Apun­ta al­to

Des­pués de usar­se como pa­vi­men­to, en la cons­truc­ción de em­bar­ca­cio­nes y te­ner otras apli­ca­cio­nes, el bam­bú es­tá lis­to aho­ra pa­ra de­bu­tar en for­ma de tu­be­rías, gra­cias a las nue­vas tec­no­lo­gías pa­ten­ta­das.

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - Especiales -

EL BAM­BÚ es un gran ne­go­cio en Chi­na. Sus bos­ques cu­bren unos 6 mi­llo­nes de hec­tá­reas y ci­fras re­cien­tes in­di­can que la in­dus­tria es­tá va­lo­ra­da en US$24.600 mi­llo­nes (167 mi­llo­nes de CNY).

Chi­na tie­ne tam­bién una gran can­ti­dad de oleo­duc­tos, unos 120.000 ki­ló­me­tros en­tre pe­tró­leo y gas. Tal vez era só­lo cues­tión de tiem­po an­tes de que am­bos con­cep­tos se unie­ran.

El pa­dre de la idea fue Ye Ling, quien ini­ció la tec­no­lo­gía de tu­be­rías de bam­bú com­pues­to en 2006. El año si­guien­te, ha­bía es­ta­ble­ci­do un equi­po de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo pa­ra pro­bar la fac­ti­bi­li­dad del con­cep­to. “La in­ves­ti­ga­ción fi­nal­men­te cul­mi­nó con la apli­ca­ción in­dus­trial en sep­tiem­bre de 2016”, di­ce Ye. “Aho­ra te­ne­mos tres cen­tros de pro­duc­ción en fun­cio­na­mien­to”.

Hoy, Ye es pre­si­den­te del con­se­jo de Zhe­jiang Xinz­hou Bam­boo­ba­sed Com­po­si­tes Tech­no­logy Co., Ltd. (Xinz­hou Bam­boo) y director del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de In­ge­nie­ría de Com­pues­tos de Bo­bi­na­do de Bam­bú (Ercbwc), par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción Fo­res­tal Es­ta­tal. Sus ini­cia­ti­vas coin­ci­den con una cre­cien­te de­man­da de oleo­duc­tos: se es­ti­ma que pa­ra 2020, los oleo­duc­tos y ga­so­duc­tos de Chi­na al­can­cen los 150.000 km; en 2025 ha­brá unos 240.000 km.

Pe­ro, ¿có­mo se pue­de trans­for­mar el bam­bú en tu­be­rías? El ca­mino es tor­tuo­so. El bam­bú tie­ne bue­na elas­ti­ci­dad y fle­xi­bi­li­dad así que pue­de ser pro­ce­sa­do fá­cil­men­te me­dian­te el te­ji­do y el bo­bi­na­do. Las tu­be­rías com­pues­tas de bam­bú con adhesivo de re­si­na son ig­ní­fu­gas, im­permea­bles y an­ti­sís­mi­cas. Pro­por­cio­nan un buen aislamiento tér­mi­co y eléc­tri­co, son re­sis­ten­tes a la co­rro­sión y pue­den so­por­tar al­tas pre­sio­nes.

Y, a di­fe­ren­cia del plás­ti­co, el ace­ro, el ce­men­to y otros materiales de tu­be­rías tra­di­cio­na­les, son res­pe­tuo­sos con el me­dio am­bien­te, da­do que el bam­bú es un re­cur­so sos­te­ni­ble, de ba­jas emi­sio­nes de CO2 [en su fa­bri­ca­ción] y con un ci­clo de cre­ci­mien­to cor­to. “El re­em­pla­zo de tu­be­rías tra­di­cio­na­les por tu­be­rías com­pues­tas de bam­bú bo­bi­na­das sig­ni­fi­ca re­em­pla­zar materiales no re­no­va­bles de al­ta con­ta­mi­na­ción, de al­to con­su­mo ener­gé­ti­co por re­cur­sos re­no­va­bles”, di­ce Ye. Tam­bién sig­ni­fi­ca aho­rrar di­ne­ro: las es­ti­ma­cio­nes más con­ser­va­do­ras sos­tie­nen que pue­den re­du­cir los cos­tos en un 20%.

Ar­ma­do con es­tos ar­gu­men­tos, Ye sos­tie­ne que las tu­be­rías de bam­bú com­pues­to de­ben ser el ma­te­rial ideal en una gran va­rie­dad de áreas: las in­dus­trias de pe­tró­leo y gas, los sis­te­mas de agua mu­ni­ci­pa­les y rie­go, las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y las in­dus­trias quí­mi­cas... La tec­no­lo­gía tam­bién po­dría adap­tar­se pa­ra su uso en va­go­nes de tre­nes de al­ta ve­lo­ci­dad, fu­se­la­jes de avio­nes y equi­po mi­li­tar.

Has­ta la fe­cha, Xinz­hou Bam­boo es la úni­ca em­pre­sa que se es­pe­cia­li­za en materiales de bam­bú com­pues­to. A Ye le gus­ta­ría que es­to cam­bia­ra y es­tá tra­ba­jan­do du­ro pa­ra di­fun­dir el ‘evan­ge­lio del bam­bú’ al­re­de­dor del mun­do. Sus cre­den­cia­les son se­rias: no me­nos de 66 pa­ten­tes. Tam­bién cuen­ta con el apo­yo del go­bierno chino, que de­cla­ró que la tu­be­ría de bam­bú com­pues­to bo­bi­na­do se­ría un pun­to cla­ve pa­ra la tec­no­lo­gía na­cio­nal de ba­jas emi­sio­nes de car­bono. De he­cho, la ad­mi­nis­tra­ción fo­res­tal de Chi­na pro­yec­ta que en 2020 se cons­trui­rán en Chi­na 500 uni­da­des de pro­duc­ción a gran es­ca­la de materiales de bam­bú, con una pro­duc­ción anual de 10 mi­llo­nes de to­ne­la­das y un va­lor to­tal de pro­duc­ción de más de US$29.400 mi­llo­nes.

Los es­fuer­zos pro­mo­cio­na­les de Ye in­clu­yen par­ti­ci­par en se­mi­na­rios in­ter­na­cio­na­les y fir­mar acuer­dos de coope­ra­ción con otras ins­ti­tu­cio­nes. El pa­sa­do di­ciem­bre, la Ercbwc fir­mó un me­mo­ran­do de en­ten­di­mien­to y coope­ra­ción con la Red In­ter­na­cio­nal de Bam­bú y Rat­tan (In­bar). “In­bar pre­sen­ta­rá y pro­mo­ve­rá es­ta tec­no­lo­gía in­no­va­do­ra en sus 42 es­ta­dos miem­bros”, di­ce el Director Ge­ne­ral, el Dr. Hans Frie­de­rich. “To­dos nues­tros miem­bros, con la ex­cep­ción de Ca­na­dá, pro­du­cen bam­bú. Y mu­chos otros paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, Asia y Áfri­ca tie­nen abun­dan­tes re­cur­sos de bam­bú. Sin du­da es­ta­rán in­tere­sa­dos en es­ta tec­no­lo­gía com­pues­ta”.

Según Frie­de­rich, po­cas per­so­nas son cons­cien­tes de las reali­da­des de la in­dus­tria del bam­bú. “Pien­san que es atra­sa­do y po­bre. No­so­tros que­re­mos uti­li­zar la tec­no­lo­gía del bam­bú com­pues­to pa­ra cam­biar es­ta idea”.

Mien­tras tan­to, el Xinz­hou Bam­boo de Ye es­tá re­ci­bien­do una nue­va in­yec­ción de fon­dos de Bei­jing Ca­pi­tal, lo que fa­ci­li­ta­rá la in­ves­ti­ga­ción y el desa­rro­llo fu­tu­ro. Ac­tual­men­te en el ta­ble­ro de di­bu­jo es­tán las tu­be­rías de bam­bú-cá­ña­mo com­pues­to (un pro­yec­to con­jun­to con la Uni­ver­si­dad del Nor­te de Te­xas); agre­gan­do chips pa­ra mo­ni­to­rear la tem­pe­ra­tu­ra, la fuer­za, la pre­sión y otra in­for­ma­ción en tiem­po real; ade­más de va­go­nes y tan­ques de al­ma­ce­na­mien­to com­pues­tos de bam­bú. Pa­ra Ye, es­to es só­lo el co­mien­zo. “Es­ta tec­no­lo­gía ten­drá una fun­ción inima­gi­na­ble­men­te po­si­ti­va en el desa­rro­llo y el pro­gre­so de la so­cie­dad hu­ma­na”, di­ce. H

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.