Co­mu­nas ru­ra­les: El desafío de co­nec­tar­las con las gran­des ciu­da­des

Fun­da­cio­nes co­mo Pro­yec­to Pro­pio, Jun­to al Ba­rrio (JAB) y Ges­tión So­cial se en­car­gan de ar­ti­cu­lar y ge­ne­rar ins­tan­cias pa­ra que los vecinos pue­dan di­se­ñar, desa­rro­llar y eje­cu­tar pro­yec­tos que pon­gan en va­lor los es­pa­cios ur­ba­nos que ha­bi­tan den­tro de la

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - PORTADA - EFRAÍN MORAGA

UN EJEM­PLO de in­clu­sión en la ciu­dad son aque­llos pro­yec­tos en los que las pro­pias co­mu­ni­da­des par­ti­ci­pan en el di­se­ño, re­cu­pe­ra­ción y desa­rro­llo de los es­pa­cios ur­ba­nos en los que ha­bi­tan.

En­ti­da­des co­mo Pro­yec­to Pro­pio, Jun­to al Ba­rrio (JAB) y Ges­tión So­cial se en­car­gan de or­ga­ni­zar y ar­ti­cu­lar es­tas ini­cia­ti­vas, pa­ra en­con­trar fi­nan­cia­mien­to y eje­cu­tar obras que bus­can me­jo­rar el mo­bi­lia­rio ur­bano de di­ver­sas po­bla­cio­nes y ba­rrios.

Pa­ra lle­var a ca­bo es­te ti­po de in­ter­ven­cio­nes in­clu­si­vas, las co­mu­ni­da­des ad­quie­ren un rol pro­ta­gó­ni­co. Ese es el pun­to don­de ra­di­ca la ma­yor di­fe­ren­cia res­pec­to a otro ti­po de in­ter­ven­cio­nes, pues­to que des­de ese ori­gen es que se ge­ne­ran los apor­tes al es­pa­cio pú­bli­co de ma­yor va­lor. “Nos da­mos cuen­ta que hoy más que nun­ca la so­cie­dad, las or­ga­ni­za­cio­nes, las jun­tas de vecinos y los gru­pos de la so­cie­dad ci­vil es­tán más em­po­de­ra­dos y que­rien­do in­fluir en sus te­rri­to­rios, en la vi­sión que se tie­ne de los lu­ga­res don­de vi­ven y desa­rro­llan. Es al­go que se pue­de ver en có­mo es­to im­pac­ta di­rec­ta­men­te en su ca­li­dad de vida”, ge­ren­te de con­sul­to­ría de Ges­tión So­cial.

En tan­to, Pro­yec­to Pro­pio ha desa­rro­lla­do más de 350 ini­cia­ti­vas en 281 ba­rrios de 75 co­mu­nas del país, en­tre los que se des­ta­ca la re­cu­pe­ra­ción, reha­bi­li­ta­ción, pues­ta en va­lor y for­ta­le­ci­mien­to de es­pa­cios co­mu­ni­ta­rios ar­mó­ni­cos en Ba­jos de Me­na (Puen­te Al­to), Ba­rrio San Luis (Pe­ña­lo­lén) y la Es­cue­la Isa­bel Le Braun (Ren­ca), en­tre otros. “Son pro­yec­tos sur­gen des­de la co­mu­ni­dad. Ellas los pla­ni­fi­can y di­se­ñan jun­to a no­so­tros. Ade­más, los acom­pa­ña­mos en la ges- tión del fi­nan­cia­mien­to pa­ra rea­li­zar­los. Al­gu­nas ve­ces sur­gen gra­cias a re­cur­sos pri­va­dos y, en otras, no­so­tros ar­ti­cu­la­mos al­gún pro­yec­to de po­lí­ti­ca pú­bli­ca que per­mi­ta ac­ce­der a re­cur­sos”, se­ña­la Se­bas­tián Can­tua­rias, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Pro­yec­to Pro­pio.

Es­ta en­ti­dad tam­bién se ha en­car­ga­do de rea­li­zar pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción y ac­ción par­ti­ci­pa­ti­va con di­ri­gen­tes so­cia­les, diag­nós­ti­cos de ba­rrios, co­mo es el ca­so del sec­tor de San Luis y ta­lle­res de po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra el desa­rro­llo de ba­rrios y te­rri­to­rios. Ade­más, se ha he­cho car­go de la crea­ción, desa­rro­llo y re­cu­pe­ra­ción de es­pa­cios pú­bli­cos pa­ra la con­vi­ven­cia.

Los desafíos

A pe­sar de la im­por­tan­cia que ad­quie­ren es­tas or­ga­ni­za­cio­nes, des­de Pro­yec­to Pro­pio des­ta­can que no hay que des­li­gar la res­pon­sa­bi­li­dad de quie­nes ma­ne­jan el go­bierno lo­cal, pues­to que tam­bién es ne­ce­sa­rio que el sec­tor pú­bli­co par­ti­ci­pe de es­tas in­ter­ven­cio­nes in­clu­si­vas. Del mis­mo mo­do, des­de la ins­ti­tu­ción ma­ni­fies­tan que se han en­con­tra­do con al­gu­nos pro­ble­mas. “Es­ta­mos en un mo­men­to en que hay muy po­ca par­ti­ci­pa­ción, mu­cha apa­tía. De al­gu­na ma­ne­ra, el ac­cio­nar asis­ten­cia­lis­ta del Es­ta­do y los pri­va­dos ha ge­ne­ra­do mu­cha pa­si­vi­dad por par­te de la ciu­da­da­nía en los te­mas que tie­nen que ver con lo ur­bano. No­so­tros va­mos en­con­tran­do li­de­raz­gos proac­ti­vos, po­si­ti­vos y for­man­do gru­pos que per­mi­tan des­de el te­rri­to­rio ir sa­lien­do de es­ta iner­cia en que la co­mu­ni­dad es­tá”, ma­ni­fies­ta Can­tua­rias.

En tan­to, la fun­da­ción Jun­to al Ba­rrio pro­mue­ve el protagonismo de los vecinos y las co­mu­ni­da­des en el desa­rro­llo de ciu­da­des más in­clu­si­vas, po­ten­cian­do la or­ga­ni­za­ción ve­ci­nal, desa­rro­llan­do pro­ce­sos de co­la­bo­ra­ción en­tre el sec­tor pú­bli­co y pri­va­do en la ma­te­ria­li­za­ción de pro­yec­tos so­cia­les, in­cen­ti­van­do la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de los ba­rrios vul­ne­ra­bles. “No­so­tros nos in­ser­ta­mos en ba­rrios vul­ne­ra­bles en San­tia­go, Val­pa­raí­so y Co­quim­bo y tra­ba­ja­mos con las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les o co­mu­ni­ta­rias que es­tán en el lu­gar, co­mo jun­tas de vecinos y clu­bes de­por­ti­vos, en­tre otros, y te­ne­mos dos lí­neas de ac­ción: el em­po­de­ra­mien­to de la co­mu­ni­dad, pa­ra lo que te­ne­mos una me­to­do­lo­gía fuer­te de for­ta­le­ci­mien­to or­ga­ni­za­cio­nal, y la se­gun­da lí­nea de ac­ción tie­ne que ver con la in­fra­es­truc­tu­ra, de cons­truc­ción y me­jo­ra­mien­to de equi­pa­mien­to co­mu­ni­ta­rio”, di­ce Ca­ta­li­na Jus­ti­niano, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de JAB.

Un ejem­plo del tra­ba­jo lle­va­do a ca­bo por JAB es el plan de reha­bi­li­ta­ción del pa­sa­je Ma­nuel de Sa­las en La Pin­co­ya, cu­ya génesis se pro­du­ce a par­tir de la so­li­ci­tud ele­va­da por la agru­pa­ción Uni­dos Po­de­mos. Es­ta in­ter­ven­ción con­sis­tió en la res­tau­ra­ción de fa­cha­das a tra­vés de la re­pa­ra­ción de mu­ros y pin­tu­ra. Ins­tan­cia que con­tó con el apor­te de los vecinos.

El ac­cio­nar asis­ten­cia­lis­ta del Es­ta­do y los pri­va­dos ha ge­ne­ra­do mu­cha pa­si­vi­dad por par­te de la ciu­da­da­nía.

No hay que des­li­gar la res­pon­sa­bi­li­dad de quie­nes ma­ne­jan el go­bierno lo­cal.

Pa­ra lle­var a ca­bo es­te ti­po de in­ter­ven­cio­nes in­clu­si­vas, las co­mu­ni­da­des ad­quie­ren un rol pro­ta­gó­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.