Ca­ro­li­na Cue­vas, sub­se­cre­ta­ria de la Mu­jer, se re­fie­re al rol fe­me­nino en la economía

—La sub­se­cre­ta­ria ex­pli­ca el nue­vo pro­yec­to en que el go­bierno re­co­ge­rá in­for­ma­ción de equi­dad de gé­ne­ro en las em­pre­sas. —Ade­más, Cue­vas es­ti­ma que apar­te del cam­bio cul­tu­ral, las po­lí­ti­cas pú­bli­cas son cla­ve pa­ra me­jo­rar la igual­dad en Chile.

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - PORTADA - DANIEL FA­JAR­DO CA­BE­LLO

POR SE­GUN­DA vez en la historia, Chile pre­si­di­rá y se­rá an­fi­trión de la Cum­bre Apec el 2019. Pe­ro qui­zá más re­le­van­te que es­to, es que por pri­me­ra vez, el en­cuen­tro que reúne al Fo­ro de Coo­pe­ra­ción Eco­nó­mi­ca de Asia Pa­cí­fi­co uno de los tres ejes cen­tra­les ten­drá re­la­ción con la im­por­tan­cia de la mu­jer en el desa­rro­llo. El te­ma no es me­nor, si se con­si­de­ra que las eco­no­mías de la ór­bi­ta Apec re­pre­sen­tan ca­si el 70% de las ex­por­ta­cio­nes chi­le­nas.

En ese con­tex­to, la sub­se­cre­ta­ria de la Mu­jer y Equi­dad de Gé­ne­ro, Ca­ro­li­na Cue­vas, es­tu­vo ha­ce unos días en Pa­púa Nue­va Gui­nea pa­ra par­ti­ci­par de un even­to pre­pa­ra­to­rio al Apec 2019. Pe­ro más que la reunión, Cue­vas ex­pli­ca que, jus­ta­men­te, uno de los fo­cos de es­te go­bierno es for­ta­le­cer in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca de las mu­je­res. “Pa­ra mu­chas mu­je­res in­te­grar­se a la fuer­za la­bo­ral es lo que les per­mi­te te­ner au­to­no­mía pa­ra ma­ne­jar

sus vi­das y to­mar sus de­ci­sio­nes. In­clu­so, pa­ra un im­por­tan­te gru­po sig­ni­fi­ca sa­lir de la po­bre­za y de la violencia, de­bi­do a que ya no de­pen­den de al­guien que, ade­más, las agre­de”. ¿Y có­mo es­tá Chile al res­pec­to?

—Nos fal­ta mu­cho aún por in­te­grar real­men­te a la mu­jer en la economía, to­man­do en cuen­ta que la par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral de las mu­je­res en Chile lle­ga al 49% (en los hom­bres es cer­ca del 70%), me­nos que la me­dia de Amé­ri­ca La­ti­na (55%) y mu­cho más ba­ja que los paí­ses Ocde (61%). ¿Có­mo es po­si­ble que a pe­sar de te­ner una de las eco­no­mías más sa­nas y desa­rro­lla­das de la re­gión es­te­mos ba­jo el pro­me­dio? —No es ex­tra­ño. Va­rios es­tu­dios de­mues­tran que Chile es­tá bien en in­gre­so per cá­pi­ta, es­pe­ran­za de vi­da e in­clu­so en edu­ca­ción, pe­ro siem­pre es­ta­mos ba­jos en la bre­cha de gé­ne­ro. En­ton­ces, ¿no es un pro­ble­ma eco­nó­mi­co, sino cul­tu­ral? ¿Las

so­lu­cio­nes de­be­rían es­tar en esa lí­nea? —Los pro­ble­mas no son mul­ti­va­ria­bles. Cla­ra­men­te lo cul­tu­ral es im­por­tan­te. Hoy el mun­do cam­bió, las fa­mi­lias son dis­tin­tas y hay más op­cio­nes, por lo que te­ne­mos que rom­per los ro­les tra­di­cio­na­les. Sin em­bar­go, el que sea cul­tu­ral, no sig­ni­fi­ca que se arre­gle por sí so­lo. ¿Có­mo así?

—Tam­bién es­tán las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que to­ma­mos los go­bier­nos. Al­gu­nas le­gis­la­ti­vas, otras no. Y otro fac­tor cla­ve son las de­ci­sio­nes que las pro­pias or­ga­ni­za­cio­nes to­man, ya que tie­nen más li­ber­ta­des pa­ra ha­cer­lo. Pe­ro to­dos es­tos fac­to­res son tam­bién va­sos co­mu­ni­can­tes. Si se me­jo­ra la le­gis­la­ción o se im­ple­men­ta una po­lí­ti­ca pú­bli­ca, se apo­ya tam­bién el cam­bio cul­tu­ral. Con res­pec­to a las ac­cio­nes le­gis­la­ti­vas ¿Qué pro­yec­tos nue­vos tie­nen en men­te? —Hay va­rios. De he­cho, uno de los más re­le­van­tes ha si­do el de sa­la cu­na universal. Pe­ro al­go nue­vo en que es­ta­mos tra­ba­jan­do es en el de­no­mi­na­do “Pro­yec­to de Igual­dad de Gé­ne­ro en el Tra­ba­jo”, que bus­ca re­co­ger y te­ner in­for­ma­ción pro­fun­da y es­tan­da­ri­za­da de la si­tua­ción de las em­pre­sas con res­pec­to a la par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na, por or­ga­ni­za­ción, in­dus­tria, co­mu­na, etc. ¿Con­ver­sa­ron con el sec­tor pri­va­do acer­ca de es­ta pro­pues­ta?

—Tu­vi­mos mu­chas con­ver­sa­cio­nes, por­que cree­mos que es im­por­tan­te su vi­sión, así co­mo la alian­za con ellas. ¿Y cuál es la vi­sión de es­tas em­pre­sas?

—Mu­chas di­cen que no dis­cri­mi­nan a na­die, que to­dos tie­nen las mis­mas opor­tu­ni­da­des. Pe­ro pa­ra ver eso se ne­ce­si­ta te­ner los da­tos so­bre la me­sa. A ve­ces, sin in­ten­ción, pue­de que se den cier­tos ses­gos al in­te­rior de las or­ga­ni­za­cio­nes que han per­mi­ti­do crear bre­chas. Pe­ro eso aho­ra po­dre­mos vi­sua­li­zar­lo y tra­ba­jar con la in­for­ma­ción de la mano con las em­pre­sas, pa­ra que ellas pue­dan ir to­man­do a sus po­lí­ti­cas y no­so­tros, por nues­tra par­te, apor­ta­mos en crear el cam­bio cul­tu­ral. ¿Pe­ro cuál ha si­do el feed­back del sec­tor pri­va­do con res­pec­to al pro­yec­to? —Pa­ra es­ta pro­pues­ta he­mos mi­ra­do va­rios mo­de­los a ni­vel global, pe­ro lo más po­si­ble que nos guie­mos por el aus­tra­liano. Es­tu­vi­mos con la agen­cia es­pe­cial pa­ra es­to en Aus­tra­lia que fue crea­da el 2012. En cin­co años han lo­gra­do re­du­cir la bre­cha sa­la­rial en más de 20%. Cuan­do vino la per­so­na a car­go de es­ta en­ti­dad a Chile, nos jun­ta­mos con la So­fo­fa y al CPC pa­ra tra­ba­jar en con­jun­to. Hoy, las em­pre­sas se es­tán dan­do cuen­ta que jue­gan un rol fun­da­men­tal co­mo ac­tor cla­ve de cam­bio en la so­cie­dad, más allá de sus pro­duc­tos y ser­vi­cios. En general, es­tán bas­tan­te abier­tas e in­clu­so, cer­ca del 90% ya tie­nen po­lí­ti­cas de bre­chas de gé­ne­ro. ¿Pe­ro el sis­te­ma de en­tre­ga de in­for­ma­ción se­rá vo­lun­ta­rio?

—Las em­pre­sas ten­drán que re­por­tar y nues­tro in­te­rés es tra­ba­jar con ellos y bus­car for­mas de bue­nas prác­ti­cas. Por eso ne­ce­si­ta­mos la ba­se con in­for­ma­ción. In­clu­so los re­sul­ta­dos pue­den ser úti­les pa­ra su tra­ba­jo in­terno y así, cam­biar prác­ti­cas. No es di­fí­cil pen­sar que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se fi­ja­rán en esos te­mas an­tes de en­trar a una com­pa­ñía. ¿Es­tá en­fo­ca­do en las gran­des em­pre­sas so­la­men­te? ¿Qué hay de las py­mes o en­ti­da­des pú­bli­cas mu­ni­ci­pa­les por ejem­plo? —Hay que ser prác­ti­co. El de­sa­fío es tra­tar de abar­car la ma­yor can­ti­dad de per­so­nas em­plea­das, Es­ta­mos pen­san­do, en un prin­ci­pio, en cu­brir em­pre­sas de más de 100 tra­ba­ja­do­res que es la ci­fra con que tra­ba­jan en Aus­tra­lia. Pro­ba­ble­men­te ire­mos am­plian­do la ba­se de for­ma gra­dual, has­ta lle­gar a em­pre­sas más pe­que­ñas.

CAM­BIO CUL­TU­RAL “El mun­do cam­bió y hay más op­cio­nes, por lo que te­ne­mos que rom­per los ro­les tra­di­cio­na­les”.

PRO­YEC­TO DE IGUAL­DAD DE GÉ­NE­RO “Mu­chas (em­pre­sas) di­cen que no dis­cri­mi­nan. Pe­ro pa­ra eso se ne­ce­si­ta te­ner los da­tos so­bre la me­sa”.

TRA­BA­JO EN CON­JUN­TO “Las em­pre­sas se es­tán dan­do cuen­ta que jue­gan un rol fun­da­men­tal pa­ra el cam­bio”.

¿Cuál es la agen­da? —Es­ta­mos tra­ba­jan­do ya en el bo­rra­dor del pro­yec­to y el men­sa­je, pa­ra pre­sen­tar­lo en lo que que­da del año y a prin­ci­pios de 2019 po­dría­mos te­ner un pri­mer informe a ni­vel de marcha blan­ca de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria. Lue­go vie­nen los re­gla­men­tos y des­pués, el pro­ce­so le­gis­la­ti­vo. No de­be­ría ser muy di­fí­cil apro­bar­lo en el Con­gre­so. Hay un con­sen­so so­bre la im­por­tan­cia de re­du­cir la bre­cha… —Ya lo he­mos con­ver­sa­do con par­la­men­ta­rios de go­bierno y opo­si­ción y ha si­do bas­tan­te bien re­ci­bi­do. Es un pro­yec­to que de­be­ría con­tar con apo­yo trans­ver­sal, pe­ro lo le­gis­la­ti­vo siem­pre tie­ne sus tiem­pos… P

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.