Sub­se­cre­ta­ria de Pre­ven­ción del De­li­to, Kat­he­ri­ne Mar­to­rell, ex­pli­ca el fo­co del go­bierno

—A po­co me­nos de al­can­zar un mes en el car­go, Mar­to­rell cuen­ta cuá­les son los nue­vos pro­yec­tos pa­ra me­jo­rar la coor­di­na­ción en­tre po­li­cías, mu­ni­ci­pa­li­da­des y ve­ci­nos en cuan­to a la pre­ven­ción. —Ade­más, la sub­se­cre­ta­ria re­co­no­ce que, lue­go de con­ver­sar con

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - PORTADA - Una en­tre­vis­ta de DA­NIEL FAJARDO CA­BE­LLO

STOP. Esa pa­la­bra se co­men­za­rá a es­cu­char ca­da vez más des­de la Sub­se­cre­ta­ría de Pre­ven­ción del De­li­to. En reali­dad no se tra­ta de una pa­la­bra, sino de una si­gla que pro­vie­ne del pro­gra­ma “Sis­te­ma Tác­ti­co de Ope­ra­ción Po­li­cial”, una de las gran­des lí­neas que el mis­mo Pre­si­den­te Sebastián Pi­ñe­ra anun­ció el día que asu­mió Her­mes Soto co­mo nue­vo ge­ne­ral di­rec­tor de Ca­ra­bi­ne­ros. Con me­nos de un mes en el car­go, la sub­se­cre­ta­ria de es­ta en­ti­dad, Kat­he­ri­ne Mar­to­rell, ha­bla con au­to­ri­dad del te­ma. Es­ta abo­ga­da de 36 años ya ha te­ni­do bas­tan­te ex­pe­rien­cia en ba­rrios y co­mu­nas co­mo di­rec­to­ra de De­sa­rro­llo Co­mu­ni­ta­rio de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Con­cha­lí y con­ce­ja­la en Quin­ta Nor­mal, en­tre otros lu­ga­res. Se­gún Mar­to­rell, lo fun­da­men­tal de STOP es que per­mi­te tra­ba­jar con da­tos, pa­ra así te­ner una ma­yor di­rec­ción de có­mo fo­ca­li­zar los pro­yec­tos. “Pe­ro ade­más, in­cor­po­ra la co­la­bo­ra­ción con las au­to­ri­da­des lo­ca­les y or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les. Es­to es cla­ve ya que, jus­ta­men­te, nues­tro se­llo es la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en la pre­ven­ción del de­li­to”, afir­ma. ¿De qué for­ma? —El pro­gra­ma per­mi­ti­rá que to­da la in­for­ma­ción de Ca­ra­bi­ne­ros, más la de los al­cal­des y de la co­mu­ni­dad, pue­da ser tras­pa­sa­da a un sis­te­ma que ge­ne­re me­tas con­cre­tas de tra­ba­jo en con­jun­to, coor­di­nan­do y fo­ca­li­zan­do los es­fuer­zos, por­que hoy pa­sa mu­cho que se ge­ne­ran pro­yec­tos más de la “gua­ta” o de la sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad, que del co­no­ci­mien­to real de cuá­les son los lu­ga­res más afec­ta­dos o de la pro­ble­má­ti­cas que vi­ven las per­so­nas to­dos los días. ¿Cuá­les son los pri­me­ros pa­sos de STOP? —La gran im­por­tan­cia es la es­tra­te­gia que se ge­ne­ra en ba­se a las reunio­nes don­de par­ti­ci­pan al­cal­des, co­mi­sa­rios, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, etc. De al­gu­na for­ma, to­das las ins­ti­tu­cio­nes que in­ter­ac­túan en un te­rri­to­rio o co­mu­na en par­ti­cu­lar y que mu­chas ve­ces, por pro­ble­mas de coor­di­na­ción, no han po­di­do cum­plir con el ob­je­ti­vo de la pre­ven­ción. Pe­ro lo más im­por­tan­te es que es­te sis­te­ma per­mi­te es­cu­char y le­van­tar las ne­ce­si­da­des de las per­so­nas, lo que se es­tá ca­na­li- zan­do a tra­vés de los al­cal­des y los Con­se­jos Co­mu­na­les de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca. Na­die co­no­ce me­jor el mie­do de una ma­má de que su hi­jo cai­ga en la dro­ga, que aque­lla que vi­ve a dos cua­dras don­de hay una ban­da de nar­co­tra­fi­can­tes. Na­die co­no­ce me­jor los pro­ble­mas, que quie­nes vi­ven en su pro­pio ba­rrio. El ob­je­ti­vo es po­der re­fle­jar la reali­dad de la ciu­da­da­nía. ¿Có­mo cree que sea la re­cep­ción de las mu­ni­ci­pa­li­da­des, los al­cal­des y los con­ce­jos mu­ni­ci­pa­les? —Has­ta el mo­men­to ha si­do muy po­si­ti­va por­que, la­men­ta­ble­men­te, los Con­se­jos de Se­gu­ri­dad fun­cio­nan muy bien en al­gu­nas co­mu­nas, pe­ro en otras no, bá­si­ca­men­te por­que a ve­ces los al­cal­des, las po­li­cías o los ciu­da­da­nos no tie­nen el con­te­ni­do que es­pe­ran. Lo que es­ta­mos im­pul­san­do es una he­rra­mien­ta que les per­mi­ta a ellos —a tra­vés de los Con­se­jos de Se­gu­ri­dad— , te­ner las me­tas es­ta­ble­ci­das. In­clu­so, en la ma­yo­ría de las co­mu­nas, las me­tas ya es­ta­rán asig­na­das, las cua­les es­tán de­fi­ni­das por el STOP. O sea, tam­bién ten­dre­mos un rol fis­ca­li­za­dor ciu­da­dano acer­ca de có­mo se van cum­plien­do. ¿Cuál es el va­lor de las re­des so­cia­les en ese le­van­ta­mien­to de in­for­ma­ción? Es­pe­cial­men­te las más masivas co­mo Fa­ce­book. —Jue­gan hoy un rol fun­da­men­tal en la coor­di­na­ción. Han per­mi­ti­do que, por ejem­plo -co­mo los mis­mos ve­ci­nos de San Mi­guel me lo con­ta­ron-, que la ciu­da­da­nía se or­ga- ni­ce de for­ma efec­ti­va y que jun­ten más fuer­za y unión pa­ra de­tec­tar los pro­ble­mas. De he­cho, hay un rol muy fa­ci­li­ta­dor de la pre­ven­ción en las re­des so­cia­les. Recuperar el al­ma de Ca­ra­bi­ne­ros ¿Qué otras lí­neas de tra­ba­jo van a mar­car a es­ta ad­mi­nis­tra­ción? —Hay va­rias, pe­ro creo que otra cla­ve es el Fon­do Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, cu­yas ba­ses ya se lan­za­ron, y el pró­xi­mo 16 de abril se abre el pro­ce­so de pos­tu­la­ción a tra­vés de la pá­gi­na web de la Sub­se­cre­ta­ría del De­li­to. El con­cur­so es­tá desa­rro­lla­do con una mi­ra­da ha­cia la ciu­da­da­nía. Ade­más, he­mos in­cen­ti­va­do y ca­pa­ci­ta­do a or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les pa­ra que ellas sean las pri­me­ras en pos­tu­lar, bus­can­do así el ac­ce­so a me­di­das de se­gu­ri­dad, re­co­no­cien­do nue­va­men­te, que la reali­dad lo­cal la co­no­ce quien vi­ve en el ba­rrio. ¿Son tan im­por­tan­tes las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les? —A ve­ces se es­tig­ma­ti­za mu­cho a las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les con la idea de que se jun­tan só­lo pa­ra ma­ni­fes­tar­se. Pe­ro van mu­cho más allá. Ha­cen tra­ba­jos coor­di­na­dos y ca­pa­ci­tan a co­mu­ni­da­des pa­ra que pue­dan or­ga­ni­zar­se an­te si­tua­cio­nes de po­si­bles de­li­tos. Son fun­da­men­ta­les. ¿Cuá­les son las prio­ri­da­des pa­ra la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na y San­tia­go, con la di­ver­si­dad de co­mu­nas que exis­ten? —Es im­por­tan­te ha­cer la dis­tin­ción por­que los de­li­tos son muy di­fe­ren­tes, de­pen­dien­do de los lu­ga­res don­de te en­cuen­tres. Me he reuni­do con di­ver­sos al­cal­des y cla­ra­men­te el te­ma del co­mer­cio am­bu­lan­te ile­gal es al­go que se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma muy im­por­tan­te, así co­mo los por­to­na­zos. Y en am­bos ca­sos, te en­cuen­tras nue­va­men­te con un diag­nós­ti­co ne­ga­ti­vo con res­pec­to a la coor­di­na­ción de las ins­ti­tu­cio­nes. Si so­mos ca­pa­ces de coor­di­nar a Ca- ra­bi­ne­ros y a los sis­te­mas de se­gu­ri­dad mu­ni­ci­pal, en­tre otras en­ti­da­des, lo­gra­re­mos que más ca­ra­bi­ne­ros es­tén en las ca­lles y de­le­gar cier­tas res­pon­sa­bi­li­da­des en los mu­ni­ci­pios. ¿Aquí en­tra la mo­der­ni­za­ción de Ca­ra­bi­ne­ros que ha plan­tea­do es­te go­bierno? —Exac­ta­men­te. Apun­ta a que ten­ga­mos más ca­ra­bi­ne­ros en las ca­lles, co­mo lo ha di­cho el mis­mo di­rec­tor ge­ne­ral Soto. Pe­ro an­tes hay que de­ter­mi­nar bien cuán­tos de ellos es­tán efec­ti­va­men­te en te­rreno y cuán­tos ha­cien­do la­bo­res ad­mi­nis­tra­ti­vas. Y en eso es­ta­mos tra­ba­jan­do, lo que es­tá muy de la mano con el pro­yec­to de la mo­der­ni­za­ción de las po­li­cías en ge­ne­ral, ade­más de res­ca­tar y re­po­si­cio­nar el al­ma del ca­ra­bi­ne­ro, que es la pre­ven­ción del de­li­to. ¿Recuperar esa al­ma po­dría ser otro se­llo de es­te go­bierno?, es­pe­cial­men­te con to­do lo que ha pa­sa­do úl­ti­ma­men­te con es­ta ins­ti­tu­ción, que an­tes de los re­cien­tes es­cán­da­los era una de las me­jor eva­lua­das por la ciu­da­da­nía. —Ab­so­lu­ta­men­te. To­das las ins­ti­tu­cio­nes tie­nen al­gún pun­to de quie­bre a lo lar­go de su vi­da. Hoy, Ca­ra­bi­ne­ros tu­vo su pun­to de quie­bre, pe­ro tam­bién creo que los cam­bios que ha ha­bi­do en el al­to man­do van a re­fle­jar un cam­bio pro­fun­do en la or­gá­ni­ca ins­ti­tu­cio­nal y, prin­ci­pal­men­te, en la es­pe­ran­za, la fe y el ho­nor que ca­da ca­ra­bi­ne­ro sien­te al per­te­ne­cer a esa ins­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.