Clau­dio Orre­go, in­ten­den­te RM: “A fin de mes pre­sen­ta­re­mos la Es­tra­te­gia de Re­si­lien­cia”

—El in­ten­den­te es­pe­ra que los or­ga­nis­mos, au­to­ri­da­des y la so­cie­dad ci­vil tra­ba­jen aún más coor­di­na­dos pa­ra en­fren­tar las ad­ver­si­da­des na­tu­ra­les y so­cia­les de la re­gión. —Ade­más, Orre­go opi­na que al­go fun­da­men­tal es que los ciu­da­da­nos co­noz­can cuá­les son

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - PORTADA - DA­NIEL FA­JAR­DO CA­BE­LLO

EL fuego pri­me­ro, y los alu­des des­pués, han te­ni­do ocu­pa­do a to­do el país, in­clu­yen­do a la In­ten­den­cia Me­tro­po­li­ta­na, en es­tas úl­ti­mas se­ma­nas. Es­ta en­ti­dad es cla­ve pa­ra coor­di­nar las soluciones in­me­dia­tas an­te desas­tres na­tu­ra­les.

Pe­ro pa­ra Clau­dio Orre­go, in­ten­den­te me­tro­po­li­tano, la re­si­lien­cia se ex­pre­sa tam­bién en otros ele­men­tos. “Vi­vi­mos en un país don­de la re­si­lien­cia es per­ma­nen­te. Adap­tar­se a las ad­ver­si­da­des de dis­tin­to ti­po es par­te de nues­tra his­to­ria. Pe­ro de­be­mos es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra ate­nuar to­dos los im­pac­tos re­pen­ti­nos y brus­cos que nos ame­na­zan cons­tan­te­men­te, así co­mo las ten­sio­nes co­ti­dia­nas cró­ni­cas que de­bi­li­tan nues­tros sis­te­mas (co­mo se­gu­ri­dad, mo­vi­li­dad y con­ta­mi­na­ción)”, co­men­ta Orre­go.

¿Qué se es­tá ha­cien­do al res­pec­to en la RM?

— A fi­nes de mar­zo pre­sen­ta­re­mos la Es­tra­te­gia de Re­si­lien­cia pa­ra San­tia­go y la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na, cons­trui­da con dis­tin­tos ex­per­tos del sec­tor pú­bli­co, pri­va­do, gre­mios y so­cie­dad ci­vil, que en­tre­ga un con­tex­to de la ciu­dad, un diag­nós­ti­co de las ame­na­zas y ten­sio­nes a las cua­les nos ex­po­ne­mos y ac­cio­nes a im­ple­men­tar que me­jo­ra­rán nues­tra si­tua­ción. Es­pe­ra­mos que ello nos per­mi­ta avan­zar en la pre­ven­ción, una de las fa­len­cias que te­ne­mos hoy en el país.

¿Qué otras ini­cia­ti­vas ya han rea­li­za­do?

— En 2014 pa­sa­mos a for­mar par­te de la red de 100 Ciu­da­des Re­si­lien­tes de la Fun­da­ción Roc­ke­fe­ller, lo que nos lle­vó a for­mu­lar la Es­tra­te­gia de Re­si­lien­cia. Pa­ra­le­la­men­te he­mos tra­ba­ja­do en pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra que son ur­gen­tes pa­ra la ciu­dad. Se hi­cie­ron las pis­ci­nas de­can­ta­do­ras en la Que­bra­da de Ma­cul y el Par­que Inun­da­ble del Zan­jón de la Agua­da. Es­tán los co­lec­to­res, la com­pra de mo­to­bom­bas, los sen­so­res cli­má­ti­cos y el equi­pa­mien­to de Bom­be­ros, en­tre otros ele­men­tos.

¿Có­mo se coor­di­nan con otras en­ti­da­des?

— Es im­por­tan­te for­ta­le­cer ins­ti­tu­cio­nes cla­ve pa­ra las emer­gen­cias, co­mo la One­mi o las di­rec­cio­nes co­rres­pon­dien­tes en los mu­ni­ci­pios, crean­do protocolos don­de no los ha­bía, co­mo el Cen­tro de Ope­ra­cio­nes de Emer­gen­cia (COE) de Trans­por­tes, tras los cor­tes en la red de Me­tro. Fi­nal­men­te, he­mos tra­ba­ja­do y ne­ce­si­ta­mos ahon­dar mu­cho más en ello, así co­mo en la edu­ca­ción, pa­ra que la gen­te ten­ga com­por­ta­mien­tos res­pon­sa­bles en re­la­ción, por ejem­plo, al uso de la cor­di­lle­ra. Una cul­tu­ra de la pre­ven­ción.

¿Exis­ten re­cur­sos pa­ra es­te ítem a ni­vel de Go­bierno Re­gio­nal?

— Los re­cur­sos son siem­pre es­ca­sos y el Go­bierno Re­gio­nal no tie­ne pre­su­pues­to es­pe­cial pa­ra emer­gen­cias. En ese sen­ti­do, sin con­si­de­rar pre­su­pues­tos es­pe­cí­fi­cos, lo más im­por­tan­te que po­de­mos rea­li­zar es pre­sio­nar pa­ra que se ha­gan las in­ver­sio­nes re­que­ri­das por par­te de mi­nis­te­rios, y em­pre­sas, ade­más de coor­di­nar a los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos en la emer­gen­cia.

¿Cuá­les son los pun­tos más fla­cos de San­tia­go y sus al­re­de­do­res en cuan­to a la re­cu­pe­ra­ción an­te desas­tres de la na­tu­ra­le­za?

— Hay tres im­pac­tos na­tu­ra­les de al­ta com­ple­ji­dad: los te­rre­mo­tos y la pre­sen­cia de la fa­lla de San Ra­món, que pe­ne­tra en sec­to­res hoy po­bla­dos; los even­tos hi­dro­me- teo­ro­ló­gi­cos (sa­li­das de ríos, alu­vio­nes y cor­tes de agua); y la de­ser­ti­fi­ca­ción, con el con­si­guien­te au­men­to de los in­cen­dios fo­res­ta­les en las zo­nas ru­ra­les.

FI­NAN­CIA­MIEN­TO “Los re­cur­sos son es­ca­sos y el Go­bierno Re­gio­nal no tie­ne pre­su­pues­to es­pe­cial pa­ra emer­gen­cias”.

¿Y en cuan­to a pro­ble­mas no re­la­cio­na­dos a los desas­tres na­tu­ra­les?

— Tam­bién exis­ten ten­sio­nes per­ma­nen­tes que afec­tan a la ciu­dad. En­tre ellas des­ta­can las pro­ble­má­ti­cas de mo­vi­li­dad, con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca, in­se­gu­ri­dad y se­gre­ga­ción so­cio-es­pa­cial. Es­tos factores, in­flu­yen di­rec­ta­men­te en la re­si­lien­cia.

¿Cuál es nues­tra ca­rac­te­rís­ti­ca co­mo so­cie­dad pa­ra en­fren­tar es­tos pro­ble­mas y en qué fa­lla­mos?

— Si bien los im­pac­tos no pue­den evi­tar­se, sí po­de­mos pre­ver la mi­ti­ga­ción de da­ños y es­tar más pre­pa­ra­dos en cuan­to a ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción y re­cu­pe­ra­ción de la ciu­dad. En eso to­dos te­ne­mos una cuo­ta de res­pon­sa­bi­li­dad, tan­to la au­to­ri­dad co­mo los pri­va­dos y tam­bién los ciu­da­da­nos, que acá en la RM des­ta­can por su am­plia par­ti­ci­pa­ción. En Chi­le he­mos apren­di­do de ca­da cri­sis y desas­tre pa­ra en­fren­tar el si­guien­te de me­jor ma­ne­ra. Pe­ro aún que­da mu­cho por me­jo­rar, en par­ti­cu­lar en los sis­te­mas de aler­tas tem­pra­nas, la pla­ni­fi­ca­ción, las gran­des in­ver­sio­nes y cam­bios re­gu­la­to­rios, en­tre otros ele­men­tos. En ese sen­ti­do, co­mo ciu­dad es­ta­mos a me­dio ca­mino.

¿Cuá­les son los pa­sos a se­guir a la ho­ra de en­fren­tar una emer­gen­cia en la RM?

— Pri­me­ro, se ci­ta a un Co­mi­té Ope­ra­ti­vo de Emer­gen­cia, que sir­ve co­mo una ins­tan­cia de coor­di­na­ción en­tre la go­ber­na­ción res­pec­ti­va, la Se­re­mi que se re­la­cio­na con esa emer­gen­cia y las po­li­cías, en­tre otros ac­to­res. Ge­ne­ral­men­te, si el he­cho es de du­ra­ción me­dia o lar­ga, se rea­li­zan va­rias reunio­nes con el co­mi­té pa­ra ir ac­tua­li­zan­do el es­ta­do de si­tua­ción y rea­li­zan­do los cam­bios ne­ce­sa­rios. Ade­más se tie­ne co­mu­ni­ca­ción per­ma­nen­te con las zo­nas afec­ta­das vía te­lé­fono, What­sApp y re­des so­cia­les.

TEN­SIO­NES URBANAS “La mo­vi­li­dad, con­ta­mi­na­ción, in­se­gu­ri­dad y se­gre­ga­ción, tam­bién afec­tan a la re­si­lien­cia”.

TE­MAS PEN­DIEN­TES “Aún que­da mu­cho por me­jo­rar. En ese sen­ti­do, co­mo ciu­dad es­ta­mos a me­dio ca­mino”.

¿Qué lec­cio­nes nos de­jan los re­cien­tes in­cen­dios y alu­des?

— Es­tas emer­gen­cias tie­nen en co­mún que es­tán li­ga­das al pro­ce­so de de­ser­ti­fi­ca­ción y cam­bio cli­má­ti­co que afec­tan al mun­do, a los cua­les de­be­mos adap­tar­nos. Es­to sig­ni­fi­ca que es cru­cial me­jo­rar los sis­te­mas de pre­ven­ción an­te es­te ti­po de even­tos pa­ra es­tar pre­pa­ra­dos. Se de­be tra­ba­jar en con­jun­to y no de for­ma ais­la­da (co­mo ocu­rre en la ac­tua­li­dad) pa­ra te­ner una me­jor res­pues­ta an­te las ca­tás­tro­fes y pa­ra lo­grar­lo es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio te­ner una au­to­ri­dad re­gio­nal. Tam­bién es im­por­tan­te la co­mu­ni­dad or­ga­ni­za­da y una efec­ti­va edu­ca­ción so­bre las par­ti­cu­la­ri­da­des de nues­tro te­rri­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.