El pro­ble­ma de la cen­tra­li­za­ción tam­bién afec­ta a las mu­je­res

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - ESPECIALES - Un re­por­ta­je de DANIEL FA­JAR­DO C.

Un es­tu­dio rea­li­za­do por Co­mu­ni­da­dMu­jer in­di­ca que a pe­sar de que se ha avan­za­do en cuan­to a par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral, es­co­la­ri­dad y equi­dad en los sa­la­rios en los úl­ti­mos años, en más de dos dé­ca­das sigue ha­bien­do una des­ven­ta­ja im­por­tan­te pa­ra ellas al vi­vir en re­gio­nes, en com­pa­ra­ción a ha­cer­lo en la ca­pi­tal de Chile. Hoy se en­tre­gan los re­sul­ta­dos.

APE­SAR de que se ha avan­za­do en lo­grar que el país sea me­nos cen­tra­li­za­do, el ca­mino no ha si­do fá­cil. Pe­ro al pa­re­cer es­te pro­ble­ma tam­bién se pro­yec­ta en di­ver­sas bre­chas de gé­ne­ro. Es­to se de­mues­tra cla­ra­men­te en los re­sul­ta­dos del Informe GET 2018 “Gé­ne­ro, Edu­ca­ción y Tra­ba­jo: Avan­ces, con­tras­tes y re­tos de tres ge­ne­ra­cio­nes”, rea­li­za­do por Co­mu­ni­da­dMu­jer y que se pre­sen­ta hoy.

En­tre sus pá­gi­nas, el informe po­ne én­fa­sis en có­mo la bre­cha se ha­ce más gran­de cuan­do uno com­pa­ra la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na con las otras re­gio­nes, par­tien­do por la edu­ca­ción. Tan­to en 1990 co­mo en 2015 (años en que el es­tu­dio ha­ce una com­pa­ra­ción) las per­so­nas que vi­ven en la RM tie­nen más años de es­co­la­ri­dad que quie­nes vi­ven en el res­to del país. Por otro la­do, en esos 25 años, el pro­me­dio de es­co­la­ri­dad au­men­tó pa­ra am­bos se­xos, tan­to en la RM co­mo en Otras Re­gio­nes. Las di­fe­ren­cias de gé­ne­ro, a su vez, son muy pe­que­ñas, pe­ro siem­pre a fa­vor de los hom­bres (ver grá­fi­co).

Sin em­bar­go, ade­más de la bre­cha de gé­ne­ro hay una regional: Las mu­je­res y los hom­bres de to­das las ge­ne­ra­cio­nes re­gis­tran me­nos años de es­co­la­ri­dad pro­me­dio si vi­ven en re­gio­nes dis­tin­tas a la RM. En el ca­so de las “abue­las” y las “ma­dres”, la di­fe­ren­cia pro­me­dio en años de es­co­la­ri­dad en­tre quie­nes vi­ven en la RM y quie­nes lo ha­cen en Otras Re­gio­nes su­pera el año, mien­tras que en­tre las “nie­tas” la di­fe­ren­cia pro­me­dio es de me­nos de uno.

En el ca­so de los hom­bres, las di­fe­ren­cias son más pro­nun­cia­das en­tre la ca­pi­tal y el res­to del país. Los “abue­los” de la RM y de Otras Re­gio­nes tie­nen una di­fe­ren­cia pro­me­dio en años de es­co­la­ri­dad que al­can­za ca­si los dos años; en­tre los “pa­dres” la di­fe­ren­cia lle­ga al año y me­dio, mien­tras que en­tre los “nie­tos” la di­fe­ren­cia pro­me­dio no su­pera el año.

Por otro la­do, en 1990 la ta­sa ne­ta de asis­ten­cia en Edu­ca­ción Par­vu­la­ria, Me­dia y Su­pe­rior, era no­to­ria­men­te ma­yor en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na que en el res­to de las re­gio­nes. Es de­cir, so­lo la Edu­ca­ción Bá­si­ca pre­sen­ta ni­ve­les de cobertura si­mi­la­res en la RM y las Otras Re­gio­nes. En tér­mi­nos de gé­ne­ro, las úni­cas bre­chas sig­ni­fi­ca­ti­vas a ni­vel es­ta­dís­ti­co des­fa­vo­ra­bles pa­ra las mu­je­res, se dieron en la Edu­ca­ción Su­pe­rior y eso va­le tan­to pa­ra la RM co­mo pa­ra las Otras Re­gio­nes.

La des­ven­ta­ja de tra­ba­jar fue­ra de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na

Con res­pec­to al mer­ca­do la­bo­ral, el es­tu­dio es cla­ro: “Las mu­je­res fue­ra de la RM par­ti­ci­pan me­nos. To­do pa­re­ce in­di­car que, pa­ra las mu­je­res, vi­vir en re­gio­nes dis­tin­tas a la RM es una des­ven­ta­ja en tér­mi­nos la­bo­ra­les”, in­di­ca.

En 1990 la ta­sa de inac­ti­vi­dad fe­me­ni­na era evi­den­te­men­te inferior en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na, com­pa­ra­do con las Otras Re­gio­nes. Y eso va­lía tan­to pa­ra ado­les­cen­tes (15 a 17 años) co­mo pa­ra jó­ve­nes (18 a 24 años), adul­tas (25 a 59 años) y adul­tas ma­yo­res (60 años o más). En esa fe­cha, los hom­bres se en­fren­ta­ban a la mis­ma di­ná­mi­ca que ellas, sal­vo en el ca­so de los jó­ve­nes de 18 a 24 años de edad, cu­yas ta­sas de inac­ti­vi­dad eran prác­ti­ca­men­te igua­les tan­to en la RM co­mo en Otras Re­gio­nes.

Pe­ro en tér­mi­nos de gé­ne­ro, exis­tían bre­chas sig­ni­fi­ca­ti­vas —des­fa­vo­ra­bles pa­ra las mu­je­res— en to­dos los tra­mos de edad, a lo lar­go de Chile. Las co­sas no cam­bia­ron drás­ti­ca­men­te en 2015. Du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das, pe­se al des­cen­so ge­ne­ra­li­za­do de las ta­sas de inac­ti­vi­dad, se han man­te­ni­do más al­tas en Otras Re­gio­nes que en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na.

Res­pec­to de los sa­la­rios y ob­ser­van­do un cor­te trans­ver­sal, se pue­de ver que en­tre 1990 y 2016 exis­te un in­cre­men­to real de in­gre­sos y que, tan­to hom­bres co­mo mu­je­res que vi­ven en Otras Re­gio­nes tie­nen un sa­la­rio por ho­ra inferior al de las per­so­nas que vi­ven en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na.

Si­mul­tá­nea­men­te, las mu­je­res ga­nan me­nos que los hom­bres en to­dos los es­ce­na­rios. Sin em­bar­go, en las Otras Re­gio­nes exis­te una me­nor bre­cha de gé­ne­ro en am­bas fe­chas, aun­que es­ta sea más im­por­tan­te en 2016 que en 1990.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.