PRE­VEN­CIÓN SITUACIONAL: CÓ­MO EL DI­SE­ÑO UR­BANO COM­BA­TE LOS FO­COS DE DE­LI­TOS

La in­ter­ven­ción del es­pa­cio pú­bli­co, una co­rrec­ta pla­ni­fi­ca­ción y la re­cu­pe­ra­ción de áreas co­mu­nes son al­gu­nas de las cla­ves pa­ra com­ba­tir la de­lin­cuen­cia en la ciu­dad.

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - NEWS - EFRAÍN MO­RA­GA

de la dis­po­si­ción de ar­te­fac­tos o dis­po­si­ti­vos, y tam­bién a tra­vés de la pla­ni­fi­ca­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca: “El fun­da­men­to de es­to es que el su­je­to que va a co­me­ter un de­li­to en­cuen­tre obs­tácu­los pa­ra desa­rro­llar di­cho ac­to y, por tan­to, es aná­li­sis cos­to-be­ne­fi­cio, a más obs­tácu­los me­nos pro­ba­bi­li­dad que eso ocu­rra”, di­ce Lu­ne­ke.

Se­gún la úl­ti­ma En­cues­ta Na­cio­nal Ur­ba­na de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na, el 6,7% de los ha­bi­tan­tes de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na de San­tia­go su­frió de ro­bo con violencia o in­ti­mi­da­ción du­ran­te 2016, mien­tras que un 6,3% fue víc­ti­ma de ro­bo por sor­pre­sa y un 10% fue ob­je­to de al­gún ti­po de hur­to.

In­fra­es­truc­tu­ra del ho­gar

Uno de los ele­men­tos de di­se­ño más im­por­tan­tes a la ho­ra de ha­blar de pre­ven­ción situacional es la co­rrec­ta orien­ta­ción de la in­fra­es­truc­tu­ra del ho­gar, pues­to que de es­ta de­pen­de­rán las pro­ba­bi­li­da­des de co­mi­sión de un de­li­to de­bi­do a la ma­la vi­si­bi­li­dad.

“De las co­sas más sen­ci­llas que se pue­de ha­cer es el te­ma de la vi­sión di­rec­ta por par­te de los ve­ci­nos. Nor­mal­men­te los lu­ga­res más se­gu­ros son don­de to­das las ca­sas tie­nen vis­ta ha­cia la ca­lle o ha­cia el lu­gar don­de tran­si­ta la ma­yor can­ti­dad de gen­te”, ase­gu­ra Lay­la Jor­que­ra, vi­ce­pre­si­den­ta del Co­mi­té de Ar­qui­tec­tos Jó­ve­nes del Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos de Chi­le.

Vi­sión que es com­par­ti­da por la aca­dé­mi­ca de la UC, quien afir­ma que es­te te­ma es­tá re­la­cio­na­do con el con­cep­to de vi­gi­lan­cia na­tu­ral u “Ojos en la ca­lle”, el que fue acu­ña­do por pri­me­ra vez por la ur­ba­nis­ta Ja­ne Ja­cobs en 1962, quien sos­te­nía que la se­gu­ri­dad del es­pa­cio ur­bano es­tá aso­cia­do al ni­vel de contacto y los la­zos de con­fian­za que pue­dan es­ta­ble­cer las co­mu­ni­da­des en­tre sí: “que se vea mi ca­sa des­de afue­ra ha­ce que mi ca­sa sea me­nos pro­ba­ble de ser víc­ti­ma de un de­li­to que aque­lla que tie­ne mu­ros al­tos, que es­tá en­re­ja­da y más os­cu­ra”, di­ce Lu­ne­ke.

Es­pa­cios pú­bli­cos

Pa­ra los ex­per­tos ur­ba­nis­tas, la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na no tie­ne que ver só­lo con más fuer­za po­li­cial, sino con di­se­ñar es­pa­cios pú­bli­cos que evi­ten las opor­tu­ni­da­des pa­ra que se pro­duz­can de­li­tos. Un con­cep­to que tie­ne que ver con que los es­pa­cios pú­bli­cos es­tén bien ilu­mi­na­dos, que es­tén ac­ti­vos y que in­vi­ten a la per­ma­nen­cia.

“Ha­ce unos años sur­gió la ten­den­cia de di­se­ño de pre­ven­ción situacional, que a tra­vés de cier­tas téc­ni­cas es­pe­cí­fi­cas, apun­ta a di­se­ñar es­pa­cios pú­bli­cos más se­gu­ros”, ma­ni­fies­ta Pa­blo Allard, de­cano de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra y Ar­te de la UDD.

Evi­tar ar­bus­tos en las pla­zas, li­mi­tar el fo­lla­je de los ár­bo­les a los dos me­tros de al­tu­ra -de ma­ne­ra que sea más trans­pa­ren­te la vi­sión del en­torno ur­bano y se evi­te que se ge­ne­ren es­con­dri­jos-, no acu­mu­lar ba­su­ra, te­ner bue­na ilu­mi­na­ción y evi­tar las fa­cha­das de lo­ca­les co­mer­cia­les que sean cie­gas, o sea que no per­mi­tan que se vea des­de afue­ra y des­de aden­tro ha­cia el ex­te­rior, son al­gu­nas de las prin­ci­pa­les re­co­men­da­cio­nes de pre­ven­ción situacional a tra­vés del di­se­ño ur­bano.

“En San­tia­go se han desa­rro­lla­do al­gu­nos ejem­plos in­tere­san­tes, co­mo por ejem­plo el re­di­se­ño de la pla­za de Puen­te Al­to –una vez que se inau­gu­ró la es­ta­ción de Me­tro-, la que in­cor­po­ró una se­rie de es­tos prin­ci­pios. Tam­bién el plan de in­ter­ven­ción en La Le­gua, que li­de­ró el Mi­nis­te­rio del In­te­rior en con­jun­to con el Ser­viu Me­tro­po­li­tano y el Min­vu, tam­bién apun­ta­ba a uti­li­zar me­di­das de di­se­ño de pre­ven­ción situacional pa­ra rom­per con la es­truc­tu­ra de pa­sa­jes cie­gos”, ex­pli­ca Allard.

Del mis­mo mo­do, los ex­per­tos ase­gu­ran que jun­to con la in­ter­ven­ción del es­pa­cio pú­bli­co, la pla­ni­fi­ca­ción del mo­bi­lia­rio ur­bano y la re­cu­pe­ra­ción de las áreas co­mu­nes, es fun­da­men­tal dar­le un uso apro­pia­do a es­tos lu­ga­res.

“Se tie­ne que usar el es­pa­cio pú­bli­co. No sir­ven las can­chas re­mo­de­la­das don­de no se pro­pi­cia el uso so­cial. En­ton­ces es­to es tan­to ma­te­rial co­mo de la ges­tión so­cial y hu­ma­na que se ha­ce de los es­pa­cios pú­bli­cos”, di­ce la aca­dé­mi­ca de la UC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.