LAS CIU­DA­DES CON MA­YOR CA­PA­CI­DAD PA­RA SO­BRE­PO­NER­SE

Ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción, fuer­tes in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ra crí­ti­ca y pla­nes de emer­gen­cia ro­bus­tos son al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas de los po­los ur­ba­nos que son con­si­de­ra­dos co­mo los más re­si­lien­tes.

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - PULSO CIUDAD - PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓPEZ

CHRISTCHURCH es una lo­ca­li­dad de Nueva Ze­lan­da que en 2011 fue azo­ta­da por un sis­mo mag­ni­tud 6,3°, de­jan­do co­mo con­se­cuen­cia gran­des pér­di­das ma­te­ria­les y 185 per­so­nas fa­lle­ci­das. En no­viem­bre de 2016 otro sis­mo, es­ta vez 7,5 en la es­ca­la de Rich­ter afec­tó a la co­mu­ni­dad. Sin em­bar­go, los re­sul­ta­dos fue­ron muy di­fe­ren­tes. Las pér­di­das dis­mi­nu­ye­ron y no hu­bo vi­das que la­men­tar. De eso se tra­ta la re­si­lien­cia, so­bre­po­ner­se a epi­so­dios de shock y apren­der lec­cio­nes pa­ra in­cor­po­rar­las en pla­nes de emer­gen­cia y re­du­cir los ries­gos pa­ra la co­mu­ni­dad. Aun­que es un con­cep­to que se ha in­cor­po­ra­do re­cien­te­men­te en la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na, ha ad­qui­ri­do re­le­van­cia y son va­rias las ciu­da­des al- re­de­dor del mun­do que aho­ra lo con­si­de­ran.

En el ca­so de Nueva Ze­lan­da, ellos op­ta­ron por la crea­ción de un plan in­te­gra­do de emer­gen­cia con én­fa­sis en la pro­tec­ción ci­vil, de­no­mi­na­do “4R” (re­duc­tion, readi­ness, res­pon­se and re­co­very). La pri­me­ra eta­pa de re­duc­ción iden­ti­fi­ca y ana­li­za los ries­gos a lar­go pla­zo pa­ra la vida hu­ma­na y la pro­pie­dad, con el fin de re­du­cir su im­pac­to y, en lo po­si­ble, la pro­ba­bi­li­dad de que se pro­duz­can epi­so­dios crí­ti­cos. La se­gun­da fa­se de pre­pa­ra­ción bus­ca desa­rro­llar sis­te­mas ope­ra­ti­vos y ca­pa­ces an­tes de que ocu­rra una emer­gen­cia. Con­tem­pla pro­gra­mas de au­to­ayu­da y res­pues­ta pa­ra la ciu­da­da­nía y pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos pa­ra ser­vi­cios de emer­gen­cia.

El ter­cer pa­so, o res­pues­ta, co­rres­pon­de a las ac­cio­nes to­ma­das in­me­dia­ta­men­te an­tes, du­ran­te o di­rec­ta­men­te des­pués de una emer­gen­cia pa­ra ayu­dar a las co­mu­ni­da­des a re­cu­pe­rar­se. La úl­ti­ma fa­se, y don­de la re­si­lien­cia to­ma pro­ta­go­nis­mo, es la de re­cu­pe­ra­ción, que res­pon­de a los es­fuer­zos y pro­ce­sos coor­di­na­dos pa­ra lo­grar la re­ge­ne­ra­ción in­me­dia­ta, a me­diano y lar­go pla­zo de una co­mu­ni­dad des­pués de una emer­gen­cia.

En di­ver­sos ran­kings de ciu­da­des re­si­lien­tes hay nom­bres que se re­pi­ten, co­mo Áms­ter­dam, Bru­se­las, Johan­nes­bur­go, Kioto, Chica­go, Nueva York, Bar­ce­lo­na y To­ron­to. “Es di­fí­cil es­ta­ble­cer qué ciu­dad es­tá más pre­pa­ra­da que otra por­que los epi­so­dios crí­ti­cos pue­den ser mu­chas co­sas, des­de un cor­te de elec­tri­ci­dad ge­ne­ra­li­za­do has­ta una ca­tás­tro­fe de ín­do­le na­tu­ral. Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, que cuen­ta con una cul­tu­ra muy pre­pa­ra­da con el hu­ra­cán Ka­tri­na mos­tró pun­tos de vul­ne­ra­bi­li­dad im­por­tan­te”, se­ña­la Ca­ro­li­ne Stamm, do­cen­te e in­te­gran­te del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Ur­ba­nos y Te­rri­to­ria- les de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca. Ella tam­bién po­ne de ejem­plo a Ja­pón, que his­tó­ri­ca­men­te ha si­do una de las más preparadas pa­ra los sis­mos, pe­ro no tan­to pa­ra los tsu­na­mis o pro­ble­mas nu­clea­res co­mo ocu­rrió en 2011 en Fu­kus­hi­ma.

“La preo­cu­pa­ción por desa­rro­llar pla­nes de emer­gen­cia es­tá pre­sen­te en to­das las la­ti­tu­des. No só­lo se tra­ta de sa­ber dar res­pues­ta de ma­ne­ra rápida, sino de an­ti­ci­par­las y que así no se vea afec­ta­da la ca­li­dad de vida de las per­so­nas”, en­fa­ti­za Stamm. Del mis­mo mo­do, cuen­ta que el de­sa­rro­llo de in­fra­es­truc­tu­ra crí­ti­ca de las lo­ca­li­da­des jue­ga a fa­vor de la re­cu­pe­ra­ción de las zo­nas urbanas cuan­do hay epi­so­dios de es­trés

El Re­por­te de Ciu­da­des Re­si­lien­tes 2016 ela­bo­ra­do por la agru­pa­ción de go­bier­nos lo­ca­les pa­ra la sus­ten­ta­bi­li­dad, es­ta­ble­ce que la im­por­tan­cia de te­ner ciu­da­des re­si­lien­tes es que gran par­te de la po­bla­ción hoy vi­ve en es­tos cen­tros ur­ba­nos con más de 3,96 mil mi­llo­nes de per­so­nas, ra­zón por las que no só­lo se han con­ver­ti­do en eje de la po­bla­ción, sino tam­bién de la eco­no­mía. Una ciu­dad re­si­lien­te, se­ña­lan, es­tá pre­pa­ra­da pa­ra ab­sor­ber y re­cu­pe­rar­se de cual­quier shock o es­trés man­te­nien­do sus fun­cio­nes esen­cia­les, es­truc­tu­ra iden­ti­dad y con­ti­nui­dad”.

Ciu­da­des ca­na­dien­ses co­mo To­ron­to o Van­cou­ver se re­pi­ten cons­tan­te­men­te. Es­to se de­be­ría a la fuer­te com­bi­na­ción de ba­ja vul­ne­ra­bi­li­dad, al­ta ca­pa­ci­dad adap­ta­ti­va, ade­más de re­cur­sos dis­po­ni­bles y pla­ni­fi­ca­ción.

Por su par­te, las ciu­da­des la­ti­nas no apa­re­cen a me­nu­do, da­do a que en gran par­te la inequi­dad y vul­ne­ra­bi­li­dad ge­ne­ra ten­sión so­cial cons­tan­te. Con­si­de­ra­dos co­mo po­los en vías de de­sa­rro­llo, los re­cur­sos tien­den a des­ti­nar­se una vez que ocu­rren los epi­so­dios de es­trés, aún no se in­te­gra ca­bal­men­te la men­ta­li­dad de que pro­gra­mar y pla­ni­fi­car ge­ne­ra una re­cu­pe­ra­ción más rápida y, mu­chas ve­ces, más eco­nó­mi­ca.

Shang­hai, es otra de las ciu­da­des que ha au­men­ta­do su re­si­lien­cia rá­pi­da­men­te. Con una po­bla­ción cre­cien­te, la au­to­ri­dad ha pues­to én­fa­sis en el in­fra­es­truc­tu­ra y trans­por­te. Prue­ba de ello es que la in­ver­sión en el sis­te­ma de me­tro par­tió en 1993 y aho­ra es el se­gun­do más gran­de del mun­do. Lon­dres, con al­tos ín­di­ces de en­ve­je­ci­mien­to de po­bla­ción y con­su­mo ener­gé­ti­co, en 2011 desa­rro­lló un plan pa­ra au­men­tar la ca­pa­ci­dad adap­ta­ti­va de la ciu­dad y así im­pul­sar su re­si­lien­cia.

En di­ver­sos ran­kings de ciu­da­des re­si­lien­tes hay nom­bres que se re­pi­ten co­mo Áms­ter­dam, Bru­se­las, Johan­nes­bur­go, Kioto, Chica­go, Nueva York, Bar­ce­lo­na y To­ron­to.

“La preo­cu­pa­ción por desa­rro­llar pla­nes de emer­gen­cia es­tá pre­sen­te en to­das las la­ti­tu­des”.

Las ciu­da­des son cla­ve por­que es ahí don­de vi­ve el ma­yor por­cen­ta­je de per­so­nas y son los nú­cleos de de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co.

“4R” es de­no­mi­na­do el plan de ac­ción de Nueva Ze­lan­da an­te emer­gen­cias. Re­duc­ción, pre­pa­ra­ción, res­pues­ta y re­cu­pe­ra­ción son las fa­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.