Em­pre­sas co­mien­zan a adap­tar­se a la nue­va Ley de In­clu­sión La­bo­ral

Du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre de 2018, la Ley de In­clu­sión La­bo­ral en­tra­ría en vi­gen­cia, con­vir­tién­do­se en un ver­da­de­ro pun­ta­pié pa­ra que la po­bla­ción en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad se in­cor­po­re de ma­ne­ra real al mer­ca­do.

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - Por­ta­da - Un re­por­ta­je de PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ

LA LEY DE IN­CLU­SIÓN de­bie­se abrir un nue­vo ca­mino en es­ta ma­te­ria. La nor­ma­ti­va – cu­yos re­gla­men­tos se en­cuen­tran en Con­tra­lo­ría y que po­dría en­trar en vi­gen­cia en fe­bre­ro– es­ta­ble­ce que el 1% de em­pleos pa­ra per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad o asig­na­ta­rias de pen­sión de in­va­li­dez, en or­ga­nis­mos pú­bli­cos y pri­va­dos con 100 o más tra­ba­ja­do­res.

La re­le­van­cia de es­ta ley ra­di­ca en que, ac­tual­men­te, el 20% de la po­bla­ción ma­yor de 18 años se en­cuen­tra en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad. De es­tas 2,6 mi­llo­nes de per­so­nas, el 57,2% es­tá inac­ti­vo; el 3,6%, de­socu­pa­do y só­lo el 39,3%, cuen­ta con tra­ba­jo. Con ella “va­mos más allá y con­sa­gra­mos le­gal­men­te una cuo­ta pa­ra la in­clu­sión de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. Es­ta­mos po­nien­do otro la­dri­llo en es­te sis­te­ma que bus­ca abrir opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos”, di­jo la Pre­si­den­ta Ba­che­let tras la pro­mul­ga­ción de es­ta ley, con la que se bus­ca im­pul­sar las opor­tu­ni­da­des y ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad (PeSD).

Así, al­re­de­dor de 7.600 em­pre­sas del sec­tor pri­va­do de­be­rán apli­car es­ta cuo­ta de in­clu­sión, lo que abri­ría al­re­de­dor de 25.000 cu­pos en el sec­tor pri­va­do. Del mis­mo mo­do, el sec­tor pú­bli­co ha­bi­li­ta­ría al­re­de­dor de 2.500 pues­tos de tra­ba­jo.

“La nor­ma­ti­va es un tre­men­do pun­ta­pié ini­cial. Es un ini­cio a una nue­va eta­pa en que co­mo so­cie­dad nos ha­ce­mos car­go de un desafío tan re­le­van­te co­mo la in­te­gra­ción real”, di­ce Ma­ría Jo­sé Es­cu­de­ro, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Fun­da­ción Ron­da. Ella aña­de que con la pro­mul­ga­ción de la ley ha au­men­ta­do el nú­me­ro de em­pre­sas que bus­ca te­ner una guía pa­ra par­ti­ci­par de ma­ne­ra ade­cua­da y “eso es­tá bien por­que hay va­rios as­pec­tos a te­ner en cuen­ta. No se tra­ta só­lo de con­tra­tar, sino que de pre­pa­rar al en­torno fa­mi­liar y la­bo­ral, ana­li­zar có­mo es la ac­ce­si­bi­li­dad y tam­bién te­ner cla­ro có­mo se desa­rro­lla el per­fil de la per­so­na en la em­pre­sa, la idea es que la nor­ma­ti­va sea só­lo la ba­se”.

La trans­for­ma­ción de las fun­da­cio­nes

Pe­ro, esos po­ten­cia­les tra­ba­ja­do­res ¿es­tán real­men­te pre­pa­ra­dos? “Esa es una de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes pa­ra las em­pre­sas que es­ta­rán su­je­tas a es­ta nor­ma­ti­va”, di­ce Ca­ro­la Ru­bia, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Fun­da­ción Des­cú­bre­me. “Co­mo so­cie­dad te­ne­mos que en­ten­der que las per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad no son su­je­tos de ca­ri­dad, sino que hay que pre­pa­rar­los y ha­cer un se­gui­mien­to pa­ra que cuan­do se in­cor­po­ren al mun­do la­bo­ral, lo ha­gan de ma­ne­ra óp­ti­ma, y que no que­den re­le­ga­dos a ta­reas sin im­por­tan­cia só­lo pa­ra cum­plir con la ley”, di­ce Ca­ro­la. Ella se­ña­la que por mu­cho tiem­po, las fun­da­cio­nes han te­ni­do una mi­ra­da ar­cai­ca de las co­sas que pue­den ha­cer. “Hay que rom­per pre­jui­cios y re­cal­car que de­pen­dien­do de sus com­pe­ten­cias, una per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad pue­de abor­dar cual­quier ti­po de tra­ba­jo. De ahí, que otro desafío se­rá ca­pa­ci­tar a los de­par­ta­men­tos de recursos hu­ma­nos que aún no ha­yan si­do par­te de un pro­ce­so de in­clu­sión, pa­ra que al mo­men­to de se­lec­cio­nar no bus­quen com­ple­tar la cuo­ta asig­na­da por ley, sino que bus­quen a un tra­ba­ja­dor que se­rá un apor­te a la em­pre­sa”, co­men­ta An­drea Zon­dek, pre­si­den­ta de la Fun­da­ción Ta­cal, en­ti­dad que ha vis­to in­cre­men­ta­da la can­ti­dad de re­que­ri­mien­tos pa­ra ca­pa­ci­tar per­so­nas.

¿Qué di­cen las em­pre­sas?

Las em­pre­sas, en ge­ne­ral, ven con bue­nos ojos la nor­ma­ti­va. Sin em­bar­go, cuen­tan que cum­plir con el 1% se es­tá con­vir­tien­do en una ta­rea un po­co más com­ple­ja de lo que se es­pe­ra­ba por­que fal­ta ca­pi­tal hu­mano ca­pa­ci­ta­do. “Hay una ta­sa de dis­po­ni­bi­li­dad de PeSD muy ba­ja. Hoy las em­pre­sas es­ta­mos com­pi­tien­do por aque­llos que es­tán ca­pa­ci­ta­dos, lo que se tra­du­ce, qui­zás, en que el pro­ce­so va a ser un po­co más len­to de lo es­pe­ra­do”, cuen­ta Iván Mer­gu­dich, vi­ce­pre­si­den­te de RRHH y asun­tos cor­po­ra­ti­vos La­tam de Ara­mark.

En enero ven­ce el pla­zo en que las em­pre­sas de­ben in­for­mar si cum- pli­rán con la ley o bus­ca­rán me­ca­nis­mos al­ter­na­ti­vos co­mo la do­na­ción a fun­da­cio­nes o la ex­ter­na­li­za­ción de ser­vi­cios a em­pre­sas que ten­gan a PeSD en su plan­ta. Aque­llas que quie­ran in­for­mar el 1% co­mo pro­pio han em­pe­za­do a bus­car me­ca­nis­mos. “Co­mo la can­ti­dad de PeSD que es­tá ca­pa­ci­ta­da es tan ba­ja, se ha te­ni­do que em­pe­zar con pro­ce­sos in­ter­nos, que de­ben ser ma­ne­ja­dos con mu­cho tac­to. Se ha­ce un lla­ma­do a aque­llos que cum­plen con el per­fil y no es fá­cil”, aña­de Mer­gu­dich.

Gru­po Eu­len es otro de los que es­tá apos­tan­do por tra­ba­jar en torno a es­ta nor­ma­ti­va. “Es­ta ley per­mi­ti­rá vi­si­bi­li­zar una pro­ble­má­ti­ca de gran im­por­tan­cia pa­ra el país, y es un pa­so ade­lan­te pa­ra en­fren­tar el ver­da­de­ro desafío del cam­bio de men­ta­li­dad fren­te a la di­ver­si­dad. Al igual que la ma­yo­ría de las em­pre­sas, es­pe­ra­mos con ex­pec­ta­ción el re­gla­men­to, pues se­rá el ele­men­to que de­fi­na el real es­pí­ri­tu que es­ta ley, que a nues­tro en­ten­der, de­bie­ra per­se­guir”, se­ña­la An­drés Mö­ller, gerente ge­ne­ral de Gru­po Eu­len Chi­le.

Pe­ro no só­lo se tra­ta de pro­tec­ción so­cial. De acuer­do a va­rios es­tu­dios, en­tre ellos, uno ela­bo­ra­do por La­bo­rum, la in­clu­sión ge­ne­ra un im­pac­to po­si­ti­vo en las or­ga­ni­za­cio­nes con con­se­cuen­cias co­mo me­jo­ras en la ca­li­dad de vi­da, tra­ba­jo de equi­po y la pro­mo­ción de va­lo­res cor­po­ra­ti­vos. P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.