TRANS­POR­TE Y ES­PA­CIO PÚ­BLI­CO: LA PIE­DRA AN­GU­LAR DE LA CA­LI­DAD DE VI­DA

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - PULSO CIUDAD - EFRAÍN MORAGA

La mo­vi­li­dad es uno de los prin­ci­pa­les fac­to­res que per­mi­ten me­jo­rar la re­la­ción de las per­so­nas con la ciu­dad, pe­ro tam­bién exis­ten otros ele­men­tos co­mo el es­pa­cio pú­bli­co y el cre­ci­mien­to or­gá­ni­co de las ur­bes. Es­tos son fun­da­men­ta­les pa­ra lo­grar avan­zar ha­cia un au­tén­ti­co bie­nes­tar de la po­bla­ción.

VOL­VIÓ mar­zo y las ca­lles de la ciu­dad lo sa­ben. Una se­rie de pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra vial, el re­gre­so de mi­les de au­to­mo­vi­lis­tas y fa­llas ma­si­vas en tres lí­neas de Me­tro, han ro­to la cal­ma de los días de la tem­po­ra­da es­ti­val y mar­can el preám­bu­lo de lo que se­rá el res­to del año. Y es que el trans­por­te se­rá uno de los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas de es­te re­gre­so a la “nor­ma­li­dad” de la ciu­dad, lo que lo trans­for­ma en uno de los prin­ci­pa­les desafíos a la ho­ra de ha­blar de ca­li­dad de vi­da en las ur­bes.

Es tal su im­por­tan­cia pa­ra el bie­nes­tar de la po­bla­ción, que fren­te a fe­chas co­mo es­ta, la au­to­ri­dad desa­rro­lla una se­rie de pla­nes y me­di­das de con­tin­gen­cia pa­ra ga­ran­ti­zar y fa­ci­li­tar el des­pla­za­mien­to de los ciu­da­da­nos por las ur­bes.

Por ejem­plo, ayer se ac­ti­vó el plan de coor­di­na­ción en­tre la Uni­dad Ope­ra­ti­va de Con­trol de Trán­si­to (OUCT), Tran­san­tia­go, Me­tro, Ca­ra­bi­ne­ros y el Mi­nis­te­rio de Trans­por­tes, pa­ra evi­tar el co­lap­so de San­tia­go. Es­te pro­gra­ma vi­vi­rá una au­tén­ti­ca prue­ba de fue­go el lu­nes, con el re­gre­so de los ni­ños y uni­ver­si­ta­rios a las au­las.

Se­gún un es­tu­dio de GFK Adi­mark, la eva­lua­ción del trans­por­te mar­có un pro­me­dio de 4,6 en el Gran San­tia­go, mien­tras que en Valparaíso fue de 4,7 y 4,8 en Vi­ña del Mar. En to­tal, un 4,9 fue la no­ta asig­na­da pa­ra es­te in­di­ca­dor en las prin­ci­pa­les ur­bes del país (ver grá­fi­co).

“San­tia­go se de­jó de pla­ni­fi­car en los ‘60 y el li­bre mer­ca­do ge­ne­ró que los usos se ha­yan des­or­de­na­do. Por ejem­plo, mu­cha gen­te vi­ve en la pe­ri­fe­ria, al sur de la ciu­dad, y des­pués se van a tra­ba­jar al nor­te o ha­cia los ba­rrios al­tos. Ese mo­vi­mien­to for­za­do de gen­te es muy ma­lo pa­ra la ca­li­dad de vi­da. Ade­más, es eco­nó­mi­ca­men­te in­efi­cien­te. Mu­cha gen­te pier­de par­te de su tiem­po trans­por­tán­do­se, eso es po­co com­pe­ti­ti­vo”, se­ña­la Ni­co­lás Tu­gas, aca­dé­mi­co de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra y Ur­ba­nis­mo de la Uni­ver­si­dad del Desa­rro­llo.

Es por es­te mo­ti­vo que los es­fuer­zos de la ciu­dad de­ben es­tar en­fo­ca­dos en la me­jo­ra del trans­por­te y mo­vi­li­dad, pa­ra al­can­zar una ca­li­dad de vi­da con es­tán­da­res su­pe­rio­res. “Hay que re­cu­pe­rar el tran­vía. Es­te ocu­pa me­nos sec­ción de ca­lle, que es el an­cho que se di­vi­de en­tre los dis­tin­tos mo­dos de trans­por­te”, di­ce Tu­gas.

Es­tra­te­gias

El trans­por­te no es el úni­co ele­men­to de­ter­mi­nan­te a la ho­ra de ha­blar de ca­li­dad de vi­da

en la ciu­dad, sino que exis­ten otros que tam­bién son com­ple­men­ta­rios y que ge­ne­ran un im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en la po­bla­ción.

Por ejem­plo, un es­pa­cio pú­bli­co am­plio y de ca­li­dad es otro ele­men­to que ayu­da a me­jo­rar el bie­nes­tar de los ha­bi­tan­tes de las ur­bes.

“El ta­ma­ño de las vi­vien­das ha ido dis­mi­nu­yen­do con­si­de­ra­ble­men­te con el pa­so del tiem­po, eso ha pro­vo­ca­do que las per­so­nas ha­yan co­men­za­do a bus­car ma­yor es­par­ci­mien­to por me­dio de los pa­tios, pla­zas y par­ques en las ciu­da­des”, ase­gu­ra Pau­li­na He­noch, eco­no­mis­ta e in­ves­ti­ga­do­ra de LyD.

Es por es­te mo­ti­vo que una po­lí­ti­ca orien­ta­da ha­cia la crea­ción de es­pa­cios pú­bli­cos me­jor di­se­ña­dos, es fun­da­men­tal pa­ra que es­tos ciu­da­da­nos pue­dan com­pen­sar lo que la dis­mi­nu­ción del ta­ma­ño de las vi­vien­das les qui­tó.

La pla­ni­fi­ca­ción

Se­gún el úl­ti­mo Ín­di­ce de Ca­li­dad de Vi­da Ur­ba­na (ICVU) de la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción (CChC), Las Con­des es la co­mu­na que pre­sen­ta las me­jo­res con­di­cio­nes de ha­bi­ta­bi­li­dad en la ciu­dad, le si­gue Vi­ta­cu­ra y Pro­vi­den­cia. En tan­to, Ari­ca es la co­mu­na que pre­sen­ta el ni­vel de vi­da más ba­jo de la me­di­ción.

Ade­más, del reporte se des­pren­de que en los úl­ti­mos cin­co años, la ca­li­dad de vi­da ur- ba­na ex­pe­ri­men­tó un drás­ti­co em­peo­ra­mien­to en el Gran San­tia­go. Co­mu­nas co­mo Ñu­ñoa y La Rei­na, han ba­ja­do sis­te­má­ti­ca­men­te su posición en ma­te­ria de ca­li­dad de vi­da ur­ba­na en los úl­ti­mos cin­co años, ano­tan­do los ma­yo­res re­tro­ce­sos del sec­tor orien­te. Y es que en el ca­so de Ñu­ñoa, pa­só del pues­to sie­te al nú­me­ro 10 en el pe­río­do 2013-2017. Más pro­nun­cia­da es el des­cen­so de La Rei­na, que ca­yó del lu­gar 7 al 14 en cin­co años, de acuer­do al es­tu­dio.

En tan­to, Osorno, Puer­to Montt, Val­di­via y Con­cep­ción fue­ron las co­mu­nas que más me­jo­ra­ron su posición en el ranking en los úl­ti­mos cin­co años. Y es que en el ca­so de Osorno, pa­só del pues­to nú­me­ro 84 en 2013, al lu­gar 13 en 2017. Mien­tras que Puer­to Montt pa­só del lu­gar 56 al 19 y Con­cep­ción del 41 al 15.

“Res­pec­to a la dis­cu­sión so­bre ca­li­dad de vi­da en la ciu­dad, hay un tema que es el más re­le­van­te, que es la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na a lar­go pla­zo. No se pue­de con­ti­nuar sin te­ner re­suel­to es­te asun­to. En Chi­le, una de ca­da tres co­mu­nas no tie­ne plano re­gu­la­dor. Es esen­cial te­ner una guía, por­que las ciu­da­des cre­cen y eso se tie­ne que ges­tio­nar de una ma­ne­ra ade­cua­da”, des­ta­ca Ja­vier Hur­ta­do, ge­ren­te de Es­tu­dios de la CChC.

Es por es­te mo­ti­vo que es fun­da­men­tal te­ner una mi­ra­da de lar­go pla­zo pa­ra re­sol­ver los pen­dien­tes en ma­te­ria de ca­li­dad de vi­da en la ciu­dad. “Hay que ha­cer es­tu­dios de de­man­da, trá­fi­co y gen­te, por seg­men­to so­cio­eco­nó­mi­co. En definitiva, hay que an­ti­ci­par­se y pla­ni­fi­car pa­ra esa de­man­da fu­tu­ra. Es­tas guías se de­ben ge­ne­rar por lo me­nos a cin­co años. Ade­más, es­te plan de­be es­tar pen­sa­do pa­ra la ciu­dad completa y sus realidades lo­ca­les ”, di­ce Hur­ta­do.

Ini­cia­ti­vas gu­ber­na­men­ta­les

Con el fin de en­fren­tar el desafío de coor­di­nar y ge­ne­rar pro­pues­tas que me­jo­ren la ca­li­dad de vi­da de los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad, se creó el Con­se­jo Na­cio­nal de Desa­rro­llo Ur­bano (CNDU). Es­te per­mi­te que en una mis­ma ins­tan­cia per­ma­nen­te, con­ver­jan mi­nis­te­rios, sec­tor pri­va­do, re­pre­sen­tan­tes de la so­cie­dad ci­vil y los gre­mios, en­tre otros.

“La ca­li­dad de vi­da ur­ba­na es­tá de­fi­ni­da por el ac­ce­so equi­ta­ti­vo a los bie­nes pú­bli­cos. Es­tos son: el trans­por­te pú­bli­co, la ca­li­dad de los es­pa­cios co­mu­nes, el equi­pa­mien­to so­cial y el me­dioam­bien­te”, ase­gu­ra Luis Eduar­do Bres­cia­ni, pre­si­den­te del CNDU.

Des­de la en­ti­dad ase­gu­ran que el ma­yor desafío en es­ta ma­te­ria es­tá en ha­cer más par­ti­ci­pa­ti­vo el ac­ce­so a es­tos bie­nes. “Exis­ten co­mu­nas y ba­rrios que go­zan de es­tán­da­res de in­fra­es­truc­tu­ra, es­pa­cio pú­bli­co o trans­por­te, muy de­sigua­les. Por lo tan­to, hay que in­cre­men­tar la in­ver­sión en es­tos as­pec­tos”, ase­ve­ra Bres­cia­ni.

El CNDU ha plan­tea­do tres ele­men­tos fun­da­men­ta­les pa­ra avan­zar en ese sen­ti­do: el pri­me­ro es la de­fi­ni­ción de las ga­ran­tías de bie­nes pú­bli­cos; el se­gun­do son los pla­nes de desa­rro­llo ur­bano e in­fra­es­truc­tu­ra que per­mi­tan fo­ca­li­zar el gas­to pú­bli­co y el ter­ce­ro es do­tar de ma­yor au­to­no­mía a las áreas me­tro­po­li­ta­nas pa­ra el desa­rro­llo de pro­yec­tos.

Las Con­des es la co­mu­na que pre­sen­ta las me­jo­res con­di­cio­nes de ha­bi­ta­bi­li­dad en la ciu­dad, le si­guen Vi­ta­cu­ra y Pro­vi­den­cia.

Un es­pa­cio pú­bli­co am­plio y de ca­li­dad ayu­da a me­jo­rar el bie­nes­tar ur­bano.

Mar­zo es uno de los mo­men­tos del año don­de se po­ne a prue­ba la ha­bi­ta­bi­li­dad de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.