LO QUE HA­CE FAL­TA PARA RE­DU­CIR EL DÉ­FI­CIT DE ÁREAS VER­DES UR­BA­NAS

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), acon­se­ja que ha­ya un pro­me­dio de 9 m2 de áreas ver­des por ha­bi­tan­te. Sin em­bar­go, nues­tro país pro­me­dia cer­ca de 4m2. No só­lo se tra­ta de es­pa­cios que me­jo­ran la ca­li­dad del ai­re, sino que tie­nen un víncu­lo di­rec

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - PULSO CIUDAD - PAULA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ

TIE­NEN un im­pac­to po­si­ti­vo en la sa­lud, me­jo­ran el desa­rro­llo so­cial de los ha­bi­tan­tes del en­torno, dis­mi­nu­yen las ta­sas de es­trés, ba­jan los ni­ve­les de de­lin­cuen­cia y van­da­lis­mo, y ele­van la per­cep­ción de se­gu­ri­dad. La pre­sen­cia de áreas ver­des co­bra re­le­van­cia en la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na, so­bre to­do en mo­men­tos en que la edi­fi­ca­ción en al­tu­ra se ex­pan­de. Sin em­bar­go, los ex­per­tos coin­ci­den en el diag­nós­ti­co de que en nues­tro país que­da mu­cho por ha­cer.

De acuer­do con un es­tu­dio desa­rro­lla­do por el Cen­tro de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, la reali­dad en las dis­tin­tas ciu­da­des del país es muy di­sí­mil. Mien­tras que en las ciu­da­des de Ma­ga­lla­nes el 93% de los ha­bi­tan­tes tie­ne ac­ce­so a áreas ver­des, en An­to­fa­gas­ta, el 90% tie­ne ac­ce­so prác­ti­ca­men­te nu­lo. “Se ha avan­za­do. An­tes, la po­lí­ti­ca de vi­vien­da só­lo se de­di­ca­ba a eso, re­sol­ver el pro­ble­ma de ha­bi­ta­cio­na­li­dad en Chi­le. Des­de ha­ce al­gu­nos años, se en­ten­dió que es­to no era su­fi­cien­te, sino que te­nía que es­tar in­ser­ta en un en­torno que ofre­cie­ra opor­tu­ni­da­des de bie­nes­tar para las per­so­nas. En ese sen­ti­do, los ser­vi­cios e in­fra­es­truc­tu­ra del en­torno han co­bra­do re­le­van­cia. Y, en­tre ellos se en­cuen­tran las áreas ver­des”, di­ce Pía Mo­ra, coor­di­na­do­ra del pro­yec­to Ciu­dad con To­dos del Cen­tro de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas UC.

El Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da y Ur­ba­nis­mo creó la di­vi­sión de par­ques ur­ba­nos, lo que da cuen­ta de la im­por­tan­cia de es­te te­ma. Por ello es que el Min­vu com­pro­me­tió la en­tre­ga de 60 nue­vos par­ques ur­ba­nos a 2018. “Es­ta es una de las me­di­das pre­si­den­cia­les que he­mos to­ma­do co­mo un gran desafío den­tro del Mi­nis­te­rio”, di­ce la mi­nis­tra de Vi­vien­da y Ur­ba­nis­mo (Min­vu), Pau­li­na Sa­ball, agre­gan­do que es­ta me­di­da apun­ta a uno de los ejes rec­to­res del mi­nis­te­rio: la equi­dad ur­ba­na en el sen­ti­do de que no só­lo me­jo­ra las ciu­da­des, sino que re­dis­tri­bu­ye los bie­nes pú­bli­cos.

A su jui­cio, las áreas ver­des ocu­pan un es­pa­cio muy im­por­tan­te en nues­tras ciu­da­des ya que son lu­ga­res de in­te­gra­ción so­cial por ex­ce­len­cia y por­que, ade­más, cum­plen un rol am­bien­tal fun­da­men­tal y los par­ques ur­ba­nos tie­nen la vir­tud de ser una ex­ten­sión del es­pa­cio do­més­ti­co, don­de, por ejem­plo, los más pe­que­ños en­cuen­tran un lu­gar para sa­lir, ju­gar y apren­der a so­cia­bi­li­zar con la li­ber­tad de es­tar en un lu­gar que le per­te­ne­ce a to­dos.

Una de las bre­chas a se­guir tra­ba­jan­do se re­la­cio­na con la in­ver­sión para re­du­cir el dé­fi­cit de al­gu­nas co­mu­nas res­pec­to a ac­ce­so. Por ejem­plo, en An­to­fa­gas­ta, hay cer­ca de un ter­cio de la po­bla­ción que no tie­ne ac­ce­so a áreas ver­des.

En ese con­tex­to, paí­ses co­mo Ca­na­dá han da­do res­pues­ta a tra­vés de pro­pues­tas que unen el es­pa­cio pú­bli­co con el pri­va­do. En Co­lom­bia, por ejem­plo, una ini­cia­ti­va pú­bli­ca bus­có in­ver­tir en áreas ver­des de co­le­gios a cam­bio de que las áreas ver­des de los es­ta- ble­ci­mien­tos sean de uso pú­bli­co en al­gún mo­men­to del día. Así, se re­suel­ve la ne­ce­si­dad sin usar un nue­vo es­pa­cio para ello.

¿Có­mo man­te­ner­las?

Pe­ro no bas­ta con la in­ver­sión para im­ple­men­tar nue­vos par­ques. La man­ten­ción es otro de los gran­des desafíos. “Es com­ple­jo para las co­mu­nas de me­no­res in­gre­sos com­pro­me­ter­se con las áreas ver­des, so­bre to­do si se con­si­de­ra que son las que me­nos im­pues­tos per­ci­ben. Hay es­tu­dios que ha­blan de que lue­go de dos años, hay mu­chas áreas que se pierden. Para un mu­ni­ci­pio pe­que­ño es­to pue­de sig­ni­fi­car la pér­di­da to­tal de un es­pa­cio. Y es­to va en des­me­dro de la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas que lo ro­dean”, se­ña­la Fran­cis­co de la Ba­rre­ra, investigador del clús­ter de Pla­ni­fi­ca­ción In­te­gra­da en el Cen­tro de Desa­rro­llo Ur­bano Sus­ten­ta­ble (Ce­deus). Aña­de que se­ría im­por­tan­te que exis­tie­ra un ma­yor in­vo­lu­cra­mien­to con la co­mu­ni­dad para ge­ne­rar es­te ti­po de es­pa­cios.

A ni­vel te­rri­to­rial, Pía Mo­ra se­ña­la que uno de los gran­des pro­ble­mas para le­van­tar in­for­ma­ción acer­ca del desa­rro­llo a ni­vel na­cio­nal es que no hay da­tos dis­po­ni­bles de to­das las co­mu­nas. “En mu­chos ca­sos, se tra­ta de mu­ni­ci­pios pe­que­ños que tie­nen otras prio­ri­da­des. Cuan­do ape­nas dan abas­to para ha­cer fren­te a su ges­tión. Mien­tras más chi­ca es la ciu­dad o lo­ca­li­dad, más di­fí­cil es po­der con­tar con in­for­ma­ción para el ca­tas­tro”, aña­de Mo­ra.

De­sigual­dad ver­de

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), acon­se­ja un pro­me­dio de 9 m2 de áreas ver­des por ha­bi­tan­te. Sin em­bar­go, só­lo en co­mu­nas co­mo Puen­te Al­to se ne­ce­si­tan más de 4 mi­llo­nes de m2 de nue­vas pla­zas y par­ques para cum­plir con la re­co­men­da­ción in­ter­na­cio­nal, a la que ni si­quie­ra se acer­can las ciu­da­des en nues­tro país (ver in­fo­gra­fía). “Te­ne­mos una

No bas­ta con la in­ver­sión para im­ple­men­tar nue­vos par­ques. La man­ten­ción es otro de los gran­des desafíos.

“Es com­ple­jo para las co­mu­nas de me­no­res in­gre­sos com­pro­me­ter­se con las áreas ver­des”, di­ce el investigador Fran­cis­co de la Ba­rre­ra.

Ex­per­tos coin­ci­den con el Min­vu en que las áreas ver­des son lu­ga­res de in­te­gra­ción so­cial por ex­ce­len­cia.

gran ca­ren­cia de par­ques, pla­zas, in­fra­es­truc­tu­ra y es­pa­cios ur­ba­nos a lo lar­go de to­do Chi­le. Si bien, las au­to­ri­da­des han cen­tra­do la ges­tión en au­men­tar la can­ti­dad de áreas ver­des, tam­bién hay un te­ma de ca­li­dad”, di­ce Carlos Au­bert, di­rec­tor eje­cu­ti­vo en Fundación Mi Par­que. “El dé­fi­cit de las áreas ver­des no es un pro­ble­ma que po­da­mos so­lu­cio­nar de aquí a cin­co años. Es­te es un tra­ba­jo de lar­go pla­zo, pe­ro que de­be ser pen­sa­do des­de aho­ra”. Só­lo en San­tia­go se ne­ce­si­tan US$1.700 mi­llo­nes para con­se­guir la ta­sa re­co­men­da­da por la OMS, se­gún de­ta­lla un in­for­me de la fundación.

“Pe­ro no só­lo se tra­ta del ac­ce­so a áreas ver­des, sino que es un re­fle­jo de la de­sigual­dad. Cuan­do se ana­li­zan las co­mu­nas que con­cen­tran es­te ti­po de in­fra­es­truc­tu­ra, te das cuen­ta de que mu­ni­ci­pios co­mo Vi­ta­cu­ra, Pro­vi­den­cia, La Rei­na, Lo Bar­ne­chea, Las Con­des con­cen­tran una gran can­ti­dad de hec­tá­reas. Hoy in­clu­so se ha­bla de de­sigual­dad ver­de”, se­ña­la Au­bert.

Otra aris­ta tie­ne que ver con la ca­li­dad de áreas ver­des. “Es in­dis­pen­sa­ble que se en­tien­da des­de el sec­tor pú­bli­co la re­le­van­cia de las áreas ver­de, so­bre to­do para co­mu­ni­da­des vul­ne­ra­bles. Ahí, la ne­ce­si­dad es mu­cho ma­yor”, di­ce Au­bert. Los be­ne­fi­cios so­cia­les tie­nen que ver con me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas. Una me­di­ción de IMT­rust des­ta­có que al desa­rro­llar pro­yec­tos ver­des par­ti­ci­pa­ti­vos se ob­tie­nen ci­fras po­si­ti­vas: la ba­su­ra dis­mi­nu­ye 17%, au­men­ta 9% la per­cep­ción de se­gu­ri­dad, y los de­li­tos ob­ser­va­dos dis­mi­nu­yen 12%. “No só­lo se tra­ta de te­ner ár­bo­les por te­ner­los. Se tra­ta de dar un sen­ti­do de per­te­nen­cia a las per­so­nas. De ge­ne­rar pun­tos de en­cuen­tro en que pue­dan re­la­cio­nar­se, co­no­cer gen­te, li­be­rar­se del es­trés: un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Exe­ter afir­ma que vi­vir cer­ca de una zo­na ver­de pro­du­ce una sa­tis­fac­ción men­tal sos­te­ni­da en el tiem­po, ayu­da a evi­tar pro­ble­mas men­ta­les co­mo de­pre­sión, es­trés la­bo­ral o an­sie­dad”, en­fa­ti­za Au­bert.

Pe­ro es­tos par­ques tam­bién tie­nen un im­pac­to me­dioam­bien­tal y eco­nó­mi­co. Por ejem­plo, a con­se­cuen­cia de su ins­tau­ra­ción en la ciu­dad se con­si­gue la mi­ti­ga­ción del efec­to in­ver­na­de­ro, ade­más de dis­mi­nuir el im­pac­to que pue­de te­ner la lluvia en zo­nas de­ter­mi­na­das al man­te­ner los sue­los permea­bles. “En de­fi­ni­ti­va, ayu­da a ge­ne­rar re­si­lien­cia en los es­pa­cios ur­ba­nos”, en­fa­ti­za De la Ba­rre­ra. Él ad­vier­te que hay que mi­rar de ma­ne­ra de­te­ni­da las ci­fras. “Hoy el Par­que Me­tro­po­li­tano es un pul­món ver­de que su­ma un gran por­cen­ta­je de áreas ver­de por ha­bi­tan­te. Pe­ro el con­tac­to que es­tos tie­nen día a día con el par­que es me­nor. Pa­rá­me­tros in­ter­na­cio­na­les di­cen que las per­so­nas de­bie­ran es­tar a cin­co mi­nu­tos ca­mi­nan­do de una pla­za y má­xi­mo a 15-20 de un gran par­que. Eso en nues­tro país no pa­sa con fre­cuen­cia”. Él en­fa­ti­za en que tal co­mo es re­le­van­te el ac­ce­so a ser­vi­cio, la cer­ca­nía con áreas ver­des au­men­ta has­ta 25% el pre­cio de una pro­pie­dad.

“No se tra­ta de em­pla­zar gran­des es­pa­cios pú­bli­cos só­lo para ador­nar las ciu­da­des, sino de que las fa­mi­lias que ha­bi­tan las dis­tin­tas co­mu­nas se sien­tan fe­li­ces y or­gu­llo­sas del lu­gar don­de vi­ven, re­cu­pe­ran­do sus es­pa­cios co­mu­nes para el buen com­par­tir de to­dos, so­bre to­do en aque­llas co­mu­nas don­de exis­ten al­tos ín­di­ces de vul­ne­ra­bi­li­dad so­cioe­co­nó­mi­ca”, en­fa­ti­za la mi­nis­tra Sa­ball.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.