ACO­GER DES­DE LA IN­FAN­CIA ES CLA­VE PA­RA COM­BA­TIR LOS ORÍ­GE­NES DEL DE­LI­TO

Los ni­ños re­pre­sen­tan el sec­tor de la po­bla­ción más vul­ne­ra­ble y pro­pi­cio pa­ra ser al­can­za­do por las ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas, por lo que es fun­da­men­tal tra­ba­jar con ellos y sus fa­mi­lias pa­ra evi­tar que sean víc­ti­mas de es­te pro­ble­ma.

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - ESPECIALES - EFRAÍN MORAGA

EL AÑO PA­SA­DO se pro­du­je­ron 65.464 hur­tos, 59.413 in­frac­cio­nes por con­su­mo de al­cohol en la vía pú­bli­ca y 48.977 de­li­tos de ame­na­zas en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na. Una po­lí­ti­ca pre­ven­ti­va y ma­yor in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra de la in­for­ma­ción, son claves pa­ra en­fren­tar es­te pro­ble­ma des­de sus orí­ge­nes y me­jo­rar la se­gu­ri­dad de las ur­bes. “Es vi­tal la pre­ven­ción pa­ra com­ba­tir la de­lin­cuen­cia, la reac­ción no lo es to­do. Exis­ten me­ca­nis­mos reac­ti­vos pa­ra en­fren­tar es­te fe­nó­meno, pe­ro es­to tie­ne que for­mar par­te de un com­ple­men­to con otras es­tra­te­gias. Es­to ayu­da a ge­ne­rar in­for­ma­ción, que es fun­da­men­tal pa­ra que los ciu­da­da­nos pue­dan to­mar de­ci­sio­nes orien­ta­das a dis­mi­nuir las ta­sas de de­lin­cuen­cia”, se­ña­la Eduar­do Her­nán­dez, ge­ren­te le­gal de Al­to. Se­gún el Ins­ti­tu­te for Economics & Pea­ce, Chi­le es uno de los paí­ses más pa­cí­fi­cos del mun­do. Se ubi­ca en el pues­to 24 de una lis­ta que de­ja en un pri­mer lu­gar a Is­lan­dia y en el úl­ti­mo a Si­ria. Es­to lo trans­for­ma en el te­rri­to­rio más se­gu­ro de La­ti­noa­mé­ri­ca, pe­ro aún así el país no es­tá exen­to de ac­ti­vi­dad de­lic­ti­va y pro­ble­mas de se­gu­ri­dad. Por otro la­do, da­tos de la Sub­se­cre­ta­ría de Pre­ven­ción del De­li­to re­ve­la­ron que du­ran­te 2017 se pro­du­je­ron 1.262 ro­bos vio­len­tos a vehícu­los, de los cua­les un 10% co­rres­pon­de só­lo a la co­mu­na de La Flo­ri­da. Ade­más, ci­fras del mis­mo or­ga­nis­mo es­ti­man que du­ran­te ese pe­rio­do ocu­rrie­ron 19.897 in­frac­cio­nes aso­cia­das al con­su­mo de al­cohol en la vía pú­bli­ca, 19.140 hur­tos y 13.184 fal­tas por ame­na­zas en la Re­gión de Val­pa­raí­so (ver grá­fi­co). “Es ne­ce­sa­ria la coo­pe­ra­ción en­tre el sec­tor pú­bli­co y pri­va­do. Tie­nen que bus­car los me­ca­nis­mos que per­mi­tan dis­po­ni­bi­li­zar la in­for­ma­ción des­de la fuen­te, en re­la­ción a los de­li­tos que ocu­rren. Es­to tie­ne que ser­vir co­mo ba­se pa­ra el aná­li­sis de los da­tos a efec­tos de la ge­ne­ra­ción de pro­duc­tos, co­mo la geo­rre­fe­ren­cia­ción de los ilí­ci­tos, en­tre otros”, afir­ma Her­nán­dez.

Pre­ven­ción tem­pra­na

Los ni­ños son los más vul­ne­ra­bles fren­te a la ac­ti­vi­dad de­lic­ti­va, pues son los que se en­cuen­tran más ex­pues­tos fren­te a un en­torno hos­til y a las con­di­cio­nes que po­si­bi­li­tan las es­ca­la­das ilí­ci­tas. Es por es­te mo­ti­vo que po­ner la aten­ción so­bre ellos es fun­da­men­tal pa­ra en­fren­tar el pro­ble­ma de la se­gu­ri­dad en las ciu­da­des. “La ac­ti­vi­dad cri­mi­nal se con­cen­tra en un pe­rio­do de la vi­da que tie­ne que ver con la in­fan­cia y ado­les­cen­cia. Es de­cir, par­te cer­ca de los 13 años, co­mien­za a de­cli­nar al­re-

de­dor de los 21 y des­apa­re­ce en el cuar­to de si­glo. Por lo tan­to, to­das las per­so­nas —in­de­pen­dien­te de su ori­gen y con­tex­to— es­tán ex­pues­tas a es­te ti­po de pro­ble­ma”, ase­gu­ra Pa­blo Car­va­cho, in­ves­ti­ga­dor del Pro­gra­ma de Es­tu­dios So­cia­les del De­li­to de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca. Se­gún es­pe­cia­lis­tas, hay al­gu­nos fac­to­res de ries­go u opor­tu­ni­dad que pro­vo­can que cier­tos sec­to­res de la po­bla­ción se in­vo­lu­cren de una ma­ne­ra más pro­fun­da en la co­mi­sión de ilí­ci­tos. “Exis­ten ele­men­tos pro­tec­to­res que tie­nen que ver con la fa­mi­lia, la es­cue­la y una se­rie de co­sas que ha­cen que los ni­ños no se in­vo­lu­cren en de­li­tos. En­tre ellos, los prin­ci­pa­les son el aban­dono aca­dé­mi­co, el con­su­mo pro­ble­má­ti­co de dro­gas y el es­tar ex­pues­to a lu­ga­res y ba­rrios don­de hay opor­tu­ni­da­des de in­vo­lu­crar­se en ac­ti­vi­da­des cri­mi­na­les”, di­ce Car­va­cho. pa­ra ha­cer­se una idea, se­gún un re­por­te de la Uni­cef, un 71% de los ni­ños sos­tie­nen ha­ber si­do víc­ti­mas de al­gún ti­po de vio­len­cia, en­tre ellos un 25,9% fue ob­je­to de agre­sio­nes fí­si­cas. Es por es­te mo­ti­vo que es cla­ve ela­bo­rar una es­tra­te­gia pre­ven­ti­va. “Cuan­do ha­bla­mos de la ado­les­cen­cia in­frac­to­ra que co­me­te de­li­tos, es cla­ve abor­dar­lo des­de las po­lí­ti­cas so­cia­les y de salud. Prin­ci­pal­men­te, la ac­ción del Es­ta­do que se tra­du­ce en ase­gu­rar o ga­ran­ti­zar cier­tos de­re­chos, co­mo el ac­ce­so a la vi­vien­da, edu­ca­ción y una ciu­dad jus­ta, la que de­be te­ner cier­tos es­tán­da­res. Ha­blo de to­dos los de­re­chos que una per­so­na de­bie­ra te­ner pa­ra con­tar con un bie­nes­tar mí­ni­mo”, se­ña­la el in­ves­ti­ga­dor de la UC. En esa mis­ma lí­nea es que en enero de 2018, el Con­gre­so des­pa­chó el pro­yec­to de ley que creó la Sub­se­cre­ta­ría de la Ni­ñez. Es­te or­ga­nis­mo es­ta­ble­ció la ins­ti­tu­cio­na­li­dad es­pe­cí­fi­ca pa­ra apo­yar las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que apun­tan ha­cia la ga­ran­tía y pro­tec­ción de los me­no­res. “La Sub­se­cre­ta­ría na­ce con un fuer­te fo­co en la pre­ven­ción, en el sen­ti­do de la pro­mo­ción y aten­ción ha­cia los de­re­chos de los ni­ños. No­so­tros te­ne­mos que evi­tar que los me­no­res lle­guen al Se­na­me, pa­ra que no sean se­pa­ra­dos de sus fa­mi­lias de­bi­do a que han si­do vul­ne­ra­dos o que ha­yan co­me­ti­do un de­li­to”, ex­pli­ca Ca­rol Bown, Sub­se­cre­ta­ría de la Ni­ñez. Pa­ra lo­grar ese ob­je­ti­vo, la en­ti­dad gu­ber­na­men­tal es­tá desa­rro­llan­do un sis­te­ma de ad­ver­ten­cia o “Aler­ta In­fan­cia”. “Hay fac­to­res de ries­go que evi­den­te­men­te pue­den lle­var a que los ni­ños cai­gan en es­te círcu­lo de la de­lin­cuen­cia. La de­cep­ción es­co­lar o cuan­do exis­te una au­sen­cia de los pa­dres. Se tra­ta de aler­tas. Eso im­pli­ca que uno tra­ba­je con las fa­mi­lias pa­ra evi­tar que eso se tra­duz­ca en una con­duc­ta que trans­gre­da las le­yes en un fu­tu­ro”, afir­ma Bown. Es­ta ini­cia­ti­va tam­bién se coor­di­na­rá con el Pro­gra­ma 24 Ho­ras que rea­li­za la Sub­se­cre­ta­ría de Pre­ven­ción del De­li­to en re­la­ción con Ca­ra­bi­ne­ros. “Cuan­do un ni­ño en­tra en con­flic­to por pri­me­ra vez, se le­van­ta la aler­ta y te­ne­mos que di­se­ñar un sis­te­ma que per­mi­ta tra­ba­jar con él y su fa­mi­lia pa­ra que no re­in­ci­da y no vuel­va a caer en eso”, ma­ni­fies­ta Bown. Se­gún un es­tu­dio del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos (INDH) rea­li­za­do al in­te­rior de 171 cen­tros del Se­na­me, 23 ni­ños de­cla­ra­ron ha­ber si­do víc­ti­ma de abu­so se­xual en los úl­ti­mos 12 me­ses. En tan­to, un 48,4% de los me­no­res sos­tu­vie­ron que su­frie­ron al­gún ti­po de bull­ying en igual pe­rio­do.

Re­for­mas

En­tre otros, la ad­mi­nis­tra­ción del Pre­si­den­te Sebastián Pi­ñe­ra tam­bién tie­ne pro­gra­ma­das una se­rie de re­for­mas pa­ra me­jo­rar las po­lí­ti­cas aso­cia­das a la ni­ñez. Por ejem­plo, crea­rá el Ser­vi­cio de Pro­tec­ción de la In­fan­cia y Ado­les­cen­cia, pa­ra ha­cer­se car­go de los me­no­res más vul­ne­ra­bles. En tan­to, ba­jo su ad­mi­nis­tra­ción na­ce­rá el Ser­vi­cio de Res­pon­sa­bi­li­dad Ado­les­cen­te, pa­ra guiar y acom­pa­ñar a los jó­ve­nes de es­te seg­men­to que in­frin­jan las nor­mas. En tan­to, tam­bién se da­rá vi­da al Sis­te­ma de De­fen­so­ría de los Ni­ños y Ado­les­cen­tes vul­ne­ra­bles. Del mis­mo mo­do, se au­men­ta­rá la sub­ven­ción que re­ci­ben las ins­ti­tu­cio­nes co­la­bo­ra­do­ras del Se­na­me.

Hil­da Oli­va • PUL­SO

FUEN­TE: Sub­se­cre­ta­ría de Pre­ven­ción del De­li­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.