Edu­ca­ción tem­pra­na: la cla­ve pa­ra avan­zar ha­cia la igual­dad

Pulso - Especial Hub Sustentabilidad - - ESPECIALES - Un re­por­ta­je de EFRAÍN MO­RA­GA

Desa­rro­llar una po­lí­ti­ca que per­mi­ta a los alum­nos vi­sua­li­zar en las au­las a do­cen­tes hom­bres y mu­je­res por igual, nor­ma­li­zar las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les, ade­más de ge­ne­rar ma­yor con­cien­cia res­pec­to a la nue­va reali­dad de los es­tu­dian­tes y sus con­se­cuen­tes de­man­das, es­tán en­tre las prin­ci­pa­les es­tra­te­gias pa­ra co­la­bo­rar con la equi­dad des­de los sa­lo­nes de cla­se.

GE­NE­RAR ma­yor con­cien­cia res­pec­to a la nue­va reali­dad de los es­tu­dian­tes y sus de­man­das, ade­más de desa­rro­llar una po­lí­ti­ca de igual­dad en los do­cen­tes y nor­ma­li­zar las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les, es­tán en­tre las claves pa­ra avan­zar en la equi­dad de gé­ne­ro des­de la edu­ca­ción.

Es con­si­de­ra­da co­mo la re­vo­lu­ción fe­mi­nis­ta más im­por­tan­te en los úl­ti­mos 40 años y na­ció des­de un sa­lón de cla­ses, y es que en es­tos lu­ga­res fue don­de se fra­gua­ron los pen­sa­mien­tos que ter­mi­na­ron con mi­les de mu­je­res en las ca­lles pa­ra exi­gir sus de­re­chos fun­da­men­ta­les.

La es­truc­tu­ra del sis­te­ma edu­ca­ti­vo es uno de los es­pa­cios más im­por­tan­tes des­de don­de se ge­ne­ran las re­la­cio­nes so­cia­les tem­pra­nas. Es­to per­mi­te que su po­si­ción sea cla­ve en la ob­ten­ción de co­no­ci­mien­tos y la cons­truc­ción de iden­ti­da­des de ni­ños, ado­les­cen­tes y adul­tos. Es por es­te mo­ti­vo que los pro­fe­sio­na­les se­ña­lan que es fun­da­men­tal tra­ba­jar des­de es­ta pers­pec­ti­va.

“En es­te mo­vi­mien­to, las alum­nas de los co­le­gios fue­ron las pri­me­ras en le­van­tar la voz res­pec­to a la equi­dad de gé­ne­ro. Pa­ra que pue­da ha­ber una re­fle­xión se­ria so­bre el te­ma, lo pri­me­ro es que la aca­de­mia de­ba for­mar a los pro­fe­so­res en cuan­to a es­te te­ma. Es de­cir, des­de un pun­to de vis­ta pro­fe­sio­nal. Si no se ha­ce de es­ta ma­ne­ra, se van a trans­mi­tir es­te­reo­ti­pos de nue­vo o los es­tu­dian­tes van a sen­tir que las me­di­das se­rán al­go im­pues­to. La cla­ve es que se desa­rro­lle una de­cons­truc­ción del te­ma y no una obli­ga­ción”, afir­ma Patricia So­to, aca­dé­mi­ca del De­par­ta­men­to de Es­tu­dios Pe­da­gó­gi­cos de la Fa­cul­tad de Fi­lo­so­fía y Hu­ma­ni­da­des de la Uni­ver­si­dad de Chile.

Pa­ra ha­cer fren­te a es­te de­sa­fío, es cla­ve con­si­de­rar la nue­va reali­dad de los alum­nos. “Hay que par­tir tra­ba­jan­do des­de la aca­de­mia, con sus pro­fe­so­res y, lue­go, en la for­ma­ción de los mis­mos. Eso es lo pri­me­ro. Ade­más, hay que pen­sar que los alum­nos son jó­ve­nes y no han te­ni­do ex­pe­rien­cias vi­ta­les. Es de­cir, de pa­re­ja y ma­tri­mo­nio. Hay que ir con mu­cho cui­da­do en ese sen­ti­do, pues la vi­ven­cias de los adul­tos no son las mis­mas que aque­llas que ex­pe­ri­men­tan los ni­ños. Por ejem­plo, en la edu­ca­ción se­xual. Si el do­cen­te no lo ha­ce bien, el alumno lo pue­de re­pe­tir, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que le ge­ne­re un cam­bio cul­tu­ral”, afir­ma So­to.

Pa­ra que los do­cen­tes se pre­pa­ren de me­jor for­ma de ca­ra a es­te de­sa­fío, es ne­ce­sa­rio vol­ver a es­tu­diar al­gu­nas co­sas pa­ra des­cu­brir una mi­ra­da más equi­ta­ti­va. “A lo lar­go de la historia, se han es­cri­to mu­chos tex­tos y li­bros so­bre el pa­pel que ju­ga­ron las mu­je­res. Por ejem­plo, en la Co­lo­nia. En esos do­cu­men­tos se sigue man­te­nien­do un rol tra­di­cio­nal de es­te gé­ne­ro. Sin em­bar­go, la cla­ve es ge­ne­rar un cam­bio de pa­ra­dig­ma en ese sen­ti­do. Es­to se pue­de lo­grar a tra­vés de un nue­vo fo­co, el que po­dría re­la­cio­nar­se con re­vi­sio­nes res­pec­to a acon­te­ci­mien­tos pa­sa­dos”, des­ta­ca la aca­dé­mi­ca de la Uni­ver­si­dad de Chile.

Otro as­pec­to cla­ve es el equi­li­brio en el nú­me­ro de hom­bres y mu­je­res que ejer­cen la do­cen­cia, pues al exis­tir una ma­yor equi­dad en es­te as­pec­to, se pro­du­ce un men­sa­je de in­te­gra­ción en las cla­ses. “Es fun­da­men­tal que las mu­je­res vean a do­cen­tes de su gé­ne­ro. Es­to les per­mi­te dar­se cuen­ta de que ellas tam­bién pue­den lo­grar una me­ta co­mo esa. Hoy, lo que es­tá ocu­rrien­do en ca­rre­ras co­mo in­ge­nie­ría, don­de hay un 15% de aca­dé­mi­cas, es que las es­tu­dian­tes que en­tran ven a po­cas pro­fe­so­ras, en­ton­ces pien­san que esa ca­rre­ra no es pa­ra ellas. En­ton­ces, tie­ne que ha­ber ex­po­si­ción”, ma­ni­fies­ta Sil­va­na Zan­lun­go, miem­bro de la Co­mi­sión Mu­jer y Aca­de­mia de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca (UC).

Otro as­pec­to a po­ten­ciar, son los cur­sos op­ta­ti­vos de gé­ne­ro. “Es im­por­tan­te que ellos vean qué sig­ni­fi­ca la equi­dad. Ade­más, tam­bién es cla­ve que se dis­cu­ta so­bre el te­ma, pues es­to per­mi­te que de­je de ser ta­bú. Por ejem­plo, se pue­de apli­car un pro­gra­ma de men­to­rías. Es de­cir, que exis­tan pro­fe­so­ras que pue­dan guiar a alum­nas tan­to pa­ra la aca­de­mia co­mo pa­ra el mun­do pro­fe­sio­nal. Es­to per­mi­te que ab­sor­ban y en­tien­dan es­te te­ma. De es­ta ma­ne­ra, cuan­do ellos des­pués con­tra­ten a un pro­fe­sio­nal, van a sa­ber que las ha­bi­li­da­des en­tre hom­bres y mu­je­res pue­den ser las mis­mas, pe­ro tam­bién com­ple­men­ta­rias, y que en­tre ma­yor diversidad tie­ne un gru­po hu­mano, es mu­cho me­jor pa­ra el equi­po. Es­tas son co­sas que se pue­den ge­ne­rar a tra­vés de la en­se­ñan­za”, afir­ma Zan­lun­go.

Tam­bién es cla­ve nor­ma­li­zar la di­fe­ren­cia en­tre los alum­nos. “La uni­ver­si­dad de­be ser la pri­me­ra que se pon­ga las pi­las pa­ra avan­zar ha­cia una ma­yor equi­dad de gé­ne­ro. Es­to, a tra­vés de la aper­tu­ra de nue­vos es­pa­cios de acep­ta­ción y co­no­ci­mien­to, sino los con­cep­tos terminan só­lo en con­sig­nas y eso no per­mi­te un ver­da­de­ro cam­bio. Por ejem­plo, ser to­le­ran­te con el ni­ño que es gay es­tá en dis­cu­sión, pues no es to­le­rar a al­guien. Se tra­ta de in­te­grar”, di­ce So­to. P

FOTO: ARCHIVO

La for­ma­ción de los aca­dé­mi­cos es cla­ve pa­ra avan­zar en la equi­dad de gé­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.