DE­BA­TE POR CA­LE­FAC­CIÓN: ¿LE­ÑA O ELEC­TRI­CI­DAD?

Ex­per­tos sos­tie­nen que las tec­no­lo­gías que uti­li­zan agua y elec­tri­ci­dad se­rían las me­jo­res, pe­ro su ele­va­do pre­cio las ale­ja del co­mún de los ciu­da­da­nos. Por eso, la ma­de­ra si­gue sien­do la pre­fe­ri­da en Chi­le.

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - PULSO CIUDAD - EFRAÍN MO­RA­GA / DA­NIEL FA­JAR­DO

20 gra­dos cel­sius. Esa es la tem­pe­ra­tu­ra ideal que la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) re­co­mien­da man­te­ner en los ho­ga­res pa­ra evi­tar en­fer­me­da­des du­ran­te el in­vierno. Es que la ca­le­fac­ción es una de las prin­ci­pa­les ar­tis­tas de la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, prin­ci­pal­men­te en las ciu­da­des.

Si bien exis­ten va­rias al­ter­na­ti­vas de di­fe­ren­tes pre­cios, tec­no­lo­gías y ni­ve­les de con­su­mo, his­tó­ri­ca­men­te, la le­ña ha si­do una de las fuen­tes ener­gé­ti­cas pre­fe­ri­das pa­ra ca­le­fac­ción en Chi­le. Se­gún el es­tu­dio Me­di­ción del con­su­mo na­cio­nal de le­ña y otros com­bus­ti­bles só­li­dos de­ri­va­dos de la ma­de­ra, rea­li­za­do por el Mi­nis­te­rio de Ener­gía, la le­ña se em­plea pa­ra ca­le­fac­ción en el 33,2% de los ho­ga­res, don­de la Re­gión de Ay­sén es la que cuen­ta con el ma­yor vo­lu­men de con­su­mo. Des­de la Re­gión de O’Hig­gins al sur, la le­ña y el gas son las prin­ci­pa­les fuen­tes de ener­gía uti­li­za­da, en un 42,9% y un 42,6% de los ho­ga­res, res­pec­ti­va­men­te.

La im­por­tan­cia de la cons­truc­ción

Pe­ro a pe­sar de su uso ma­si­vo, la le­ña no ne­ce­sa­ria­men­te es más efi­cien­te en tér­mi­nos de ca­le­fac­ción. Ex­per­tos sos­tie­nen que la re­gu­la­ción de la tem­pe­ra­tu­ra y su efi­ca­cia es­tá es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­da con la efi­cien­cia de la cons­truc­ción, mien­tras que ase­gu­ran que tec­no­lo­gías ba­sa­das en el uso de agua y elec­tri­ci­dad son las me­jo­res. “Los sis­te­mas de ca­le­fac­ción no pue­den ser se­pa­ra­dos de la cla­ri­dad de la cons­truc­ción y co­mo és­ta di­fun­de el ca­lor ha­cia el me­dio am­bien­te. En ese sen­ti­do, la ca­le­fac­ción y su efi­cien­cia siem­pre es­tán li­ga­dos a la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca de la edi­fi­ca­ción”, ex­pli­ca Car­los Agui­rre, di­rec­tor de la Es­cue­la de Cons­truc­ción de la Uni­ver­si­dad de Las Amé­ri­cas.

“Lo más im­por­tan­te es te­ner una vi­vien­da que es­té acon­di­cio­na­da efi­cien­te­men­te. Pe­ro el 80% se cons­tru­ye­ron an­tes del año 2000, don­de no ha­bía nor­mas tér­mi­cas de cons­truc­ción. Las vi­vien­das nue­vas, en cam­bio, ya tie­nen es­tán­da­res al­tos”, co­men­ta Ig­na­cio San­te­li­ces, Je­fe de la Di­vi­sión EE del Mi­nis­te­rio de Ener­gía. El per­so­ne­ro gu­ber­na­men­tal cuen­ta ade­más que exis­ten una se­rie de pro­gra­mas pa­ra me­jo­rar el es­tán­dar de las vi­vien­das an­ti­guas y adap­tar­las a la nor­ma­ti­va ac­tual. “Pe­ro hay al­go cla­ve en es­te ám­bi­to: que los con­su­mi­do­res se in­for­men an­tes de com­prar un ar­te­fac­to. Exis­ten más de 20 eti­que­tas de EE en el mer­ca­do que los pue­den orien­tar en la efi­cien­cia y aho­rro”, agre­ga San­te­li­ces.

Por su par­te, En­ri­que Jo­glar, ge­ren­te de desa­rro­llo de In­mo­bi­lia­ria In­de­sa, ase­gu­ra que lo pri­me­ro que hay que re­vi­sar es el di­se­ño y la ma­te­ria­li­dad de las edi­fi­ca­cio­nes. “Si se pro­yec­tan en una orien­ta­ción erró­nea, con sec­to­res som­bríos y hú­me­dos, nos en­con­tra­mos en un pro­ble­ma, el cual po­dría agra­var­se si a eso le su­ma­mos no con­tar con una ma­te­ria­li­dad en­vol­ven­te efi­cien­te”, di­ce.

Ana Ma­ría del Río, ge­ren­te co­mer­cial de Sie­na In­mo­bi­lia­ria, ase­gu­ra que en sus pro­yec­tos es­tán pro­mo­vien­do el uso sis­te­mas de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, co­mo las cal­de­ras pa­ra la ca­le­fac­ción. “Al ser un sis­te­ma cen­tra­li­za­do por vi­vien­da, per­mi­te un 30% de me­jor com­por­ta­mien­to que las cal­de­ras con­ven­cio­na­les. Mien­tras que el equi­po pa­ra ge­ne­rar el agua ca­lien­te es un 8% más efi­cien­te que los ca­le­fo­nes”, di­ce Del Río.

Reali­dad y sos­te­ni­bi­li­dad

A ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co, el es­tu­dio del Mi­nis­te­rio de Ener­gía re­ve­ló que el ma­yor con­su­mo pro­me­dio por ho­gar de le­ña se re­gis­tra en el gru­po C2, con una me­dia de 10,2 m3 de le­ña al año. Den­tro de los equi­pos uti­li­za­dos pa­ra ca­le­fac­ción, el más co­mún re­sul­tó ser la es­tu­fa de do­ble cá­ma­ra, pre­sen­te en el 51,6% de las vi­vien­das, se­gui­da de la co­ci­na a le­ña, con un 16,7%. “La re­le­van­cia que tie­ne la le­ña den­tro de la ma­triz ener­gé­ti­ca na­cio­nal que­da más que cla­ra. Con­tar con in­for­ma­ción de­ta­lla­da per­mi­te ge­ne­rar me­jo­res es­tra­te­gias su uso, in­di­ca Cris­tián Yá­ñez, Ge­ren­te del Área Efi­cien­cia Ener­gé­ti­ca y Cons­truc­ción Sustentable de la CDT.

Pe­ro in­de­pen­dien­te de lo que mues­tra la reali­dad, Fa­bien Rouault, aca­dé­mi­co de la Es­cue­la de Cons­truc­ción Ci­vil de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca (UC), con­si­de­ra que las bom­bas de ca­lor son los sis­te­mas más efi­cien­tes en la ac­tua­li­dad. “Es­te sis­te­ma fun­cio­na co­mo un re­fri­ge­ra­dor, la idea es po­ner el ai­re ca­lien­te en con­tac­to con el la­do in­te­rior y el la­do frío ha­cia el ex­te­rior, y en ve­rano a la in­ver­sa”, ma­ni­fies­ta Rouault.

Des­de el pun­to de vis­ta de la eco­no­mía en la im­ple­men­ta­ción en los ho­ga­res chi­le­nos, los ex­per­tos des­ta­can los avan­ces de la ca­le­fac­ción eléc­tri­ca. “Uno pue­de ir des­de la ca­le­fac­ción eléc­tri­ca tra­di­cio­nal, has­ta lo más nue­vo: La tec­no­lo­gía PTC In­fra­rro­ja, que son unas pe­que­ñas pie­dras ce­rá­mi­cas que van to­man­do tem­pe­ra­tu­ra de for­ma rá­pi­da, son más re­sis­ten­tes, y man­tie­nen me­jor la tem­pe­ra­tu­ra”, ex­pli­ca Pa­blo Es­pi­no­sa, ge­ren­te ge­ne­ral de Gru­po Be­ca, re­pre­sen­tan­tes de Thör­ben, Ha­vel y Pu­re Vand.

Des­de Bet­ter­li­fe, re­pre­sen­tan­tes de los sis­te­mas de ca­le­fac­ción WELL, ex­pli­can que la tec­no­lo­gía in­fra­rro­ja trans­mi­te el ca­lor por ra­dia­ción co­mo lo ha­ce el sol y dis­tri­bu­ye la tem­pe­ra­tu­ra de una for­ma más efi­cien­te. “En cuan­to al con­su­mo, a di­fe­ren­cia de los com­bus­ti­bles fó­si­les, la elec­tri­ci­dad no ha subido sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te de pre­cio en los úl­ti­mos años e, in­clu­so, se pro­yec­tan ba­jas en su cos­to gra­cias a nue­vas tec­no­lo­gías de ge­ne­ra­ción”, ma­ni­fies­ta Fe­li­pe Ja­ra, ge­ren­te ge­ne­ral de Bet­ter­li­fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.