El nue­vo fo­co de la in­no­va­ción

Se tra­ta de la­bo­ra­to­rios en que equi­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­rios tra­ba­jan de ma­ne­ra con­jun­ta pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes a pro­ble­mas ciu­da­da­nos. La di­ver­si­dad y ho­ri­zon­ta­li­dad los de­fi­nen.

Pulso - Especial Pulso Extra - - PORTADA - PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ

ME­NO­RES COS­TOS, so­lu­cio­nes más ade­cua­das y ra­pi­dez son al­gu­nos de los con­cep­tos aso­cia­dos a los la­bo­ra­to­rios de in­no­va­ción, don­de con­ver­gen par­ti­ci­pan­tes del Go­bierno, mun­do aca­dé­mi­co, ONG y sec­tor pri­va­do. Sin em­bar­go, pa­ra un fun­cio­na­mien­to ade­cua­do, mu­chos op­tan por adop­tar mo­de­los de tra­ba­jo que de­ter­mi­nan la for­ma en que se en­fren­tan a la in­no­va­ción. Sin em­bar­go, uno de los mo­de­los más re­cien­tes es­tá li­ga­do al desa­rro­llo de la­bo­ra­to­rios ciu­da­da­nos.

En 1985 el MIT desa­rro­lló el pri­mer la­bo­ra­to­rio ciu­da­dano de­no­mi­na­do MIT Me­dia Lab, un es­pa­cio con fuer­te én­fa­sis en la ge­ne­ra­ción de so­lu­cio­nes in­no­va­do­ras a la me­jo­ra de la ex­pe­rien­cia hu­ma­na a tra­vés de la tec­no­lo­gía, y que se con­vir­tió en un re­fe­ren­te de la in­dus­tria. Ca­so que se re­pli­ca­ría en el mun­do, co­mo ocu­rrió en Di­na­mar­ca con el Min­dLab o en Chi­le con So­cia­lab. To­dos con la mis­ma vi­sión: ge­ne­rar pro­duc­ción abier­ta, ho­ri­zon­tal y co­la­bo­ra­ti­va, que sean efec­ti­va­men­te ac­ce­si­bles e in­clu­si­vos am­plian­do ade­más de la can­ti­dad, la di­ver­si­dad de los usua­rios que par­ti­ci­pan en sus ac­ti­vi­da­des.

Pe­ro den­tro de los la­bo­ra­to­rios ciu­da­da­nos, hay va­rias ti­po­lo­gías. Ci­ti­labs, que bus­can me­jo­ras pa­ra la ciu­dad; hac­klabs, que per­si­guen de­sa­rro­llos di­gi­ta­les; ma­ker spa­ces, co­mo el es­pa­cio que fun­dó Ti­bur­cio de la Car­co­va en Ba­rrio Ita­lia en 2012, y así, la lis­ta con­ti­núa. Las con­se­cuen­cias a par­tir de la ins­ta­la­ción de es­tos es­pa­cios de en­cuen­tro y ex­pe­ri­men­ta­ción co­lec­ti­va son va­rios. En­tre ellos, que las per­so­nas pue­den desa­rro­llar sus ca­pa­ci­da­des en pro­yec­tos que be­ne­fi­cian al bien co­mún y apor­tar a la in­clu­sión so­cial. Del mis­mo mo­do, las em­pre­sas pa­san a te- ner un es­pa­cio pa­ra apren­der y com­par­tir su co­no­ci­mien­to. Ya que ca­da vez más se en­tien­den co­mo sis­te­mas abier­tos que de­ben in­cluir en su desa­rro­llo a sus co­mu­ni­da­des de clien­tes, usua­rios y afec­ta­dos.

¿Có­mo fun­cio­nan?

Los la­bo­ra­to­rios de in­no­va­ción ciu­da­da­na ge­ne­ral­men­te se es­truc­tu­ran en torno a lí­neas de tra­ba­jo que pro­cu­ran brin­dar so­lu­cio­nes no­ve­do­sas a si­tua­cio­nes de in­te­rés pa­ra la co­mu­ni­dad, así co­mo pa­ra la pro­pia ca­li­dad de vida de los par­ti­ci­pan­tes, sus fa­mi­lia­res y en­torno. Sue­len gi­rar en torno a di­fe­ren­tes te­má­ti­cas co­mo: la cien­cia ciu­da­da­na, la cul­tu­ra del pro­to­ti­po, el ar­te y las nue­vas tec­no­lo­gías, los huertos ur­ba­nos, la cul­tu­ra del “haz­lo tu mis­mo” y “haz­lo con otros”, las co­mu­ni­da­des de apren­di­za­je y, en su­ma, brin­dar so­lu­cio­nes no­ve­do­sas a pro­ble­mas ciu­da­da­nos a par­tir de la co­la­bo­ra­ción en­tre per­so­nas de di­fe­ren­tes co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.