LAS 10 CLA­VES PA­RA UR­BES ME­JOR PREPARADAS

En el año 2010, la uni­dad de desas­tres de la ONU (UNISDR) ela­bo­ró un ma­nual pa­ra desa­rro­llar ciu­da­des más re­si­lien­tes, en­fo­ca­do en los lí­de­res de los go­bier­nos lo­ca­les. Es­tas son las re­co­men­da­cio­nes del or­ga­nis­mo, las cua­les lue­go fue­ron con­so­li­da­das en e

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - PULSO CIUDAD - PAU­LA NAMUR

Mar­co ins­ti­tu­cio­nal y ad­mi­nis­tra­ti­vo

La pri­me­ra re­co­men­da­ción del ma­nual de la Ofi­ci­na de la ONU pa­ra la Re­duc­ción del Ries­go de Desas­tres (UNISDR) apun­ta a es­ta­ble­cer la coor­di­na­ción ne­ce­sa­rias pa­ra com­pren­der y re­du­cir el ries­go de desas­tre den­tro de los go­bier­nos lo­ca­les, ba­sa­da en la par­ti­ci­pa­ción de ciu­da­da­nos. “Ve­le por­que to­dos los de­par­ta­men­tos com­pren­dan su pa­pel y la con­tri­bu­ción que pue­den ha­cer a la re­duc­ción del ries­go de desas­tres y a la pre­pa­ra­ción en ca­so de es­tos”, des­ta­ca el ma­nual. Pa­ra es­to, los pa­sos cla­ve, se­gún el or­ga­nis­mo, son: es­ta­ble­cer o con­so­li­dar la ca­pa­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal y de coor­di­na­ción en la ciu­dad, ins­tau­rar un mar­co le­gal, coor­di­nar los ser­vi­cios de emer­gen­cia y crear alian­zas más allá de la ciu­dad.

Fi­nan­cia­mien­to y re­cur­sos

En se­gun­do lu­gar, la UNISDR re­co­mien­da asig­nar un pre­su­pues­to pa­ra la re­duc­ción del ries­go de desas­tres y ofre­cer in­cen­ti­vos a los pro­pie­ta­rios de vi­vien­das, las fa­mi­lias de ba­jos in­gre­sos, las co­mu­ni­da­des, las em­pre­sas y el sec­tor pú­bli­co pa­ra que in­vier­tan en la re­duc­ción de los ries­gos que en­fren­tan. “Un plan de ac­ción se­gui­rá sien­do só­lo un plan a me­nos que se ha­ya asig­na­do re­cur­sos pa­ra ga­ran­ti­zar que las ac­cio­nes re­la­cio­na­das con los diez as­pec­tos esen­cia­les pue­dan ser rea­li­za­das”, des­ta­ca el or­ga­nis­mo. De acuer­do con el do­cu­men­to, los go­bierno lo­ca­les ne­ce­si­tan ca­pa­ci­da­des y me­ca­nis­mos pa­ra te­ner ac­ce­so y ma­ne­jar los re­cur­sos, in­clu­yen­do aque­llos des­ti­na­dos a dis­mi­nuir los ries­gos de desas­tres.

Eva­lua­ción de ries­gos mul­ti­ame­na­za

De acuer­do con el or­ga­nis­mo de la ONU, tam­bién es esen­cial man­te­ner in­for­ma­ción ac­tua­li­za­da so­bre las ame­na­zas y las vul­ne­ra­bi­li­da­des, rea­li­zan­do eva­lua­cio­nes del ries­go y uti­li­zán­do­las co­mo ba­se pa­ra los pla­nes y las de­ci­sio­nes re­la­ti­vas al de­sa­rro­llo ur­bano. El or­ga­nis­mo lla­ma a ve­lar por­que es­ta in­for­ma­ción y los pla­nes pa­ra la re­si­lien­cia de la ciu­dad es­tén dis­po­ni­bles a to­do el pú­bli­co y que se con­ver­se acer­ca de es­tos pro­pó­si­tos.

“A me­nos que las ciu­da­des com­pren­dan ver­da­de­ra­men­te los ries­gos a los que se en­fren­tan, la pla­ni­fi­ca­ción de una re­duc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va del ries­go de desas­tres pue­de re­sul­tar in­efi­caz”, des­ta­ca el ma­nual. Así, ana­li­zar y eva­luar el ries­go es pre­rre­qui­si­to pa­ra tomar me­jo­res de­ci­sio­nes.

Ca­pa­ci­ta­ción y con­cien­ti­za­ción pú­bli­ca

El sép­ti­mo as­pec­to esen­cial co­rres­pon­de a la ca­pa­ci­ta­ción, edu­ca­ción y con­cien­ti­za­ción pú­bli­ca. Se­gún el ma­nual de la ONU, los go­bier­nos lo­ca­les de­ben ase­gu­rar­se de que exis­tan pro­gra­mas de edu­ca­ción y ca­pa­ci­ta­ción so­bre re­duc­ción del ries­go de desas­tres en las es­cue­las y co­mu­ni­da­des lo­ca­les. “Si los ciu­da­da­nos son lla­ma­dos a tomar par­te en la res­pon­sa­bi­li­dad co­lec­ti­va de es­ta­ble­cer ciu­da­des re­si­lien­tes, es fun­da­men­tal la ca­pa­ci­ta­ción”, des­ta­ca el or­ga­nis­mo. “Los pro­gra­mas de con­cien­ti­za­ción, de­sa­rro­llo de ca­pa­ci­da­des y edu­ca­ción so­bre ries­go de desas­tres y me­di­das de mi­ti­ga­ción son cla­ve pa­ra mo­vi­li­zar la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en las es­tra­te­gias de re­duc­ción de ries­gos de desas­tres de la ciu­dad”.

Pro­tec­ción del me­dioam­bien­te

El oc­ta­vo as­pec­to esen­cial es pro­te­ger los eco­sis­te­mas y las zo­nas na­tu­ra­les de amor­ti­gua­mien­to pa­ra mi­ti­gar el im­pac­to de las inun­da­cio­nes, las ma­re­ja­das y otras ame­na­zas a las cua­les pue­de es­tar ex­pues­ta la ciu­dad. Adi­cio­nal­men­te, el or­ga­nis­mo lla­ma a mi­ti­gar el cam­bio cli­má­ti­co con ba­se en bue­nas prác­ti­cas de re­duc­ción de ries­go de desas­tres. El pro­ce­so de ex­pan­sión ur­ba­na ha trans­for­ma­do el en­torno cir­cun­dan­te de las ciu­da­des, ge­ne­ran­do ries­gos adi­cio­na­les. “Man­te­ner un equi­li­brio en­tre las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas y los eco­sis­te­mas es una ex­ce­len­te es­tra­te­gia pa­ra re­du­cir los ries­gos y con­tri­buir a la re­si­lien­cia y a la sos­te­ni­bi­li­dad”, des­ta­ca la uni­dad de la ONU a car­go del ma­ne­jo de desas­tres.

Aler­ta tem­pra­na y res­pues­ta efi­caz

La UNISDR des­ta­ca que los pla­nes bien ela­bo­ra­dos del es­ta­do de pre­pa­ra­ción y res­pues­ta en ca­so de emer­gen­cia no só­lo salvan vi­das y bie­nes, sino que ade­más ayu­dan en la ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción y re­si­lien­cia post desas­tre, mi­ti­gan­do su im­pac­to.

“Los es­fuer­zos de pre­pa­ra­ción y los sis­te­mas de aler­ta tem­pra­na ayu­dan a ga­ran­ti­zar que las ciu­da­des, co­mu­ni­da­des e in­di­vi­duos ame­na­za­dos por desas­tres de ori­gen na­tu­ral o de otro ti­po pue­dan ac­tuar con su­fi­cien­te tiem­po y ade­cua­da­men­te pa­ra re­du­cir las le­sio­nes per­so­na­les, las pér­di­das de vida y los da­ños a los bie­nes, pro­pie­da­des o los frá­gi­les en­tor­nos cir­cun­dan­tes”, ase­gu­ra el or­ga­nis­mo de Na­cio­nes Uni­das. Vier­nes 3 de mar­zo de 2017 •

Pro­tec­ción y me­jo­ra­mien­to de la in­fra­es­truc­tu­ra

El cuar­to pun­to es in­ver­tir y man­te­ner una in­fra­es­truc­tu­ra que re­duz­ca el ries­go, ta­les co­mo desagües pa­ra evi­tar inun­da­cio­nes. Se­gún sea ne­ce­sa­rio, es­ta in­fra­es­truc­tu­ra se de­be ajus­tar tam­bién pa­ra ha­cer fren­te al cam­bio cli­má­ti­co. “No to­das las ame­na­zas es­tán des­ti­na­das a cau­sar desas­tres. Las me­di­das pre­ven­ti­vas pue­den con­tri­buir a evi­tar el co­lap­so, la in­ca­pa­ci­dad o la des­truc­ción de re­des, in­fra­es­truc­tu­ra y re­des de su­mi­nis­tro exis­ten­tes”, des­ta­ca el in­for­me. Se­gún la ONU, las ca­rre­te­ras mal di­se­ña­das o la fal­ta de dre­na­je son la cau­sa de mu­chos des­li­za­mien­tos, y la in­fra­es­truc­tu­ra bá­si­ca (ca­rre­te­ras, puen­tes, ae­ro­puer­tos, sis­te­mas eléc­tri­cos y de co­mu­ni­ca­ción) son im­pres­cin­di­bles

Pro­tec­ción de ins­ta­la­cio­nes vi­ta­les en edu­ca­ción y sa­lud

Jun­to con la in­fra­es­truc­tu­ra bá­si­ca, la ONU re­co­mien­da ase­gu­rar­se de que las es­cue­las e ins­ta­la­cio­nes de sa­lud si­gan fun­cio­nan­do, da­do que en­tre­gan ser­vi­cios so­cia­les in­dis­pen­sa­bles. “Cum­plen un pa­pel muy im­por­tan­te du­ran­te y des­pués de un desas­tre, y pue­den ser­vir de alo­ja­mien­to por un pe­rio­do de cor­ta du­ra­ción ya que las es­cue­las y los hos­pi­ta­les de­ben se­guir fun­cio­nan­do co­mo ta­les”, des­ta­ca el or­ga­nis­mo. De acuer­do con el do­cu­men­to, ade­más se de­be res­ta­ble­cer cuan­to an­tes las cla­ses de los ni­ños pa­ra evi­tar con­se­cuen­cias so­cia­les y psi­co­ló­gi­cas. Pa­ra es­to, se de­be pro­cu­rar que es­cue­las y hos­pi­ta­les si­gan fun­cio­nan­do, eva­luar el ries­go de desas­tres en ellos, y re­co­no­cer la im­por­tan­cia de es­tos ser­vi­cios tras el desas­tre.

Re­gla­men­ta­ción y pla­ni­fi­ca­ción te­rri­to­rial

El sex­to as­pec­to con­si­de­ra­do co­mo esen­cial por la ONU es la re­gla­men­ta­ción de la cons­truc­ción y la pla­ni­fi­ca­ción te­rri­to­rial. “Apli­que y ha­ga cum­plir las re­gu­la­cio­nes de cons­truc­ción y los prin­ci­pios de pla­ni­fi­ca­ción te­rri­to­rial rea­lis­tas y adap­ta­dos a los ries­gos. Ubi­que te­rre­nos se­gu­ros pa­ra los ciu­da­da­nos de ba­jos re­cur­sos y ha­ga me­jo­ras en los asen­ta­mien­tos hu­ma­nos cuan­do sea po­si­ble”, es la re­co­men­da­ción de la ONU. De acuer­do con un es­tu­dio de la Or­ga­ni­za­ción Pan­ame­ri­ca­na de la Sa­lud, ci­ta­do en el ma­nual de la UNISDR, el cos­to de una cons­truc­ción di­se­ña­da y cons­trui­da pa­ra so­por­tar ame­na­zas, co­mo los te­rre­mo­tos, pue­de in­cre­men­tar el cos­to to­tal de la in­fra­es­truc­tu­ra en ape­nas 1% a 5%.

Re­cu­pe­ra­ción y re­cons­truc­ción

El úl­ti­mo as­pec­to tie­ne que ver con la re­cons­truc­ción una vez pa­sa­do el desas­tre, que in­clu­ye ga­ran­ti­zar que las ac­ti­vi­da­des de re­cons­truc­ción se cen­tren en las ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción afec­ta­da y que se cuen­te con su apo­yo en el di­se­ño y la eje­cu­ción de las ope­ra­cio­nes de re­cu­pe­ra­ción y res­pues­tas, in­clu­yen­do la re­cons­truc­ción de ho­ga­res y me­dios de sus­ten­to.

“Exis­te un cons­tan­te di­le­ma en­tre la ne­ce­si­dad de re­cons­truir rá­pi­da­men­te o re­cons­truir de la ma­ne­ra más ri­gu­ro­sa po­si­ble. Un pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo y bien pen­sa­do de re­cu­pe­ra­ción y re­cons­truc­ción ayu­da a la ciu­dad a reac­ti­var­se, a res­ta­ble­cer y re­cons­truir su in­fra­es­truc­tu­ra da­ña­da y a res­ta­ble­cer su eco­no­mía, ca­pa­ci­tan­do a los ciu­da­da­nos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.