Co­mu­ni­da­des: La im­por­tan­cia de vol­ver a la vi­da de ba­rrio

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - PORTADA - DA­NIEL FAJARDO CA­BE­LLO

Se­gún los ex­per­tos, la vi­da en co­mu­ni­dad es cla­ve pa­ra te­ner ciu­da­da­nos más felices. Y a pe­sar de que la vi­da de ba­rrio se co­men­zó a per­der ha­ce un tiem­po, una vi­sión más sus­ten­ta­ble del desa­rro­llo ur­bano y fe­nó­me­nos nue­vos co­mo la in­mi­gra­ción, es­tán en­fo­can­do nue­va­men­te la mi­ra­da ha­cia los ve­ci­nos más pró­xi­mos.

AUNAS PO­CAS CUA­DRAS de la es­ta­ción de Me­tro Ves­pu­cio Nor­te, en la co­mu­na de Re­co­le­ta, en ple­na po­bla­ción Escritores de Chi­le, hay una ca­sa de dos pi­sos ca­si sa­gra­da pa­ra los ve­ci­nos. Es el cen­tro cul­tu­ral “Los de la T”, que ha­ce al­gu­nos años tu­vo tan­ta in­fluen­cia, que los al­cal­des del mo­men­to pe­dían ayu­da a sus en­car­ga­dos pa­ra desa­rro­llar y con­vo­car a even­tos co­mu­na­les. El nom­bre pro­vie­ne del an­ti­guo pa­sa­je don­de vi­vían sus crea­do­res, el que te­nía la for­ma de una T.

La ver­dad es que es­te ti­po de en­ti­da­des que na­cen y se ha­cen por los pro­pios ve­ci­nos de un ba­rrio no son al­go ma­si­vo en San­tia­go. Más bien es un fe­nó­meno que a pe­sar de que se ha­bía per­di­do, de a po­co se es­tá re­to­man­do. Es que la vi­da en co­mu­ni­dad es cla­ve pa­ra te­ner ciu­da­da­nos más felices. “El ba­rrio es uno de los fac­to­res que más in­flu­ye en la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas, por­que es la posición fí­si­ca y sim­bó­li­ca que ca­da ha­bi­tan­te ocu­pa en la ciu­dad don­de vi­ve. Y mu­chos de los fac­to­res del eje po­bre­za/desa­rro­llo es­tán re­la­cio­na­dos a la posición que ese ba­rrio ocu­pa en la ciu­dad”, co­men­ta Se­bas­tián Can­tua­rias, di­rec­tor eje­cu­ti­vo Fun­da­ción Pro­yec­to Pro­pio.

Si bien San­tia­go tie­ne 37 co­mu­nas y una can­ti­dad de ha­bi­tan­tes que su­pera los 5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, se es­ti­ma que exis­ten ca­si 100 ba­rrios, al­gu­nos his­tó­ri­cos co­mo el Ba­rrio Yun­gay, el Ba­rrio Fran­klin o el Ba­rrio Con­cha y To­ro; y otros de­no­mi­na­dos por un cier­to acuer­do so­cial en las úl­ti­mas dé­ca­das co­mo San­hat­tan o el Ba­rrio Sue­cia. “San­tia­go es una ciu­dad mul­ti­ba­rrial, por­que po­see ba­rrios an­ti­guos de vi­vien­das de fa­cha­da con­ti­nua co­mo en Quin­ta Nor­mal; gran­des edi­fi­cios en el sec­tor de San­ta Ro­sa; o ba­rrios co­mer­cia­les, co­mo 10 de ju­lio”, co­men­ta Can­tua­rias.

Pe­ro, gra­cias a una vi­sión más sus­ten­ta­ble de la ciu­dad y to­man­do en cuen­ta el fac­tor in­mi­gra­ción, la ciu­dad, sus rin­co­nes y ve­ci­nos es­tán cam­bian­do y empiezan a mi­rar a la vi­da de ba­rrio ca­si co­mo una ne­ce­si­dad. “San­tia­go cre­ce y se to­pan in­tere­ses que re­sul­tan di­so­nan­tes. San­tia­go es di­ver­so se­gún el ba­rrio o sec­tor que se pien­se co­mo ca­te­go­ría de aná­li­sis o po­bla­ción ob­je­ti­va. Pe­ro un fac­tor co­mún es que existe un na­cien­te mo­vi­mien­to de sa­lir al en­cuen­tro del otro”, ex­pli­ca Juan Pe­dro Pi­no­chet, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Ges­tión So­cial.

En es­te sen­ti­do, la re­la­ción en­tre ve­ci­nos y co­mu­ni­da­des se pue­de me­jo­rar re­co­no­cien­do en pri­mer lu­gar es­ta di­ver­si­dad. “Es ne­ce­sa­ria una mi­ra­da mul­ti­di­men­sio­nal pa­ra com­pren­der los fe­nó­me­nos que ocu­rren, don­de to­dos los ac­to­res que se en­cuen­tran en un te­rri­to­rio son im­por­tan­tes”, agre­ga Pi­no­chet.

Pro­yec­tos

Pa­ra me­jo­rar la vi­da de ba­rrio, Can­tua­rias cree que es cla­ve for­ta­le­cer a las or­ga­ni­za­cio­nes co­mu­ni­ta­rias, par­tien­do por las jun­tas de ve­ci­nos, clu­bes de­por­ti­vos o cen­tros de pa­dres. “Un ba­rrio que no tie­ne una or­ga­ni­za­ción co­mu­ni­ta­ria for­ta­le­ci­da es un ba­rrio

que se em­po­bre­ce”, ase­gu­ra el di­rec­tor eje­cu­ti­vo Fun­da­ción Pro­yec­to Pro­pio.

En es­te as­pec­to, uno de los pro­yec­tos sím­bo­los a ni­vel na­cio­nal pa­ra me­jo­rar es­te as­pec­to es el pro­gra­ma “Quie­ro Mi Ba­rrio”, del Min­vu, que existe des­de el año 2006 y aca­ba de su­mar 50 nue­vos sec­to­res a los 520 que ya exis­ten (ver re­cua­dro).

Por otro la­do, des­de las ONG co­mo ocu­rre con la Fun­da­ción Mi Par­que, en alian­za con em­pre­sas, es­ta­do y co­mu­ni­da­des, se han desa­rro­lla­do tam­bién la re­cu­pe­ra­ción par­ti­ci­pa­ti­va de es­pa­cios pú­bli­cos, trans­for­mán­do­las en áreas ver­des, me­jo­ran­do la ca­li­dad de vi­da de mu­chos ba­rrios vul­ne­ra­bles. Tam­bién existe otra ini­cia­ti­va a tra­vés de Fun­da­ción Ciu­dad Emer­gen­te cu­yo pro­pó­si­to es cons­truir ciu­dad de for­ma co­lec­ti­va, es así co­mo una de sus tác­ti­cas ur­ba­nas más co­no­ci­das es el “Ma­lón” y que con­sis­te en ce­rrar una cua­dra sa­car las me­sas a la ca­lle y com­par­tir en­tre los ve­ci­nos. El 7 de abril se desa­rro­lla­ra “El gran Ma­lón” en to­do el país.

“De es­ta for­ma, la ar­mo­nía en la que se dé la in­ter­ac­ción en­tre es­tos ac­to­res que crean ciu­dad, ayu­da a me­jo­rar el am­bien­te de los ve­ci­nos y sus ba­rrios. Ne­ce­si­ta­mos de to­dos pa­ra que San­tia­go sea me­jor”, con­clu­ye Juan Pe­dro Pi­no­chet.

Se es­ti­ma que exis­ten ca­si 100 ba­rrios, al­gu­nos his­tó­ri­cos co­mo Yun­gay o Fran­klin y otros más nue­vos co­mo San­hat­tan.

El ba­rrio es la posición fí­si­ca y sim­bó­li­ca que ca­da ha­bi­tan­te ocu­pa en la ciu­dad don­de vi­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.