Ches­ter, Mi­lán y Ber­lín son los lí­de­res en bue­nas prác­ti­cas

A fi­nes de los ‘60, Es­ta­dos Uni­dos pro­mo­vió su pri­me­ra ley con el fin de im­pul­sar el desa­rro­llo de edi­fi­cios ap­tos pa­ra to­dos. A ca­si me­dio si­glo de ello, La­ti­noa­mé­ri­ca se per­fi­la co­mo una re­gión en pañales, mien­tras que Eu­ro­pa li­de­ra en la pla­ni­fi­ca­ción

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - PORTADA - PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓPEZ

UNO de los cam­bios que se ins­tau­ró con la in­tro­duc­ción de Tran­san­tia­go, ha­ce una dé­ca­da, fue la in­cor­po­ra­ción de bu­ses con ram­pas, que per­mi­tie­ran de­mo­cra­ti­zar el trans­por­te pú­bli­co, in­clu­yen­do a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. En 2012, Me­tro to­mó la mis­ma de­ter­mi­na­ción, do­tan­do a la fe­cha a más del 70% de las es­ta­cio­nes con as­cen­so­res. Sin em­bar­go, que­da mu­cho por avan­zar.

Si bien en nues­tro país es re­cien­te, en otras la­ti­tu­des la ac­ce­si­bi­li­dad uni­ver­sal se vie­ne desa­rro­llan­do des­de ha­ce dé­ca­das. Ya en 1968, el en­ton­ces pre­si­den­te de EEUU, Lyn­don B. John­son, pro­mul­gó la Ley de Ba­rre­ras Ar­qui­tec­tó­ni­cas, con­si­de­ra­do co­mo uno de los pri­me­ros es­fuer­zos pa­ra que al­gu­nas ins­ta­la­cio­nes fue­ran cons­trui­das con fon­dos fe­de­ra­les y ase­gu­rar así la ac­ce­si­bi­li­dad de per­so­nas con mo­vi­li­dad re­du­ci­da. Fue es­ta no­ción de “de­re­cho a la ciu­dad” la que dio ori­gen a la vi­sión de “ciu­da­des pa­ra to­dos”.

En 2010 la Co­mi­sión Eu­ro­pea ins­tau­ró un pre­mio pa­ra re­co­no­cer a aque­llas ciu­da­des que tra­ba­jan por ser de ac­ce­so sen­ci­llo pa­ra to­da su po­bla­ción, es­pa­cio don­de Ches­ter, Ber­lín o Mi­lán han sur­gi­do co­mo lí­de­res. “La Unión Eu­ro­pea es­tá ple­na­men­te com­pro­me­ti­da con la pro­tec­ción y la pro­mo­ción de los de­re­chos de to­dos los ciu­da­da­nos, en par­ti­cu­lar de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. La po­lí­ti­ca de ac­ce­si­bi­li­dad es­tá en el co­ra­zón de es­to”, se­ña­ló Ma­rian­ne Thys­sen, co­mi­sa­ria eu­ro­pea de Em­pleo, Asun­tos So­cia­les, Ca­pa­ci­dad y Mo­vi­li­dad La­bo­ral. En di­ciem­bre de 2015, la Co­mi­sión Eu­ro­pea pro­pu­so la Ley Eu­ro­pea de Ac­ce­si­bi­li­dad, una pie­za esen­cial de la le­gis­la­ción, con el po­ten­cial de me­jo­rar la in­clu­sión de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en la so­cie­dad ga­ran­ti­zan­do su ac­ce­so a bie­nes y ser­vi­cios im­por­tan­tes en to­da la UE.

En la úl­ti­ma ver­sión el prin­ci­pal ga­lar­dón fue en­tre­ga­do a Ches­ter, ubi­ca­da al no­roes­te de In­gla­te­rra, en el lí­mi­te con Ga­les. La ciu­dad, jun­to con tra­ba­jar en torno a la ac­ce­si­bi­li­dad, im­pul­só el desa­rro­llo de tu­ris­mo pa­ra to­dos. Ade­más, la Co­mi­sión des­ta­có el rol de los pri­va­dos en la la­bor. El año an­te­rior, 2016, la ga­na­do­ra fue Mi­lán, que se ca­rac­te­ri­za por sus es­tre­chas ca­lles de ado­qui­nes. Sin em­bar­go, en 2011, la ciu­dad adop­tó los prin­ci­pios de la Con­ven­ción de las Na­cio­nes Uni­das so­bre per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des y se com­pro­me­tió a desa­rro­llar una cul­tu­ra de ac­ce­si­bi­li­dad y un en­fo­que in­te­gra­dor ba­jo el le­ma de “ciu­dad pa­ra to­dos”. Des­de ese mo­men­to, se tra­ba­jó en una es­tra­te­gia don­de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos del plan in­cluían: ma­pea­do de to­das las áreas que ne­ce­si­ta­ban in­ter­ven­ción, de­fi­nien­do qué ne­ce­si­ta­ba ha­cer­se, por quién y cuán­to cos­ta­ría. Las nor­mas de cons­truc­ción ur­ba­na no só­lo fo­men­tan la ac­ce­si­bi­li­dad y la usa­bi­li­dad, sino que tam­bién pro­mue­ven las nor­mas de di­se­ño uni­ver­sal pa­ra que sus ser­vi­cios pue­dan ser uti­li­za­dos por el ma­yor nú­me­ro po­si­ble de per­so­nas. De acuer­do a lo plan­tea­do por la Co­mi­sión, la ciu­dad de la mo­da fue la lí­der “no

so­lo por sus ac­tos en­fo­ca­dos en la ac­ce­si­bi­li­dad y sus me­di­das ya adop­ta­das, sino tam­bién por sus am­bi­cio­sos pla­nes pa­ra el fu­tu­ro. Se ha pre­mia­do a es­ta ciu­dad por su com­pro­mi­so con la rea­li­za­ción de pro­yec­tos pa­ra pro­mo­ver el em­pleo de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y apo­yar su vi­da in­de­pen­dien­te”. Con ello, el pre­mio pre­ten­de es­ti­mu­lar a las ciu­da­des a com­par­tir su ex­pe­rien­cia y me­jo­rar la ac­ce­si­bi­li­dad en be­ne­fi­cio de to­dos.

“Es res­pon­sa­bi­li­dad de la so­cie­dad en su con­jun­to y muy es­pe­cial­men­te de los po­de­res pú­bli­cos mo­di­fi­car el en­torno de mo­do que pue­da ser uti­li­za­do en igual­dad de con­di­cio­nes por to­dos y ca­da uno de los ciu­da­da­nos. En es­te sen­ti­do tam­bién es im­pres­cin­di­ble ha­cer ex­ten­si­va es­ta res­pon­sa­bi­li­dad al te­ji­do em­pre­sa­rial, a la uni­ver­si­dad y a la so­cie­dad ci­vil en ge­ne­ral”, se­ña­la Jesús Her­nán­dez, director de Ac­ce­si­bi­li­dad Uni­ver­sal en la fun­da­ción es­pa­ño­la On­ce.

Wies­ba­den, ca­pi­tal del es­ta­do fe­de­ral ale­mán de Hes­sen, tam­bién fue re­co­no­ci­da por crear una lo­ca­li­dad ac­ce­si­ble y sus ob­je­ti­vos pa­ra ga­ran­ti­zar la ac­ce­si­bi­li­dad al cen­tro y a sus es­pa­cios abier­tos, co­mo par­ques y zo­nas de jue­gos. Ac­tual­men­te cuen­tan con 226 edi­fi­cios pú­bli­cos cer­ti­fi­ca­dos en ac­ce­si­bi­li­dad, so­bre 230 bu­ses ami­ga­bles que in­cor­po­ran sig­nos con al­to con­tras­te y tex­to ha­bla­do. Tam­bién en Ale­ma­nia, en 2013 Ber­lín re­sul­tó lí­der a ni­vel eu­ro­peo de­bi­do al ni­vel de in­ver­sión que con­vir­tió a la ciu­dad en un en­torno li­bre de obs­tácu­los y ac­ce­si­ble. “El ju­ra­do des­ta­có el sis­te­ma de trans­por­te de la ciu­dad y la in­ver­sión realizada en la ac­ce­si­bi­li­dad pa­ra las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en los pro­yec­tos de re­cons­truc­ción”, di­ce Cor­ne­lia Son­nen­berg, ge­ren­te ge­ne­ral de la Cá­ma­ra Chi­leno-Ale­ma­na de Co­mer­cio e In­dus­tria (Cam­chal). La eje­cu­ti­va en­fa­ti­za que “la im­por­tan­cia de la ac­ce­si­bi­li­dad uni­ver­sal pa­ra to­dos los ám­bi­tos de la vi­da es que ofre­ce nue­vas opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio y pue­de ser un au­tén­ti­co es­tí­mu­lo pa­ra la in­no­va­ción y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Es­ta es la ra­zón por la que la ac­ce­si­bi­li­dad es el nú­cleo de la es­tra­te­gia eu­ro­pea en ma­te­ria de dis­ca­pa­ci­dad y por lo que se es­tán pre­pa­ran­do pro­pues­tas pa­ra una ley eu­ro­pea de la ac­ce­si­bi­li­dad”.

Ade­más, con el fin de im­pul­sar su desa­rro­llo en la ma­te­ria, Ber­lín ha crea­do un nue­vo plan pa­ra con­ver­tir­se al 2020 en la ca­pi­tal más desa­rro­lla­da en el área.

Es­to­col­mo es otra de las ciu­da­des que des­ta­ca por la vi­sión de di­se­ño pa­ra to­dos. Cuen­ta con pa­sos pea­to­na­les ac­ce­si­bles, ba­ños pú­bli­cos y áreas de jue­go pa­ra ase­gu­rar que sean ac­ce­si­bles a los ni­ños y pa­dres con dis­ca­pa­ci­dad. Es­ta ten­den­cia tam­bién fue adop­ta­da por Ma­drid que des­de el año pa­sa­do tra­ba­ja pa­ra re­no­var los par­ques.

Aun­que el avan­ce es len­to en la re­gión, los paí­ses que sus­cri­bie­ron a los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS) de la ONU, en­tre los que se en­cuen­tra Ar­gen­ti­na, Bo­li­via, Chi­le, Uru­guay, Pe­rú y Bra­sil, en­tre otros, de­ben en­ca­mi­nar sus es­fuer­zos a “lo­grar que las ciu­da­des y los asen­ta­mien­tos hu­ma­nos sean in­clu­si­vos, se­gu­ros, re­si­lien­tes y sos­te­ni­bles”.

“La Unión Eu­ro­pea es­tá ple­na­men­te com­pro­me­ti­da con la pro­tec­ción y la pro­mo­ción de los de­re­chos de to­dos los ciu­da­da­nos, en par­ti­cu­lar de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad”, di­jo una al­ta fun­cio­na­ria.

Con el fin de im­pul­sar su desa­rro­llo en la ma­te­ria, Ber­lín ha crea­do un nue­vo plan pa­ra con­ver­tir­se al 2020 en la ca­pi­tal más desa­rro­lla­da en ac­ce­si­bi­li­dad uni­ver­sal.

“Es res­pon­sa­bi­li­dad de la so­cie­dad en su con­jun­to(...) mo­di­fi­car el en­torno de mo­do que pue­da ser uti­li­za­do en igual­dad de con­di­cio­nes por to­dos”, se­ña­la un ex­per­to es­pa­ñol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.