Al­fon­so Ve­ga­ra: El ur­ba­nis­ta es­pa­ñol ex­pli­ca los nue­vos aires de las smart ci­ties

—El ur­ba­nis­ta es­pa­ñol ha­bla so­bre la im­por­tan­cia del pa­tri­mo­nio en las ciu­da­des in­te­li­gen­tes. —Ade­más, Ve­ga­ra in­di­ca que es cla­ve que las co­mu­nas ten­gan su pro­yec­to de ciu­dad y de fu­tu­ro.

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - PORTADA - Una en­tre­vis­ta de EFRAÍN MORAGA

AL­FON­SO Ve­ga­ra es uno de los ur­ba­nis­tas más des­ta­ca­dos de ha­bla his­pa­na. El ar­qui­tec­to, so­ció­lo­go y eco­no­mis­ta es fun­da­dor y pre­si­den­te de la Fun­da­ción Me­tró­po­li Es­pa­ña y ha re­ci­bi­do im­por­tan­tes re­co­no­ci­mien­tos, co­mo el Pre­mio Eu­ro­peo de Ur­ba­nis­mo, por su apor­te al pro­yec­to de Eus­kal Hi­ria y el di­se­ño de la eco­ciu­dad de Sa­rri­gu­ren, en Na­va­rra. Es­ta­rá en Chi­le en el marco del se­mi­na­rio Do Smart City, el que se rea­li­za­rá el 30 de agos­to.

Ve­ga­ra ha­bla so­bre la im­por­tan­cia de que las co­mu­nas ten­gan un pro­yec­to de ciu­dad y des­ta­ca el rol de la pla­ni­fi­ca­ción ar­mó­ni­ca co­mo pie­dra an­gu­lar de las smart ci­ties, ade­más re­cal­có la re­le­van­cia de la con­ser­va­ción de la in­fra­es­truc­tu­ra pa­tri­mo­nial con el desa­rro­llo de las zo­nas ur­ba­nas y des­ta­có que en es­te de­ba­te es fun­da­men­tal la in­te­gra­ción en­tre el es­pa­cio te­rri­to­rial y di­gi­tal.

¿Cuál es el rol que de­be ju­gar la pla­ni­fi­ca­ción en el desa­rro­llo de las ciu­da­des in­te­li­gen­tes?

—Una ciu­dad in­te­li­gen­te es aque­lla que es ca­paz de do­tar­se de una pla­ni­fi­ca­ción o una vi­sión de fu­tu­ro com­par­ti­da, es de­cir, que a tra­vés de la pla­ni­fi­ca­ción sea po­si­ble lle­gar a un gran acuer­do con res­pec­to a la orien­ta­ción fu­tu­ra de la ciu­dad, al per­fil ur­bano. La pla­ni­fi­ca­ción del fu­tu­ro tie­ne que ser bas­tan­te fle­xi­ble y la in­te­li­gen­cia se va a ma­ni­fes­tar en po­der apor­tar de ma­ne­ra equi­li­bra­da, por una par­te, una vi­sión de có­mo va a ser la ciu­dad en el fu­tu­ro y, al mis­mo tiem­po, una se­rie de pro­yec­tos es­tra­té­gi­cos ca­pa­ces de trans­for­mar la ciu­dad.

¿De qué ma­ne­ra se de­be es­ta­ble­cer la nor­ma ur­ba­na?

—Ese ins­tru­men­to ur­ba­nís­ti­co es ne­ce­sa­rio que exis­ta, pe­ro es fun­da­men­tal que es­té com­ple­men­ta­do con una vi­sión mu­cho más in­te­gral de fu­tu­ro y una iden­ti­fi­ca­ción de pro­yec­tos es­tra­té­gi­cos y ahí, por tan­to, el es­pa­cio fí­si­co que se or­ga­ni­za a tra­vés de esa pla­ni­fi­ca­ción in­te­li­gen­te tie­ne mu­cha im­por­tan­cia.

¿Có­mo se pue­de lo­grar que las ciu­da­des ten­gan un desa­rro­llo ar­mó­ni­co de ma­ne­ra de evi­tar pro­ble­mas de pla­ni­fi­ca­ción, co­mo los pre­sen­ta­dos en los “gue­tos verticales” en Es­ta­ción Cen­tral?

—Ahí la cla­ve es que las co­mu­nas ten­gan su pro­yec­to de ciu­dad y de fu­tu­ro. O sea, que pue­dan an­ti­ci­par, có­mo quie­ren ser, o sea cuál es el per­fil ur­bano al que quie­ran as­pi­rar. Si va a ser un per­fil de atracción de tu­ris­mo o de in­te­gra­ción de usos, eco­nó­mi­cos pro­duc­ti­vos y usos re­si­den­cia­les; o si va a ser fun­da­men­tal­men­te co­mer­cial. Si una co­mu­na no tie­ne pla­ni­fi­ca­ción, es muy di­fí­cil que ha­ya un equi­li­brio en­tre el desa­rro­llo de las ac­ti­vi­da­des inmobiliarias y el mo­de­lo de ciu­dad que se quie­re.

En ese sen­ti­do, ¿có­mo se re­la­cio­na el sec­tor in­mo­bi­lia­rio con la ciu­dad?

—La ciu­dad ins­pi­ra las opor­tu­ni­da­des pa­ra que el sec­tor in­mo­bi­lia­rio se desa­rro­lle y, al mis­mo tiem­po, es­te sec­tor es ca­paz de ha­cer­lo, por­que evi­den­te­men­te ge­ne­ra in­ver­sión y las pau­tas pa­ra que la pla­ni­fi­ca­ción de la ciu­dad del fu­tu­ro se ha­ga de ma­ne­ra que el sec­tor pri­va­do pue­da par­ti­ci­par y co­la­bo­rar de ma­ne­ra in­te­li­gen­te. Es­te diá­lo­go en­tre sec­tor in­mo­bi­lia­rio y ciu­dad es ab­so­lu­ta­men­te fun­da­men­tal. Es cu­rio­so co­mo en el mer­ca­do, cuan­do se en­ca­re­ce el pre­cio de la vi­vien­da (tan­to en ven­ta co­mo en al­qui­ler), a ve­ces apa­re­cen so­lu­cio­nes que no son sa­tis­fac­to­rias y sur­gen es­tas ti­po­lo­gías de vi­vien­das que ge­ne­ran ha­ci­na­mien­to.

¿Es un fe­nó­meno que se re­pi­te en otros lu­ga­res del mun­do?

—Tam­bién se da en Nue­va York y en Lon­dres. En mu­chas ciu­da­des se es­tá pro­du­cien­do una re­duc­ción del ta­ma­ño de la vi­vien­da ti­po en las áreas cen­tra­les de la ciu­dad. Por ejem­plo, en Lon­dres, que es­tá ca­rí­si­mo y ha re­ci­bi­do mu­cha gen­te jo­ven de otros lu­ga­res del mun­do que ha ve­ni­do a tra­ba­jar o es­tu­diar, hay un ha­ci­na­mien­to for­mi­da­ble. Hay chi­cos que arrien­dan un de­par­ta­men­to que a lo me­jor tie­ne dos ha­bi­ta­cio­nes, pe­ro es­tán vi­vien­do sie­te.

¿Es­to es al­go que se pue­de com­ba­tir con la ac­tual pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na?

—Cuan­do se ha­ce la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­nís­ti­ca de un mu­ni­ci­pio se es­tá pen­san­do a 20 años, pe­ro a los 10 años ya han cam­bia­do mu­chas co­sas. Es­to se pro­du­ce tan rá­pi­do que lo que ha­bría que ha­cer es que la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na fue­ra, por una par­te, con­sen­sua­da, pe­ro al mis­mo tiem­po, lo su­fi­cien­te­men­te fle­xi­ble pa­ra que cuan­do su­ce­den des­ajus­tes de es­ta na­tu­ra­le­za, se pue­da reac­cio­nar y no se ge­ne­re una ri­gi­dez ex­ce­si­va.

Del mis­mo mo­do, ¿có­mo se pue­de com­pa­ti­bi­li­zar el desa­rro­llo de las ciu­da­des con la pre­ser­va­ción de la in­fra­es­truc­tu­ra pa­tri­mo­nial?

—Yo creo que uno de los ma­yo­res le­ga­dos que se pue­de de­jar a la ciu­dad en un fu­tu­ro es el man­te­ni­mien­to y la me­jo­ra del pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co. Hay al­gu­nos ám­bi­tos de la ciu­dad que han si­do de­cla­ra­dos pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad por la Unes­co o es­pa­cios de con­ser­va­ción es­pe­cial. En mu­chas ciu­da­des hay ca­tá­lo­gos de las edi­fi­ca­cio­nes que tie­nen va­lor his­tó­ri­co y ar­tís­ti­co pa­ra pro­te­ger­las, y tam­bién de los dis­tri­tos que tie­nen va­lor am­bien- tal. Es de­cir, que el man­te­ni­mien­to es­tá, por un par­te, de los ele­men­tos tan­gi­bles, que son los edi­fi­cios, las ca­lles y los es­pa­cios so­fis­ti­ca­dos, y tam­bién los va­lo­res in­tan­gi­bles, que tie­nen que ver con la cul­tu­ra, con la vi­da, con el ca­rác­ter, y la idio­sin­cra­sia. Creo que uno de los prin­ci­pa­les re­tos en nues­tras ciu­da­des es man­te­ner la iden­ti­dad, por­que si no se van vol­vien­do ca­da vez más ho­mo­gé­neas.

¿Es­tos son te­mas que con­si­de­ran las smart ci­ties?

—En las smart ci­ties ca­si nun­ca se ha­bla de pa­tri­mo­nio, de es­pa­cio ur­bano y di­se­ño de la ciu­dad, se ha­bla ca­si siem­pre de ca­pas de tec­no­lo­gía. Por eso yo creo que es muy im­por­tan­te in­te­grar el mun­do fí­si­co y di­gi­tal. Que ha­ya una in­te­gra­ción en­tre te­rri­to­rio y tec­no­lo­gía. Ese es un fac­tor real­men­te im­por­tan­te.

¿Cuál es la cla­ve pa­ra que una ciu­dad sea in­te­li­gen­te?

—Que ha­ya un equi­li­brio en­tre los tres pi­la­res de la tri­lo­gía ur­ba­na, por una par­te, la com­pe­ti­ti­vi­dad, es de­cir, cuan­do di­se­ña­mos una ciu­dad ha­cia fu­tu­ro tie­ne que ser com­pe­ti­ti­va pa­ra ge­ne­rar em­pleo y ac­ti­vi­dad, por­que si no es via­ble des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co. El se­gun­do as­pec­to es el te­ma de la in­te­gra­ción so­cial, no po­de­mos crear ciu­da­des con gue­tos, don­de ha­ya zo­nas po­bres y ri­cas. Es fun­da­men­tal que ha­ya un gran pac­to por el re­par­to de los equi­pa­mien­tos, que la mo­vi­li­dad y la ac­ce­si­bi­li­dad lle­gue a to­das par­tes. Y el ter­cer pi­lar es la sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal, me re­fie­ro al pa­tri­mo­nio, a los es­pa­cios na­tu­ra­les y a los eco­sis­te­mas am­bien­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.