LOS CAM­BIOS UR­BA­NOS QUE GE­NE­RAN LOS MI­LLEN­NIALS

Una me­nor ne­ce­si­dad de equi­pa­mien­to ur­bano, ex­pe­rien­cia por so­bre la ad­qui­si­ción de bie­nes du­ra­bles y una ma­yor cons­cien­cia por el me­dioam­bien­te, es­tán en­tre los prin­ci­pa­les con­cep­tos que ge­ne­ra­rán cam­bios en có­mo se cons­ti­tu­yen las ciu­da­des de ca­ra al fu

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - PULSO CIUDAD - EFRAÍN MO­RA­GA

LOS mi­llen­nials (aque­llos na­ci­dos en­tre 1980 y 1995), son la ge­ne­ra­ción que vie­ne a re­vo­lu­cio­nar la cons­ti­tu­ción de las ciu­da­des. Me­nor de­man­da de equi­pa­mien­to ur­bano, cre­ci­mien­to de al­ter­na­ti­vas sus­ten­ta­bles de trans­por­te y una pro­pen­sión al arrien­do, es­tán en­tre los prin­ci­pa­les ten­den­cias que es­tá im­pul­san­do es­te seg­men­to.

Los mi­llen­nials son más prag­má­ti­cos que ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res y evi­tan lar­gos tiem­pos de via­je. Ade­más, les gus­ta vi­vir cer­ca de los lu­ga­res don­de tra­ba­jan. Es­te es un as­pec­to re­le­van­te cuan­do con­si­de­ran el fac­tor vi­vien­da. Tam­bién bus­can lu­ga­res con ac­ce­so, don­de no vea mer­ma­da su ca­li­dad de vi­da. “Es­ta ge­ne­ra­ción tra­ta de que sus espacios es­tén siem­pre co­nec­ta­dos. Es­to ge­ne­ra­rá cam­bios sus­tan­cia­les en las ciu­da­des”, se­ña­la Da­niel Hal­pern, di­rec­tor de De­sa­rro­llo de la Fa­cul­tad de Co­mu­ni­ca­cio­nes de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca (UC).

Por ejem­plo, el 78% de los mi­llen­nials dis­po­ne de un te­lé­fono mó­vil, mien­tras que un 70% uti­li­za no­te­book (ver in­fo­gra­fía), se­gún un re­por­te del Cen­tro de In­no­va­ción BBVA. En tan­to, el mis­mo in­for­me re­ve­la que en 2017 es­ta ge­ne­ra­ción re­pre­sen­ta al­re­de­dor del 50% del con­su­mo a ni­vel mun­dial.

“Se es­tán ge­ne­ran­do cam­bios fun­da­men­ta­les. Es­tos van a tar­dar en­tre 20 y 25 años. Es de­cir, lo que du­ra una ge­ne­ra­ción. Los mi­llen­nials van a afec­tar a la ciu­dad en tér­mi­nos de mo­vi­li­dad, pues es­ta­mos an­te un gru­po so­cial que no gus­ta de mo­ver­se, pre­fie­ren tra­ba­jar a tra­vés de las re­des so­cia­les y quie­ren es­tar en su ca­sa. Ade­más, no se ca­san ni tie­nen mu­chos hi­jos. Eso tam­bién le qui­ta­rá pre­sión a la pro­vi­sión de ser­vi­cios bá­si­cos de la ciu­dad”, se­ña­la Ge­rar­do Var­gas, ar­qui­tec­to ur­ba­nis­ta del Ob­ser­va­to­rio Ur­bano Lo­cal de la Zo­na Me­tro­po­li­ta­na de Puebla (Ome­tro­pueAC).

Así co­mo la ciu­dad cam­bia por­que los mi­llen­nials de­jan de ha­cer al­gu­nas co­sas en la ella, es­ta tam­bién al rit­mo de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. “Tie­nen una nue­va men­ta­li­dad, la que apun­ta ha­cia la pro­tec­ción del me­dioam­bien­te y la sus­ten­ta­bi­li­dad. Es­to va a ha­cer que se re­duz­ca el uso del au­to­mó­vil y se fo­men­ten los me­dios de trans­por­te

que ge­ne­ren me­nos con­su­mo de hi­dro­car­bu­ros”, di­ce Var­gas.

Aun­que se es­pe­ra que la Ge­ne­ra­ción Y pro­vo­que va­rios cam­bios en las ciu­da­des, aún hay al­gu­nos as­pec­tos a los que hay que po­ner aten­ción. “se de­be ana­li­zar cuál es su com­por­ta­mien­to de­mo­grá­fi­co. La di­fu­sión de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción pue­de pro­vo­car un cam­bio sus­tan­cial en có­mo se desa­rro­llan es­tos as­pec­tos”, di­ce el ur­ba­nis­ta me­xi­cano.

Ro­ber­to Mo­ris, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Ur­ba­nos de la UC, co­men­ta que la ciu­dad se va cons­tru­yen­do con una cier­ta iner­cia en fun­ción de su his­to­ria, por lo que es ne­ce­sa­rio to­mar­se con cau­te­la los cam­bios que po­dría pro­vo­car la ge­ne­ra­ción Y. “Cuan­do ve­mos có­mo el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio va reac­cio­nan­do en fun­ción de cier­tas de­man­das de la co­mu­ni­dad, uno se pue­de dar cuen­ta que los per­fi­les de los con­su­mi­do­res tie­nen un al­to im­pac­to en el ti­po de de­sa­rro­llo de las ciu­da­des”, di­ce Mo­ris.

Es­te fe­nó­meno que­dó en evi­den­cia con la lle­ga­da de los baby boo­mers tras el fin de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, lo que tu­vo un al­to im­pac­to en los mo­de­los de ur­ba­ni­za­ción.

El cam­bio

Los mi­llen­nials se di­fe­ren­cian de sus an­te­ce­so­res, fun­da­men­tal­men­te por su re­nuen­cia a fir­mar com­pro­mi­sos, lo que ge­ne­ra un cam­bio de pa­ra­dig­ma. “To­da­vía no tie­nen gran­des res­pon­sa­bi­li­da­des. En su ma­yo­ría son pro­fe­sio­na­les jó­ve­nes con mu­cha li­ber­tad de mo­vi­mien­to y sin ni­ños. Los re­pre­sen­tan­tes de es­ta ge­ne­ra­ción, pre­fie­ren arren­dar an­tes que en­deu­dar­se pa­ra com­prar una pro­pie­dad, lo que tie­ne un im­pac­to en la ciu­dad”, ma­ni­fies­ta Pa­blo Allard, de­cano de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra y Ar­te de la UDD.

Así, es­ta ge­ne­ra­ción pre­fie­re la vi­da ur­ba­na al ai­re li­bre. Es­to ge­ne­ra la pues­ta en va­lor de al­gu­nos espacios de las ciu­da­des, ta­les co­mo los res­tau­ran­tes, los ca­fés, ba­res, food­trucks y pla­zas de bol­si­llo, en­tre otros. Ade­más, pre­fie­ren la bi­ci­cle­ta al trans­por­te pú­bli­co. “Ar­man su sis­te­ma de vi­da en torno a barrios que tie­nen una ofer­ta de co­mer­cio es­pe­cia­li­za­do, más que en gran­des ca- de­nas. Eso es­tá re­vi­ta­li­zan­do cier­tos sec­to­res de la ciu­dad. Ade­más, es­ta ge­ne­ra­ción tam­bién es­tá com­pues­ta por ar­qui­tec­tos, di­se­ña­do­res, mue­blis­tas y de­co­ra­do­res, quie­nes es­tán de­jan­do su hue­lla en las ur­bes”, di­ce Allard.

Ex­pe­rien­cias y co­la­bo­ra­ción

Los mi­llen­nials pre­fie­ren los espacios co­la­bo­ra­ti­vos pa­ra el de­sa­rro­llo de sus ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas. Es­to ha ge­ne­ra­do cam­bios sus­tan­cia­les, pues pa­ra se­guir es­ta ten­den­cia, el mer­ca­do ha ins­ta­la­do una se­rie de ca­fés con co-work y otras al­ter­na­ti­vas si­mi­la­res pa­ra es­tar a tono con es­te gru­po eta­rio, pues lo más im­por­tan­te pa­ra ellos es la ex­pe­rien­cia. “Pre­fie­ren ir a lu­ga­res don­de se ma­ni­fies­te un es­pí­ri­tu más co­la­bo­ra­ti­vo, don­de les ofrez­can te­ner co­nec­ti­vi­dad a in­ter­net, pa­ra que pue­dan tra­ba­jar tran­qui­los. Por ejem­plo, in­clu­so los ban­cos se es­tán adap­tan­do a es­ta ten­den­cia”, di­ce Hal­pern.

Ade­más, es­ta mis­ma bús­que­da de ex­pe­rien­cias, los mo­ti­va a bus­car una me­jor ca­li­dad de vi­da, lo que es­tá es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­do con me­jo­res áreas ver­des y espacios pú­bli­cos. “Mu­chos van a ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca a par­ques y pla­zas, otros sa­len a ca­mi­nar. La ge­ne­ra­ción Y no ocul­ta su pre­fe­ren­cia por la prác­ti­ca del de­por­te y eso es al­go que se ha­ce no­tar en la ciu­dad”, ma­ni­fies­ta Hal­pern.

Así, la ex­pe­rien­cia to­ma ma­yor im­por­tan­cia pa­ra es­ta ge­ne­ra­ción. “Los mi­llen­nials son cons­cien­tes de que el ob­je­to es al­go tran­si­to­rio, sin em­bar­go, el be­ne­fi­cio que ge­ne­ra, aun­que sea mo­men­tá­neo, ad­quie­re ma­yor im­por­tan­cia por el ser­vi­cio que pres­ta. Esa orien­ta­ción va a te­ner un im­pac­to en las ciu­da­des. Es al­go que se pue­de tra­du­cir en la pos­ter­ga­ción de la com­pra de­fi­ni­ti­va de una vi­vien­da, por so­bre el mer­ca­do de arrien­do”, di­ce Mo­ris.

Aquí ra­di­ca la di­fe­ren­cia fun­da­men­tal: “Las otras ge­ne­ra­cio­nes, en pro­me­dio, pue­den te­ner en­tre tres o cua­tro pro­pie­da­des a lo lar­go de su vi­da, mien­tras que los mi­llen­nials no pre­ten­den ad­qui­rir la pro­pie­dad, sino que va­lo­ran la po­si­bi­li­dad de mo­ver­se. Eso ge­ne­ra un cam­bio sus­tan­cial en la ciu­dad”, ase­gu­ra Var­gas.

Nue­va ge­ne­ra­ción Pa­ra cuan­do ter­mi­nen los cam­bios pro­vo­ca­dos por los mi­llen­nials, ya se po­drán ver las pri­me­ras se­ña­les de otras ge­ne­ra­cio­nes co­mo la Z y T.

Espacios co­la­bo­ra­ti­vos Es­tos son lu­ga­res don­de se ofre­ce la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a in­ter­net y otros ser­vi­cios, con el fin de tra­ba­jar en co­mu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.