Ne­ce­si­dad de ac­tua­li­za­ción: El ma­yor re­to pa­ra es­tar más pre­pa­ra­dos

Ex­per­tos ase­gu­ran que tras el 27F no hu­bo gran­des cam­bios en cuan­to al ac­tual sis­te­ma de emer­gen­cias y que las ca­tás­tro­fes no só­lo afec­tan a una ciu­dad en par­ti­cu­lar, sino que pue­den des­en­ca­de­nar una se­rie de con­se­cuen­cias que ter­mi­nen pro­vo­can­do otras cr

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - PORTADA - EFRAÍN MORAGA

Pá­gi­na 2-3

DES­DE 2008 han si­do once los gran­des desas­tres na­tu­ra­les que han afec­ta­do a las ciu­da­des chi­le­nas, in­clu­yen­do los in­cen­dios ocu­rri­dos en­tre enero y fe­bre­ro de es­te año y los re­cien­tes alu­vio­nes de la se­ma­na pa­sa­da.

Por eso, la re­si­lien­cia es fun­da­men­tal pa­ra en­fren­tar las con­se­cuen­cias de es­tos even­tos, es­pe­cial­men­te si con­si­de­ra­mos que, en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, el te­rre­mo­to del 27 de fe­bre­ro de 2010, por ejem­plo, sig­ni­fi­có cer­ca de US$30 mil mi­llo­nes en pér­di­das. Es­to, sin con­si­de­rar el im­pac­to de las víc­ti­mas. En el ca­so del te­rre­mo­to de sep­tiem­bre del 2015, ocu­rri­do en el nor­te de Chi­le, de­jó 15 per­so­nas fa­lle­ci­das, 14 he­ri­dos, 64 al­ber­ga­dos, 13.905 dam­ni­fi­ca­dos y 816 vi­vien­das des­trui­das.

Se­gún Pa­blo Allard, de­cano de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra de la UDD, el con­cep­to de re­si­lien­cia es la ca­pa­ci­dad de un or­ga­nis­mo, en es­te ca­so de una ciu­dad, de re­cu­pe­rar sus fun­cio­nes bá­si­cas lo an­tes po­si­ble lue­go de ha­ber vi­vo un shock. “Las co­mu­ni­da­des que tie­nen ma­yor cohe­sión so­cial, aque­llas que pre­sen­tan más con­fian­za e in­te­gra­ción, tien­den a ser mu­cho más re­si­lien­tes que los gru­pos se­gre­ga­dos o di­so­cia­dos”, ex­pli­ca Allard.

Tam­bién hay ex­per­tos que ase­gu­ran que la re­si­lien­cia de­bie­ra ver­se re­fle­ja­da en los or­ga­nis­mos y sis­te­mas en­car­ga­dos de los protocolos de emer­gen­cia. “Des­de el pun­to de vis­ta de lo ob­je­ti­vo, nues­tro sis­te­ma vie­ne sien­do el mis­mo que te­nía­mos el 2010. No ha ha­bi­do mo­di­fi­ca­cio­nes, y por lo tan­to, no ten­dría­mos por qué pen­sar que la res­pues­ta se­ría sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te me­jor”, ase­gu­ra Mi­chel De L’Her­be, con­sul­tor en ges­tión de emer­gen­cias.

Por su par­te, So­nia Pé­rez, di­rec­ti­va del Pro­gra­ma CITRID de Re­duc­ción de Ries­go y Desas­tres de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, ex­pli­ca que exis­ten va­rias di­men­sio­nes de la re­si­lien­cia, co­mo la fí­si­ca, que con­sis­te en que la in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­ca y pri­va­da, así co­mo los ser­vi­cios prin­ci­pa­les (luz, agua y co­nec­ti­vi­dad) sean ga­ran­ti­za­dos en su dis­tri­bu­ción y ca­li­dad.

Otra di­men­sión cla­ve - se­gún Pé­rez- es­tá a ni­vel so­cial. “Se re­quie­re un eje de tra­ba­jo orien­ta­do a la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va: es de­cir, se de­ben con­si­de­rar las for­mas de vida aso­cia­das a los tra­ba­jos y mo­dos de pro­duc­ción de los dis­tin­tos sec­to­res, pa­ra pro­cu­rar su con­ti­nui­dad y en ca­so de im­po­si­bi­li­dad por con­se­cuen­cias del da­ño, hay que te­ner cla­ro de an­te­mano los me­ca­nis­mos de re­con­fi­gu­ra­ción y reapren­di­za­je”, apun­ta la aca­dé­mi­ca.

Pa­ra ha­cer­se una idea, la So­cie­dad Na­cio­nal de Agri­cul­tu­ra (SNA) es­ti­mó en más de US$400 mi­llo­nes las pér­di­das pa­tri­mo­nia­les pa­ra el sec­tor sil­voa­gro­pe­cua­rio, lue­go de los in­cen­dios que afec­ta­ron al cen­tro-sur de Chi­le es­te ve­rano. Só­lo en el sec­tor vi­ti­vi­ní­co­la, se con­ta­bi­li­za­ron 117 hec­tá­reas de vi­ñas que­ma­das.

Pé­rez tam­bién ex­pli­ca que otras dos di­men­sio­nes a con­si­de­rar son la re­si­lien­cia ins­ti­tu­cio­nal, que con­sis­te en con­tar con los ser­vi­cios pú­bli­cos coor­di­na­dos, con da­tos e in­for­ma­ción co­mún, y la re­si­lien­cia psi­co­so-

cial, que tra­ta so­bre el bie­nes­tar y sa­lud men­tal de las per­so­nas, pa­ra lo cual es cla­ve el es­tu­dio de barrios y co­mu­ni­da­des.

Otros aca­dé­mi­cos sos­tie­nen que las ciu­da­des chi­le­nas de­ben ins­pi­rar­se en mo­de­los ex­tran­je­ros, don­de exis­ten go­bier­nos me­tro­po­li­ta­nos, ade­más de po­si­bi­li­tar que la res­pues­ta no es­té cen­tra­li­za­da co­mo ocu­rre en Chi­le. “Hay que ac­tua­li­zar y ma­pear to­dos los ries­gos que exis­ten, ade­más de ha­cer in­ver­sio­nes pa­ra mi­ti­gar esos pe­li­gros, es­pe­cial­men­te en que­bra­das, bor­des cos­te­ros y flu­via­les, y que és­tos pue­dan ser apro­ve­cha­dos co­mo gran­des es­pa­cios pú­bli­cos cuan­do no hay emer­gen­cias, que es lo que ocu­rrió con los par­ques inun­da­bles”, ma­ni­fies­ta Iván Poduje, ar­qui­tec­to de la UCV y ase­sor de la cam­pa­ña de Ricardo La­gos en ma­te­rias urbanas. El ex­per­to ase­gu­ra ade­más que: “en fun­ción del ma­peo de las zo­nas de ries­go, hay que re­lo­ca­li­zar asen­ta­mien­tos pa­ra evi­tar los pe­li­gros”, agre­ga.

In­ver­sión

En tan­to, un es­tu­dio del Con­se­jo Na­cio­nal de In­no­va­ción pa­ra el De­sa­rro­llo (CNID) de­no­mi­na­do “Ha­cia un Chi­le re­si­lien­te fren­te a desas­tres: una opor­tu­ni­dad”, plan­tea que de aquí a 20 años se de­ben in­ver­tir US$22,5 mi­llo­nes en re­si­lien­cia so­cial fren­te a desas­tres na­tu­ra­les, US$18,8 mi­llo­nes en lí­neas vi­ta­les e in­fra­es­truc­tu­ra cri­ti­ca, ade­más de US$52,6 mi­llo­nes en la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de tec­no­lo­gías, en­tre otros as­pec­tos.

So­nia Pé­rez fue una de las aca­dé­mi­cas que par­ti­ci­pó en la in­ves­ti­ga­ción de es­te in­for­me, el que apun­ta ha­cia el de­sa­rro­llo de una es­tra­te­gia de tra­ba­jo mul­ti­dis­ci­pli­na­rio pa­ra ge­ne­rar co­no­ci­mien­tos e in­no­va­cio­nes que apo­yen el con­cep­to de re­si­lien­cia en la ciu­dad, de ma­ne­ra de avan­zar ha­cia una ur­be más se­gu­ra.

“Se ma­ni­fes­ta­ría en pro­duc­tos que pue­den dar­se en dis­tin­tos ám­bi­tos, co­mo tecnología, la­bo­ra­to­rios, sis­te­mas de aler­ta, mo­ni­to­reo y eva­lua­ción; mo­de­los y si­mu­la­cio­nes, to­das ac­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra es­te país que po­co sa­be de sus pro­pias ca­pa­ci­da­des de re­si­lien­cia y que tie­ne re­cur­sos cien­tí­fi­cos dis­gre­ga­dos con po­ca si­ner­gia en sus pre­gun­tas y res­pues­tas”, afir­ma la aca­dé­mi­ca de la Uni­ver­si­dad de Chi­le

La experta ad­vier­te que: “pa­ra que la es­tra­te­gia sir­va, se re­quie­re de una ins­ti­tu­cio­na­li­dad, una pla­ta­for­ma, que ocu­pe un lu­gar en don­de se vin­cu­len las uni­ver­si­da­des, los cen­tros y dis­tin­tas es­fe­ras pa­ra dar­le va­lor so­cial y po­lí­ti­co a es­tos co­no­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos”, agre­ga.

Zo­nas ca­lien­tes

Los ex­per­tos ase­gu­ran que uno de los ma­yo­res ries­gos que afec­tan a las ciu­da­des son las fuen­tes flu­via­les que las atra­vie­san o aque­llos es­te­ros que se en­cuen­tran cer­ca de los nú­cleos ur­ba­nos, pues­to que pue­den des­bor­dar­se co­mo ocu­rrió con el río Ma­po­cho el año pa­sa­do, he­cho que afec­tó a 1.206 ho­ga­res y 2.950 per­so­nas, se­gún un in­for­me de Geo­re­search. “Los ríos ur­ba­nos co­mo el Loa en Ca­la­ma (que se aca­ba de des­bor­dar), el Ma­po­cho o los es­te­ros, co­mo los de Re­ña­ca, y Vi­ña del Mar, re­quie­ren obras de ca­na­li­za­ción que se di­se­ñen bajo es­te nue­vo es­ce­na­rio cli­má­ti­co”, ad­vier­te Iván Poduje.

El bor­de cos­te­ro es otro de los lu­ga­res don­de los ex­per­tos po­nen su aten­ción y ad­vier­ten que las ma­re­ja­das del úl­ti­mo tiem­po es­tán cau­san­do un da­ño sig­ni­fi­ca­ti­vo y po­co co­no­ci­do, so­bre to­do en zo­nas que son re­co­no­ci­das por su po­ten­cial tu­rís­ti­co. “Tam­bién he­mos vis­to que en el bor­de cos­te­ro, es­pe­cí­fi­ca­men­te en la quin­ta re­gión, las ma­re­ja­das han ido ge­ne­ran­do un da­ño sig­ni­fi­ca­ti­vo y po­co men­cio­na­do, no so­lo en ma­te­ria de in­fra­es­truc­tu­ra sino que en las pla­yas, que es un re­cur­so tu­rís­ti­co y no so­la­men­te re­crea­ti­vo, que es par­te de una in­dus­tria muy re­le­van­te pa­ra el ni­vel lo­cal”, des­ta­ca De L’Her­be.

Tras los alu­vio­nes en la zo­na cen­tral de Chi­le, que­da­ron en evi­den­cia otros lu­ga­res ca­lien­tes que ame­na­zan la se­gu­ri­dad de los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad, por lo que se­gún los ex­per­tos se re­quie­re de for­ma ur­gen­te de me­di­das de mi­ti­ga­ción. “Las que­bra­das es un te­ma ur­gen­te: hay mu­chas ciu­da­des que es­tán cer­ca de ellas, co­mo es el ca­so de la cor­di­lle­ra de la Cos­ta en el nor­te, San­tia­go, Val­pa­raí­so, Vi­ña del Mar, que son zo­nas que son ver­da­de­ras bom­bas de tiem­po en el ca­so de alu­vio­nes”, di­ce Poduje.

En 20 años se de­ben in­ver­tir US$22,5 mi­llo­nes en re­si­lien­cia so­cial, US$18,8 mi­llo­nes en lí­neas vi­ta­les y US$52,6 mi­llo­nes en tec­no­lo­gías.

Hay que ha­cer in­ver­sio­nes pa­ra mi­ti­gar esos pe­li­gros, es­pe­cial­men­te en que­bra­das, bor­des cos­te­ros y flu­via­les.

Pa­ra que la es­tra­te­gia sir­va, se re­quie­re de una ins­ti­tu­cio­na­li­dad, que ocu­pe un lu­gar en don­de se vin­cu­len los di­fe­ren­tes ac­to­res.

“En fun­ción del ma­peo de las zo­nas de ries­go, hay que re­lo­ca­li­zar asen­ta­mien­tos que es­tán ubi­ca­dos en es­tos lu­ga­res o in­ver­tir es­pe­cial­men­te en esos sec­to­res pa­ra que ese pe­li­gro no se pro­duz­ca”.

IVÁN PODUJE

Ar­qui­tec­to y ase­sor de la cam­pa­ña de Ricardo La­gos en ma­te­ria ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.