien­tras es­pe­ra a su­bir las es­ca­le­ras de Fa­bri­me­tal. En ca­da via­je a la fá­bri­ca, su bi­ci­cle­ta se pe­sa cuan­do lle­ga y una vez que ha des­car­ga­do. Se le pa­ga por la di­fe­ren­cia.

Des­pués de pa­sar por la es­ta­ción de pe­sa­je, Bar­na­bé re­co­ge su di­ne­ro y se va a ca­sa. Ma­ña­na volverá, ocu­pan­do su lu­gar en la lar­ga fi­la que se for­ma en la puer­ta de Fa­bri­me­tal a pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na. H

Más fa­mi­lias es­tán ga­nan­do di­ne­ro, gra­cias a la con­ver­sión de desechos en un pro­duc­to de ca­li­dad cer­ti­fi­ca­do

El go­bierno an­go­le­ño prohi­bió la ex­por­ta­ción de cha­ta­rra pa­ra que no pe­li­gra­ra el “desa­rro­llo y fun­cio­na­mien­to de la in­dus­tria si­de­rúr­gi­ca”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.