Ha­cien­do per­che­ros con pa­ña­les

Una jo­ven em­pre­sa bra­si­le­ña trans­for­ma los re­si­duos en ob­je­tos de va­lor

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - Especiales - Por AN­DREA VIALLI

LA FAL­TA de op­cio­nes en la eli­mi­na­ción de re­si­duos de for­ma am­bien­tal­men­te apro­pia­da en las ciu­da­des bra­si­le­ñas siem­pre ha­bía frustrado a Guil­her­me Bram­mer. En 2011, el in­ge­nie­ro de materiales de Sao Pau­lo fun­dó la start-up Wi­se­was­te en bús­que­da de soluciones tec­no­ló­gi­cas pa­ra materiales di­fí­ci­les de re­ci­clar como co­li­llas de ci­ga­rros, pa­ña­les desecha­bles y cáp­su­las de ca­fé.

“Si ya es di­fí­cil ase­gu­rar que los materiales que aún tie­nen va­lor en el mer­ca­do vuel­van a la in­dus­tria como ma­te­ria pri­ma, ¿qué pa­sa con los re­si­duos sin va­lor?”, di­ce Bram­mer. “Aca­ban en ba­su­re­ros o ver­te­de­ros, don­de per­ma­ne­cen du­ran­te años y ca­si nun­ca vuel­ven a ser usa­dos”.

Só­lo el 3% de los re­si­duos ge­ne­ra­dos en Bra­sil se re­ci­cla. En las ciu­da­des más gran­des, ca­da ha­bi­tan­te produce un pro­me­dio de 1,2 kg de re­si­duos ca­da día y el 41% de los re­si­duos mu­ni­ci­pa­les ter­mi­na en los ba­su­re­ros. Bra­sil re­ci­cla can­ti­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas de cier­tos materiales, como las la­tas de alu­mi­nio. Pe­ro la se­pa­ra­ción de re­si­duos sigue es­tan­do mal or­ga­ni­za­da en to­do el país y la ma­yo­ría de la gen­te con­fía en las coo­pe­ra­ti­vas de re­co­lec­to­res de desechos, que sue­len tra­ba­jar in­for­mal­men­te. Y lo que es peor, la cul­tu­ra de en­te­rrar la ba­su­ra es­tá om­ni­pre­sen­te en­tre la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca.

Con su start-up, Bram­mer, co­men­zó iden­ti­fi­can­do los obs­tácu­los y las soluciones de abas­te­ci­mien­to pa­ra al­gu­nos de es­tos re­si­duos. Uno de sus pri­me­ros desa­rro­llos fue una so­lu­ción de re­ci­cla­je pa­ra el BOPP (po­li­pro­pi­leno bio­rien­ta­do), un ti­po de película plás­ti­ca re­cu­bier­ta de alu­mi­nio y am­plia­men­te uti­li­za­da pa­ra en­va­sar ga­lle­tas y ape­ri­ti­vos in­dus­tria­li­za­dos. Su idea era apli­car un pro­ce­so de la­va­do al plás­ti­co y des­pués mez­clar­lo con adi­ti­vos pa­ra que pu­die­ra com­bi­nar­se con otros plás­ti­cos. El nue­vo plás­ti­co re­sul­tan­te se uti­li­za ac­tual­men­te pa­ra la fa­bri­ca­ción de mues­tras pro­mo­cio­na­les de pro­duc­tos.

Wi­se­was­te se cen­tró en­ton­ces en una ope­ra­ción de lim­pie­za de re­si­duos en la re­gión me­tro­po­li­ta­na de Sao Pau­lo y en un es­tu­dio de la­bo­ra­to­rio por va­lor de 1.000.000 reales (US$318.000) pa­ra re­ci­clar nue­vos materiales en la Uni­ver­si­dad Mac­ken­zie, tam­bién en Sao Pau­lo.

La ne­ce­si­dad de cre­cer de la em­pre­sa se hi­zo evi­den­te cuan­do es­ta­ble­ció alian­zas con clien­tes re­co- no­ci­dos. Proc­ter & Gam­ble, Adi­das, Bras­kem, Na­tu­ra y Nestlé han con­fia­do en la fir­ma de Bram­mer pa­ra en­con­trar una sa­li­da eco­ló­gi­ca pa­ra sus re­si­duos.

En ma­yo de 2017, Wi­se­was­te am­plió sus ope­ra­cio­nes, ad­qui­rió un ne­go­cio de lo­nas de Be­mis, uno de los ma­yo­res fa­bri­can­tes de en­va­ses del mun­do, y es­ta­ble­ció una nue­va po­si­ción en el mer­ca­do bra­si­le­ño ba­jo el nom­bre de Boo­me­ra ( el nom­bre es una amal­ga­ma de las pa­la­bras boo­me­rang y woo­me­ra, ar­te­fac­tos abo­rí­ge­nes aus­tra­lia­nos que al­can­zan gran­des al­tu­ras y dis­tan­cias con pre­ci­sión).

Con es­ta ad­qui­si­ción, la em­pre­sa pa­só de 20 a 121 em­plea­dos y com­pró una fá­bri­ca de pro­duc­ción de lo­nas en Cam­bé, es­ta­do de Pa­ra­ná, que ade­más de fa­bri­car lo­nas y es­tá equi­pa­da con im­pre­so­ras de re­si­na en 3D. La com­pa­ñía es­pe­ra que es­te nue­vo equi­po ayu­de a se­guir con los mé­to­dos de re­ci­cla­je que em­plea­ron como start-up.

El pri­mer pro­duc­to de Boo­me­ra fue la pro­pia lo­na. Co­mer­cia­li­za­da en Bra­sil ba­jo la mar­ca tra­di­cio­nal Lo­nas Ca­rre­tei­ro, es­tá he­cha de po­li­eti­leno, con­tie­ne un 40% de re­si­na re­ci­cla­da y es cin­co ve­ces más re­sis­ten­te que la lo­na con­ven­cio­nal.

La com­pa­ñía tam­bién es­tá tra­ba­jan­do con Dol­ce Gus­to de Nes­ca­fé pa­ra abor­dar la re­uti­li­za­ción de las cáp­su­las de ca­fé espresso. Boo­me­ra re­ci­cla las cáp­su­las pa­ra crear un nue­vo ti­po de re­si­na de plás­ti­co, que aho­ra su­po­ne el 15% del ma­te­rial de las ban­de­jas de en­va­sa­do de las cáp­su­las. El con­cep­to de Boo­me­ra es que los nue­vos pro­duc­tos se aso­cien con la mar­ca que co-desa­rro­lló la so­lu­ción.

Otra so­lu­ción per­so­na­li­za­da es la de los pa­ña­les desecha­bles, un re­si­duo que in­va­ria­ble­men­te ter­mi­na en los ver­te­de­ros. Wi­se­was­te ya ha­bía pa­ten­ta­do una tec­no­lo­gía pa­ra el re­ci­cla­je de pa­ña­les y Boo­me­ra es­tá desa­rro­llan­do sus pri­me­ros pro­duc­tos he­chos de plás­ti­co in­yec­ta­do con la re­si­na re­ci­cla­da, como cu­bos de ba­su­ra y per­che­ras. La em­pre­sa de Bram­mer tie­ne una fac­tu­ra­ción pro­yec­ta­da de 100 mi­llo­nes de reales.

Wi­se­was­te bus­ca soluciones tec­no­ló­gi­cas pa­ra materiales di­fí­ci­les de re­ci­clar.

El pri­mer pro­duc­to de Boo­me­ra fue la lo­na, que en Bra­sil se co­mer­cia­li­zó ba­jo la mar­ca Lo­nas Ca­rre­tei­ro.

Wi­se­was­te in­vir­tió US$380 mil en un es­tu­dio de la­bo­ra­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.