PLA­NI­FI­CA­CIÓN PA­RA UNA MA­YOR SE­GU­RI­DAD

La in­ter­ven­ción del es­pa­cio pú­bli­co, la re­cu­pe­ra­ción de las áreas co­mu­nes y una co­rrec­ta pla­ni­fi­ca­ción son al­gu­nas de las cla­ves pa­ra pre­ve­nir si­tua­cio­nes de de­li­to.

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - PORTADA - EFRAÍN MO­RA­GA

LA se­gu­ri­dad es un as­pec­to cla­ve pa­ra la vi­da en las ciu­da­des. Sin ir más le­jos, es una de las prio­ri­da­des ciu­da­da­nas, y en épo­ca de elec­cio­nes, las pro­me­sas de los can­di­da­tos apun­tan en par­te a esa di­rec­ción: me­jo­rar la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na.

Se­gún da­tos en­tre­ga­dos por la Sub­se­cre­ta­ría de Pre­ven­ción del De­li­to, en­tre el 1 de enero y 18 de ju­nio de 2017 se pro­du­jo una dis­mi­nu­ción de 3,5% en el to­tal de de­li­tos de al­ta con­no­ta­ción so­cial (ro­bo con violencia, in­ti­mi­da­ción, etc.) en el país, mien­tras que los de­li­tos vio­len­tos con­tra la pro­pie­dad pre­sen­ta­ron una caída del 4,3%.

Has­ta el año pa­sa­do, el Plan Co­mu­nal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca (PCSP) de la Sub­se­cre­ta­ría de Pre­ven­ción del De­li­to ha fi­nan­cia­do 911 pro­yec­tos que bus­can com­ba­tir la ocu­rren­cia de de­li­tos en 72 co­mu­nas del país, lo que re­pre­sen­ta una in­ver­sión de $45.896 mi­llo­nes.

Los da­tos ofi­cia­les in­di­can que es­tos re­cur­sos han per­mi­ti­do re­cu­pe­rar 317 mil me­tros cua­dra­dos de es­pa­cios pú­bli­cos pa­ra la co­mu­ni­dad, co­nec­tar 183 mil alar­mas co­mu­ni­ta­rias, e ins­ta­lar 6.432 lu­mi­na­rias pú­bli­cas y 860 cá­ma­ras de te­le­pro­tec­ción.

A su vez, el Fon­do Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca ha fi­nan­cia­do la eje­cu­ción de 408 pro­yec­tos en el país, con una in­ver­sión que su­pera los $13.130 mi­llo­nes, al­can­zan­do a po­co más de un mi­llón de per­so­nas, ini­cia­ti­vas que ha­brían ayu­da­do a me­jo­rar el ín­di­ce de ca­sos po­li­cia­les en el país.

“Los ro­bos de ob­je­tos de o des­de vehícu­los dis­mi­nu­ye­ron un 7,2%, esos son 2.133 de­li- tos me­nos, en com­pa­ra­ción a igua­les me­ses del año an­te­rior, y el ro­bo en lu­gar ha­bi­ta­do, que dis­mi­nu­yó en 1.300 de­li­tos me­nos, lo que re­pre­sen­ta una caída de 5,1% en re­la­ción a igual pe­rio­do del año an­te­rior”, di­jo en en­tre­vis­ta con PUL­SO –Pá­gi­na 10- Óscar Ca­rras­co, sub­se­cre­ta­rio de Pre­ven­ción del De­li­to (ver en­tre­vis­ta en pá­gi­na 10).

La ra­dio­gra­fía del de­li­to

La En­cues­ta Na­cio­nal Ur­ba­na de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na (ENUSC) mi­de vic­ti­mi­za­ción y el te­mor de ser ob­je­to de un ro­bo o al­gún ti­po de de­li­to de con­no­ta­ción so­cial. Se tra­ta de una mues­tra de 25 mil ho­ga­res a lo lar­go del país que bus­ca ge­ne­rar una ra­dio­gra­fía del mo­men­to y una guía pa­ra la ela­bo­ra­ción de pla­nes que com­ba­tan las vio­la­cio­nes de la nor­ma­ti­va vi­gen­te.

“La for­ma de me­dir la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na es la vic­ti­mi­za­ción, que nos di­ce cuán­tas per­so­nas u ho­ga­res han si­do víc­ti­mas de un de­li­to en el úl­ti­mo año, eso es lo que mi­de la en­cues­ta ENUSC, que son más de 25 mil ho­ga­res y tie­ne un error ba­jí­si­mo, y es una de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas más re­co­no­ci­das, por­que so­la­men­te hay dos en La­ti­noa­mé­ri­ca, en Mé­xi­co y en Chi­le”, ex­pli­ca Cris­tó­bal Li­ra, ex sub­se­cre­ta­rio de Pre­ven­ción del De­li­to.

Si bien en lo que va del año ha ha­bi­do una dis­mi­nu­ción en la to­ta­li­dad de ca­sos po­li­cia­les en el país, los úl­ti­mos son­deos ca­li­fi­can de for­ma de­fi­cien­te la ad­mi­nis­tra­ción del Go­bierno en es­te ám­bi­to. Por ejem­plo, la en­cues­ta CEP de di­ciem­bre-enero de 2016, con­sig­na que só­lo el 10% de la po­bla­ción aprue­ba la ges­tión del sec­tor pú­bli­co en ma­te­ria de se­gu­ri­dad.

“El Go­bierno se de­fien­de alu­dien­do a que se tra­ta de un asun­to de per­cep­ción de in­se­gu­ri­dad por so­bre los reales ni­ve­les de he­chos vio­len­tos. Pe­ro la vic­ti­mi­za­ción en los ho­ga­res al­can­zó un 27,3% en 2016, se­gún la ENUSC, lo que se tra­du­ce en un in­cre­men­to de 3,8% en com­pa­ra­ción con el año 2014. Con es­to, no logran ra­ti­fi­car la teo­ría de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción”, des­ta­ca An­to­nia Vi­na­gre, in­ves­ti­ga­do­ra de Li­ber­tad y Desa­rro­llo.

En ese sen­ti­do, los ex­per­tos ase­gu­ran que lo prin­ci­pal es me­jo­rar el sis­te­ma de ges­tión de las po­li­cías, al­go si­mi­lar a lo que hi­zo Nue­va York tras la lle­ga­da del al­cal­de Ru­dolph Giu­lia­ni o los pla­nes que han im­ple­men­ta­do ciu­da­des co­mo Síd­ney y Lon­dres.

“Hay que te­ner, de to­das ma­ne­ras, un sis­te­ma de con­trol de ges­tión pa­ra las po­li­cías, y es lo que no­so­tros lla­má­ba­mos el STAD (Sis­te­ma Tác­ti­co de Aná­li­sis del De­li­to) o to­le­ran­cia ce­ro en Nue­va York, lo que es­tán apli­can­do to­das las po­li­cías del mun­do. Ya no es una cues­tión so­la­men­te de es­ta ciu­dad, lo vi­mos tam­bién en Síd­ney, Nue­va Ze­lan­dia, en Eu­ro­pa –en Lon­dres- y en mon­to­nes de ciu­da­des de Es­ta­dos Uni­dos, en­ton­ces aquí se de­jó de ha­cer”, ase­gu­ró el ex sub­se­cre­ta­rio de Pre­ven­ción del De­li­to, Cris­tó­bal Li­ra.

Efec­tos de la de­lin­cuen­cia en el co­mer­cio

Se­gún la úl­ti­ma En­cues­ta de Vic­ti­mi­za­ción del Co­mer­cio, rea­li­za­da por la Cá­ma­ra Na­cio-

nal de Co­mer­cio, Ser­vi­cios y Tu­ris­mo de Chi­le (CNC), un 51,3% de los es­ta­ble­ci­mien­tos fue­ron víc­ti­mas de uno o más de­li­tos du­ran­te el se­gun­do se­mes­tre de 2016. Si se com­pa­ra es­te re­sul­ta­do con me­di­cio­nes an­te­rio­res, que­da en evi­den­cia que la vic­ti­mi­za­ción de es­te sec­tor au­men­tó 8,7% res­pec­to al pri­mer se­mes­tre de 2016.

“Es­te es un fe­nó­meno que es­tá ex­ten­di­do en to­do el país, más o me­nos en to­das par­tes del país se da la mis­ma tó­ni­ca que hay in­se­gu­ri­dad en la ciu­da­da­nía, en los tra­ba­ja­do­res, los con­su­mi­do­res y en los es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les que han si­do ob­je­to de de­li­tos”, ex­pli­có Ma­nuel Me­le­ro, pre­si­den­te de la CNC.

El Gran San­tia­go ce­rró el úl­ti­mo se­mes­tre del año pa­sa­do con una vic­ti­mi­za­ción de 51,5%, mien­tras que en re­gio­nes el in­di­ca­dor subió a 51,2%, con un al­za de 7,1%. Las ciu­da­des Tal­cahuano y Con­cep­ción son las pre­sen­ta­ron el ín­di­ce más al­to del país, con 63,3%.

“Pa­ra no­so­tros es­ta es la pri­me­ra ma­te­ria de preo­cu­pa­ción gre­mial, el te­ma de la se­gu­ri­dad y el te­ma del co­mer­cio ilí­ci­to en ge­ne­ral, que es­tán ín­ti­ma­men­te li­ga­dos con la de­lin­cuen­cia”, des­ta­có

Me­le­ro.

Des­de el sec­tor ase­gu­ran que han rea­li­za­do im­por­tan­tes es­fuer­zos pa­ra con­tra­rres­tar es­tas ci­fras y com­ba­tir la ocu­rren­cia de de­li­tos al in­te­rior de los es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les. “Se ha he­cho un tra­ba­jo pa­ra evi­tar de­li­tos ma­yo­res, pe­ro que por de­ri­va­da se ven be­ne­fi­cias la pre­ven­ción y di­sua­sión pa­ra no so­lo los de­li­tos más gra­ves, sino que to­dos los de­li­tos”, di­ce el di­ri­gen­te gre­mial.

Las cla­ves del com­ba­te

Pa­ra ha­cer fren­te al cons­tan­te desafío que plan­tea la de­lin­cuen­cia a las ciu­da­des del país, los ex­per­tos ase­gu­ran que es cla­ve el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción en­tre el sec­tor pú­bli­co y pri­va­do, de ma­ne­ra de po­der apro­ve­char la ex­ten­sa can­ti­dad de dis­po­si­ti­vos e in­for­ma­ción de te­le­vi­gi­lan­cia exis­ten­tes en las zo­nas ur­ba­nas. Del mis­mo mo­do, pro­po­nen me­jo­rar el mar­co le­gal pa­ra la per­se­cu­ción de los de­li­tos.

“Exis­ten tres te­mas ur­gen­tes en Chi­le: el pri­me­ro son los de­li­tos con­tra la pro­pie­dad y fun­da­men­tal­men­te, los ro­bos con in­ti­mi­da­ción y con violencia – en sus di­ver­sas for­mas-, co­mo tam­bién el hur­to ca­li­fi­ca­do, el ro­bo de es­pe­cies y par­tes y pie­zas de au­tos. En se­gun­do lu­gar, el mi­cro­trá­fi­co en los sec­to­res más vul­ne­ra­bles y el te­ma del te­rro­ris­mo en la no­ve­na re­gión”, des­ta­ca el dipu­tado de Re­no­va­ción Na­cio­nal (RN), Gon­za­lo Fuen­za­li­da, quien fue au­tor de la ley de con­trol de iden­ti­dad pre­ven­ti­vo.

En ese sen­ti­do, Fuen­za­li­da jun­to a la diputada Clau­dia Nogueira (UDI) y los dipu­tados Da­niel Far­cas (PPD) y Ga­briel Sil­ber (DC), pro­po­nen mo­di­fi­car la ac­tual ley de con­trol de iden­ti­dad pa­ra am­pliar el ran­go eta­rio de los su­je­tos sus­cep­ti­bles de ser con­tro­la­dos. “El 85% de los ca­sos de ro­bos con in­ti­mi­da­ción o con violencia que­dan sin impu­tado co­no­ci­do, es de­cir, la ta­sa de de­ten­ción se pro­du­ce so­la­men­te fren­te a un de­li­to fla­gran­te”, di­ce Fuen­za­li­da.

Así, los ex­per­tos re­co­mien­dan pro­fun­di­zar la coope­ra­ción en­tre el sec­tor pú­bli­co y pri­va­do pa­ra lo­grar la in­te­gra­ción de los sis­te- mas que per­mi­tan com­ba­tir los de­li­tos en el mo­men­to que su­ce­den. “Las cá­ma­ras de una en­ti­dad pri­va­da que cu­bren el es­pa­cio pú­bli­co (por ejem­plo, los ac­ce­sos a un edi­fi­cio) pue­den es­tar me­jor di­ri­gi­das ha­cia una ar­te­ria de­ter­mi­na­da, don­de sea ma­yor la pro­ba­bi­li­dad de con­tar con imá­ge­nes úti­les pa­ra la per­se­cu­ción pe­nal”, di­ce Se­bas­tián Va­len­zue­la, ge­ren­te Le­gal de Al­to.

Del mis­mo mo­do, otra de las cla­ves que men­cio­nan los ex­per­tos es el com­ba­te al co­mer­cio am­bu­lan­te, pues es un foco de cier­tos fe­nó­me­nos de­lic­ti­vos, so­bre to­do de ro­bos por sor­pre­sa y violencia e in­ti­mi­da­ción.

“Fa­ci­li­tan el co­mer­cio de bie­nes ro­ba­dos y por tan­to la re­cep­ta­ción. Las me­di­das pa­ra com­ba­tir es­tos fo­cos que­dan a la vo­lun­tad po­lí­ti­ca de ca­da mu­ni­ci­pio, por lo que de­be­rían uni­fi­car­se las po­lí­ti­cas y es­tán­da­res pa­ra en­fren­tar el co­mer­cio am­bu­lan­te des­de una mi­ra­da in­te­gral, de ciu­dad, y no por co­mu­na”, di­ce Va­len­zue­la.

De ca­ra a las cla­ves que po­drían ayu­dar a com­ba­tir la de­lin­cuen­cia des­de los ba­rrios, el le­gis­la­dor co­men­ta que se po­dría po­ner aten­ción a ini­cia­ti­vas co­mo las que han lle­va­do a ca­bo al­gu­nas co­mu­nas de la ciu­dad: “en aque­llos con ma­yor re­cur­so se han es­ta­ble­ci­do guar­dias mu­ni­ci­pa­les, que en el fon­do son ins­pec­to­res mu­ni­ci­pa­les que cum­plen la fun­ción de pre­ve­nir y de en­la­ce con las po­li­cías, y tam­bién se han es­ta­ble­ci­do sis­te­mas de co­mu­ni­ca­ción en­tre los ve­ci­nos”, di­ce Fuen­za­li­da.

Des­de Al­to co­men­tan que se po­drían des­ti­nar re­cur­sos pa­ra crear apli­ca­cio­nes de de­nun­cia on­li­ne, co­mo en Es­ta­dos Uni­dos, pa­ra de­li­tos de me­nor gra­ve­dad: “fo­men­tar es­te va­lio­so re­cur­so per­mi­te dis­po­ner de in­for­ma­ción re­le­van­te pa­ra de­ter­mi­nar los pun­tos más crí­ti­cos y ge­ne­rar es­tra­te­gias de pre­ven­ción fo­ca­li­za­da”, di­ce el ge­ren­te Le­gal de Al­to.

Los ex­per­tos ase­gu­ran que es fun­da­men­tal el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción en­tre el sec­tor pú­bli­co y el pri­va­do.

La in­for­ma­ción de te­le­vi­gi­lan­cia exis­ten­te en las zo­nas ur­ba­nas es cla­ve.

Hay que po­ner aten­ción a las ini­cia­ti­vas co­mu­na­les que han si­do exi­to­sas, pa­ra imi­tar­las en otros lu­ga­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.