PLA­NI­FI­CA­CIÓN Y ES­PA­CIO PÚ­BLI­CO SON LAS CLA­VES PA­RA LA IN­CLU­SIÓN EN LA CIU­DAD

El Ín­di­ce de Ca­li­dad de Vida Ur­ba­na (ICVU 2017) de­ter­mi­na que una per­so­na que na­ce, vi­ve y tra­ba­ja en el sec­tor orien­te, tie­ne más opor­tu­ni­da­des pa­ra desa­rro­llar­se que aque­lla que lo ha­ce en la zo­na sur. Ex­per­tos co­men­tan que es ne­ce­sa­rio crear las re­gu­la

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - PULSO CIUDAD - EFRAÍN MORAGA

PLA­NI­FI­CA­CIÓN te­rri­to­rial, me­jo­ra del es­pa­cio pú­bli­co, in­fra­es­truc­tu­ra, áreas ver­des y trans­por­te, son las cla­ves pa­ra cons­truir una ciu­dad más in­clu­si­va, que es uno de los ma­yo­res desafíos que de­be en­fren­tar el Gran San­tia­go, se­gún co­men­tan los ex­per­tos.

“La se­gre­ga­ción exis­te des­de que na­ció San­tia­go. En la co­lo­nia se di­vi­dió a las ciu­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas en tér­mi­nos de ra­za y cas­tas, en­tre los es­pa­ño­les y sus des­cen­dien­tes, y los no es­pa­ño­les, mes­ti­zos, ne­gros e in­dios. Eso se fue na­tu­ra­li­zan­do y se trans­for­mó en lo que aho­ra en­ten­de­mos por se­gre­ga­ción de cla­ses”, ex­pli­ca Ja­vier Ruiz Ta­gle, aca­dé­mi­co e in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Ur­ba­nos UC.

Se tra­ta de un pro­ble­ma que tie­ne se­rias con­se­cuen­cias pa­ra los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad, pues­to que li­mi­ta sus po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llo y ac­ce­so a las opor­tu­ni­da­des. Ade­más, afec­ta la dis­tri­bu­ción de re­cur­sos y ser­vi­cios.

Un ejem­plo de es­to es que una per­so­na que na­ce, vi­ve y tra­ba­ja en Las Con­des tie­ne ma­yo­res opor­tu­ni­da­des que aque­lla que lo ha­ce en Lo Es­pe­jo, se­gún de­ter­mi­na el úl­ti­mo Ín­di­ce de Ca­li­dad de Vida Ur­ba­na (ICVU) desa­rro­lla­do por la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción (CChC).

“Que las per­so­nas es­tén se­pa­ra­das en ba­rrios dis­tin­tos im­pli­ca que ten­gan me­nor gra­do de con­tac­to y que ac­ce­dan a re­des so­cia­les dis­tin­tas, lo cual im­pli­ca co­no­cer gen­te igual a uno y no co­no­cer a per­so­nas di­fe­ren­tes. Otro te­ma es có­mo es­tán dis­tri­bui­dos los re­cur­sos, ser­vi­cios y opor­tu­ni­da­des en la ciu­dad, y en el ca­so de Chi­le es­to es­tá muy co­rre­la­cio­na­do con el ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co de quien vi­ve en ca­da sec­tor, en­ton­ces en un lu­gar ri­co los re­cur­sos, opor­tu­ni­da­des y ser­vi­cios son de al­ta ca­li­dad y en uno po­bre, es­tos ele­men­tos son de ba­ja ca­li­dad”, se­ña­la Ruiz Ta­gle.

Un ejem­plo de es­to son los da­tos arro­ja­dos por el es­tu­dio “Re­co­no­ci­mien­to del En­torno Ur­bano”, rea­li­za­do por la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción (CChC), los que in­di­can que un 18,3% de la po­bla­ción del Gran San­tia­go, po­co más de un mi­llón de ha­bi­tan­tes, vi­ve en ba­rrios con un en­torno ur­bano de ni­vel crí­ti­co. Es de­cir, su­fren de la fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ra ur­ba­na y ac­ce­si­bi­li­dad a equi­pa­mien­to.

Si­tua­ción dis­tin­ta a la que vi­ven co­mu­nas co­mo Las Con­des, Vi­ta­cu­ra y Pro­vi­den­cia, quie­nes tie­nen los ma­yo­res ni­ve­les de acce-

so a co­nec­ti­vi­dad y mo­vi­li­dad, ser­vi­cios, vi­vien­da y en­torno, con un pro­me­dio de 72,1 pun­tos en el ín­di­ce de Ca­li­dad de Vida Ur­ba­na, los más al­tos del país. Mien­tras que Pe­dro Aguirre Cer­da, La Pin­ta­na y Lo Es­pe­jo pro­me­dian 24,9 pun­tos en el ICVU 2017.

Del es­tu­dio tam­bién se des­pren­de que las co­mu­nas ubi­ca­das en el ran­go in­fe­rior de ca­li­dad de vida ur­ba­na au­men­ta­ron de 12 a 22 en­tre 2013 y 2017, lo que sig­ni­fi­ca que la po­bla­ción afec­ta­da por la fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ra y ser­vi­cios pa­só de 2,2 mi­llo­nes a 3,6en cua­tro años.

“Hay una ló­gi­ca ins­ta­la­da de có­mo se ha­cen las ciu­da­des o có­mo se va con­fi­gu­ran­do la do­ta­ción de bie­nes pú­bli­cos y pri­va­dos en ca­da una de ellas, lo que tien­de a ge­ne­rar un pro­ce­so de dua­li­za­ción, que si bien en el agre­ga­do uno pue­de ob­ser­var que mejoran los es­tán­da­res de ca­li­dad de vida, en ge­ne­ral, hay al­gu­nos sec­to­res o co­mu­nas que cre­cen en tér­mi­nos de es­tán­da­res mu­cho más que otras. Son me­nos las que cre­cen en es­tán­da­res que aque­llas que van que­dan­do re­za­ga­das”, ex­pli­ca Ar­tu­ro Ore­lla­na, coor­di­na­dor del equi­po de tra­ba­jo del ICVU.

“El ma­yor se­gre­ga­dor de la ciu­dad es fi­nal­men­te el Es­ta­do, por­que cuan­do genera po­lí­ti­cas que no tie­nen una ar­ti­cu­la­ción in­ter­sec­to­rial, por ejem­plo, re­suel­ve el pro­ble­ma de la vi­vien­da en fun­ción de mul­ti­pli­car las opor­tu­ni­da­des de cons­truc­ción a par­tir del pre­cio del sue­lo, de es­ta ma­ne­ra se va ge­ne­ran­do una ciu­dad se­gre­ga­da. Cuan­do las de­ci­sio­nes de po­lí­ti­ca pú­bli­ca se ha­cen sin en­fo­que te­rri­to­rial y so­la­men­te sec­to­rial, ahí es don­de se pro­du­ce la se­gre­ga­ción”, agre­ga Ore­lla­na.

Pa­ra los ex­per­tos es cla­ve es­tu­diar el pro­ble­ma des­de una pers­pec­ti­va más am­plia, con­si­de­ran­do que no so­lo exis­te un ti­po de se­gre­ga­ción, sino que es­tá tam­bién aque­lla que es ge­ne­ra­da por pro­pia vo­lun­tad de los re­si­den­tes de una de­ter­mi­na­da zo­na.

“Hay que ana­li­zar no so­lo la se­gre­ga­ción re­si­den­cial de cla­se ba­ja, sino que tam­bién la de cla­se al­ta, por­que es par­te del mis­mo pro­ble­ma y genera ex­ter­na­li­da­des ne­ga­ti­vas, no en esos ba­rrios, sino que en otros, bá­si­ca­men­te por la mo­no­po­li­za­ción de re­cur­sos y opor­tu­ni­da­des. A me­di­da de que se pon­gan lí­mi­tes a esa au­to­se­gre­ga­ción y que se es­ta­blez­can cuo­tas de can­ti­dad de vi­vien­das so­cia­les en esos lu­ga­res, se pue­de apor­tar a me­jo­rar la in­clu­sión en la ciu­dad”, ma­ni­fies­ta Ruiz Ta­gle.

Hay paí­ses que han en­fren­ta­do con éxi­to es­te pro­ble­ma, por ejem­plo, en Fran­cia exis­te un sis­te­ma de cuo­tas, don­de ca­da co­mu­na de­be te­ner un 20% de vi­vien­das so­cia­les y las que de­ci­dan no te­ner­las, de­ben pa­gar pa­ra que es­tas se cons­tru­yan en otra par­te. Idea que se es­tu­vo es­tu­dian­do en el plano lo­cal, pe­ro que no rin­dió fru­tos.

“En Chi­le hu­bo una dis­cu­sión pa­ra que hu­bie­ra un 5% de vi­vien­das so­cia­les y ni si­quie­ra eso se lo­gró acep­tar, lo que es­tá pa­san­do es que se es­tán pro­te­gien­do in­tere­ses cor­po­ra­ti­vos de co­mu­nas que no quie­ren re­ci­bir vi­vien­das so­cia­les”, re­fle­xio­na el aca­dé­mi­co de la UC.

Las so­lu­cio­nes

Un or­ga­nis­mo que ha de­ci­di­do en­fren­tar el pro­ble­ma es el Con­se­jo Na­cio­nal de Desa­rro­llo Ur­bano (CNDU), quien de la mano de su pre­si­den­te, Luis Eduar­do Bres­cia­ni, ha desa­rro­lla­do una se­rie de pro­pues­tas que apun­tan a com­ba­tir la se­gre­ga­ción so­cial de las ciu­da­des chi­le­nas, apun­tan­do ha­cia ac­cio­nes con­cre­tas por par­te del Es­ta­do pa­ra in­te­grar los ba­rrios que su­fren de la de­sigual­dad.

“Las con­di­cio­nes ac­tua­les de de­sigual­dad y se­gre­ga­ción so­cial que tie­nen nues­tras ciu­da­des, so­lo pue­den ser so­lu­cio­na­das me­dian­te una ma­yor in­ver­sión del Es­ta­do, al­go que tie­ne que es­tar más fo­ca­li­za­do en el me­jo­ra­mien­to del es­pa­cio pú­bli­co, la in­fra­es­truc­tu­ra y el trans­por­te en las zo­nas que hoy pre­sen­tan al­tos ni­ve­les de de­sigual­dad ur­ba­na, me re­fie­ro a los ba­rrios vul­ne­ra­bles. Esa la úni­ca ma­ne­ra de lo­grar que es­tos lu­ga­res se re­vi­ta­li­cen y se equi­pa­ren a las con­di­cio­nes que tie­nen otros sec­to­res de la ciu­dad”, di­ce Bres­cia­ni.

Del mis­mo mo­do, el CNDU tam­bién pro­po­ne en­tre­gar­le fa­cul­ta­des al Es­ta­do pa­ra po­der eje­cu­tar ac­cio­nes di­rec­ta­men­te en el sue­lo, desa­rro­llan­do pro­yec­tos en te­rre­nos fis­ca­les y crean­do un ban­co de sue­lo pú­bli­co que per­mi­ta la cons­truc­ción de vi­vien­das de ca­rác­ter so­cial.

“Pa­ra que a fu­tu­ro las ciu­da­des no si­gan re­pli­can­do las de­sigual­da­des que exis­ten en ma­te­ria de in­gre­sos en el es­pa­cio ur­bano, el Con­se­jo pro­pu­so un con­jun­to de me­di­das de ca­rác­ter nor­ma­ti­vo y re­gu­la­to­rio, por ejem­plo, la crea­ción de ins­tru­men­tos de par­te del es­ta­do pa­ra re­gu­lar la crea­ción de ba­rrios con in­clu­sión so­cial. Es de­cir, ba­rrios con cuo­tas de vi­vien­das de di­ver­sos ti­pos de es­tra­tos so­cia­les”, di­ce el pre­si­den­te del CNDU.

Pa­ra los ex­per­tos tam­bién es cla­ve el desa­rro­llo del es­pa­cio pú­bli­co con una vi­sión in­te­gra­do­ra den­tro de la ciu­dad: “El pro­ble­ma del es­pa­cio pú­bli­co co­mo ele­men­to in­te­gra­dor y ac­ce­si­ble a las per­so­nas que tie­nen me­nos re­cur­sos tie­ne que ver con dón­de es­tá lo­ca­li­za­do ver­sus don­de se ubi­can esas otras per­so­nas, por lo que el ele­men­to cla­ve es jun­tar a esos dos ele­men­tos. Hay pro­yec­tos don­de exis­te una ac­ción de­li­be­ra­da de la au­to­ri­dad y que el desa­rro­lla­dor tie­ne que cum­plir pa­ra apro­bar ese pro­yec­to, pa­ra traer a esa gen­te que tie­ne me­nos ofer­ta”, ase­gu­ra Ri­chard Mars­hall, di­rec­tor de es­tra­te­gia In­ter­na­cio­nal del es­tu­dio “Per­kins + Will”.

“Hay que ana­li­zar no só­lo la se­gre­ga­ción re­si­den­cial de cla­se ba­ja, sino que tam­bién la de cla­se al­ta, por­que es par­te del mis­mo pro­ble­ma”.

Pe­dro Aguirre Cer­da, La Pin­ta­na y Lo Es­pe­jo pro­me­dian 24,9 pun­tos en el ICVU.

“En Chi­le hu­bo una dis­cu­sión pa­ra que hu­bie­ra un 5% de vi­vien­das so­cia­les y ni si­quie­ra eso se pu­do acep­tar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.