Ha­ci­na­mien­to: La pie­dra en el za­pa­to de las ciu­da­des del nor­te del país

An­to­fa­gas­ta, Co­quim­bo e Iqui­que son las ca­pi­ta­les re­gio­na­les que pre­sen­tan los ma­yo­res ín­di­ces de con­cen­tra­ción de po­bla­ción. Ele­va­dos pre­cios de vi­vien­das y fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción es­tán en­tre las prin­ci­pa­les ra­zo­nes.

Pulso - Especial Pulso Ciudad - - ESPECIALES - Un re­por­ta­je de EFRAÍN MORAGA

Se es­ti­ma que un ho­gar es­tá en si­tua­ción de ha­ci­na­mien­to, cuan­do el nú­me­ro de su­je­tos por ha­bi­ta­ción su­pera los 2,5 o que la vi­vien­da no cuen­te con dor­mi­to­rio ex­clu­si­vo. De acuer­do con un aná­li­sis rea­li­za­do por el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción So­cial de Te­cho, 118.889 in­mi­gran­tes vi­ven en si­tua­ción de ha­ci­na­mien­to en Chi­le. An­to­fa­gas­ta de­ci­dió po­ner­se ma­nos a la obra, ge­ne­ran­do las ins­tan­cias pa­ra la cons­truc­ción y me­jo­ra al ac­ce­so a vi­vien­das.

EL ALLEGAMIENTO pro­duc­to del atrac­ti­vo de la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra, una fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción en la po­lí­ti­ca de vi­vien­da y el in­cre­men­to de la in­mi­gra­ción, son las prin­ci­pa­les ra­zo­nes que trans­for­man a las ciu­da­des del nor­te del país en aque­llas que po­seen los ma­yo­res ín­di­ces de ha­ci­na­mien­to a ni­vel na­cio­nal. Se es­ti­ma que un ho­gar se en­cuen­tra en si­tua­ción de ha­ci­na­mien­to, cuan­do el nú­me­ro de su­je­tos por dor­mi­to­rio su­pera los 2,5 o en el ca­so de que la vi­vien­da no cuen­te con un dor­mi­to­rio pa­ra uso ex­clu­si­vo. Se­gún in­di­ca el Atlas de Ac­ción So­cial del Mi­nis­te­rio de De­sa­rro­llo So­cial (MDS), An­to­fa­gas­ta (19,9%), Co­quim­bo ( 18,8%) e Iqui­que (18,4%), son las ca­pi­ta­les re­gio­na­les que po­seen el ma­yor por­cen­ta­je de su po­bla­ción ba­jo es­ta si­tua­ción (ver in­fo­gra­fía). “Es­te fe­nó­meno ha au­men­ta­do des­de 2011 en ade­lan­te, prin­ci­pal­men­te en la zo­na del ma­cro nor­te y las áreas me­tro­po­li­ta­nas. Es­to se de­be al ma­yor pre­cio del arrien­do, que no to­dos pue­den pa­gar, la in­se­gu­ri­dad y la bús­que­da de me­jo­res re­des la­bo­ra­les; ade­más, se tra­ta de un fac­tor que se agra­va de­bi­do al au­men­to del pre­cio del sue­lo, el que en los úl­ti­mos 10 años se ha du­pli­ca­do, y un ele­va­do flu­jo mi­gra­to­rio en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad”, se­ña­la Se­bas­tián Bo­wen, di­rec­tor de Te­cho Chi­le. De acuer­do con un aná­li­sis rea­li­za­do por el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción So­cial de Te­cho, 118.889 mi­gran­tes vi­ven en ha­ci­na­mien­to, lo que sig­ni­fi­ca que el 25,5% de los 465.319 ex­tran­je­ros re­si­den­tes en Chi­le ha­bi­tan ba­jo es­ta con­di­ción. Se­gún es­tos da­tos, la re­gión que pre­do­mi­na en por­cen­ta­je de ex­tran­je­ros ha­ci­na­dos es An­to­fa­gas­ta, con un 33,8%. En el lis­ta­do si­gue Ta­ra­pa­cá con 31,8%, que to­ta­li­zó 9.737 in­mi­gran­tes ha­ci­na­dos. “El ha­ci­na­mien­to no es el pro­ble­ma, si no que se tra­ta del sín­to­ma. El desafío es­tá en el allegamiento. Es­to ocu­rre por la atrac­ción de la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra, la in­mi­gra­ción y una po­lí­ti­ca de vi­vien­da en dé­fi­cit. La cla­ve es­tá en pro­du­cir un ma­yor nú­me­ro de vi­vien­das en te­rre­nos más cen­tra­les y re­uti­li­zar es­pa­cios pú­bli­cos”, ex­pli­ca Ja­vier Ruiz Ta­gle aca­dé­mi­co e in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Ur­ba­nos UC.

El ca­so de An­to­fa­gas­ta

Se­gún las es­ta­dís­ti­cas del Mi­nis­te­rio de De­sa­rro­llo So­cial y Te­cho, cla­ra­men­te, la ca­pi­tal de la Re­gión de An­to­fa­gas­ta es la que su­fre uno de los ma­yo­res ín­di­ces de ha­ci­na­mien­to a ni­vel na­cio­nal. La caí­da de las con­di­cio­nes de ha­bi­ta­bi­li­dad que se pro­du­jo du­ran­te los úl­ti­mos años, se­ría uno de los prin­ci­pa­les fac­to­res de­to­nan­tes. Es­te pro­ble­ma se ori­gi­na en la “nu­la cons­truc­ción de vi­vien­das so­cia­les en la ciu­dad y al in­cre­men­to de la po­bla­ción flo­tan­te, ya sea na­cio­nal o ex­tran­je­ra. La­men­ta­ble­men­te, es­to pro­vo­có el au­men­to de to­mas y cam­pa­men­tos en el bor­de ce­rro, y el ha­ci­na­mien­to de fa­mi­lias que vi­ven en re­si­den­cia­les o ci­tés del sec­tor cen­tro”, de­nun­cia Ka­ren Ro­jo, al­cal­de­sa de An­to­fa­gas­ta. Es por es­te mo­ti­vo que el pro­pio mu­ni­ci­pio de­ci­dió po­ner­se ma­nos a la obra, ge­ne­ran­do las ins­tan­cias apro­pia­das pa­ra la cons­truc­ción y ac­ce­so a vi­vien­das. “De­ci­di­mos que era ho­ra de ac­tua­li­zar nues­tro Plan Re­gu­la­dor Co­mu­nal, que da­ta del 2002, por­que en­ten­de­mos que es­ta es una ne­ce­si­dad a la que se de­be dar res­pues­ta de ma­ne­ra efi­cien­te y ur­gen­te”, ase­gu­ra Ro­jo. Es­ta es­tra­te­gia se es­tá lle­van­do a ca­bo por me­dio de me­sas de tra­ba­jo, las que cuen­tan con una me­to­do­lo­gía de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na. Su ob­je­ti­vo es tra­zar las lí­neas ur­ba­nas de lo que se­rán las pró­xi­mas dos o tres dé­ca­das. En­tre otros as­pec­tos, el pro­yec­to con­tem­pla una ma­yor den­si­fi­ca­ción en cier­tas áreas, ta­les co­mo el sec­tor cen­tro de An­to­fa­gas­ta. En tan­to, tam­bién con­si­de­ra el cam­bio de uso de sue­lo pa­ra per­mi­tir su uti­li­za­ción con fi­nes ha­bi­ta­cio­na­les. “En oc­tu­bre ten­dre­mos la no­ve­na Me­sa de De­sa­rro­llo Ur­bano, en la cual jun­to a la co­mu­ni­dad, ex­per­tos y pro­fe­sio­na­les, va­mos a ana­li­zar la se­gre­ga­ción so­cial que exis­te en la co­mu­na y, por su­pues­to, ver de qué ma­ne­ra apor­ta­mos a re­du­cir las bre­chas y me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas”, di­ce Ro­jo.

FUENTE: Mi­nis­te­rio de De­sa­rro­llo So­cial (MDS) • PULSO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.