Crowd­fun­ding:

La nue­va res­pues­ta a la ge­ne­ra­ción de pro­yec­tos y es­pa­cios

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - PORTADA - EFRAÍN MORAGA

Co­nec­ti­vi­dad Es­ta ci­fra es­tá acor­de con una de las ma­yo­res ta­sas de pe­ne­tra­ción de in­ter­net y uso de re­des so­cia­les que tie­ne Chi­le en el con­tex­to la­ti­noa­me­ri­cano.

EL CROWD­FUN­DING o fi­nan­cia­mien­to co­lec­ti­vo pue­de ser una al­ter­na­ti­va pa­ra im­pul­sar pro­yec­tos de re­no­va­ción de la ciu­dad. Así lo con­si­de­ran al­gu­nos ex­per­tos que sos­tie­nen que es­ta me­to­do­lo­gía po­dría ser una he­rra­mien­ta que ayu­de a des­tra­bar los pro­ce­sos que per­mi­ten la crea­ción de nue­va in­fra­es­truc­tu­ra ur­ba­na.

De he­cho, a ni­vel in­ter­na­cio­nal, se es­tá acu­ñan­do el con­cep­to de “crowd­fun­ding ciu­da­dano”, co­mo un fe­nó­meno que tras­cien­de las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les, lle­ván­do­lo a la prác­ti­ca de ela­bo­rar y fi­nan­ciar en con­jun­to pro­yec­tos lo­ca­les, co­mo pla­zas, se­des de jun­tas de ve­ci­nos, me­jo­ra­mien­to de es­qui­nas o cual­quier otro lu­gar pú­bli­co, en don­de sus ha­bi­tan­tes (en con­jun­to con las au­to­ri­da­des y pri­va­dos) apor­ten con su grano de are­na.

Un ejem­plo de es­to es el pro­yec­to Lucht­sin­gel, un puen­te pea­to­nal de 400 me­tros de ex­ten­sión que co­nec­ta tres dis­tri­tos de Rot­ter­dam, en Ho­lan­da, y que fue di­se­ña­do por la ofi­ci­na de ar­qui­tec­tu­ra ZUZ ar­chi­tects. La ini­cia­ti­va fue par­te de la cam­pa­ña lla­ma­da “I Ma­ke Rot­ter­dam”, la que per­mi­tió a los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad com­prar una par­te de la in­fra­es­truc­tu­ra ur­ba­na por €25.

Se­gún un es­tu­dio pa­tro­ci­na­do por el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) y CME Group Foun­da­tion, Chi­le es el país de La­ti­noa­mé­ri­ca que ma­yo­res apor­tes de ca­pi­tal ha ge­ne­ra­do en pla­ta­for­mas de fi­nan­cia­mien­to com­par­ti­do con US$97,8 mi­llo­nes re­gis­tra­dos al cie­rre de 2016, más del do­ble de lo que se re­gis­tró en 2015.

Pa­ra Andrés Reid, fun­da­dor de Crowd­fun­ding.cl, en el ca­so de las ini­cia­ti­vas ciu­da­da­nas ba­jo es­ta me­to­do­lo­gía, co­mo por ejem­plo en la re­no­va­ción de es­pa­cios pú­bli­cos, es cla­ve el com­pro­mi­so de quie­nes par­ti­ci­pan. “Si se le pro­po­ne a la co­mu­ni­dad ha­cer al­go de es­te ti­po, se le de­be exi­gir a la mis­ma co­mu­ni­dad que ha­ya una con­fir­ma­ción del in­te­rés pa­ra ir a par­ti­ci­par en la ela­bo­ra­ción de los pro­yec­tos, des­de el ini­cio a fin”, di­ce Reid.

Otro ejem­plo a ni­vel in­ter­na­cio­nal es el pro­yec­to +POOL, que te­nía por ob­je­ti­vo re­unir US$15 mi­llo­nes pa­ra cons­truir una pis­ci­na pa­ra los ve­ci­nos de East Ri­ver en Nue­va York. Pa­ra lo­grar es­te ob­je­ti­vo, ca­da miem­bro de la co­mu­ni­dad se com­pro­me­tió con la cau­sa a tra­vés de la com­pra de una de las 70 mil bal­do­sas ne­ce­sa­rias pa­ra lle­var a ca­bo la ins­ta­la­ción, las que, a su vez, lle­va­rían los nom­bres de los apor­tan­tes.

Por su par­te, el Pro­yec­to Uni­ted Downs Deep Geot­her­mal de Lon­dres, bus­ca re­cau­dar cer­ca de US$24 mi­llo­nes a tra­vés de la pla­ta­for­ma Abun­dan­ce.

Se­gún los ex­per­tos, otra de las al­ter­na­ti­vas don­de el crowd­fun­ding pue­de rea­li­zar un apor­te a la ciu­dad, es por me­dio la par­ti­ci­pa­ción co­mu­ni­ta­ria pa­ra la orien­ta­ción de los pla­nes de desa­rro­llo de los mu­ni­ci­pios, de ma­ne­ra que sean los pro­pios ve­ci­nos quie­nes de­ter­mi­nen dón­de es­tán las prio­ri­da­des de los es­pa­cios ur­ba­nos en que coha­bi­tan. “Es una es­pe­cie de en­cues­ta vin­cu­lan­te, en la cual no­so­tros es­ta­mos tra­tan­do de com­ba­tir a las per­so­nas que só­lo le po­nen ‘li­ke’ a to­do lo que ven en las re­des so­cia­les, ge­ne­ran­do una dis­tor­sión enor­me”, des­ta­ca Reid. O sea, pa­sar del “Me Gus­ta”, al apor­te en opi­nio­nes o de­ci­sio­nes de có­mo se de­be desa­rro­llar un pro­yec­to o par­te de él.

En Chi­le tam­bién han ocu­rri­do al­gu­nos ejem­plos de crowd­fun­ding ciu­da­dano. Por ejem­plo, un gru­po de ve­ci­nos de Pe­ña­lo­lén cons­tru­yó la pla­za Ro­sa Ri­ve­ros Vil­ches por sus pro­pios me­dios, gra­cias a la re­co­lec­ción de los ele­men­tos ne­ce­sa­rios en la mis­ma co­mu­ni­dad, la que es­tá com­pues­ta por al­re­de­dor de 2.000 ca­sas.

Her­bert Schulz, CEO de Be­cual.com, una pla­ta­for­ma de crowd­fun­ding en­fo­ca­da a pymes, es­ti­ma que si bien en la ma­yo­ría de los ca­sos, es la mu­ni­ci­pa­li­dad la que fi­nan­cia o con­tra­ta los ser­vi­cios de un ter­ce­ro pa­ra el desa­rro­llo de in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­ca, “fi­nal­men­te, lo que uno pue­de ha­cer a tra­vés de es­te sis­te­ma es par­ti­ci­par co­mo in­ver­sio­nis­ta, ge­ne­ran­do ren­ta­bi­li­dad. A su vez, es­tos par­ti­cu­la­res (in­ver­sio­nis­tas) pue­den apo­yar a una py­me que es­tá im­pul­san­do la me­jo­ra del en­torno ur­bano”, co­men­ta Schulz.

Los ex­per­tos des­ta­can tam­bién que es­tas ini­cia­ti­vas pue­den de­mos­trar la re­le­van­cia que tie­ne la gen­te en la me­jo­ra del en­torno. “Los ve­ci­nos pue­den apor­tar y sen­tir­se par­te del pro­yec­to, en tér­mi­nos de que, in­clu­so con sus aho­rros, pue­den ayu­dar a las pymes que lle­van a ca­bo es­tas ini­cia­ti­vas, por­que sa­be­mos que las en­ti­da­des es­ta­ta­les, pú­bli­cas y pri­va­das mu­chas ve­ces se de­mo­ran en pa­gar y eso mu­chas ve­ces afec­ta a las pymes”, des­ta­ca el CEO de Be­cual.com.

400 me­tros tie­ne el puen­te pea­to­nal Lucht­sin­gel, que co­nec­ta tres dis­tri­tos de Rot­ter­dam, en Ho­lan­da. La par­ti­ci­pa­ción de los ciu­da­da­nos fue cla­ve pa­ra que die­ra a luz.

“Si se le pro­po­ne a la co­mu­ni­dad ha­cer al­go de es­te ti­po, se le de­be exi­gir a la mis­ma co­mu­ni­dad que ha­ya una con­fir­ma­ción del in­te­rés pa­ra ir a par­ti­ci­par”

ANDRÉS REID

fun­da­dor de Crowd­fun­ding.cl

“Los ve­ci­nos pue­den apor­tar y sen­tir­se par­te del pro­yec­to, en tér­mi­nos de que, in­clu­so con sus aho­rros, ayu­dan a las pymes que lle­van a ca­bo las ini­cia­ti­vas”

HER­BERT SCHULZ

CEO de Be­cual.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.