EFI­CIEN­CIA ENER­GÉ­TI­CA EN LA CIU­DAD: LO QUE FAL­TA POR HA­CER

Más que le­gis­lar pa­ra te­ner una me­jor po­lí­ti­ca de efi­cien­cia, ex­per­tos ha­cen un lla­ma­do a rea­li­zar ac­cio­nes con­cre­tas que per­mi­tan cam­biar la cul­tu­ra cí­vi­ca de los ciu­da­da­nos, pa­ra lo­grar es­tar en lí­nea con paí­ses del pri­mer mun­do, quie­nes lo­gra­ron desaco

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - PULSO CIUDAD - EFRAÍN MO­RA­GA

CA­DA año la ciu­dad tie­ne que en­fren­tar in­vier­nos cru­dos, que se ha­cen sen­tir so­bre to­do en los sec­to­res vul­ne­ra­bles y pre­cor­di­lle­ra­nos. Ex­per­tos ase­gu­ran que el Go­bierno ha im­ple­men­ta­do una ade­cua­da po­lí­ti­ca en efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, pe­ro es­ti­man que ha­ce fal­ta ma­yor co­mu­ni­ca­ción pa­ra su­pe­rar ba­rre­ras des­de el pun­to de vis­ta de edu­ca­ción y cul­tu­ra cí­vi­ca.

La crea­ción del Pro­gra­ma País de Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca (PPEE) en el año 2005 y la Agen­cia Chi­le­na de Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca (ACEE) jun­to al Mi­nis­te­rio de Ener­gía en 2010, die­ron cuen­ta del in­te­rés del Eje­cu­ti­vo por su­mar­se a la ten­den­cia mun­dial que apun­ta ha­cia la crea­ción de po­lí­ti­cas de sos­te­ni­bi­li­dad en es­ta ma­te­ria, pe­ro en pa­ra­le­lo a los avan­ces des­de el pun­to de vis­ta gu­ber­na­men­tal, aún que­dan ma­te­rias por re­sol­ver.

“El mi­nis­te­rio de Vi­vien­da, así co­mo el de Ener­gía, Me­dioam­bien­te y la Agen­cia Chi­le­na de Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca, han tra­ta­do de ir ge­ne­ran­do in­cen­ti­vos, po­lí­ti­cas y sub­si­dios pa­ra ha­cer más fá­cil el ac­ce­so a tec­no­lo­gías, sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción y de ais­la­ción que per­mi­tan que las vi­vien­das en Chi­le sean más efi­cien­tes, sin em­bar­go, to­da­vía cul­tu­ral­men­te no se le ha da­do la im­por­tan­cia que tie­ne es­te te­ma”, ma­ni­fies­ta Pa­blo Allard, de­cano de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra de la UDD.

Así, el aca­dé­mi­co ex­pli­ca que más que una fal­ta de ini­cia­ti­va del go­bierno, se tra­ta de un des­co­no­ci­mien­to del te­ma por par­te de la po­bla­ción. “Hay mu­chas más ba­rre­ras des­de el pun­to de vis­ta de edu­ca­ción y de cul­tu­ra cí­vi­ca, más que eco­nó­mi­cas, pa­ra que las fa­mi­lias efec­ti­va­men­te cam­bien sus há­bi­tos”, ase­gu­ra Allard.

Da­tos de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Ener­gía mues­tran que pa­ra el año 2016 el au­men­to en la de­man­da ener­gé­ti­ca de clien­tes re­gu­la­dos con res­pec­to al año an­te­rior fue de 1,94%, mien­tras que el pro­me­dio pa­ra los cin­co años pre­vios fue de 5,13%.

“Es­to pue­de atri­buir­se en gran par­te a la po­lí­ti­ca adop­ta­da pa­ra el re­em­pla­zo de am­po­lle­tas in­can­des­cen­tes”, co­men­ta Jor­ge

Li­ra, in­ves­ti­ga­dor del Pro­gra­ma Eco­nó­mi­co de LyD.

Des­de es­te or­ga­nis­mo ase­gu­ran que uno de los ma­yo­res desafíos es­tá en di­fe­ren­ciar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co con el au­men­to del con­su­mo eléc­tri­co, que es una de las prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas de los paí­ses desa­rro­lla­dos que han te­ni­do éxi­to en la im­ple­men­ta­ción de po­lí­ti­cas de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca.

“Aún te­ne­mos una bre­cha con­si­de­ra­ble en tér­mi­nos de in­ten­si­dad ener­gé­ti­ca con res­pec­to a los paí­ses más desa­rro­lla­dos, por lo que el desafío es se­guir des­aco­plan­do el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co del con­su­mo eléc­tri­co”, di­ce el in­ves­ti­ga­dor de LyD.

Des­de la ACEE ma­ni­fies­tan que si bien el rol del Es­ta­do en es­ta ma­te­ria es muy re­le­van­te, no se pue­de de­jar to­da la res­pon­sa­bi­li­dad re­la­cio­na­da con es­te te­ma a una po­lí­ti­ca gu­ber­na­men­tal, ase­gu­ran­do que las per­so­nas y or­ga­ni­za­cio­nes tie­nen un rol en es­to y son las que de­ben dar el pun­to de par­ti­da.

“El he­cho de que hoy la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca no sea un fac­tor cul­tu­ral in­cor­po­ra­do en nues­tras con­duc­tas ha­bi­tua­les; más allá de si es­to es res­pon­sa­bi­li­dad del Es­ta­do, de sus ciu­da­da­nos, em­pre­sas u or­ga­ni­za­cio­nes, nues­tra vi­sión es que to­dos te­ne­mos un rol que ju­gar pa­ra que es­to ocu­rra”, ma­ni­fies­ta Die­go Li­za­na, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la ACEE.

Des­de es­te or­ga­nis­mo ase­gu­ran que, si bien exis­ten pro­yec­tos que apun­tan ha­cia un me­jo­ra­mien­to de la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca de la ciu­dad, ha­cen fal­tan re­gu­la­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les pa­ra or­de­nar las ini­cia­ti­vas.

“Hoy el país cuen­ta con una po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca, que in­clu­ye con­si­de­ra­cio­nes de efi- cien­cia, pe­ro no cuen­ta con un pa­ra­guas que or­de­ne las di­ver­sas ini­cia­ti­vas que se es­tán rea­li­zan­do y en es­te sen­ti­do, avan­zar en una ley de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca se­rá cla­ve pa­ra lo­grar ese or­de­na­mien­to”, ex­pli­ca Li­za­na.

Pa­ra el in­ves­ti­ga­dor de LyD es­to no tie­ne que ver con la crea­ción de una ley que re­gu­le las po­lí­ti­cas y ac­cio­nes de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, sino que es­tá en lí­nea con la ge­ne­ra­ción de un cam­bio en la cul­tu­ra a tra­vés de ac­cio­nes par­ti­cu­la­res.

“So­le­mos acos­tum­brar­nos a ha­cer las co­sas de una de­ter­mi­na­da ma­ne­ra sin ver que exis­ten opor­tu­ni­da­des de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca que nos pue­den lle­var a me­jo­rar nues­tras con­di­cio­nes en tér­mi­nos de com­pe­ti­ti­vi­dad, pro­duc­ti­vi­dad, sus­ten­ta­bi­li­dad y fi­nal­men­te ca­li­dad de vi­da. Pa­ra lo­grar­lo no ne­ce­si­ta­mos una obli­ga­ción por ley, po­de­mos co­men­zar des­de ya a ge­ne­rar es­te cam­bio cul­tu­ral a tra­vés de nues­tras pro­pias ac­cio­nes”, ma­ni­fies­ta Li­ra.

Re­em­pla­zo por ener­gías efi­cien­tes

His­tó­ri­ca­men­te la le­ña ha si­do una de las fuen­tes de ener­gía pre­fe­ri­das pa­ra la ca­le­fac­ción de los ho­ga­res chi­le­nos. Su al­ta dis­po­ni­bi­li­dad y ba­jo cos­to la con­vier­ten en una de las op­cio­nes más co­mu­nes en la zo­na cen­tral y sur del país.

Por es­te mo­ti­vo, el Mi­nis­te­rio de Ener­gía lle­vó a ca­bo la ca­rac­te­ri­za­ción de la uti­li­za­ción de le­ña a ni­vel na­cio­nal. Los da­tos ob­te­ni­dos arro­ja­ron que es­te com­bus­ti­ble se em­plea pa­ra ca­le­fac­ción en el 33,2% de los ho­ga­res del país, con­cen­trán­do­se en la zo­na sur, don­de la Re­gión de Ay­sén es la que cuen­ta con el ma­yor vo­lu­men de con­su­mo, mien­tras que el Bio­bío es la que tie­ne la ma­yor can­ti­dad de ca­sas que uti­li­zan es­ta fuen­te de ener­gía, con 420.041 vi­vien­das.

“La re­le­van­cia que tie­ne la le­ña den­tro de la ma­triz ener­gé­ti­ca na­cio­nal que­da más que cla­ra. En te­mas de ca­le­fac­ción, es la prin­ci­pal fuen­te de ener­gía en sie­te de las on­ce zo­nas don­de se efec­tuó el es­tu­dio. Con­tar con in­for­ma­ción de­ta­lla­da per­mi­te ge­ne­rar me­jo­res es­tra­te­gias su uso, así co­mo el de sus de­ri­va­dos, y ahí ra­di­ca la re­le­van­cia de es­ta in­ves­ti­ga­ción”, in­di­có Cris­tián Yá­ñez, Ge­ren­te del Área Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca y Cons­truc­ción Sustentable de la CDT.

Así, los ex­per­tos re­co­mien­dan in­cen­ti­var el uso de ener­gías más efi­cien­tes co­mo la eléc­tri­ca pa­ra la ca­le­fac­ción de los ho­ga­res y tam­bién re­co­mien­dan su uti­li­za­ción en otros sec­to­res. “El Go­bierno ha he­cho un tre­men­do es­fuer­zo en co­mu­ni­car, fo­men­tar el cam­bio a am­po­lle­tas efi­cien­tes, tam­bién ha he­cho un apor­te a la ma­yor adop­ción de la elec­tri­ci­dad co­mo ener­gé­ti­co y yo creo que hay una co­sa don­de to­da­vía se pue­de ga­nar, por ejem­plo, en mo­vi­li­dad eléc­tri­ca”, ase­gu­ra Clau­dio See­bach, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Aso­cia­ción de Ge­ne­ra­do­ras de Chi­le.

El ex­per­to ase­gu­ra que cuan­do se re­em­pla­zan otros com­bus­ti­bles por elec­tri­ci­dad, se ga­na en efi­cien­cia: “Un au­to a ben­ci­na pier­de en ca­lor cer­ca del 80% de la ener­gía que con­tie­ne en el es­tan­que y so­lo 15% o 20% se trans­for­ma en mo­vi­mien­to, mien­tras que un mo­tor eléc­tri­co con­vier­te en­tre 60% y 80% di­rec­ta­men­te en fuer­za, en­ton­ces hay una gran ga­nan­cia en efi­cien­cia ener­gé­ti­ca”, ex­pli­ca See­bach.

Pa­ra la ACEE los desafíos más gran­des tie­nen que ver con con­tar con una po­lí­ti­ca de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca que sea va­lo­ra­da por to­da la so­cie­dad: “No he­mos lo­gra­do mos­trar los be­ne­fi­cios ab­so­lu­tos de la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, que és­ta se en­tien­da más allá del aho­rro de ener­gía, co­mo un fac­tor que ge­ne­ra una se­rie de be­ne­fi­cios en tér­mi­nos de pro­duc­ti­vi­dad, com­pe­ti­ti­vi­dad, sus­ten­ta­bi­li­dad y ca­li­dad de vi­da”, di­ce Li­za­na.

Ex­per­tos ase­gu­ran que uno de los ma­yo­res desafíos es­tá en di­fe­ren­ciar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co con el au­men­to del con­su­mo eléc­tri­co.

Los ex­per­tos re­co­mien­dan in­cen­ti­var el uso de ener­gías más efi­cien­tes co­mo la eléc­tri­ca.

Pa­ra el año 2016, la de­man­da ener­gé­ti­ca cre­ció 1,94%, mien­tras el pro­me­dio de los cin­co años pre­vios fue de 5,13%.

“La re­le­van­cia de la le­ña den­tro de la ma­triz ener­gé­ti­ca na­cio­nal que­da más que cla­ra. En te­mas de ca­le­fac­ción, es la prin­ci­pal fuen­te de ener­gía en sie­te de las on­ce zo­nas don­de se hi­zo el es­tu­dio”.

CRIS­TIÁN YÁ­ÑEZ

Ge­ren­te Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca y Cons­truc­ción Sustentable de la CDT.

“Aún te­ne­mos una bre­cha con­si­de­ra­ble en tér­mi­nos de in­ten­si­dad ener­gé­ti­ca con res­pec­to a los paí­ses más desa­rro­lla­dos. El desafío es se­guir des­aco­plan­do el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co del con­su­mo eléc­tri­co”.

JOR­GE LI­RA

In­ves­ti­ga­dor del Pro­gra­ma Eco­nó­mi­co de L&D

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.