Di­se­ño de au­tor, pro­yec­tos de pai­sa­jis­mo, ilu­mi­na­ción y se­gu­ri­dad son los as­pec­tos que to­man en cuen­ta las in­mo­bi­lia­rias a la ho­ra de em­pe­zar un pro­yec­to de lu­jo.

Pulso - Especial Pulso Extra - - ESPECIALES - MA­CA­RE­NA ZARHI COR­DE­RO

tos que no ne­ce­sa­ria­men­te son de lu­jo”, ex­pli­ca Daniel La­zo, ar­qui­tec­to del Stu­dio SCL.

Otro de los lu­ga­res de la ca­sa que ha to­ma­do pro­ta­go­nis­mo es la co­ci­na, don­de se bus­ca una in­te­gra­ción con el living. En tan­to, el co­me­dor se con­ci­be co­mo un so­lo es­pa­cio. “Un pun­to im­por­tan­te es la ilu­mi­na­ción de al­ta ga­ma en la que la ma­yo­ría de los pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios in­vier­te, trans­for­mán­do­lo en un lu­gar di­fe­ren­te de­pen­dien­do de la oca­sión. Otra de las co­sas que la gen­te va­lo­ra es el bien mo­bi­lia­rio de co­ci­na con cie­rre sua­ve de ca­jo­nes y bi­sa­gras en­tre­gan­do una sen­sa­ción de con­fort”, ex­pli­ca Me­la­nie Branth, di­rec­to­ra de pro­duc­tos de hbt.

En el fon­do los chi­le­nos se han trans­for­ma­do en per­so­nas que bus­can una co­ci­na fun­cio­nal y ele­gan­te. “La idea es que pue­dan dis­fru­tar y vi­vir una ex­pe­rien­cia agra­da­ble jun­to a sus ami­gos y fa­mi­lia. Es un pun­to de en­cuen­tro neu­rál­gi­co de la ca­sa en don­de pa­sa to­do”, agre­ga Branth.

Por otro la­do, la de­co­ra­ción es par­te im­por­tan­te de un pro­yec­to y la ca­li­dad de­be es­tar pre­sen­te des­de el ori­gen, tan­to en los ma­te­ria­les co­mo en el con­cep­to de cons­truc­ción. Es­to im­pli­ca con­tar con lu­mi­no­si­dad, es­pa­cios am­plios, fun­cio­na­les, vis­tas pri­vi­le­gia­das y equi­pa­mien­to que res­pon­da a las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de ca­da clien­te. “Nos preo­cu­pa­mos de tra­ba­jar con in­terio­ris­tas del más al­to ni­vel, co­mo En­ri­que Con­cha y Cris­tián Pree­ce, ya que con­si­de­ra­mos que és­te es un as­pec­to cla­ve pa­ra es­tos clien­tes”, ex­pli­ca Da­nie­la Mar­do­nes, ge­ren­te co­mer­cial de Pa­ta­gon Land. Nor­mal­men­te las pre­fe­ren­cias va­rían se­gún el ti­po de usua­rio, de­pen­dien­do de la can­ti­dad de in­te­gran­tes que van a vi­vir en el in­mue­ble. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, las distinciones de los usua­rios a la ho­ra de bus­car un de­par­ta­men­to o ca­sa de lu­jo se ba­sa en la elec­ción de ba­rrios ex­clu­si­vos, ar­qui­tec­tu­ra con fi­nas ter­mi­na­cio­nes, am­plios, lu­mi­no­sos y fun­cio­na­les.

Al­go esen­cial pa­ra el que com­pra es­te ti­po de in­mue­bles es que ha­yan ca­sas con más me­tros cua­dra­dos por ha­bi­ta­ción, con sis­te­mas de ca­le­fac­ción in­cor­po­ra­dos, ma­yor ca­pa­ci­dad de es­ta­cio­na­mien­tos, pa­tios am­plios he­chos por pai­sa­jis­tas y ser­vi­cios in­de­pen­dien­tes co­mo pis­ci­nas, can­chas de tenis, quin­chos y áreas ver­des. Tam­bién la se­gu­ri­dad y pri­va­ci­dad es un te­ma im­por­tan­te pa­ra las ca­sas de lu­jo. “Lo que bus­can son sis­te­mas de se­gu­ri­dad y vi­gi­lan­cia que per­mi­ten mo­ni­to­rear los in­mue­bles 24/7 des­de cual­quier dis­po­si­ti­vo mó­vil, ade­más de ilu­mi­na­ción, ca­le­fac­ción au­to­ma­ti­za­da y co­ne­xio­nes wi­re­less a dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos.”, ex­pli­ca Ra­món Va­lle­jos, je­fe de nue­vos ne­go­cios de Ya­po.cl.

Tam­bién la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía es al­go que mar­ca la di­fe­ren­cia. “Por ejem­plo, un alia­do fun­da­men­tal en nues­tros pro­yec­tos es la do­mó­ti­ca, un con­jun­to de sis­te­mas ca­pa­ces de au­to­ma­ti­zar los pro­ce­sos, apor­tan­do ser­vi­cios de ges­tión de aho­rro ener­gé­ti­co y se­gu­ri­dad. To­do es­to en su con­jun­to sig­ni­fi­ca di­fe­ren­ciar­se y sor­pren­der al clien­te con un pro­duc­to su­pe­rior”, di­ce Mar­do­nes. Ⓟ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.