Em­pre­sas in­cor­po­ran es­tán­da­res de ac­ce­si­bi­li­dad a la se­gu­ri­dad la­bo­ral

Alar­mas so­no­ras pa­ra cie­gos o sis­te­mas de eva­cua­ción es­pe­cia­les pa­ra per­so­nas con mo­vi­li­dad re­du­ci­da son al­gu­nas de las prác­ti­cas que de a po­co se apli­can en los lu­ga­res de tra­ba­jo pa­ra evi­tar ac­ci­den­tes. Pe­ro -se­gún los ex­per­tos- la cla­ve es­tá en un camb

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - PORTADA - DANIEL FA­JAR­DO CA­BE­LLO

“Hue­le a Pe­li­gro” fue el slo­gan uti­li­za­do por una cam­pa­ña de la Aso­cia­ción Chi­le­na de Se­gu­ri­dad (ACHS) du­ran­te mar­zo, to­man­do en cuen­ta que los ac­ci­den­tes la­bo­ra­les au­men­tan cer­ca de un 12% ese mes.

Pe­ro el pro­ble­ma pue­de ser aún ma­yor pa­ra per­so­nas que po­seen al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad, si es que los lu­ga­res de tra­ba­jo no son ade­cua­dos o bien, pa­ra em­ba­ra­za­das o adul­tos ma­yo­res, to­man­do en cuen­ta que es mu­cho más fá­cil que es­tos gru­pos su­fran ac­ci­den­tes.

Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) anual­men­te se pro­du­cen en el mun­do 47,3 mi­llo­nes de caí­das, de las cua­les 424.000 ter­mi­nan en muer­tes, ma­yo­ri­ta­ria­men­te en ma­yo­res de 65 años. Las le­sio­nes re­la­cio­na­das con las caí­das tie­nen un cos­to eco­nó­mi­co im­por­tan­te de­pen­dien­do de ca­da país, se­gún es­ta en­ti­dad. Por ejem­plo, por ca­da una re­la­cio­na­da a ma­yo­res de 65 años, el cos­to pro­me­dio es de US$3.611 en Fin­lan­dia y US$1.049 en Aus­tra­lia.

Por eso que a ni­vel la­bo­ral, apar­te de te­ner es­pa­cios de ac­ce­si­bi­li­dad uni­ver­sal pa­ra gru­pos con mo­vi­li­dad re­du­ci­da y evi­tar es­te ti­po de caí­das, en al­gu­nas oca­sio­nes, sim­ple­men­te la le­gis­la­ción li­mi­ta cier­tos ti­pos de tra­ba­jo a es­tos seg­men­tos. Por ejem­plo la Ley Nº 20.001 que re­gu­la el pe­so má­xi­mo de car­ga hu­ma­na en el tra­ba­jo -co­no­ci­da tam­bién co­mo “Ley del Sa­co”- in­di­ca ta­jan­te­men­te. “En el ca­so de las mu­je­res em­ba­ra­za­das, tie­nen prohi­bi­das las ope­ra­cio­nes de car­ga y des­car­ga ma­nual”.

Com­pren­sión del men­sa­je

Ac­tual­men­te, las com­pa­ñías es­tán ca­da vez desa­rro­llan­do políticas y prác­ti­cas más in­clu­si­vas con res­pec­to a la se­gu­ri­dad, que in­clu­ye no só­lo la ac­ce­si­bi­li­dad, sino otra se­rie de pa­rá­me­tros pa­ra evi­tar ac­ci­den­tes. “En la ac­tua­li­dad la úni­ca for­ma de abor­dar co­rrec­ta­men­te la se­gu­ri­dad la­bo­ral es ha­cer­lo ba­jo una mi­ra­da de res­pe­to ha­cia la di­ver­si­dad de to­dos los tra­ba­ja­do­res que par­ti­ci­pan en la em­pre­sa. Es­to se re­fie­re a con­si­de­rar en los pla­nes de pre­ven­ción de ries­gos un am­plio uni­ver­so de tra­ba­ja­do­res que tie- nen ca­rac­te­rís­ti­cas, ne­ce­si­da­des y per­fil de res­pues­ta dis­tin­tos a si­tua­cio­nes de ries­go y con­trol co­mo por ejem­plo: di­fe­ren­cias de pe­so, es­ta­tu­ra, gé­ne­ro, dis­ca­pa­ci­dad y tam­bién el idio­ma”, in­di­ca Isabel Me­ne­ses, je­fa de Terapia Ocu­pa­cio­nal del Hos­pi­tal del Tra­ba­ja­dor ACHS.

Por es­ta ra­zón, las em­pre­sas de­ben ase­gu­rar­se no so­lo de la ac­ce­si­bi­li­dad de los entornos fí­si­cos (áreas de tra­ba­jo, ca­sino, ac­ce­sos ex­ter­nos, etc.) sino tam­bién que la in­for­ma­ción lle­gue a to­dos uti­li­zan­do los me­dios ne­ce­sa­rios. Por ejem­plo en pla­nes de emer­gen­cia y eva­cua­ción se de­ben uti­li­zar di­ver­sos sis­te­mas de aler­tas, co­mo alar­mas so­no­ras pa­ra per­so­nas cie­gas, alar­mas vi­sua­les pa­ra aque­llas per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va, sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción es­pe­cí­fi­cos, di­fe­ren­tes idio­mas, etc.

Por otro la­do -in­di­ca Me­ne­ses- “si se uti- li­za ma­te­rial es­cri­to pa­ra in­for­mar so­bre po­si­bles ries­gos en un pues­to de tra­ba­jo, se de­be te­ner en cuen­ta que las per­so­nas cie­gas re­que­ri­rán ma­te­rial en ver­sión Brai­lle, pa­ra ase­gu­rar que el men­sa­je sea re­ci­bi­do y comprendido con éxi­to”.

Prác­ti­cas in­clu­si­vas

Por su par­te, Paz García, di­rec­to­ra del Área Psi­co­so­cial de Mu­tual de Se­gu­ri­dad CChC, opi­na que la cla­ve de una se­gu­ri­dad más in­clu­si­va es par­tir de la ba­se que no existe un pro­ble­ma es­pe­cí­fi­co, por­que to­das las per­so­nas tie­nen ne­ce­si­da­des dis­tin­tas. “Den­tro del apo­yo que le da­mos a las em­pre­sas, en­tre­ga­mos una for­ma­ción en cul­tu­ra in­clu­si­va, la que abor­da de ma­ne­ra con­jun­ta las ba­rre­ras ac­ti­tu­di­na­les, jun­to con una pre­ven­ción de ries­gos que in­clu­ye una pers­pec­ti­va de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad”, co­men­ta García.

En­tre los ele­men­tos que desa­rro­llan es­tán por ejem­plo: pla­nes de eva­cua­ción que in­clu­yan sis­te­mas de alar­mas au­di­bles y vi­sua­les o ca­pa­ci­ta­ción a mo­ni­to­res en equi­pos de tra­ba­jo que ten­gan co­no­ci­mien­to de ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas, ade­más de crea­ción de as­cen­so­res con sis­te­ma brai­lle, ma­pas de ries­go, etc.

In­clu­so, es­ta en­ti­dad fue des­ta­ca­da re­cien­te­men­te por sus ac­cio­nes re­la­cio­na­das con es­tra­te­gias exi­to­sas de in­clu­sión pa­ra per­so­nas que han su­fri­do un ac­ci­den­te del tra­ba­jo con el pre­mio “Prác­ti­cas in­no­va­do­ras”, que en­tre­ga anual­men­te Ze­ro Project a or­ga­nis­mos e ins­ti­tu­cio­nes que in­cor­po­ran ac­cio­nes pro in­clu­sión la­bo­ral.

El pre­mio fue en­tre­ga­do por el Mo­de­lo de Aten­ción In­te­gral de Sa­lud (MAIS), que aten­dió a 7.400 tra­ba­ja­do­res el 2016. 3.000 re­ci­bie­ron apo­yo en el pro­ce­so de re­torno al tra­ba­jo, de los cua­les cer­ca de 2.000 fue­ron re­in­te­gra­dos den­tro de sus em­pre­sas an­te­rio­res, mien­tras que otras 900 per­so­nas par­ti­ci­pa­ron del pro­gra­ma de apo­yo al emprendimiento y es­tán en tran­si­ción pa­ra con­ver­tir­se en au­tó­no­mos. El 13% re­ci­bió apo­yo fi­nan­cie­ro pa­ra desa­rro­llar sus em­pren­di­mien­tos, y apro­xi­ma­da­men­te 1.700 em­pre­sas fue­ron sen­si­bi­li­za­das y apo­ya­das pa­ra trans­for­mar­se en em­pre­sas in­clu­si­vas.

Em­pre­sa in­clu­si­va. Un buen ejem­plo de las prác­ti­cas que es­tá rea­li­zan­do el sec­tor pri­va­do se pue­den ver en la ini­cia­ti­va www.em­pre­sain­clu­si­va.cl de So­fo­fa.

“Par­ti­mos de la ba­se de que no existe un pro­ble­ma es­pe­cí­fi­co, por­que to­das las per­so­nas te­ne­mos ne­ce­si­da­des dis­tin­tas, las que hay que con­si­de­rar pa­ra enfrentar la se­gu­ri­dad”.

PAZ GARCÍA

Di­rec­to­ra del Área Psi­co­so­cial de Mu­tual de Se­gu­ri­dad CChC.

“In­te­grar a la em­pre­sa a un sis­te­ma que re­cién es­ta in­clu­yen­do la pers­pec­ti­va de di­ver­si­dad e in­clu­sión es di­fí­cil, ya que de­be cam­biar drás­ti­ca­men­te la ges­tión pre­ven­ti­va y su apli­ca­ción”.

ISABEL ME­NE­SES

Je­fa de Terapia Ocu­pa­cio­nal del Hos­pi­tal del Tra­ba­ja­dor ACHS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.