La reali­dad la­bo­ral post es­tu­dios

Los MBA si­guen sien­do de­ter­mi­nan­tes a la ho­ra de en­con­trar tra­ba­jo, ob­te­ner un as­cen­so o lo­grar un au­men­to en la re­mu­ne­ra­ción. La in­ver­sión en que in­cu­rren quie­nes es­tu­dian se re­cu­pe­ra en­tre 7 y 13 años.

Pulso - Especial Pulso Extra - - PORTADA - CA­MI­LA CAS­TI­LLO

AA prin­ci­pios del año 2000, con­tar con un MBA era un pri­vi­le­gio de po­cos, sin em­bar­go es­ta op­ción se ha ido in­cre­men­tan­do con los años, lle­gan­do in­clu­so al­gu­nas uni­ver­si­da­des a con­tar con cin­co pro­gra­mas dis­tin­tos de es­pe­cia­li­za­ción. ¿La ra­zón? La al­ta co­rre­la­ción en­tre la rea­li­za­ción de un pro­gra­ma de es­tu­dios co­mo és­te con un au­men­to en los in­gre­sos.

Rea­li­zar un MBA en el ex­tran­je­ro o en Chi­le es si­nó­ni­mo de em­plea­bi­li­dad y de op­tar por me­jo­res suel­dos. El ma­na­ging di­rec­tor de DNA Hu­man Ca­pi­tal, Mu­ri­lo Arru­da, in­di­ca que si bien los MBA se han ma­si­fi­ca­do, en el te­ma de em­plea­bi­li­dad “las po­si­cio­nes de pre­si­den­cia y di­rec­to­res de gran­des mul­ti­na­cio­na­les, si­guen sien­do una ven­ta­ja pa­ra quie­nes tie­nen un MBA”.

De la mis­ma ma­ne­ra, el ge­ren­te ge­ne­ral de Som­me­rG­roup, Se­bas­tián Pe­dra­za, sos­tie­ne que “a mo­men­to de ele­gir en­tre dos can­di­da­tos igua­les a ser con­tra­ta­dos, con o sin MBA, por la mis­ma ren­ta, la em­pre­sa va a pre­fe­rir el con MBA, y en ese con­tex­to, sí me­jo­ra las po­si­bi­li­da­des de em­plea­bi­li­dad”.

Se­gún da­tos en­tre­ga­dos por DNA Hu­man Ca­pi­tal, en cuan­to res­pec­ta al au­men­to de sa­la­rio co­mo con­se­cuen­cia de cur­sar un MBA, de­pen­de­rá ex­clu­si­va­men­te del país, área y ti­po de car­go que se tie­ne den­tro de una em­pre­sa. Ac­tual­men­te, el in­cre­men­to pue­de va­riar en­tre 15% o 27% más del suel­do. Si el- ma­gís­ter se cur­sa en Chi­le, el au­men­to es­pe­ra­do es de 15%, en cam­bio se se ha­ce en el ex­tran­je­ro, el al­za es po­co me­nos de 30%.

“Es­to ob­via­men­te in­ci­de en que cues­te un po­co más en­con­trar el car­go ideal, ya que las em­pre­sas bus­can ta­len­tos con el fo­co en la tra­yec­to­ria la­bo­ral y el know­how del pro­fe­sio­nal, res­pec­to a una de­ter­mi­na­da área o ne­go­cio”, se­ña­la el ge­ren­te ge­ne­ral de Som­me­rG­roup.

Com­pe­ten­cias

A raíz de es­to, el vi­ce­de­cano de la Es­cue­la de Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez (UAI), Mau­ri­cio Vi­lle­na, ad­vier­te que “un MBA re­pre­sen­ta en mu­chos ca­sos la po­si­bi­li­dad de orien­tar la ca­rre­ra ha­cia po­si­cio­nes de je­fa­tu­ra y ge­ren­cia­les, los cua­les per­mi­ten re­ci­bir un sa­la­rio ma­yor”, agre­gan­do que “un MBA sir­ve pa­ra mu­chos de nues­tros alum­nos co­mo una va­li­da­ción aca­dé­mi­ca y pro­fe­sio­nal, que les sir­ve tan­to en el plano la­bo­ral co­mo per­so­nal”.

Pa­ra el di­rec­tor aca­dé­mi­co MBA Uni­ver­si­dad del De­sa­rro­llo (UDD), Fer­nan­do Sán­chez, “las per­so­nas que se desen­vuel­van en en­tor­nos de ne­go­cios que no ma­ne­jen es­te ti­po de he­rra­mien­tas, se en­con­tra­rán en des­ven­ta­ja res­pec­to a otro pro­fe­sio­nal que sí cuen­te con un con­jun­to de ca­pa­ci­da­des y co­no­ci­mien­tos ac­tua­li­za­dos y en sin­to­nía con las me­jo­res prác­ti­cas de em­pre­sas y em­pren­di­mien­tos que com­pi­ten en las eco­no­mías más di­ná­mi­cas del mun­do”.

Por úl­ti­mo, el di­rec­tor del Exe­cu­ti­ve MBA de la Uni­ver­si­dad de los An­des, Ál­va­ro Pe­zoa, se­ña­la que “in­du­da­ble­men­te ha­cer un MBA ini­cia en el alumno un pro­ce­so trans­for­ma­dor que lo lle­va a un me­jor co­no­ci­mien­to de sí mis­mo y de sus com­pe­ten­cias, ge­ne­ran­do el desafío de de­fi­nir una es­tra­te­gia pro­pia que mu­chas ve­ces les re­fuer­za el ca­mino eje­cu­ti­vo co­mo la me­jor op­ción, pe­ro que en mu­chos ca­sos des­pier­ta tam­bién el de­seo de em­pren­der e in­de­pen­di­zar­se”.

¿Cuán­to de­mo­ra pa­gar un MBA?

Se­gún el es­tu­dio “El re­torno a la in­ver­sión”, rea­li­za­do por DNA Hu­man Ca­pi­tal en 2016 a más de 300 per­so­nas que cur­sa­ron un MBA, se apre­ció que los es­tu­dian­tes que op­tan por es­tos pro­gra­mas en Chi­le pue­den lle­gar a de­mo­rar­se 7,5 años en pa­gar la in­ver­sión. Si el ma­gís­ter es en el ex­tran­je­ro, prin­ci­pal­men­te en EEUU, el es­tu­dio ad­vier­te que los pro­fe­sio­na­les se de­mo­ra­rían cer­ca de 13 años en re­cu­pe­rar lo in­ver­ti­do en un post­gra­do.

“El MBA no pue­de ser una de­ci­sión so­la­men­te fi­nan­cie­ra, tie­ne que ser una de­ci­sión de ca­rre­ra, una de­ci­sión de vi­da, por­que só­lo por que­rer, ir por ga­nar más pla­ta des­pués, no se jus­ti­fi­ca”, se­ña­la Arru­da de DNA Hu­man Ca­pi­tal.

Por úl­ti­mo, la ge­ren­te de Clien­tes de Som­me­rG­roup, Xi­me­na Ro­drí­guez, sos­tie­ne que se de­be con­si­de­rar que “hoy exis­te la ne­ce­si­dad de las em­pre­sas de te­ner pro­fe­sio­na­les que cuen­ten con la ca­pa­ci­dad de in­te­grar la vi­sión y ges­tión, in­de­pen­dien­te de la for­ma­ción de ori­gen y, ese va­lor, lo pue­de dar un MBA”, no obs­tan­te agre­ga que “es una es­pe­cia­li­za­ción que sin du­da su­ma, pe­ro no es el prin­ci­pal fac­tor di­fe­ren­cia­dor de un eje­cu­ti­vo”. Ⓟ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.