MUL­TI­NA­CIO­NA­LES QUE APUES­TAN POR DI­RI­GIR LA RE­GIÓN DESDE SAN­TIA­GO

La ba­ta­lla contra me­gá­po­lis co­mo Sao Pau­lo o Bue­nos Ai­res no es fá­cil. La es­ta­bi­li­dad y se­gu­ri­dad ayu­dan, pe­ro aún la can­ti­dad de po­bla­ción y la si­tua­ción geo­grá­fi­ca le pe­sa a la ca­pi­tal de Chi­le. Con to­do, com­pa­ñías de di­ver­sos ru­bros es­pe­cial­men­te de la

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - PULSO CIUDAD - DA­NIEL FA­JAR­DO

SON 56 em­plea­dos que tra­ba­jan en ave­ni­da San­ta Ro­sa, a pa­sos del me­tro San­ta Lu­cía. Pe­ro a pe­sar de es­tar en el co­ra­zón de San­tia­go, tie­nen a su car­go la ope­ra­ción re­gio­nal de Enel Amé­ri­cas. Es­te es uno de los ejem­plos más im­por­tan­tes de com­pa­ñías mul­ti­na­cio­na­les que han de­ci­di­do ubi­car­se en San­tia­go pa­ra ma­ne­jar las ope­ra­cio­nes re­gio­na­les de Su­da­mé­ri­ca o La­ti­noa­mé­ri­ca.

No es al­go sen­ci­llo, ya que a pe­sar de que San­tia­go tie­ne mu­chas ven­ta­jas co­mo la se­gu­ri­dad, la es­ta­bi­li­dad ju­rí­di­ca y una eco­no­mía cre­cien­te, el pe­que­ño mer­ca­do lo­cal y la ubi­ca­ción ex­tre­ma del país le jue­gan en contra con res­pec­to a Sao Pau­lo, Ciu­dad de Mé­xi­co, Bue­nos Ai­res o Bo­go­tá. “Aún te­ne­mos bre­chas por su­pe­rar re­la­cio­na­das con la es­pe­cia­li­za­ción, co­mo el e-commerce, apren­der a tra­ba­jar de for­ma re­mo­ta y ges­tio­nar equi­pos offs­ho­re”, co­men­ta Al­fre­do Ara­ne­da, di­rec­tor de di­vi­sio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas y co­mer­cia­les de Spring Pro­fes­sio­nal.

Pa­ra Al­fon­so Ochoa, ge­ren­te ge­ne­ral de DNA Hu­man Ca­pi­tal, si bien se ha vis­to un Es la ubi­ca­ción de Chi­le en un ran­king que rea­li­za EF EPI so­bre el ma­ne­jo del in­glés en 72 paí­ses a ni­vel mun­dial.

de San­tia­go, bas­tan­te me­nos que los ca­si 22.000.000 que po­see Sao Pau­lo, el prin­ci­pal po­lo de ne­go­cios de Amé­ri­ca del Sur. Es el año en que lle­gó la em­pre­sa tec­no­ló­gi­ca In­te­rSys­tems a Chi­le, desde don­de se ma­ne­jan va­rios paí­ses. La mo­ti­va­ción fue el al­to desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía de sa­lud y la in­no­va­ción. es­tan­ca­mien­to de la ins­ta­la­ción de ofi­ci­nas re­gio­na­les en San­tia­go, el país si­gue sien­do atrac­ti­vo. “Las úl­ti­mas re­for­mas la­bo­ra­les e im­po­si­ti­vas han fre­na­do la de­ci­sión de gran­des mul­ti­na­cio­na­les de ins­ta­lar su cen­tro de ope­ra­cio­nes en el país, y han se­gui­do con la ten­den­cia de ins­ta­lar­se en Bra­sil y Ar­gen­ti­na en el cono sur y en Mé­xi­co pa­ra Cen­troa­mé­ri­ca. Se es­pe­ra que con el cam­bio de go­bierno y la cla­ri­dad de có­mo es­tas nue­vas po­lí­ti­cas afec­ta­ran al mer­ca­do Chi­le se trans­for­me en un po­lo pa­ra las gran­des com­pa­ñías”, co­men­ta Ochoa.

Otro fe­nó­meno que está apa­re­cien­do es la de­ci­sión de mu­chas mul­ti­na­cio­na­les de es­ta­ble­cer “cen­tros de ser­vi­cios com­par­ti­dos” en paí­ses co­mo Chi­le, Ar­gen­ti­na y Bra­sil, lo que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo ha­cer más efi­cien­tes las ope­ra­cio­nes re­gio­na­les.

Jus­ta­men­te, ba­jo es­te es­ce­na­rio, Ge­ne­ral Mo­tors (GM), aca­ba de anun­ciar la fu­sión de GM Cen­tral (Chi­le, Pe­rú, Bo­li­via, Uru­guay y Pa­ra­guay) y GM An­di­na (Co­lom­bia y Ecua­dor), pa­ra ini­ciar la nue­va uni­dad de ne­go­cios de­no­mi­na­da GM Su­da­mé­ri­ca Oes­te, lo La apues­ta de Goo­gle En el mun­do tec­no­ló­gi­co, Goo­gle tie­ne en Chi­le el úni­co da­ta cen­ter del He­mis­fe­rio Sur. cual –has­ta el mo­men­to- se­rá con­du­ci­da desde San­tia­go. “Es­to nos per­mi­ti­rá au­men­tar las si­ner­gias, ac­tuar rá­pi­do y en­fo­ca­dos en al­can­zar los re­sul­ta­dos del ne­go­cio”, ex­pli­ca Fer­nan­do Agu­de­lo, pre­si­den­te de GM Su­da­mé­ri­ca Oes­te.

Otras mul­ti­na­cio­na­les que han apos­ta­do por es­te la­do de la cor­di­lle­ra pa­ra ma­ne­jar la re­gión son BHP Bi­lli­ton, AES Ge­ner, GMO, Ori­ca Mi­ning Ser­vi­ces, Trans­dev, Veo­lia, Flint, Doo­san Bob­cat, Etex, Nor­met, Bech­tel e In­te­rSys­tems. In­clu­so, al­gu­nas fir­mas ma­ne­jan cier­tas áreas de ne­go­cio desde San­tia­go, es­pe­cial­men­te en lo que se re­fie­re a mi­ne­ría, co­mo es el ca­so de la ale­ma­na Sie­mens.

“Lle­ga­mos a Chi­le por in­cen­ti­vo de Cor­fo en 2006, ya que es un país con gran es­ta­bi­li­dad, una po­lí­ti­ca de­fi­ni­da en sa­lud y una in­ver­sión im­por­tan­te en tec­no­lo­gía, ade­más del sin­nú­me­ro de star­tups que es­tán apos­tan­do por la in­no­va­ción. Ade­más, de ser una ex­ce­len­te vi­tri­na pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca”, se­ña­la Car­los Kühl, di­rec­tor ge­ne­ral de In­te­rSys­tems pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, em­pre­sa que con 100 em­plea­dos ma­ne­ja Chi­le, Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Uru­guay, Pe­rú y Co­lom­bia, desde Ciu­dad Em­pre­sa­rial, en la co­mu­na de Hue­chu­ra­ba.

Desafíos mul­ti­cul­tu­ra­les

Pe­ro ade­más de los desafíos más co­mu­nes, co­mo son las di­fe­ren­cias en el sis­te­ma im­po­si­ti­vo o re­gu­la­to­rio, hay un fac­tor adi­cio­nal que ca­da co­bra más im­por­tan­cia: la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad, es­pe­cial­men­te cuando son fir­mas de otros con­ti­nen­tes. “De­ben sa­ber adap­tar su plan de ne­go­cios al ta­len­to que hay dis­po­ni­ble en Chi­le, es­tu­dian­do bien el mer­ca­do de can­di­da­tos, pa­ra ana­li­zar su ca­pa­ci­dad de ac­ce­so a es­te ta­len­to, o bien po­drían te­ner a sus pro­pios pro­fe­sio­na­les ex­tran­je­ros”, co­men­ta Inés Ro­drí­guez, di­rec­to­ra de la di­vi­sión de in­ge­nie­ría y tec­no­lo­gía en Ro­bert Half Chi­le.

In­clu­so, se­gún Ben­ja­mín To­se­lli, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de IT Hun­ter –un head hun­ter es­pe­cia­li­za­do en el mer­ca­do tec­no­ló­gi­co-, re­quie­ren en­ten­der los prin­ci­pa­les as­pec­tos de la cul­tu­ra na­cio­nal. “En el plano de los RRHH, de­ben dis­po­ner de una es­truc­tu­ra de suel­dos, bo­nos y be­ne­fi­cios lo su­fi­cien­te­men­te atrac­ti­vos pa­ra que el per­so­nal ex­tran­je­ro que ocu­pa­rá car­gos eje­cu­ti­vos se tras­la­de con su fa­mi­lia a vi­vir a Chi­le”, co­men­ta To­se­lli.

Por es­ta ra­zón, un con­cep­to que ca­da vez cre­ce más en las mul­ti­na­cio­na­les es la “in­te­gra­ción de los pues­tos de tra­ba­jo”, que di­ce re­la­ción con la in­clu­sión de di­fe­ren­tes cul­tu­ras en el ca­so de eje­cu­ti­vos que vie­nen del ex­tran­je­ro y la pre­pa­ra­ción de las per­so­nas lo­cal­men­te pa­ra re­ci­bir a di­cho eje­cu­ti­vo. “Es una in­te­gra­ción de am­bas par­tes, por un la­do, el que ate­rri­za, de­be en­ten­der la cul­tu­ra lo­cal, sus for­mas y ma­ne­ra de tra­ba­jar, asi­mis­mo el que está em­pla­za­do en Chi­le y asu­me un car­go re­gio­nal, de­be en­ten­der la idio­sin­cra­sia y có­mo fun­cio­nan ca­da uno de los paí­ses que ten­drá a car­go. La in­vi­ta­ción, es a que el país que re­ci­be al eje­cu­ti­vo ex­tran­je­ro en­tien­da y em­pa­ti­ce en có­mo quie­re eje­cu­tar las ac­cio­nes den­tro de la com­pa­ñía”, ex­pli­ca Juan Ig­na­cio Sil­va, Ge­ren­te de RRHH de Ar­gen­ti­na, Chi­le, Co­lom­bia y Pe­rú de Pa­geG­roup.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.