El desafío de dis­mi­nuir el im­pac­to de las pi­las

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - Especiales -

—De­bi­do a los cos­tos de pro­duc­ción, en Chi­le las pi­las más co­mu­nes son las que no se pue­den recargar y que tam­po­co de­bie­ran usar­se en ca­so de es­tar al­te­ra­das, da­do que tie­nen com­po­nen­tes con­ta­mi­nan­tes po­ten­cia­les, lo que ha­ce in­dis­pen­sa­ble es­ta­ble­cer me­di­das pa­ra su ma­ne­jo una vez que ter­mi­na su vi­da útil. Con tiem­pos de bio­de­gra­da­ción que su­pe­ran los mil años, las pi­las tie­nen ele­men­tos al­ta­men­te con­ta­mi­nan­tes co­mo el ar­sé­ni­co, cro­mo o plo­mo que 50 años des­pués de desecha­das ini­cian su de­gra­da­ción, pe­ro que se­gui­rán te­nien­do efec­tos no­ci­vos por más de mil años. Al oxi­dar­se las pi­las, la en­vol­tu­ra se da­ña, por lo que em­pie­za a li­be­rar esos com­po­nen­tes al me­dioam­bien­te, da­ñan­do sue­los y aguas sub­te­rrá­neas. De­bi­do a que una so­la pi­la de mer­cu­rio pue­de con­ta­mi­nar 600.000 li­tros de agua y una al­ca­li­na, 167.000 li­tros, paí­ses co­mo Reino Uni­do obli­gan a los fa­bri­can­tes a pa­gar por re­co­ger, tra­tar y re­ci­clar sus pro­duc­tos, pro­ce­so muy cos­to­so. En al­gu­nos paí­ses las bo­te­llas lle­nas de pi­las se usan de re­lleno en las ca­rre­te­ras, o bien se re­cu­bren com­ple­ta­men­te con ce­men­to. Al in­tro­du­cir a las pi­las co­mo par­te de los pro­duc­tos prio­ri­ta­rios de la REP se bus­ca in­cen­ti­var el desa­rro­llo de una in­dus­tria que hoy tie­ne una pre­sen­cia muy ba­ja en nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.