Los cam­bios le­gis­la­ti­vos en equi­dad de gé­ne­ro

Ga­ran­ti­zar el ac­ce­so a sa­la cu­na a to­das las ma­dres tra­ba­ja­do­ras, igual­dad de re­mu­ne­ra­cio­nes ba­jo si­mi­la­res con­di­cio­nes y ma­yor adap­ta­bi­li­dad la­bo­ral, es­tán en­tre los prin­ci­pa­les cam­bios ne­ce­sa­rios pa­ra ha­cer fren­te a es­ta reali­dad.

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - ESPECIALES - Un re­por­ta­je de EFRAÍN MO­RA­GA

APE­SAR DE que se han rea­li­za­do al­gu­nos avan­ces en ma­te­ria le­gis­la­ti­va pa­ra im­pul­sar la equi­dad de gé­ne­ro, aún que­dan ma­te­rias por re­sol­ver. Me­jo­rar la po­lí­ti­ca de re­mu­ne­ra­cio­nes y ga­ran­ti­zar el ac­ce­so a sa­la cu­na, es­tán en­tre las prin­ci­pa­les ma­te­rias a re­sol­ver.

Las pro­pues­tas le­gis­la­ti­vas no han si­do po­cas, pe­ro aún no re­gis­tran ma­yo­res avan­ces. En ma­yo de es­te año se plan­teó un pro­yec­to de ley que mo­di­fi­ca la Car­ta Fun­da­men­tal en el sen­ti­do de pro­mo­ver la igual­dad de de­re­chos en­tre hom­bres y mu­je­res. En la ac­tua­li­dad, es­ta ini­cia­ti­va se en­cuen­tra en pri­mer trá­mi­te cons­ti­tu­cio­nal, sien­do es­tu­dia­do por la Co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción, Le­gis­la­ción, Jus­ti­cia y Re­gla­men­to de la Cá­ma­ra de Dipu­tados.

Del mis­mo mo­do, en 2013 se plan­teó un pro­yec­to que mo­di­fi­ca la ac­tual Ley de Violencia In­tra­fa­mi­liar y es­ta­ble­ce una nor­ma­ti­va que re­gu­la las re­la­cio­nes ín­ti­mas de pa­re­ja sin con­vi­ven­cia o po­lo­leo. Es­ta ini­cia­ti­va se en­cuen­tra en se­gun­do trá­mi­te, sien­do es­tu­dia­da por la Co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción, Le­gis­la­ción, Jus­ti­cia y Re­gla­men­to del Se­na­do.

Tam­bién exis­te un pro­yec­to que mo­di­fi­ca el ac­tual Có­di­go Ci­vil, re­gu­lan­do el ré­gi­men pa­tri­mo­nial de so­cie­dad con­yu­gal, el que se en­cuen­tra en se­gun­do trá­mi­te cons­ti­tu­cio­nal en el Se­na­do. Asi­mis­mo, tam­bién es­tá en trá­mi­te un pro­yec­to que bus­ca ter­mi­nar con la dis­cri­mi­na­ción que im­pi­de a la mu­jer con­traer nup­cias an­tes de los 270 días des­de la di­so­lu­ción del víncu­lo ma­tri­mo­nial por di­vor­cio, nu­li­dad o muer­te.

Es por es­te mo­ti­vo que es cla­ve re­sol­ver al­gu­nas ma­te­rias pen­dien­tes, pa­ra avan­zar en la equi­dad de gé­ne­ro. Por ejem­plo, ga­ran­ti­zar el ac­ce­so a sa­la cu­na a to­das las ma­dres tra­ba­ja­do­ras, de­pen­dien­tes, in­de­pen­dien­tes y de ca­sa par­ti­cu­lar. “Es im­por­tan­te des­vin­cu­lar es­te cos­to de la con­tra­ta­ción de mu­je­res co­mo su­ce­de con la ac­tual le­gis-

P• ¿Qué pa­só?

A pe­sar de que se han rea­li­za­do al­gu­nos avan­ces, des­de el pun­to de vis­ta le­gis­la­ti­vo, aún que­dan ma­te­rias pen­dien­tes pa­ra im­pul­sar la equi­dad de gé­ne­ro.

• ¿Qué ha­ce fal­ta?

Apro­bar el pro­yec­to de sa­la cu­na universal, me­jo­rar la po­lí­ti­ca de ad­mi­nis­tra­ción de los bie­nes y ge­ne­rar ma­yor equi­dad en las re­mu­ne­ra­cio­nes, en­tre otros.

• ¿Qué más se ne­ce­si­ta?

Ade­más de las re­for­mas le­gis­la­ti­vas, tam­bién es ne­ce­sa­rio un cam­bio cul­tu­ral. Es­te per­mi­ti­rá que las mu­je­res es­tén más in­for­ma­das so­bre sus de­re­chos. la­ción, en el ar­tícu­lo 203 del Có­di­go del Tra­ba­jo, que obli­ga a las em­pre­sas con 20 o más mu­je­res te­ner o pa­gar por es­ta in­fraes­truc­tu­ra. En Chile, el 88% de las or­ga­ni­za­cio­nes con­tra­ta a un má­xi­mo de 19 mu­je­res”, ex­pli­ca Fran­cis­ca Jü­ne­mann, pre­si­den­ta de Fun­da­ción Chile Mu­je­res.

Pa­ra lo­grar es­te cam­bio, es cla­ve rea­li­zar re­for­mas. “Se de­be apro­bar de ma­ne­ra ur­gen­te el pro­yec­to de sa­la cu­na universal pre­sen­ta­do por el Eje­cu­ti­vo, el cual cuen­ta con un am­plio apo­yo trans­ver­sal, tan­to po­lí­ti­co co­mo de las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil”, ase­gu­ra Jü­ne­mann.

Otro asun­to pen­dien­te es la dis­tri­bu­ción de los bie­nes. “Se tra­ta de un te­ma que to­da­vía tie­ne un ca­rác­ter dis­cri­mi­na­to­rio y que aún ge­ne­ra com­ple­ji­dad en la reali­dad de las mu­je­res. En Chile exis­te un ré­gi­men de so­cie­dad con­yu­gal, en el cual es el hombre quien ad­mi­nis­tra. Sin em­bar­go, en el país ca­da vez se ca­sa me­nos gen­te. Só­lo bas­ta con es­tu­diar las es­ta­dís­ti­cas de cuan­tos ni­ños y ni­ñas na­cen ba­jo es­ta con­di­ción, y dos ter­cios lo ha­cen fue­ra del ma­tri­mo­nio. Aún así, es­te es un te­ma pen­dien­te”, ma­ni­fies­ta Clau­dia Iriar­te, in­ves­ti­ga­do­ra del Cen­tro de De­re­chos Hu­ma­nos de la Uni­ver­si­dad de Chile.

En esa mis­ma lí­nea, nor­mar la re­la­ción en­tre am­bos gé­ne­ros tam­bién es un te­ma im­por­tan­te a con­si­de­rar. “Chile es uno de los po­cos paí­ses que no ha re­gu­la­do la con­vi­ven­cia, que no es lo mis­mo que el acuer­do ci­vil de vi­da en pa­re­ja. Eso es dar­le una for­ma­li­dad a una re­la­ción. Sin em­bar­go, exis­ten for­mas que cons­ti­tu­yen un nú­cleo don­de mu­chas ve­ces hay bie­nes, y por un te­ma cul­tu­ral no se re­co­no­cen. En ese es­ce­na­rio, quie­nes pier­den son las mu­je­res”, ase­gu­ra Iriar­te.

Otro as­pec­to cla­ve es avan­zar ha­cia la igual­dad sa­la­rial. Se­gún el 2º Es­tu­dio Im­pul­sa, en Chile la di­fe­ren­cia en las re­mu­ne­ra­cio­nes es su­pe­rior al 30%, mien­tras que las gran­des em­pre­sas re­co­no­cen una bre­cha de 12%. “Se de­be re­for­mar el ar­tícu­lo 62 bis del Có­di­go del Tra­ba­jo, so­bre igual­dad sa­la­rial por in­efi­caz. Es­te, al se­ña­lar que se pue­den rea­li­zar di­fe­ren­cias en las re­mu­ne­ra­cio­nes fun­da­das en las ca­pa­ci­da­des, ca­li­fi­ca­cio­nes, ido­nei­dad, res­pon­sa­bi­li­dad o pro­duc­ti­vi­dad, en­tre otras ra­zo­nes, abre la puer­ta a cual­quier jus­ti­fi­ca­ción”, ase­ve­ra Jü­ne­mann.

Así, la re­dac­ción del ar­tícu­lo de­bie­se ser re­em­pla­za­da por otra que pre­ci­se que “los sa­la­rios en las em­pre­sas de­ben ser es­ta­ble­ci­dos ob­je­ti­va­men­te de acuer­do con el car­go o fun­ción y nun­ca se­gún el gé­ne­ro de la per­so­na quien lo ejer­ce. No obs­tan­te, es po­si­ble en­tre­gar in­cen­ti­vos ba­sa­dos en la pro­duc­ti­vi­dad y efi­cien­cia de las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras”, di­ce la fun­da­do­ra de Chile Mu­je­res.

En con­tras­te, hay vi­sio­nes que apun­tan a que tam­bién es ne­ce­sa­rio me­jo­rar las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. “Es cla­ve ge­ne­rar di­fu­sión de los de­re­chos que ya han si­do con­ce­di­dos a las mu­je­res, pues no se ha avan­za­do de­ma­sia­do en ese as­pec­to. En general, es­te gé­ne­ro los des­co­no­ce y de­bi­do a es­ta reali­dad, tam­po­co los ejer­ce. La igual­dad tam­bién re­quie­re de una de­ci­sión de con­cre­tar­la. No bas­ta con que la re­gla di­ga que son igua­les ma­ri­do y mu­jer, si uno de ellos no se re­la­cio­na des­de la mi­ra­da de pa­res”, afir­ma Car­men Do­mín­guez, in­ves­ti­ga­do­ra de la Fa­cul­tad de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca (UC). P Se­gún el Atlas de Gé­ne­ro del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas (INE), la ta­sa de par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral fe­me­ni­na es de 48,5%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.