LOS ES­FUER­ZOS DE SAN­TIA­GO POR SER UNA CIU­DAD GLOBAL

Sim­pli­fi­car trá­mi­tes pa­ra rea­li­zar ne­go­cios, me­jo­rar la ba­rre­ra idio­má­ti­ca y te­ner un cen­tro de even­tos de ma­yor ca­pa­ci­dad, son al­gu­nos de los pen­dien­tes de la ca­pi­tal chi­le­na pa­ra des­ca­tar­se más aún a ni­vel global.

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - PORTADA - EFRAÍN MO­RA­GA

UNA alian­za en­tre el sec­tor pú­bli­co y pri­va­do, ade­más de sim­pli­fi­car los trá­mi­tes de ne­go­cios y me­jo­rar la ba­rre­ra idio­má­ti­ca, son las cla­ves pa­ra trans­for­mar a San­tia­go en una ciu­dad global.

Ca­si 1.500 mi­llo­nes de per­so­nas via­ja­ron y re­co­rrien­do dis­tin­tos lu­ga­res del mun­do du­ran­te el año pa­sa­do, se­gún cifras de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Tu­ris­mo (OMT). En Chi­le, la reali­dad no es muy dis­tin­ta. Se­gún la Sub­se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo, en 2016, más de 5 mi­llo­nes de tu­ris­tas lle­ga­ron al país, un 26% más que el 2015. Pa­ra 2017 se es­pe­ra que es­ta ci­fra au­men­te en un 19%, con res­pec­to a 2016.

Mu­chos de ellos no só­lo vie­nen a co­no­cer los des­ti­nos tu­rís­ti­cos que ofre­ce Chi­le. Tam­bién lo ha­cen por ne­go­cios. Es­te es un ni­cho que de a po­co ha ido des­pe­gan­do, gra­cias al im­pul­so de or­ga­ni­za­cio­nes co­mo San­tia­go Con­ven­tion Bu­reau (SCB), las que bus­can que la prin­ci­pal ciu­dad del país se des­ta­que más en el ma­pa del pla­ne­ta. “El tu­ris­mo de reunio­nes es una in­dus­tria im­por­tan­te den­tro del mer­ca­do del tu­ris­mo en ge­ne­ral, ya que una per­so­na que vie­ne por ne­go­cios gas­ta unos US$135 por día, cua­tro ve­ces más de lo que ha­ce un tu­ris­ta re­crea­ti­vo”, ex­pli­ca Ro­bert Sch­mitz, pre­si­den­te de SCB y ge­ren­te de Ca­sa-Pie­dra.

Se­gún el ran­king del In­ter­na­tio­nal Con­gress and Con­ven­tion As­so­cia­tion (ICCA) 2016 so­bre tu­ris­mo de reunio­nes, Chi­le se en­cuen­tra en el pues­to 36 a ni­vel mun­dial con 104 even­tos rea­li­za­dos. Ade­más, en San­tia­go se rea­li­za­ron 64 even­tos du­ran­te 2016, ubi­can­do a es­ta ciu­dad en el ter­cer lu­gar de las ur­bes sud­ame­ri­ca­nas, tras Bue­nos Ai­res (103 even­tos) y Li­ma (76). En el lis­ta­do de paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, Chi­le se ubi­ca en el cuar­to lu­gar, su­pe­ra­do por Co­lom­bia (147 even­tos), Ar­gen­ti­na (188) y Bra­sil (244). “Traer un even­to in­ter­na­cio­nal a San­tia­go o a Chi­le re­quie­re un tra­ba­jo man­co­mu­na­do e in­te­gral, y es­to no es po­si­ble si so­lo se in­vo­lu­cra la em­pre­sa pri­va­da. Por ello, cree­mos que el tu­ris­mo de reunio­nes hay que tra­ba­jar­lo desde una po­lí­ti­ca pú­bli­ca”, se­ña­la Sch­mitz.

Pa­ra lo­grar ser com­pe­ti­ti­vos a ni­vel re­gio­nal, hay que crear los me­ca­nis­mos que per­mi­tan ges­tio­nar los even­tos de una ma­ne­ra efi­cien­te con las au­to­ri­da­des lo­ca­les. Así, el sec­tor pri­va­do se en­car­ga de pro­mo­cio­nar la ofer­ta ho­te­le­ra, gas­tro­nó­mi­ca y es­pa­cios; mien­tras que el sec­tor pú­bli­co se en­car­ga de otras ta­reas. “Re­que­ri­mos tam­bién de car- tas de apo­yo de los go­bier­nos re­gio­na­les, con­tar con buen trans­por­te pú­bli­co pa­ra la mo­vi­li­za­ción de los asis­ten­tes y líneas aé­reas ope­ra­ti­vas desde va­rios pun­tos del mun­do, ade­más de es­pa­cios pú­bli­cos lla­ma­ti­vos y se­gu­ros. Esa es la ven­ta­ja del tu­ris­mo de reunio­nes, pues se re­quie­re de un tra­ba­jo gru­pal. De­be­mos for­ta­le­cer esas re­des de tra­ba­jo”, di­ce el ge­ren­te de SCB.

Tu­ris­mo de ne­go­cios

Se­gún el úl­ti­mo ran­king “Fa­ci­li­dad pa­ra ha­cer ne­go­cios” del Ban­co Mun­dial, Chi­le se ubi­ca en el lu­gar 57.

En es­te con­tex­to, los ex­per­tos abo­gan por una re­duc­ción de los trá­mi­tes a los que es­tos se de­ben so­me­ter, de ma­ne­ra de for­ta­le­cer y po­ten­ciar la en­tra­da de per­so­nas que desean ha­cer ne­go­cios e ins­ta­lar en Chi­le al­gún ti­po de em­pren­di­mien­to. “Los tu­ris­tas an­glo­sa­jo­nes no es­tán acos­tum­bra­dos a una se­rie de trá­mi­tes que te­ne­mos en Chi­le y es­to es al­go que los des­con­cier­ta al prin­ci­pio. Los ven co­mo una ba­rre­ra pa­ra uti­li­zar a San­tia­go co­mo ciu­dad global”, ase­gu­ra To­más Flo­res, ex sub­se­cre­ta­rio de Eco­no­mía.

A pe­sar de que exis­ten as­pec­tos que me­jo­rar, la ca­pi­tal chi­le­na ha pre­sen­ta­do al­gu­nos avan­ces, prin­ci­pal­men­te de in­fra­es­truc­tu­ra y pre­pa­ra­ción pro­fe­sio­nal. “San­tia­go es un buen lu­gar pa­ra ha­cer ne­go­cios, por­que ha he­cho un es­fuer­zo gran­de por trans­for­mar­se en una bue­na pla­za, con ins­ta­la­cio­nes ho­te­le­ras, res­tau­ran­tes, cen­tros de con­ven­cio­nes, uni­ver­si­da­des y pro­gra­mas que son atrac­ti­vos, los que cuen­tan con el res­pal­do pro­fe­sio­nal pa­ra even­tos.

Es por es­te mo­ti­vo que es­ta ac­ti­vi­dad ha au­men­ta­do bas­tan­te en el úl­ti­mo tiem­po”, ma­ni­fies­ta Ma­nuel Me­le­ro, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Na­cio­nal de Co­mer­cio, Ser­vi­cios y Tu­ris­mo de Chi­le (CNC).

Ade­más, Chi­le tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas que le ofre­cen ga­ran­tías a los tu­ris­tas de ne­go­cios. “En com­pa­ra­ción con otras ciu­da­des del con­ti­nen­te, San­tia­go ha ido co­bran­do una pre­pon­de­ran­cia que no te­nía his­tó­ri­ca­men- te, por lo me­nos res­pec­to a Bue­nos Ai­res y Sao Pau­lo, que eran los lu­ga­res que te­nían más con­ven­cio­nes y even­tos de ne­go­cios. La es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de es­te país ha­ce que sea atrac­ti­vo pa­ra la gen­te de ne­go­cios. Chi­le tie­ne una de las de­mo­cra­cias y sis­te­mas eco­nó­mi­cos más es­ta­bles de la re­gión”, des­ta­ca Me­le­ro.

Pa­ra lo­grar in­cluir a los vi­si­tan­tes que lle­guen al país pro­duc­to de es­te im­pul­so, es que la in­te­gra­ción idio­má­ti­ca to­ma es­pe­cial re­le­van­cia. “Una ciu­dad global es bi­lin­güe. Es cier­to que en el Me­tro es­tán las ins­truc­cio­nes en in­glés y cas­te­llano, pe­ro es ne­ce­sa­rio que es­to se re­pli­que en otros ser­vi­cios más”, se­ña­la Flo­res.

Del mis­mo mo­do, los ex­per­tos sos­tie­nen que de­be ha­ber una ma­yor crea­ción de in­fra­es­truc­tu­ra, de ma­ne­ra de te­ner en San­tia­go los es­pa­cios ne­ce­sa­rios pa­ra al­ber­gar even­tos de gran­des di­men­sio­nes, una ma­te­ria que hoy está al de­be. “Es ur­gen­te la cons­truc­ción de un gran cen­tro de even­tos que al­ber­gue a más de 5 mil asis­ten­tes”, di­ce el eje­cu­ti­vo de Ca­sa-Pie­dra.

Es­to tam­bién plan­tea un desafío ur­bano, pues­to que el mo­bi­lia­rio y la in­fra­es­truc­tu­ra de trans­por­te de la ciu­dad de­be es­tar pre­pa­ra­do pa­ra ser ami­ga­ble con los tu­ris­tas. “Hay una ca­ren­cia en mo­vi­li­dad. Si bien exis­te un bun sis­te­ma de ca­mi­nos y ca­rre­te­ras, aún fal­ta desa­rro­llar la fa­ci­li­dad de po­der lle­gar a un des­tino sin la ne­ce­si­dad de ser tras­la­da­do por ter­ce­ras per­so­nas. Eso pa­sa en otras ciu­da­des del mun­do y es cla­ve en una ur­be de ca­rác­ter global”, se­ña­la Luis Villanueva, ur­ba­nis­ta de la ofi­ci­na de ar­qui­tec­tos Luis Villanueva.

En cuan­to a la in­fra­es­truc­tu­ra ho­te­le­ra, desde el sec­tor se­ña­lan que el tu­ris­mo va a ir au­men­tan­do en San­tia­go y que es­te es un desafío pa­ra el que es­tán pre­pa­ra­dos. “El nue­vo via­je­ro bus­ca com­pa­ti­bi­li­zar la vi­da la­bo­ral con el pla­cer, quie­re des­can­sar lue­go de un lar­go día re­co­rrien­do la ciu­dad”, di­ce Eduar­do Yos­hi­mo­to, ge­ren­te ge­ne­ral de ho­tel Court­yard San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.